Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Niñas, no madres

en Columnistas/Influencers4P/Info por

Hace pocos días varios colectivos de mujeres encabezaron una serie de protestas pacíficas en las principales ciudades del país con motivo de la objeción total del Presidente de la República al proyecto de ley del Código Orgánico de la Salud (COS) que había sido aprobado un mes atrás por la Asamblea Nacional. Sin perjuicio de que el COS no despenalizaba el aborto –no lo podía hacer ya que los delitos sólo pueden ser tipificados o despenalizados a través de reformas penales– el principal reclamo de estos colectivos era que se despenalizara el aborto en caso de violación.

Actualmente, nuestro Código Orgánico Integral Penal (COIP) sólo contempla dos supuestos en los que el aborto no se encuentra penalizado y que son los mismos que constan desde el año 1938: (i) en caso de que el aborto se practique para evitar un peligro en la salud o la vida de la madre, siempre que dicho peligro no pueda evitarse por otros medios; o (ii) cuando el embarazo sea consecuencia de una violación a una mujer con discapacidad mental. Recordemos que en el año 2014, cuando se debatía en la Asamblea Nacional el COIP, el ex Presidente, Rafael Correa, amenazó con renunciar en caso de que se modificaran los supuestos en los que el aborto se encontraba despenalizado e incluso sancionó a tres mujeres asambleístas de su bancada simplemente por sugerir que se debata la posibilidad de incluir nuevos supuestos en los que el aborto no sea punible, particularmente, en caso de violación.

Posteriormente, el 17 de septiembre de 2019 la Asamblea Nacional debatió varias reformas al COIP entre las que se incluyó la despenalización del aborto en caso de violación, incesto o estupro. Sin embargo, la propuesta únicamente obtuvo 65 votos favorables y no los 70 requeridos para su aprobación. Muchos de los asambleístas conservadores del pleno celebraron dicha votación como un triunfo con grandes fotos y sonrisas, que contrastaban con las lágrimas y la tristeza de miles de niñas, adolescentes y mujeres que sufren abusos y violaciones en Ecuador a quienes se criminaliza por no querer parir al hijo de su violador.

Lo que resulta increíble es que los asambleístas, en una prueba de su ignorancia sobre el tema, hayan mantenido el supuesto de que el aborto no sea punible en caso de que el embarazo sea consecuencia de una violación a una mujer con discapacidad mental. El único motivo por el que se incluyó ese supuesto que se viene arrastrando desde 1938, cuando se establecía que el aborto no era punible en caso de que el embarazo proviniera de violación o estupro a una mujer “demente o idiota”, es para poder practicar lo que se conoce como “aborto eugenésico”, esto es, para evitar que el hijo fruto de esa violación naciera con la misma discapacidad mental que la madre.

El pasado mes de julio, los relatores especiales de Salud y sobre la violencia contra la mujer de la Organización de Naciones Unidas emitieron sendos informes en los que instaban al estado ecuatoriano a que despenalizara de inmediato el aborto en casos de violación, incesto y malformaciones fetales graves que sean incompatibles con la vida, con la finalidad de que las niñas, adolescentes y mujeres puedan practicarse un aborto seguro. Es importante destacar que, de conformidad con nuestra legislación, toda relación sexual con una menor de catorce años es una violación. Ecuador es actualmente el país con la segunda tasa más alta de embarazo adolescente en la región y en la que diariamente niñas y adolescentes sufren abusos y maltratos físicos y sexuales incluso dentro de su propio entorno familiar, lo cual se ha visto acentuado con la cuarentena impuesta por la pandemia. Con la legislación actual, esas niñas y adolescentes se ven obligadas a ser madres y a perpetuar un camino de exclusión y pobreza.

Desde un punto de vista jurídico ninguna persona es responsable de actos u omisiones que se hayan efectuado contra su voluntad o mediante coacción, intimidación o amenazas. Desde un punto de vista humano ninguna mujer debe ser obligada a llevar a término un embarazo no deseado que fue producto de un hecho violento, humillante y deleznable contra su integridad y que les deja traumas de por vida.

La Corte Constitucional tiene pendiente de resolver una demanda de inconstitucionalidad del artículo 150.2 del COIP por violar el principio de igualdad ante la ley y ser discriminatorio contra las mujeres, ya que despenaliza el aborto únicamente en casos de violación a una mujer con discapacidad mental, sin que se guarden los principios de necesidad, razonabilidad y proporcionalidad para que se mantenga esa discriminación y la despenalización no se extienda al resto de las mujeres.

Es hora de que dicha demanda sea resuelta por la Corte Constitucional y que finalmente se despenalice el aborto en caso de violación a cualquier mujer, adolescente o niña. Es una deuda histórica que el país tiene con las mujeres, y principalmente con las niñas y adolescentes. Dejemos que las niñas sigan siendo niñas, no madres.

Ricardo Flores es abogado.

5 Comments

  1. Es lamentable que este articulo no se proponga una sola solución al verdadero problema que es el abuso psicológico, físico y sexual que sufren diariamente miles de niñas, adolescentes y mujeres en nuestro pais. Se limita hacer una apología del aborto como que si fuera está la gran solución del problema. Y que una vez aprobado el aborto todas las mujeres serán felices y estarán libres de sus opresores. No señor, la solución no pasa por el asesinato del ser más indefenso, pasa en primer lugar en educar tanto a hombres como mujeres en el respeto y la dignidad del ser humano, que las mujeres se valoren como personas y los hombres que las respetemos y las dignifiquemos y luego en castigar al abusador con todo el peso de la ley.

  2. Una pregunta para el señor articulista, ¿por qué usted no habla sobre las sanciones a los que causas estas violaciones a niños, niñas y adolescenres?, y de esta manera nos evitamos cometer crímenes con los bebes no nacidos y someter a las niños a traumas sicológicos y físicos, incluso hasta la muerte ya que no hay aborto seguro, es una falacia querer hacer creer a la sociedad que es seguro. Es urgente un cambio en el COIP para castigar con todo el rigor de la ley al violador con 35 años de cárcel sin derecho a rebajas, es mejor prevenir que lamentar, la ley se hizo para los infractores, los que la respetan pueden andar por la vida con la conciencia tranquila que no les pasará nada. Saludos.

  3. Desde un punto de vista jurídico y humano ninguna persona es responsable de actos u omisiones que se hayan efectuado contra su voluntad o mediante coacción, intimidación o amenazas. Desde un punto de vista humano ninguna mujer debe ser obligada a llevar a término un embarazo no deseado que fue producto de un hecho violento, humillante y deleznable contra su integridad y que les deja traumas de por vida.
    I pensar que son hombres lo que les tienen que decir que hacer a las mujeres, en el idioma quichua el que se mete en asuntos femeninos se le llama huallmicu (poco hombre), y en la política ecuatoriana esta lleno de huallmicus.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba