Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

A Lasso le conviene que el correísmo compita; a Pérez no

en Conexiones4P/Elenfoque por

¿Queda por fuera el correísmo? ¿Será aceptado el binomio de Yaku Pérez? ¿Salen cuatro partidos de la contienda? El proceso electoral entró en la fase de inscripción de los candidatos sin haber dilucidado interrogantes como esos que van a pesar en la conformación de las papeletas y en la dinámica política de la elección. Dos de ellos tienen que ver con evidentes incumplimientos de las reglas para inscribir candidaturas presidenciales.

¿Queda por fuera el correísmo? Esa pregunta necesita dos respuestas: una se juega en el Consejo Nacional Electoral donde su suerte luce comprometida por las razones que explicó Ismael Quintana en 4P el jueces pasado, y hoy Carlos Aguinaga y Hernán Pérez Loose. La otra, hace parte de todos los tableros estratégicos de la política ecuatoriana. Los correístas juran que sus contrincantes, especialmente Guillermo Lasso, buscan eliminarlos de la papeleta electoral. Hablan de memoria ante la posibilidad de ser excluidos por la estrategia que siguió Rafael Correa.
En la realidad, muchos candidatos quieren que el binomio de Correa esté en la papeleta porque sienten que es el momento de vencerlos en las urnas. A Lasso le conviene, sobremanera, que haya más actores en la tendencia del centro hacia la vieja izquierda. Fraccionar ese voto le ayuda en la primera vuelta. No extraña por ello ver militantes o cercanos al líder de CREO y del socialcristianismo decir que, ojalá, haya algún resquicio legal que permita la participación de Andrés Arauz y su compañero de fórmula.

La eliminación del correísmo conviene más, electoralmente, a Yaku Pérez porque su caudal de votos se vería favorecido desde la primera vuelta. No obstante, el candidato de Pachkutik también tiene problemas con su binomio. Virna Cedeño, en efecto, no participó en las primarias de Pachakutik. En ese caso, Yaku Pérez debió ir con Larissa Marangoni a la inscripción y luego reemplazarla por Virna Cedeño. La semana pasada José Cabrera, vocal del CNE por el partido socialcristiano, lanzó una boya cuando dijo, en Ecuadoradio, que cuando una persona renuncia antes de aceptar la postulación, puede ser reemplazado sin el proceso de democracia interna. La interpretación de Cabrera luce forzada, pues la ley prevé que el CNE deberá rechazar toda candidatura que “no provenga de procesos electorales internos o elecciones primarias”. No se sabe si Cabrera habló por la mayoría del CNE y si tomarán ese u otro atajo para inscribir sin problema a Yaku Pérez y a su compañera de fórmula.

En cambio lo que luce irreversible es la eliminación de cuatro partidos que el CNE separó de la lista de partidos y movimientos al acoger las razones expuestas en sus recomendaciones por la Contraloría: “Libertad es pueblo” que presentó, y luego retiró su apoyo, a Esteban Quirola como candidato presidencial. Juntos Podemos de Pául Carrasco. Fuerza Compromiso Social que auspiciaba las listas del correísmo. Y Justicia Social, cuyo candidato era, hasta hoy, Fabricio Correa. En una carta pública hizo saber que él, su candidata a vicepresidenta y otros candidatos renunciaban en forma irrevocable a la candidatura. Según Fabricio Correa hubo un golpe interno en ese partido para introducir personas ajenas a sus listas, ligadas a Revolución Ciudadana.

Este golpe de efecto se produce cuando esas organizaciones interponen recursos, como los faculta la ley, ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE). Es poco probable que surtan efecto porque esta vez, en su resolución, el CNE dice haber verificado las inconsistencias señaladas por la Contraloría en sus recomendaciones que son, como se sabe, de obligatorio cumplimiento. El departamento informático del CNE emitió, según Diana Atamaint, un informe sobre el particular. Incluso dio cifras provenientes del registro de adherentes que muestran que esas organizaciones fueron inscritas sin cumplir con el mínimo de firmas establecido en la ley. En claro, es muy poco probable que esos partidos puedan volver a la contienda presidencial que, en esas circunstancias, podría tener, por ahora, alrededor de una docena de binomios.

Foto: CNE

Una versión de esta nota se publicó en el boletín dominical del 20 Sept. de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

4 Comments

  1. ASPIRO QUE LASSO SEA LIBERAL EN TODOS LOS ÁMBITOS, NO VIVIMOS UNA TEOCRACIA LO CUAL PARECE SER LA IMPRESIÓN QUE TIENE CIERTOS SECTORES DEL PUERTO PRINCIPAL, SI NOS VAMOS A ALINEAR CON LA TECNOLOGÍA CON LAS FORMAS DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS, DEBEMOS TOMAR TODO LO BUENO DE ESAS SOCIEDADES, INCLUSIVE DESDE LUEGO LOS ASUNTOS COMO EL DE LAS LIBERTADES CIVILES, LIBERTAD PARA QUE LA MUJER ELIJA QUE HACER CON SU GESTACIÓN, MATRIMONIO DE INDIVIDUOS DEL MISMO GÉNERO, SI EMULAMOS A ESTAS SOCIEDADES DESARROLLADAS QUE SEA EN TODO.

  2. Me parece que el Ecuador y el mundo subestima demasiado a la supuesta izquierda, en realidad populismo doctrinario, que está creciendo en el mundo y no disminuyendo. Este sistema saquea al estado y los ciudadanos con cuyos recursos compra jueces, tuerce leyes a su favor, adoctrina al pueblo, lo vuelve mediocre e iletrado. Si hay una luz legal por donde desarticular a una mafia que viene con todo, contra todos, a encender odios y revanchismo para instalarse definitivamente, pues hay que aprovecharla y hacer de ella el mejor uso. No hay que caer en la vieja forma de ver la política como quién es el más fuerte. El dinero compra conciencias y si hay algo que ellos tienen es dinero, el dinero de los ecuatorianos usado contra los ecuatorianos. La contienda, después que se acabó con la democracia ecuatoriana, siempre fue injusta. No es una contienda de mejores propuestas, de inteligencia, de debatas y sabias exposiciones, ha sido una guerrilla compradora de conciencias y ofrecimientos engañosos hacia ese pueblo ignorante, que ha propósito, lo han vuelto mas hambriento de deseos materiales pero que se conforma con poco, y que quieren ver a todos, no floreciendo en prosperidad sino hundidos en miseria y así estar en paz en su propia mediocridad. Si medimos fuerzas con arrogancia pues ya sabemos cuál podría sera el resultado, y esta vez podría ser irrevocable.

  3. Las argumentaciones legales hechas en 4-P por los señores Quintana, Aguinaga y Pérez Loose son contundentes. Si el CNE quiere actuar ceñido a la ley ahí tiene las justificaciones y todos sabremos aceptar sus decisiones. De otro modo, puede buscar resquicios como lo hace el señor Cabrera pero el proceso eleccionario tendrá ese tufo de ilegal o forzado. Y los partidos proscritos tendrán argumentaciones para acrecentar sus reclamos y pedirán a gritos «que los dejen participar, que el pueblo decida y más lloriqueos». La dignidad de la patria exige seriedad.

  4. Realmente pese a ser ilegal o lo que sea, ya es hora de vernos definitivamente las caras y saber realmente si quiere el Ecuador continuar con el proyecto empobrecedor que ahora arrasa con Argentina y Venezuela o pasar página y construir algo nuevo. Definitivamente es momento de ver si el cuento de que ellos son más es cierto. Este es de los combates más importantes que Ecuador ha tenido en las últimas décadas por lo que debe darse sin importar que. Ha sido una matanza entre ecuatorianos toda esta cuestión y debe tener un final. Que ahora Diana Atamaint no se haga la loca tirando al partido de Correa de las listas que todo este periodo ha parecido más correísta que nadie.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba