Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Cuba, una esperanza llamada San Isidro

en Columnistas/Influencers4P por

Al principio fueron unos pocos. Luego unos 20, llegaron a ser unas decenas en cierto momento, los artistas, especialmente músicos, que protestaban pacíficamente por la detención del del rapero Denis Solís, condenado en juicio sumario a ocho meses de prisión por el cargo de desacato.

Cinco de esas personas pertenecientes al Movimiento San Isidro, proyecto de arte y activismo coordinado por Luis Manuel Otero en La Habana. El alcance y simbolismo de este desafío a la dictadura cubana es calificada unánimemente por quienes conocen la realidad cubana como inédita e inusual.

El último fin de semana, previo a un apagón total de Redes Sociales y focalizados de Internet, la seguridad del Estado cubano ingresó al domicilio particular dónde se concentraban los huelguistas, disfrazados de médicos salubristas, y detuvieron arbitrariamente a 13 personas del Movimiento San Isidro y la desaparición forzada de dos activistas más (el fundador de San Isidro Luis Manuel Otero y Anamely Ramos), según la información proporcionada por la organización internacional defensora de la libertad de expresión Artículo XIX  “en el marco de violaciones sistemáticas a los derechos humanos que agentes del Estado cubano han perpetrado contra este movimiento desde su creación, en 2018, y en particular desde el 9 de noviembre pasado, con la detención de Denis Solís, integrante del mismo.”

Carlos Manuel Álvares, escritor y periodista publicó su testimonio en El País y cuenta: “Cerca de las ocho de la noche, tres oficiales de la Seguridad del Estado vinieron a buscarme, haciéndose pasar por médicos. Cada profesión tiene su gestualidad y léxico particular. Mis padres son doctores, y una comparación relampagueante me sacó de dudas sobre la identidad de los sujetos, si es que llegué a tener alguna. Un médico salva vidas, un gendarme las reduce. Les exigimos que salieran de la casa, y vimos que afuera había ya un operativo considerable: varias patrullas, dos carros-jaula, una comitiva acarreada para gritar consignas. Ahí cortaron el acceso a Facebook, Instagram y Youtube en gran parte de Cuba y no lo restablecieron hasta casi una hora después.”

Por eso, Artículo XIX insiste: “es condenable la violación sistemática de los derechos de activistas, periodistas, artistas y de toda aquella persona cuya expresión -artística, visual, documental- sea contraria a la narrativa oficial. También es reprobable el contínum de actos de hostigamiento, persecución, censura y descalificación, mediante todos los recursos con los que el Estado cuenta, para impedir el ejercicio de los derechos a la libre expresión, a la defensa de los derechos humanos y a la manifestación, para anular toda crítica, cuestionamiento o disidencia. Como ejemplo de lo anterior, el día de ayer, antes de llevarse a cabo el desalojo de la sede del MSI, fueron bloqueadas todas las comunicaciones de los dispositivos de quienes ahí se encontraban. Acto seguido, las redes sociales de Facebook e Instagram fueron bloqueadas en distintos puntos de la isla.”

Pero algo está cambiando en Cuba. El operativo policial de desalojo, la detención de los músicos y artistas, el bloqueo de Internet motivó a que decenas, en un momento centenares de artistas se concentraran ante el Ministerio Cultura cubana para protestar y pedir diálogo. Al final las autoridades, aunque sea en un acto de falsa tolerancia, han señalado que están abiertas al diálogo.

El acto no es menor y ha merecido casi ninguna atención de la prensa internacional. Ya vamos a hablar de ello. Recordemos que uno de los mecanismos más eficientes de propaganda que ha utilizado la dictadura cubana ha sido las artes, en especial la música. Si bien músicos como Pablo Milanes fueron sometidos a procesos de “reeducación” con castigos inhumanos,  los músicos, escritores y artistas cubanos fueron propagandistas de las “supuestas” bondades de la revolución. Y justificadores de las atrocidades cometidas. Arropados, claro por La intelligentsia progresista latinoamericana con grandes cómplices y nombres del tamaño de Osvaldo Guayasamín o el mismo García Márquez, huésped constante de en la isla privada de Fidel, según el testimonio del guardaespaldas del dictador, que algo sabe de quienes fueron las amistades más íntimas.

Ahora, cuando el relato de la revolución de la justicia y de la humanidad superior no puede ser sostenida por nadie con un mínimo de decencia intelectual, la progresía sigue callando. Gran parte de la gran prensa occidental apenas ha relatado mínimamente lo que sucede actualmente en Cuba, gran parte de las organizaciones de Derechos Humanos callan y los artistas miran a otro lado. Pobre Cuba sigue abandonada a su suerte o como mucho situada en la conversación si Obama o si Trump. Hipocresía en su punto máximo.

César Ricaurte es periodista y director de Fundamedios. 

5 Comments

  1. Los manifestantes se movilizaron a través de las redes sociales en solidaridad con los miembros del llamado Movimiento San Isidro, la prensa oficial de Cuba consideró que Solís tenía vínculos con terroristas lo cual provoco que por primera vez exista una protesta de esta magnitud la mismo que obligó al gobierno de Cuba a sentarse a negociar en tan poco tiempo.
    Creo que lo más importante de lo que sucedió ese día fue que, con esa protesta, en la forma que se organizó y cómo se desarrolló, este país vivió, por primera vez en muchos años.

  2. Un «izquierdista» cuencano dijo un dia en una reunion de academicos «Que rico se come en Cuba!» Entre los presentes habia unos 4 cubanos que lograron salir de la isla hace tiempo y no podian creer y admitir lo que escuchaban. Lo que no se sabia es que este individuo estuvo un tiempo en La Habana como invitado especial por el Partido Comunista y, obviamente, tenia de todo (incluyendo playas, ron, musica y mujeres). Esos individuos son los que despues, junto a los «intelectuales y artistas progresistas», dicen de Cuba maravillas que no existen. Si a eso se une la complicidad de grupos de la prensa, entonces el enganio prolifera rapidisimo. Lo que pasa es que para algunos es un tremendo buen negocio enganiar a otros en esos temas porque viven bien de la mentira.

  3. Agradezco esta publicación. Como cubano sentía que ese hecho inédito era silenciado e ignorado por los medios de comunicación internacionales. El «caso Cuba» resulta como relegado, lamentable, la isla vive momentos de claras violaciones a los derechos humanos y una terrible escasez de alimentos y medicinas.

  4. Mientras siga gobernando el comunismo en Cuba con los Castros a la cabeza, está muy difícil que el pueblo cubano respire libertad, da mucha pena pero es una realidad cruda la que viven los cubanos, algo de luz al final del túnel se avisora con la tecnología digital se puede enviar información en cuestión de segundos que esos gobiernos corruptos no quieren que se difunda, no pueden tapar el sol con un dedo y la verdad sale a la luz a pesar que en ese país se limita el accesoa la tecnología digital. Eduquemos a nuestros jóvenes para que no sigan dejándose influenciar por ciertos grupos políticos que todavía creen en estas funestas ideologias revolucionarias, que lo único que han conseguido es empobrecer a los pueblos y cortar sus libertades.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba