Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El ambientalista que quiere subsidiar la contaminación

en Conexiones4P/Elenfoque por

El momento en el que Yaku Pérez anunció que si llega al poder convocará una consulta para eliminar la contaminación erradicando la minería metálica y que, simultáneamente, firmará un decreto para que se vuelva a subsidiar los combustibles fósiles, formuló una contradicción conceptual monumental y puso en evidencia algo más preocupante: que durante muchos años de activismo ambiental ni él ni otros grupos que se dicen ambientalistas y que lo secundan han sido capaces de articular una alternativa realista al uso contaminante de los combustibles fósiles. Además, que no puede alejarse de las tentaciones del populismo, aunque este ponga en jaque sus supuestas convicciones ecológicas.

El contradictorio anuncio lo hizo el candidato de Pachakutik el jueves en la tarde, en una rueda de prensa en el restaurante Las Delicias del Olimpo, en Quevedo. No le tomó ni dos minutos para juntar dos ideas que son absolutamente irreconciliables, a no ser si se juntan en la boca de un populista porque, en realidad, la lucha contra la contaminación es imposible si, al mismo tiempo, se promueve un incentivo al consumo de los contaminantes. Mucho peor aún, si ese incentivo se deriva de un subsidio estatal.

«Nuestra lucha es contra el cambio climático y la contaminación. Ustedes los ecuatorianos decidirán si nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos sigan respirando aire puro y bebiendo agua cristalina» dijo Pérez en tono lírico al argumentar su oferta de la consulta. Pero de inmediato prometió reponer nuevamente el subsidio a los combustibles, mediante un decreto que deje insubsistente el aprobado por el gobierno que equipara los precios de los combustibles con los precios internacionales.  «Las gasolinas y los derivados del petróleo tendrán que ser subsidiados». Según él, si el país produce petróleo entonces las gasolinas deben ser pagadas por el Estado. «Los hidrocarburos no pertenecen al señor Correa, al señor Moreno, al señor Lasso. Eso pertenece a los ecuatorianos».

Como respaldo a su propuesta, Pérez escogió un ejemplo insólito: dijo que Japón fabrica los Toyota y que los vende a los japoneses a menor precio que a los extranjeros. De igual forma si Ecuador produce petróleo, debe vender la gasolina a menor precio a los ecuatorianos. Ni siquiera reparó en que no es el estado japonés el que produce los Toyota…

Lo dicho en la rueda de prensa en Quevedo tampoco parece empatar con lo que  está escrito en el plan de gobierno de Pérez. Ni la consulta sobre la minería ni la idea de subsidiar los combustibles está mencionado en ese documento de 14 páginas.  Sí dice, en cambio, que su régimen apoyará las políticas que se impulsen globalmente para enfrentar los problemas del cambio climático. ¿Nadie le dijo a quien redactó el plan o al propio candidato de Pachakutik que las políticas internacionales para reducir el calentamiento global se basan principalmente en la reducción del uso de los combustibles fósiles y no en el incentivo y financiamiento de su consumo que irá en su segundo decreto?

La contradicción de la promesa hecha en Quevedo por Pérez de volver a subsidiar los combustibles y el plan de Gobierno se hace más aguda cuando se lee que en su gobierno se buscará la  “sustitución del uso de petróleos y derivados por otras formas de producción de energía: biomasa, biogás, energía fotovoltaica y eólica, orientados hacia la sostenibilidad ambiental”. Curiosa forma de buscar esa transformación, si al mismo tiempo se promete mantener baratos los combustibles fósiles y al Estado financiándolos. La experiencia mundial demuestra que con combustibles baratos no hay incentivos para cambiar de matriz energética.

En el plan de gobierno de Pérez, se habla con inmenso lirismo y exaltación espiritual, la necesidad de establecer una forma de vida saludable como centro de la política estatal. «Se considerarán, en particular, los niveles de tolerancia al ruido, las exigencias respecto a la calidad del aire y del agua, los niveles de temperatura que pueda soportar con salud, la cantidad, frecuencia y toxicidad cero de los alimentos y de los otros productos de consumo de los hogares, la provisión mínima de la producción que la población demande»: evidentemente es una contradicción brutal con la idea de lanzar al aire, subsidiando, la combustión de los carburantes.

Yaku Pérez da suficientes motivos para pensar que ha sido incapaz de pensar y articular una propuesta ambiental seria y realizable. Esto es particularmente grave si se piensa que, como candidato, dice representar a ciertos sectores que, honestamente, creen en un futuro más limpio y sustentable. Además, Pérez dejó en evidencia en su rueda de prensa que su discurso se adapta más rápido y mejor a las fórmulas populistas y hasta nacionalistas que al pensamiento y lógica ambientalista que él presume representar. Lo dicho en Quevedo y la pobreza en alternativas al consumo de combustibles fósiles en su plan de gobierno, hacen pensar que, más que un ambientalista convencido, es un cazador de votos que utiliza para ello un discurso new age lírico y vacío. Promocionarse como defensor del agua con un lenguaje que roza lo celestial (hay que fijarse en los detalles de la foto que acompaña a esta nota) y al mismo tiempo lanzar proclamas para que el Estado regale la gasolina es, en el mejor de los casos, un indicador muy inquietante.

Foto: Facebook de Yaku Pérez

10 Comments

  1. Lastimosamente por este tipo de candidatos es que nos damos cuenta que la gente del pais por su ignorancia solo se guia por propuestas y no toma en cuenta el contenido ni las icoheresncia que esta puedan contener.
    Al mismo tiempo se deberia escoger mejor al tipo de personas que se dejan como candidatos ya que estas deberian tener principalmente un pensamiento logico para asi poder asumir algun cargo

  2. Realmente lamentable las incoherencias , y hasta torpezas , de este candidato . No se puede dejar de sentir verguenza ajena !!!!!!!

  3. Incoherencia de este ambientalista de pacotilla.
    Un dirigente o un líder es la referencia de las personas que le siguen convencidas de la «verdad» que proclaman.
    El Ecuador tiene políticos populistas para exportación, en muchas presentaciones.

  4. Carlos Pérez es un politiquero de cuarta que puede cambiarse el nombre a lo que le de la gana igual va a ser el mismo sinvergüenza, averiguen las concesiones mineras del Sigsig y se caen de la silla.
    Este es mil veces más acomplejado y radical que Correa con eso creo que digo todo

  5. La ignorancia es atrevida, a futuro se debe exigir a los candidatos a cualesquier dignidad cumplan con perfiles necesarios, para que nuestro país cambie de rumbo.

    Evitemos estos saynetes reflexionando antes de dar nuestro voto y sepultemos con nuestro voto razonado a estos payasos.

  6. No sólo aburre al oírlo hablar. Aburre cuando reflexiona. Aburre cuando anima. Todo él es una colcha de frases manidas, contradictorias e insulsas. Y sin embargo, tiene el 9% de preferencia para las elecciones. O sea, ¿de verdad? ¿Para qué? ¿Qué esperan de él?

  7. Por regla general, cuando alguien decide participar en una justa, en el fondo de su pensamiento, está el ganar y no hacer el ridículo (así es la naturaleza humana) a no ser que padezca algún trastorno psíquico, siendo la única alternativa, fuera de esto, el sólo lograr notoriedad, que no creo que sea el caso del señor Pérez por que de eso, él algo tiene.

    Esta falta de coherencia en él, más bien se debe a un mal cálculo que él mismo hizo sobre sus posibilidades, dado además que el tablero electoral ha tenido un vuelco al haberse juntado las fuerzas de derecha.

    Estas incoherencias más parecen ser producto de una desesperación de él al pensar que está hipotecando su futuro político, ante los magros resultados que obtendrá.

    Es lamentable que él esté usando la misma estrategia demagógica que usó el gran ladrón, al que Pérez dice haberlo combatido.

    Es importante este artículo, pues para la mayoría ciudadana, cosas como esta pasan desapercibidas.

  8. Pesima la analogía de los toyota de este Perez, Ecuador no produce gasolina, produce petroleo que es producto en bruto, Japón no produce el producto en bruto (diferentes metales) para hacer carros. se lo tiene que comprar a otros países por el precio que les pongan, asi como ecuador tiene que comprar la gasolina por el precio que este…

  9. ¿Cuál candidato sí tendrá una propuesta clara, ambiciosa y transformativa en el ámbito ambiental? Es que todos los demás solo quieren vender la tierra de todos a la minería transnacional, lo cual significaría destruir agua, tierras, alimentos y el turismo del futuro.

  10. Alguna vez alguien me propuso integrar una lista de concejales, a lo que me negué con el siguiente argumento «lamentablemente la gente prefiere a los que le prometen cualquier cosa así sepan que están mintiendo, si voy en su lista diré la verdad y en vez de sumar les quitaré votos»

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba