¿Qué sigue, la quema de libros?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Mónica Varea se volvió noticia. Su librería, Rayuela, se volvió tendencia por vender “Octubre, la democracia bajo ataque”, el libro de María Paula Romo y Amelia Ribadeneira. El llamado a boicotear Rayuela, un hermoso oasis en Quito, se volvió motivo de conversación en redes sociales. Y no podía ser de otra manera. Amenazar una librería, bajo la forma que sea, facultó a muchos a preguntarse cuándo los fanáticos empezarán a quemar libros.

El libro es una piedra de toque. Moralistas, fascistas, inquisidores, nazis, comunistas, dictadores… han quemado libros. A veces también a los autores, con sus obras. Como sucedió con Miguel Servet quemado, a fuego lento, por orden de Juan Calvino, en octubre de 1553. Su historia está narrada en el fantástico libro, escrito por Stefan Zweig, “Castellio contra Calvino”. El dictador de Ginebra tampoco aceptó la tesis que inspiró la vida y los libros del teólogo y científico español: ninguna autoridad civil o religiosa tiene derecho a imponer sus creencias.
De eso se trata: los intolerantes siempre han sido unidimensionales. A nombre de la raza, de su país, de su ideología, de su religión, de su conveniencia… declaran peligrosos los libros de sus opositores y los prohíben. Así iniciaron los nazis su empresa criminal: yendo tras los libros de los judíos y demás sectores políticos o pacifistas, clasificados como enemigos.

Atacar una librería o boicotearla por vender un libro es una señal inequívoca de que la intolerancia ya alcanzó niveles inquietantes. Mónica Varea la procesó con humor y puso un hecho contundente por delante: mostró que su librería vende, como no puede ser de otra manera, los dos libros que concentran, por ahora, la insurrección que sufrió el país en octubre pasado. Insurrección celebrada por correístas y colectivos amigos del ala radical y revolucionaria de la Conaie; insurrección condenada por aquellos que vieron en esos 11 días un conato de golpe de Estado con acciones que aterrorizaron particularmente a los quiteños.

Mónica Varea no actuó como la librería Carlos Fuentes y lo contó en uno de sus tuits: Xavier Lasso la llamó y le dijo que no venderá el libro de Romo y Ribadeneira. ¡Y esa librería se llama Carlos Fuentes! Quizá el escritor mexicano más cosmopolita. No hay de qué extrañarse: Xavier Lasso, director de la Fundación Fondo de Cultura Económica, responsable de esa librería, no vende el libro porque no calza con su forma de pensar. Es decir, ni siquiera instalado en el corazón del pensamiento (eso es una librería) deja de ser el espíritu cicatero en el que se convirtió (o se le disparó) durante el correísmo.

Esta comprobación es la más penosa conclusión de este asunto que hizo de Rayuela motivo de amenaza de boicot, insultos y groserías: el fanatismo ideológico -del correísmo o del mariateguismo- dañó tanto los espíritus de algunos que no solo consideran enemigos a aquellos que no comparten su credo: ahora quisieran privar la sociedad de los otros puntos de vista. Así empezó Calvino. Así procedió Franco y sus falangistas y luego hicieron hogueras con libros en las plazas públicas.

El caso de Xavier Lasso, de María Isabel Salvador y otros es paradigmático: no solo participaron en un gobierno que persiguió a opositores y críticos. Ahora, creyéndose espíritus ilustrados, quisieran que otros no leyeran lo que escriben aquellos que no comparten su visión. Hace un tiempo, los ideólogos del partido socialista francés se quejaron ante sus pares de la derecha por no escribir. Su mensaje fue enfático: si ustedes no escriben, nosotros tendremos dificultades para seguir pensando. Esa es la realidad para aquellos que conciben la esfera pública como un jardín de ideas.

El caso de Rayuela es un síntoma de una sociedad dividida por los fanáticos cuyo negocio es, precisamente, instalar la nación en un estado de guerra civil permanente. No entre ciudadanos que discrepan sino entre enemigos que hay que desaparecer. El primer paso es provocar su muerte simbólica: no reconocerlos. No leerlos. Prohibir leerlos.

Foto: El Universo. 

13 Comments

  1. El libre pensamiento a sido oprimido en varios países del mundo, por amenazas, golpes bajos, e incluso con el ataque directo y frontal sin tener siquiera un mínimo de vergüenza ante las atrocidades que intenta cubrir el inmenso grupo de corruptos, mismos que durante años se han ido encargando de silenciar a quienes levantan su voz. Miles de actos de corrupción se han ido relatando mediante los libros que quedarán para las siguientes generaciones en donde por lo menos se tendrán evidencias de la desfachatez que se manejaba en Ecuador en un tiempo, en los abusos de los gobernantes, en la opresión y el disfraz que utilizaban para seguir desequilibrando la comunicación social entre los ciudadanos ecuatorianos, si se llega a ceder ante el abuso que intentan cometer ahora con La Rayuela todos esos relatos serán en vano, este seria solo el comienzo mas ruin para ir callando deliberadamente la voz del pueblo, la voz de defensa.

  2. No podemos permitir amenazas a librerías de oscuros personajes que pretenden imponer su voluntad e impedir que la gente lea lo que le provoca. Una librería es una certeza de que la gente sigue pensando y no se ha convertido en una manada de borregos.

  3. Lo que nos faltaba , al mas puro estilo de regímenes dictatoriales , de derecha o izquierda , lo que no les gusta o conviene para sus protervos intereses , debe ser destruido e incinerado en la hoguera bárbara . Con todos los mensajes que envían estos sediciosos y violentos extremistas , la sociedad y las autoridades nos cruzaremos de brazos , y dejaremos que este peligro latente prospere ????????? Es hora de parar , con la ley en la mano , tanto abuso !!!!!

  4. Mi solidaridad con Rayuela los libros son para leer son un tesoro inimaginable para los lectores
    la frase de Heinrich Heine
    Allí donde se queman los libros, se acaba por quemar a los hombres.

  5. Excelente análisis. Bien por la defensa de la Rayuela y el libre pensamiento. Ya era hora de que se critique con «Octubre» los excesos y delitos en que incurrieron los dirigentes del indigenado y del correismo. Mal que hasta ahora no se haya sancionado a los dirigentes del «levantamiento». Así, así, como hay un gran espacio para la impunidad en el pais, habrán pretextos para que los inconformes, ambiciosos y demagogos, lancen nuevos «Estallidos». Pobre Ecuador, secuestrado por corruptos y revoltosos.

  6. Papanatas como Xavier Lasso son tan peligrosos como su amo que rompía los periódicos los sábados. No por violentos como Iza y Vargas, sino por ovejunos.

    • Capitalistas quejándose de que la gente se reniega gastar en un lugar y ejerce su poder económico para influir el mercado. Que hipocresía.

  7. Hay que agregar que el FCE está dirigido por Paco Ignacio Taibo II.
    En otras palabras, que al servilismo obsecuente del señor Xavier Lasso habrá que sumar la genuflexa intelectualidad de Taibo que es, ni más ni menos, uno de los exégetas del jifero de Guevara de la Serna.
    Aplaudo la entereza de Mónica Varea; la convicción que refleja su labor de librera mayor de esta ciudad; su apertura de horizonte.
    Me basta con las reseñas de 4P que permiten la indulgencia de evitar las necedades de Iza & Cía. tanto como las truculencias de Romo & Ribadeneira, justificando los unos su credo y las otras sus omisiones.
    Mientras haya librerías como Rayuela, estamos en paz.

  8. Diez años de lavado mental, de perseguir opositores, de mentir, de romper periódicos y de defender a corruptos, ha hecho un daño terrible al país, hoy todos se creen con derecho de imponer a la fuerza sus ideas, hoy el país se sumerge en la intolerancia.

  9. Excelente. Está noticia es FUNDAME NTAL. La vorágine de hechos fuera de toda lógica democrática, civilizada diría, que se dan en este país DEBE preocuparnos pero no asustarnos. Ahora más que nunca tenemos que unir fuerzas los verdaderos demócratas, deponer orgullos e intereses personales y apoyar definitivamente la candidatura de Lasso. No tenemos otra opción. No se trata de entregarle al candidato un cheque en blanco, estaremos vigilantes. Montúfar, Celi, Gutiérrez, algún otro, si realmente aman al Ecuador, renuncien a sus candidaturas. Demuestren su grandeza.

    • Completamente de acuerdo con lo que manifiesta Miguel Jaramillo. No deben asustarnos ni los criminales comandados por el mafioso Alibaba Correa y sus 41 ladrones, ni los delincuentes disfrazados de «indígenas» con plumas, poncho y lanzas. Felicitaciones a la Sra. Varea por esa valentía y por no dejarse amilanar por unos pocos desadaptados que tarde o temprano caerán y purgarán sus penas en alguna cárcel del país cuando tengamos un verdadero gobierno honesto, responsable, valiente que haga respetar la ley y la justicia y ponga a estos malhechores a buen recaudo. Y si, no hay otra opción, Lasso no es el santo de mi devoción pero considero que entre tanto candidato, algunos más mamarrachos que otros, es él quien nos presenta las mejores opciones para sacar al país del hoyo en que lo dejaron Correa y Moreno.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*