Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Arauz quiere ser virgen a la fuerza

en Conexiones4P/Elenfoque por

Cuando Andrés Arauz y sus asesores decidieron borrar de su huella digital aquello que le podría perjudicar a su inesperada carrera a la Presidencia, jamás se imaginaron lo enredada y contraproducente que podía terminar siendo esa tarea. Por una razón: construir perfiles de políticos virginales es imposible en tiempos en que el internet se encarga de guardar incluso aquellos temas o imágenes que sus autores piensan que pueden eliminarse con un simple delete.

La historia de la accidentada relación de Arauz con su huella digital arrancó cuando Rafael Correa lo anunció como su candidato. Ese día, como lo reseñó 4P., las cuentas de redes sociales de Arauz lucían perfectamente acicaladas y podadas, como para que no haya nada que comprometa la imagen de un perfecto hijo de la revolución ciudadana: ni una sola mención al tema de Jorge Glas, ni una palabra sobre la candidatura de Lenín Moreno cuando el aparato correísta, que lo incluye, luchaba sin escrúpulos para hacerlo presidente en 2017, ni un solo argumento sobre el escándalo Odebrecht y ni siquiera una sola huella de su efímero paso por el Ministerio de Cultura, donde lo colocaron para que firme un oscuro contrato que nadie quería firmar y en el que su jefe Rafael Correa se había empecinado. En sus redes prácticamente solo quedaban menciones a documentos académicos o frases para exaltar la figura de Correa y su obra.

Pero como no hay crimen perfecto, y mucho menos cuando se quiere asesinar la memoria en tiempos de la huella digital, hubo ciertos mensajes que quedaron ahí, quizá porque parecían inofensivos o porque nadie imaginó que en algún momento pudieran servir a alguien. Eso ocurrió, por ejemplo, cuando Rafael Correa visitó Venezuela para tratar de lavar la cara del fiasco electoral montado por el dictador Nicolás Maduro el 7 de diciembre pasado.

Precisamente cuando las críticas que se desataron por la presencia de Correa en Venezuela, empezaron a circular un puñado de tuits de 2013 de Arauz en los que ponían en evidencia su simpatía ideológica con el chavismo y el madurismo. Entre ellos, destacaba  uno que ponderaba la «visión» de política monetaria de Hugo Chávez. De los tres retuits que tenía el mensaje cuando fue puesto nuevamente en circulación, en pocos días llegó a tener más de 600, dejando una exaltada estela de críticas y polémica. El cadáver no había sido eficientemente enterrado porque no hay cómo enterrar cadáveres en plena era digital.

Llegó a tal punto el efecto del tuit puesto a circular luego de siete años, que incluso algún medio digital correísta sacó una supuesta aclaración con el sello de “Falso”, diciendo que se trataba de un tuit manipulado: en realidad aún estaba en la cuenta de Arauz. Hubo otros mensajes, que aludían a Maduro que, en cambio, sí fueron borrados. Esto terminó siendo un error: muchos usuarios habían hecho capturas y pretender eliminarlos aumentó las suspicacias y las críticas.

Días antes, cuando la polémica por su adhesión a un proyecto de renta básica universal pagada en moneda digital que claramente ponía en riesgo la dolarización, Arauz también fue pillado por haber adulterado un texto académico suyo en el que hablaba sobre la «dolarización buena y mala».  Desde entonces fue clara su inclinación a reescribir su biografía cada vez que le estallan temas perjudiciales.

La revancha, aunque fue efímera, de Arauz llegó el reciente fin de semana. El activista y  tuitero anti correísta Carlos Andrés Vera puso en su cuenta la captura de un tuit de Arauz de 2012, en el que decía que tenía ganas de beber y escuchar al grupo de música Radiohead. «Para mi, no tiene nada de malo -escribió Vera-. Es algo que tranquilamente podría tuitear yo. Por qué lo borró? Tal vez para proyectar algo que no es?».

Vera estaba equivocado: el tuit no había sido borrado: estaba en la cuenta de Arauz. Ante la equivocación, el candidato del correísmo le respondió: «Gracias por estar pendiente de mi cuenta». Eso bastó para el aparato de comunicación del correísmo pusiera en marcha un inmenso y agresivo operativo en auxilio de su candidato. Cientos de cuentas entre trolls y auténticos entusiastas de la candidatura empezaron a elogiar el gusto musical de Arauz y en poco tiempo Radiohead fue tendencia en redes sociales.

El episodio fue para Arauz el equivalente de lo que para Guillermo Lasso fue el «Ya qué chuchas»: sacudió a muchos y le dio un cariz más humano al candidato de la sonrisa ensayada y el tono azucarado. Sin embargo, la revancha no vino sin costo: el gusto musical de Arauz no empató con el que se supone debería ser el gusto revolucionario de un correísta sino el de un pelucón de la Academia Cotopaxi, el colegio más caro de Quito donde se graduó. Muchos usuarios anotaron esa aparente contradicción.

Cuando un funcionario público, o un aspirante a serlo, maquilla su pasado y escribe de nuevo su biografía, demuestra que no puede explicar lo que hizo y dijo. Ahora, quizá como nunca antes, las figuras públicas son esclavas de su pasado. Arauz parece estar aprendiendo, como dice la canción de Rubén Blades, que el pasado no perdona.

Foto: archivo particular

12 Comments

  1. Este payaso debería ir a la cárcel, por ofrecer demagógicamente cosas imposibles de realizar y por supuesto acompañado de su jefe, el principal causante del más grande robo a nuestro Ecuador.

  2. Esto es la muestra de que literalmente, sus intereses se dan a conveniencia de loq ue la gente te diga, que verguenza que el país tenga que contar con candidatos así, la pregunta que nos queda es, ¿Qué buscan ocultar? No estaban tranquilos defendiendo la democracia venezolana? no admiraban a Chávez y Maduro ?

  3. Si bien Arauz puede ser esclavo de su pasado , que entre otras cosas demuestra su admiración por tiranos y demagogos , como Chavez y Maduro , es mucho mas reo de culpa de su veleidoso presente ; sus propuestas demagógicas , que no tienen el mínimo asidero técnico , lo pintan como un gran farsante .

  4. Arauz solo le faltaba rebuznar y con los tuits de agradecimiento lo comprueba, que Academia Cotopaxi ni ocho cuartos, cuando uno nace bobo ni la mejor universidad lo enderesa.
    El sinverguenza hijo de narco se equivoco de candidato, ahora esta desesperado porque su pupilo solo mete las patas cada que habre la boca.

  5. No se puede entender que la palabra » Venezuela» pueda dar un empujón positivo para una campaña electoral.
    Además de tarado, bobo a la vez y su jefe de campaña, un genio!!
    Arauz, you suck!!

  6. Pues si alguien rebusca con más detalle y ahínco en la vida de este individuo seguramente se va a encontrar con tremendas sorpresas. Arauz es un mentiroso empedernido que aprendió claro está, del conductor de su vida el inefable mashi correa alias «mameluco» quien le mintio al Ecuador hasta mas no poder, engatuzando a todos para llevar al pais a la desgraciada situacion en la que ahora se encuentra. Dios nos ampare y proteja y no permita que el país vuelva a caer en manos de estos engendros del demonio.

  7. El señor puede parecer un bobo y actuar como tal, pero no creo que lo sea, a mi parecer no podemos permitir que llegue al poder, gente como el pierde los pies del piso.

  8. Este muchachito encantado con las «selfies»; deben de ser para su álbum de recuerdos. Vive una adolescencia prolongada. Y además, ¿quiere reescribir su autobiografía?. «Borro y va de nuevo». Otro caso (aunque creo que ya no tiene remedio; los errores están en el «disco duro») para el Dr. Freud, el siquiatra.

  9. Aunque intente disfrazarlo, todos sabemos que al igual que Correa, Arauz es un delincuente. No podemos permitir que un mameluco así gobierne al Ecuador, merecemos un buen gobierno.

  10. Andrés Arauz : te están desnudando de cuerpo y alma..El pueblo ecuatoriano esta’ cansado de tantas ofertas baratas que ofenden la dignidad de un país que esta’ en terapia intensiva.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba