Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La política, una cosa de hombres

en Columnistas/Influencers4P por

Apenas un binomio presidencial para el 2021 está encabezado por una mujer: Alianza PAIS, o los restos de Alianza PAIS, que ha candidatizado a Ximena Peña y Patricio Barriga. Así que mañana nos levantaremos con 16, 17 ó 18 binomios presidenciales -o como lo decida la creativa mayoría del CNE- y solo una opción de poder será para una mujer.  

Y esto que acabo de decir es una falacia en toda regla. Los restos de Alianza PAIS no es ninguna opción de poder después de la gestión desastrosa del gobierno de Lenin Moreno. Su presencia, entonces, no será más que testimonial, tal como han sido todas las candidaturas presidenciales de mujeres en los últimos 40 años, periodo que marca el actual periodo democrático del Ecuador, el más largo de nuestra entretenida Historia.

Estamos aquí: las mujeres han conquistado derechos más rápido y más avanzados que en ninguna otra fase de la Historia -además sin ninguna violencia- pero en el Ecuador y en muchas otras partes del mundo, siguen siendo opciones marginales de poder. Porque, está bien que una mujer llegue al Legislativo. O que sean jueces, fiscales, presidentas del poder electoral. Y es simplemente grandioso todo eso. Aunque más grande será cuándo nos dejemos de maravillar de ello y lo veamos como algo absolutamente normal.

Pero, en términos generales, la política sigue siendo una cosa de hombres. Y aún más en América Latina, tierra de caudillos y de caricaturas de caudillos. Así que aun hoy, la tradición pesa un mundo. Caudillos, aprendices, caricaturas y autoprospectos siguen mandando en los partidos políticos y decidiendo a dedo quienes serán sus candidatos. La democracia interna en casi todos los partidos políticos es un mal chiste, del cual, la única no enterada es la mayoría del CNE. Y del TCE. (Alguien debería explicarles el chiste, para ver si nos reímos todos).

Solo un partido político ecuatoriano tiene como director a una mujer y es Izquierda Democrática conducido por la actual legisladora Wilma Andrade, quien gobierna sobre los restos de una socialdemocracia que pudo ser y nunca fue, precisamente por el ego de machos alfa o con aspiraciones de ser machos alfa… En fin.

La política está así, en términos de género: para legislativos la mujeres son valiosas y ocupan puestos destacados. Pero, ¿el poder presidencial? de eso puede olvidarse chicas: eso es cosa de hombres. De quien tenga la esperma más espesa, la fuerza testicular, los huevos más grandes. Es decir, eso no es cosa de chicas.

El mismo principio se aplica a los gobiernos locales: Tenemos alcaldesas, pero apenas son el 8%. Muy poco, en realidad. Pero concejalas y consejeras, puede haber muchas, pero pocas con poder real. Por eso, es digno de celebrar a todas aquellas que han roto el techo de cristal y han llegado a lo más alto. Simplemente: ¡Wow!

Pero al mismo tiempo… sería bueno sincerar la política ecuatoriana y hablar de los machismos, de los acosos, de la violencia, de los favores recibidos y otorgados, de los chantajes, de todo aquello que sigue haciendo que la política ecuatoriana siga siendo cosa de hombres. Nos lo debemos, si pretendemos, realmente convertirnos en una sociedad democrática y civilizada.

César Ricaurte es periodista y director de Fundamedios.

2 Comments

  1. Estimado Cesar, sugiero cortesmente organizar o impulsar un partido de mujeres o mayoritariamente de mujeres, pues son mayoria, sin duda podran tener una representacion mas amplia o total. La Sra. Micaela le apoyara. Yo se que criticar u opinar es mas facil sin embargo pasar a la accion es nuestro reto. Cordialmente

  2. Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba