Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La Comisión de Enmiendas descuartiza la consulta ciudadana

en Conexiones4P/Elenfoque por

La Comisión de Enmiendas de la Asamblea Nacional cambió la propuesta de reforma constitucional parcial que lidera el Comité por la Institucionalización Democrática apoyada por la firma de 300 mil ciudadanos. En su informe, esa Comisión desconoció el sistema bicameral. Esta consulta incluye otras dos reformas: eliminar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, Cpccs, y dar independencia a la Fiscalía General de la Nación.  4P. conversó con Pablo Dávila, presidente del Comité.

¿Es constitucional, es legal que la Comisión de Enmiendas haya excluido la reestructuración de la Asamblea, en Asamblea y Senado, como está en el proyecto de consulta popular que ustedes presentaron?
En mi opinión no es ni constitucional ni legal, porque el trámite para una reforma parcial de la Constitución está establecido con claridad en el 442. Ese artículo de la Constitución empieza determinando las circunstancias en que cabe plantear una reforma parcial y luego, cuando empieza a describir el trámite, claramente establece que esto nace por iniciativa de los ciudadanos y debe cumplir un trámite en la Asamblea, mencionando dos debates que deben realizarse en el Pleno que es el órgano de máxima representación. La Comisión ha resuelto alterar la voluntad propia de esta reforma, entiéndase en la iniciativa planteada por los ciudadanos, y, por tanto, desde mi perspectiva, es absolutamente inconstitucional y es ilegal en la medida en que no hay una sola norma de derecho público que faculte a la Comisión a tomar la decisión que ha tomado.

El artículo 442, al cual aludes, es ambiguo porque dice que la iniciativa ciudadana de reforma constitucional será tramitada por la Asamblea. No habla de una Comisión. Pero habla de dos debates en la Asamblea cuyo alcance no está determinado. Además, ¿qué se debería entender por tramitar? ¿Tramitar es descuartizar el proyecto como ha hecho la Comisión de Enmiendas?
Pensemos por un segundo que la Comisión tiene un rol que cumplir en este proceso. La pregunta que cabe hacerse es ¿hasta dónde la Comisión puede alterar la esencia de una propuesta de reforma constitucional y de origen ciudadano? Porque si la Asamblea está queriendo asimilar, en este caso, un proceso de orden legislativo a un proceso de reforma constitucional, indudablemente van a surgir muchos bemoles en la aplicación de las normas existentes…

De hecho, la Comisión de Enmiendas lo ha asimilado porque ha hecho un informe para el segundo debate del pleno en el cual excluye el modelo bicameral.
La Comisión claramente está procediendo como si esto fuese una reforma legislativa común y corriente, lo cual no es así y las normas que rigen y corrigen esto están concentradas en el artículo 442. Pero terminando el análisis que pretendía hacer, pensemos que la Comisión puede presentar este informe para conocimiento y trabajo del Pleno. El hecho concreto es que la atribución prevista en el 442 de tramitación, seguramente y de decisión de la Asamblea corresponde al Pleno. Ya hay, este momento, un primer debate de esta reforma aceptada por el Pleno de la Asamblea. Lo que ha hecho la Comisión al excluir una parte sustancial de la propuesta no es solamente limitar el derecho de los ciudadanos a decidir en las urnas cuál es la esencia de un referéndum sino también ha limitado el derecho del resto de asambleístas a pronunciarse sobre un tema sobre el cual tienen una obligación. La decisión de la Comisión, por tanto, no solo afecta un derecho de los ciudadanos, sino que compromete el trabajo y la responsabilidad del resto de asambleístas para cumplir su labor.

En este punto, se entiende que cabe dilucidar dos cosas. Una, si ese informe es ilegal e inconstitucional, como tú dices, ¿qué va a ser el pleno? Y dos, ¿qué va a hacer el pleno con un proyecto descuartizado por la Comisión de Enmiendas que le llegó completo del CNE y de la Corte Constitucional?
Lo más responsable en este punto sería que la misma comisión reflexione sobre lo que ha hecho y cambie la decisión que tomaron en la última sesión. Si no lo hace, vamos a recurrir a la Corte Constitucional que es el órgano de interpretación de las normas constitucionales por excelencia. Ellos tendrán que decidir, resolver y saldar de una vez por todas estas potenciales interpretaciones que según nuestro punto de vista afectan al derecho de participación ciudadana.

El atentado al derecho de participación que cometió la Comisión de Enmiendas se refleja en que desconocieron y excluyeron parte de un proyecto de consulta popular respaldado por las firmas del 1% de los ciudadanos. No lo podían cambiar. ¿Es correcta esa apreciación?
Pienso que es correcta y abonará los siguientes elementos de juicio: la reforma parcial a la Constitución tiene tres iniciativas admitidas en el artículo 442. La primera es del Poder Ejecutivo. La segunda es la que representamos en este caso nosotros y que es de iniciativa ciudadana. Finalmente, hay una iniciativa que viene de la Asamblea Nacional estableciéndose que deberán resolverlo con una mayoría de los integrantes de la Asamblea.
Si la Asamblea quiere tener un protagonismo particular en un proceso de reforma parcial entonces que presente su propio proyecto de reforma de iniciativa legislativa para reformar parcialmente la Constitución. No puede montarse en un proceso cuya iniciativa no le corresponde y pretender alterar la esencia del documento y ese es el argumento principal en el que sustento que la Asamblea -no solamente la Comisión sino el Pleno de la Asamblea- no tiene atribución para alterar la esencia de la propuesta.
Esto nos lleva a un elemento muy importante que es saber claramente qué significa iniciativa. No es solamente el derecho a presentar una propuesta: representa el ejercicio pleno de la facultad de haber presentado la propuesta y tener la capacidad de defenderla. En este momento, nos han coartado la iniciativa para ejercer el derecho de presentar y defender nuestra propuesta. Y cuando digo nosotros, no estoy hablando exclusivamente del Comité por la Institucionalización Democrática. Estoy hablando de todas las personas que firmaron esta propuesta. Si los ciudadanos no tuviéramos el derecho esencial a defender esta propuesta, entonces tendrían que decir No hay iniciativa ciudadana para reformar parcialmente la Constitución y manténganse la independencia del Ejecutivo porque el legislativo puede hacer, siguiendo un procedimiento ordinario, lo que le dé la gana.

En este caso sí cabe que la Corte Constitucional interprete el artículo 442 porque la Asamblea está subida, sin que nadie la faculte, en el segundo escenario previsto en ese artículo. La Corte debería decir qué es tramitar y zanjar este problema.
Independientemente del resultado de este referéndum que, al punto donde ha llegado, es un proceso inédito para nuestro país, si logramos que la Corte Constitucional emita un dictamen sobre lo que acabas de mencionar -una distinción clara entre lo que representa la iniciativa popular versus la iniciativa legislativa y que explique con claridad lo que significa el trámite de la Asamblea en este procedimiento- pienso que será un avance muy importante para la democracia de nuestro país porque, penosamente, la interpretación que se está haciendo es otorgar a la Asamblea el poder de interferir no solamente un proceso de iniciativa ciudadana sino de destruir el concepto del referéndum que viene de iniciativa ciudadana.
Hay ciertas personas que consideran tener el derecho, quizá la obligación, de anteponer su decisión a la decisión del pueblo cuando, en esencia, ellos, con toda la legitimidad de autoridad pública y de ciudadanos, podrían expresar su desapego o su oposición como un ciudadano más en el referéndum. Pero sin limitar el derecho de los demás a votar y expresarnos en igualdad de condiciones en las urnas.

Foto: El Universo.

Esta entrevista se publicó ayer, 29 de noviembre, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

6 Comments

  1. ¿Qué pasa con esta Asamblea? Una pregunta que todo el Ecuador se plantea. Que podemos esperar de una asamblea llena de verdes y sus cómplices. Quieren que todo siga igual para su conveniencia. A más de ser una de las más corruptas dela historia del Ecuador pretende manipular a su antojo la propuesta de la reforma constitucional propuesta y apoyada por muchos ecuatorianos. ¿Y que nos pasa ecuatorianos que lo permitimos ?
    La Comisión no tiene potestad de escoger, retirar o descuartizar una consulta popular. Tiene que hacerla válida y proceder con lo consultado en su totalidad, están socavando los derechos ciudadanos. Esta asamblea sigue amañada por el Correísmo, los diezmos y los repartos de cuotitas de poder, hospitales, embajadas y demás así que sólo seguirán dándose golpes de pecho pero no legislaran; todo es amarre. Es tiempo de terminar con estas Trincas correítas morenistas.

  2. La asamblea nacional, tiene que respetar la iniciativa ciudadana que tuvo el respaldo y las firmas de más de 350.000 firmas, queremos la bicamerarilad y que se rebaje el número de asambleistas . El texto que ingreso a la asamblea no tiene que ser modificado.

  3. Totalmente de acuerdo , esta es una iniciativa ciudadana , respaldada por más de 300.000 firmas , por lo tanto , la Asamblea se estaría arrogando funciones , que no las tiene , al mutilar la propuesta de reforma presentada , y que cumplió con todo lo que dispone la ley . La CC , en la cual ahora si se puede confiar , tendrá que dar su veredicto final .

  4. Creo que la asamblea del Ecuador tiene muchos legisladores y por ende se debe reducir en un 30 % aquel numero, esto nos ayudaría a que los fondos de estas carteras se destinen a otros sectores que necesitan mas.

  5. Pero de qué nos quejamos… El noventa por ciento de los miembros de la asamblea deberían ser procesados y condenados. Está asamblea no representa a la gran mayoría de los ecuatorianos.

  6. Es un retroceso completo lo que se está pactando dentro de nuetsro país, el avance hacia una función Legislativa nos permitiría la oportunidad de poder responder d emejor manera a las necesidades del pueblo, lamentablemente, la biparticipación del cuerpo Legislativo no funciona con aquellos que han estado interesados en lucrar de su curul, adicional a obrar sin organismo rector alguno. Finalmente el atentado contra la participación ciudadana es evidente, no les interesa que el pueblo opine sobre sus acciones, lo que es ilógico puesto que es quien votó por ellos para tener el trabajo que tienen.

Responder a Miguel Jaramillo Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba