Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El aborto: la trampa del monotema

en Columnistas/Influencers4P por

Hemos asistido a un enérgico debate esta semana: los pro-choice, apoyando el Código Orgánico de la Salud COS, los pro-vida aplaudiendo la decisión del Presidente de vetarlo totalmente. La discusión legislativa y social durante 8 años se centró en el polémico Art. 201 que inicialmente obligaba a médicos y hospitales a otorgar “servicios integrales de interrupción del embarazo”, y que en su versión final les ordena atender el aborto por cualquier causa, si se presenta como una emergencia.

Por la intensidad de las posturas, parecería que este Proyecto de Ley propuesto el año 2012, y que tiene 405 artículos, trata solo un tema: la libertad de la mujer para tomar decisiones relacionadas con la concepción.

Pero, ¿El COS da esa libertad a la mujer? Por las contradicciones que contiene, mi criterio es que no. Ya que si bien amplía la atención del aborto, permite que haya vientres subrogantes y que las adolescentes decidan si toman anticonceptivos; por otro lado, niega la posibilidad de optar por un alumbramiento vía cesárea (es considerada “violencia obstétrica” y solamente se permite por causas excepcionales), y niega la posibilidad de alimentar a los bebés con leche de fórmula (salvo casos determinados por la Autoridad), obligando a las mujeres a dar de lactar.

Así, esta norma nos otorga a las mujeres ciertos derechos polémicos que no habíamos tenido, y nos quita otros que libremente habíamos ejercido. El debate sobre esta falsa premisa, ha opacado otros aspectos de este Código que conviene conocer.

Por ejemplo, ¿Sabía Ud que el COS contempla nuevas obligaciones onerosas para los empleadores? Efectivamente, dispone que todos los negocios, independientemente del número de trabajadores, tengan que implementar servicios de salud en el trabajo y deban reportar al gobierno las atenciones médicas realizadas.

Otro asunto relevante que sin duda genera inseguridad jurídica, es la declaración del Art. 301: “En el acceso a medicamentos, los intereses de la salud pública prevalecen sobre los económicos y comerciales”. ¿Qué significa eso para los fabricantes de medicinas? ¿Podría el Estado simplemente confiscarlas y no pagarles? ¿Podrían estas empresas sentirse amenazadas e irse del país? Otra obligación complicada por su indeterminación, es la que dispone que los titulares de registros sanitarios de medicamentos y dispositivos médicos, deben tener un stock mínimo de sus productos “necesarios para abastecer el consumo de la demanda en el territorio nacional”. ¿Significa que tienen que tener en sus bodegas muchos medicamentos aún sin que nadie haya hecho un pedido? ¿Significa que tienen que producirlos y arriesgarse a su vencimiento sin haberlos vendido?

El COS también contempla 174 infracciones y sanciones, y una serie de restricciones, algunas de las cuales se resumen: las pruebas de ADN se podrán hacer solamente cuando la autoridad así lo autorice; la investigación universitaria en el campo de la salud será controlada por el Estado; se prohíbe formar “paramédicos” o “técnicos de emergencias médicas”; la terapia con células madre tiene que ser previamente autorizada por el Estado; ningún producto lácteo puede contener suero de leche; los productores de alimentos tienen que contratar obligatoriamente un “representante técnico” especializado en producción, control de calidad o nutrición.

Por último, conviene pensar si en estos momentos de recomendada austeridad vale la pena aumentar la burocracia, creando las varias nuevas instituciones públicas contempladas en el COS.

Así, mientras este Proyecto se presentó al público como una norma que garantiza la libertad de la mujer sobre su cuerpo, la sociedad se polarizó en esta discusión monotemática sin darse cuenta de que se aprobaba en la Asamblea otro instrumento legal de diseño correísta que sirve mayormente para ampliar el tamaño del Estado y para imponer más restricciones a los ciudadanos.

Bárbara Terán es abogada y profesora de la USFQ.

8 Comments

  1. Felicitaciones Dra.
    El aborto que es un tema de Derechos de la mujer, ocultó, por su peso social, el contenido de un Código que formulado en tiempos de correísmo (por lo tanto tramposo), debe ser cuidadosamente releído para corregir los tópicos abordados por la Dra. Y otras «imprecisiones» tan usadas por la política correista

  2. Excelente aclaración para quienes no hemos tenido acceso al texto del COS.
    Las ideologías políticas y los dogmas religiosos deben quedar al margen de códigos que deben ser tratados técnicamente y con pragmatismo.
    Cuántos asambleístas de la Comisión tenían carnet de discapacitados?

  3. Excelente análisis de la Doctora, en un pais plagado de corrupción crear más entes de control es prestarse para que se realicen otras modalidades de extorsión en las entidades públicas de salud, agrandarían el tamaño del Estado, lo que se debería hacer es achicarlo y optimizar los servicios de salud , me hubiera gustado leer su análisis con respecto al cambio de sexo y del adoctrinamiento en las escuelas con respecto a la sexualidad de niños , niñas y adolescentes que éste código promueve, en mi opinión me parece muy abusivo ya que dejan a un lado a la familia que tiene que educar a sus hijos según los valores y principios morales que se han venido aplicando desde la fundación de las sociedades , obligan a los ciudadanos a cubrir los costos de operaciones de cambio de sexo a muy tempranas edades sin analizar el efecto sicológico en los menores de edad.

  4. Por fin un artículo objetivo y profesional sobre este tema. Yo estoy en contra del aborto, pero Bárbara ha realizado un análisis global sobre el Código de la Salud, poniendo a la luz sus contenidos, que incumben diversos ámbitos. En lo personal me alegra que el presidente lo haya vetado, primero por el tema del aborto, que para quienes defendemos la vida es un crimen (salvo casos en que esté en juego la vida de la madre o un aborto natural), pero ahora con el artículo de Bárbara veo que fue la mejor decisión del Ejecutivo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba