Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Cómo liquidar la guerra TCE-CNE?

en Conexiones4P/Elenfoque por

¿Es posible salir de la pugna entre el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Contencioso Electoral? ¿Y esa salida permite que el 7 de febrero se lleve a cabo la primera vuelta de las elecciones? 4P esboza cinco posibles escenarios en juego.

1. El CNE cumple el fallo: esta posibilidad está descartada. Cuatro de sus cinco miembros (salvo Esthela Acero) hicieron saber al país, el 14 de diciembre en un comunicado, que dieron cumplimiento al fallo del TCE. En él, ese organismo había pedido otorgar a Justicia Social, partido alquilado por Álvaro Noboa, las mismas prerrogativas de las que gozaron los otros partidos. El CNE fue claro: cumplimos. No desacatamos el fallo. Es decir, abrieron la posibilidad de que se completaran los procedimientos que habían quedado interrumpidos con el retiro de la personería jurídica a ese movimiento. Pero Álvaro Noboa, nunca citado por el TCE pero que es el centro de sus pedidos, no aparecía en esos procesos. Luego no lo pueden incluir. El CNE no se retractará y de eso quedó constancia en ese texto en el cual comunica su decisión de interponer una demanda de conflicto de competencias ante la Corte Constitucional.

2. El TCE destituye a los miembros del CNE: en el país donde se tuesta granizo, podría ocurrir. Pero el TCE parece haberse quedado sin esa posibilidad. El CNE avanzó sobre su terreno al recurrir hoy a la Corte Constitucional: mete a un tercero en la pugna. El TCE perdió la ventaja legal y se quedó sin la posibilidad de jugar con los tiempos y alargar los plazos. Una táctica que ponía más presión en el CNE.  El TCE también podía invocar, como lo hizo, ser juez de última instancia. Pero el CNE tiene a su favor el fallo de la propia Corte Constitucional en el caso Vistazo. Los altos magistrados, a nombre de la libre expresión, condenaron al TCE por sancionar esa revista por haber opinado, en 2011, en periodo de supuesta veda electoral. Ese fallo significa que por encima del TCE está la Constitución. Algo parecido está invocando en este momento el CNE al decir que el fallo del TCE, que les fuerza a inscribir a Álvaro Noboa, es inaplicable porque les obliga a cometer delitos e ir contra la ley. 

3. La Corte Constitucional dirime: hoy el CNE demandó al TCE por conflicto de competencia ante la Corte Constitucional. En claro, el CNE acusa al TCE de no haber revocado resoluciones que interfieren en sus competencias administrativas que incluyen, por mandato constitucional, llevar adelante el proceso electoral. Sin embargo, con esta demanda no se dirime el problema. Los tiempos de la Corte Constitucional no se compadecen con los plazos de que dispone el CNE para imprimir papeletas y ejecutar el proceso de la campaña electoral que en días se abre. No se ve cómo la Corte Constitucional pudiera apurar sus propios procedimientos. Por eso, esta demanda bien podría revelarse una movida estratégica del CNE, sin consecuencia coyuntural en un embrollo que requiere una salida inmediata.

4. El Contralor destituye al TCE: en principio los miembros del TCE podrían haberse granjeado esa medida. Ellos desconocieron la recomendación hecha por la Contraloría al CNE para que retire de su registro de partidos políticos a cuatro organizaciones que fueron, según sus auditores, inscritos irregularmente. Entre ellos Justicia Social, el partido alquilado por Álvaro Noboa. El CNE tardó en hacerlo y lo hizo a regañadientes, pero el TCE repuso ese partido. En los hechos, desconoció la decisión de la Contraloría que es de obligatorio cumplimiento. ¿Puede destituir la Contraloría a los miembros del TCE? Rafael Oyarte, constitucionalista, dijo en este medio que sí. En la Contraloría están activados todas las alarmas y movilizados asesores y consejeros del Contralor, pero la decisión aún no está tomada. De hacerlo, se irían los titulares del TCE y sus suplentes tendrían que echar abajo sus decisiones.

5. El CNE decide ante sí: si no cumple el fallo (meter por la ventana a Noboa), si la Corte Constitucional se demora, ¿qué puede hacer el CNE? Mandar imprimir las papeletas. Hay entrevistas de Arturo Cabrera, presidente del TCE, en las cuales reconoce, pensando en la pugna, que hay un bien superior: el proceso electoral y el desarrollo del calendario electoral que concluye con la posesión de los asambleístas el 14 de mayo y del nuevo presidente diez días después. Esto tiene prelación sobre el destino político de Noboa, que alquiló un partido proscrito, llegó tarde al proceso electoral y no cumplió los requisitos. En este escenario, no se detienen las investigaciones y demandas de que son objeto el CNE y el TCE, pero el costo del embrollo es infinitamente inferior para la democracia del país. Si no hay papeletas impresas, no hay elección. Y si no hay elección, esta endeble democracia entra en un túnel sin salida.

Foto: Ecuavisa. Los titulares del TC y el CNE: Arturo Cabrera y Diana Atamaint.

1 Comment

  1. Habrá que consultarle al tribunal supersupremo, los militares. Nos merecemos el título de «banana country», quien creó todos estos engendros ? CC, CNE, TCE, CCCST, faltan letras en el alfabeto para tanta burocracia, y cuando se revisa un poco, la mayoría son parientes consanguineos o afines, así que en la práctica la plata siempre queda en casa.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba