Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La cancha rayada hay que respetarla

en Conexiones4P/Elenfoque por

4P recibió la siguiente nota de Fausto Camacho, como respuesta a un artículo titulado La ley es papel Mojado. Se publica en en su integralidad.

“…Para el caso de fallecimiento, de candidatos o inhabilidad, física o mental, o renuncia, de las precandidaturas de primarias, el Órgano Electoral Central deberá reemplazar los candidatos y remitir nuevamente la información…” Protocolo para registro en línea de precandidaturas de primarias, alianzas electorales e inscripción de candidaturas, CNE, agosto /2020

«Hacer de la Constitución y la ley papel mojado, antes, después y especialmente durante el correato condujo al país al estado de crisis institucional que vivimos.

Desde el año 2008 por mandato de la Constitución las organizaciones políticas han debido seleccionar a quienes los representen en las elecciones a través de elecciones primarias o procedimientos democráticos internos. Como consecuencia de la reforma al Código de la Democracia promulgada en febrero pasado lo hicieron entre el 9 y el 23 de agosto último alrededor de dos mil hombres y mujeres fueron escogidos como precandidatos a las diferentes dignidades de elección popular. Por reforma del reglamento respectivo promulgada por el Consejo Nacional Electoral en el mes de junio pasado, en el transcurso de los siguientes diez días de cada evento estas personas debían cumplir con acercarse a las oficinas de la autoridad electoral a fin de cumplir de manera “personalísima e indelegable” con la firma de un acta de aceptación de la condición de precandidato.

Estos eventos por primera vez se han realizado distantes de la convocatoria a elecciones y al consecuente período para solicitar la inscripción de las candidaturas que a la fecha está transcurriendo y termina el próximo 7 de octubre. Acto seguido luego de presentada la solicitud de inscripción los organismos electorales correspondientes deben calificar esas candidaturas considerando los requisitos e inhabilidades que para cada dignidad establecen la Constitución y las leyes, de existir desacuerdo sobre lo resuelto por la autoridad electoral se podrá recurrir al Tribunal Contencioso Electoral que finalmente dictará una sentencia de última instancia y de obligatorio cumplimiento.

En este contexto algunos sostienen, entre ellos José Hernández, que no pueden ser inscritos los binomios del correísmo, de Pachakutik, ni ninguna otra candidatura que incluya a una persona que no fuera propuesta en los eventos de democracia interna, es decir que no hay posibilidad de que alguien sea reemplazado. Esta interpretación equivocada conduciría a una arbitraria exclusión de un sin número de candidaturas que por hechos supervinientes deben ser reemplazadas, por supuesto a través de los procedimientos pertinentes.

El absurdo conduciría a que si de las treinta personas que integran una lista para asambleístas nacionales (entre principales y suplentes), una de ellas fallece, renuncia, pierde los derechos políticos o simplemente ya no quiere participar en las elecciones las restantes 29 personas, la organización política y sus seguidores no tendrían la posibilidad de participar en ese proceso electoral porque no podría tramitarse la calificación de esas candidaturas en razón de la presencia del reemplazo.

Supongo que nadie pone en duda aquel principio de que en derecho público no se puede hacer sino lo que de manera explícita dice la ley, y resulta que para los casos que les preocupa a algunos actores políticos, así como al amigo periodista José Hernández, en ninguna parte del Código de la Democracia se establece ni que un precandidato puede o no puede ser reemplazado por la organización política auspiciante al momento de presentar la solicitud de inscripción sus candidaturas ante el Consejo Nacional Electoral, circunstancia ante la cual ese mismo código en su artículo 9 textualmente dispone “…en caso de duda en la aplicación de esta ley, se interpretará en el sentido que más favorezca a los derechos de participación…”, así también el propio Consejo Nacional Electoral en el Protocolo para el Registro en línea de Precandidaturas de Primarias, Alianzas Electorales e Inscripción de Candidaturas, notificado oficialmente a las organizaciones políticas nacionales y provinciales en los primeros días del mes de agosto pasado, dispone que para “…el caso de fallecimiento, de candidatos o inhabilidad, física o mental, o renuncia, de las precandidaturas de primarias, el Órgano Electoral Central deberá reemplazar los candidatos y remitir nuevamente la información…”

La cancha está rayada y hay que respetarla por parte de todos.

Garantizar el efectivo ejercicio de los derechos y respetarlos así como respetar las normas expedidas por autoridad competente no son meras formalidades, son condición intrínseca del estado constitucional de derechos y justicia proclamado en la Constitución, así como de un proceso electoral democrático.

Para recuperar el país es necesario condenar y oponerse al accionar político del correísmo responsable de echar al traste la mejor posibilidad para transformar la sociedad ecuatoriana y las instituciones democráticas, cuando el caudillo y sus adláteres, que habían asumido como propios los anhelos de los más diversos sectores del país, los canjearon por el autoritarismo, la prepotencia, la desintitucionalización estatal y especialmente la corrupción sin límite, pero esa condena y oposición no puede hacérsela echando mano de las mismas prácticas y procedimientos usados por ellos».

Respuesta: Gracias a Fausto Camacho. Curiosamente, él no se enfoca en los casos que, con nombre propio, han sido analizados en 4P. En cambio, crea un artificio y, a su amparo, se otorga la razón. Camacho se pregunta si de 30 personas de una lista una fallece o se encuentra en situación de inhabilidad, la organización no tendría posibilidad de participar. Ese caso está taxativamente previsto en el artículo 112 del Código de la Democracia. «Si un candidato o candidata a elección popular fallece o se encuentra en situación de inhabilidad física, mental o legal comprobada antes de las respectivas elecciones, la organización política o alianza que auspicie esa candidatura podrá reemplazar con otro candidato de la misma organización política o alianza». Reemplazar a alguien inscrito.
Es una pena que Fausto Camacho haya evadido la reflexión que suscita el cumplimiento de la ley y los reglamentos. No se sabe qué hace con el artículo 94 del mismo código que dice: “Los partidos y movimientos políticos o sus alianzas podrán presentar a militantes, simpatizantes o personas no afiliadas como candidatas de elección popular. Las candidatas o candidatos deberán ser seleccionados mediante elecciones primarias o procesos democráticos electorales internos (…). Tampoco se sabe cómo leerá él el articulo 105 del Código de la Democracia que dice: “El Consejo Nacional Electoral y las Juntas Provinciales Electorales no podrán negar la inscripción de candidaturas, salvo en los siguientes casos: 1. Que las candidaturas no provengan de procesos democráticos internos o elecciones primarias, previstas en esta ley (…)”. Esta es la cancha rayada sin líneas borradas. JH

Foto: Teleamazonas.

8 Comments

  1. Desde hace 14 años somos gobernados en buena parte por una gavilla de vivarachos, pillos, malvados y sobretodo y lo que es peor, odiadores de profesión; a quien trabaja, a quien progresa, a quien disfruta del esfuerzo, a quien genera riqueza y bienestar y lo comparte. Para esa teoría maldita, solo sirve lo que ellos hacen y si ellos están allí. Van a aprovechar todo resquicio, van a victimizarse y como somos bobos, volverán un día, pero volverán con más odio y tal vez lo único que nos quede es marcharnos de nuestra adorada Patria. Tiene que haber gente honesta, ecuánime que haga respetar la ley hoy, ahora. En que País del mundo se discute, se lamenta por no tener de candidato a un PhD, con sentencia ejecutoriada.

  2. Este es el país de los sapos, de los alcahuetes y de los hipócritas. Lo mejor será destruirles en su propio juego aunque estratégicamente se esté en desventaja y de ahí reformar. El problema es que no se sabe si el siguiente esté a la altura de esa necesidad de cambio o si siquiera va a llegar alguien que pueda y quiera cambiar, tampoco se sabe que va a cambiar. Tantas incertidumbres, por resolver ¡que horror!

  3. Los plazos o términos para realizar los reemplazos pertinentes hay que cumplirlos, de lo contrario se entendería que desisten participar en el proceso o que quieren saltarse la ley y/o reglamento.

  4. Excelente la contrarréplica del Sr Hernández. Son unos leguleyos y arbitran solamente bajo sus propios intereses, no les interesa el país y su democracia, solamente lucrar.

  5. Payasos políticos, vividores, ladrones del erario nacional, aprendan a trabajar y ganar su dinero decentemente.

    Me sorprende que este personaje no conste en ningún partido de los pillos ROBOLUCIONARIOS, anteriormente fue uno de ellos.

    BananaRepublic, es hora que que se culturalicen.

    Causan lástima una gran parte de los presidenciables, es hora de decir ! Ya, que chucha !

    Catorce años de la misma basura, Moreno no es ningún diferente, fue, es y será uno más de ellos.

    Así que estimado traductor de la constitución, dedíquese a algo más ameno, la política ya le dio su oportunidad, tiene suficiente dinero, producto de su trabajo en la política e igual que los indígenas en el gobierno, demostró que es un vividor más de ella. De política no saben ni una mierda

  6. A los ultras, como Camacho, ex? Emepedista, devenido en «experto electoral» al igual que un sinnúmero de fulanos que por amarres políticos terminaron en la función electoral, la aplicación de las leyes es a la carta, según las circunstancias e intereses que se jueguen…ahora que el correismo mafioso está intentando volver tiene sin duda la ayuda de sus «topos» incrustados en distintos ámbitos, incluyendo el CNE…Camacho aparece como parte de esa estrategia, lo cual no debe extrañar si se recuerda su pasado político…

  7. Como siempre, los correistas, ex correistas, correistas arrepentidos o simplemente «simpatizantes» del proyecto político de AP, tiran la piedra y esconden la mano, porque así fue su jefe cuando era dueño del país de forma presente, y lo sigue siendo de lejos, y esas mañas jamás se olvidan.
    Lo típico de esta gente es exponer sólo lo que les conviene, lo que les ayudaría a mantener sus retorcidas tesis, pero jamás, ni por asomo, citan todo en su contexto; no hay pues que asombrarse que Camacho haga lo mismo, quien se lo va a impedir? La sinverguenceria es libre, así como la sumisión solapada a su ex jefe.

  8. Fausto Camacho… Correísta fue pero se peleó con el dictador. Ahora parece que ha regresado al redil. Uno más identificado como vividor de la política. Prohibido olvidar. Qué manera de acomodar e interpretar leyes y reglamentos para confundir a la ciudadanía!!!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba