Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Ahora el correísmo sí ama a los gringos

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Que el correísmo esté celebrando porque un grupo de congresistas demócratas de los EEUU ha redactado una carta en la que reproducen el discurso de persecusión en su contra, es contradictorio e incoherente. Durante los diez años y pico que duró el correato, cada vez que algún organismo o colectivo en ese país emitía un informe en el que se criticaba el irrespeto a los derechos humanos o la persecución a la oposición en el Ecuador, la reacción era la del desprecio o la descalificación por provenir de un país mirado como el rector de la hegemonía neocolonialista.  Durante casi todo el correato que coincidió con la administración demócrata de Barak Obama en los EEUU, el discurso oficial se esforzó en retratar a ese país como el ogro opresor y el representante del imperialismo que se ha enriquecido a costa de la soberanía de los países latinoamericanos.

La carta de los trece congresistas, entre los que están figuras de relumbrón como Alexandra Ocacio Cortez, reproduce en forma literal el discurso que ha mantenido el correísmo sobre el gobierno de Lenín Moreno: que Moreno ganó con una propuesta progresista pero que la cambió por una agenda de la derecha. Que se ha reprimido de forma violenta a los movimientos sociales. Que se ha perseguido a figuras políticas vinculadas al correísmo como a la prefecta de Pichincha Paola Pabón. Que se trata de proscribir al binomio correísta del proceso electoral. Que Moreno se quedó con el partido político de Correa y, en general, que se persigue y encarcela a la oposición: esas son las cosas que se dicen en la carta. Es tan grosero el parecido con la actual narrativa correísta que luce a que fue dictado por algún operador de la campaña de Andrés Arauz.

En realidad, cuando el correísmo estaba en el poder, los informes críticos que provenían de Washington, como éste, eran inmediatamente descalificados por su procedencia. No hay si no que recordar, por ejemplo, los rechazos violentos con adjetivos peyorativos y hasta bromas que usaba Rafael Correa cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, criticaba a su persistente política de persecución a la prensa, los periodistas y los movimientos sociales. Para Correa, un organismo que estaba radicado en Washington y que es financiado por EEUU simplemente no tenía la legitimidad para criticarlo y, por eso, intentó por todos los medios articular un esfuerzo regional para trasladar la sede de ese organismo a alguna otra capital. «Eso solo tiene un nombre: neocolonialismo en el siglo XXI», dijo Correa alguna vez durante una de sus sabatinas en enero del 2014.  Correa incluso había propuesto que la CIDH se traslade a Buenos Aires, cuando el gobierno argentino estaba gobernado por el Kirchnerismo.  Nunca tuvo éxito en su afán, y ni siquiera los gobiernos de la región que compartían su ideología lo secundaron.

El discurso anti estadounidense se remontó a los inicios del gobierno. En julio del 2008 el gobierno de Correa pidió a los EEUU que abandonara la Base de Manta en medio de un discurso inflamado de soberanismo y de críticas por la captura y hundimientos de barcos pesqueros ecuatorianos que transportaban ilegalmente migrantes a ese país.

La historia del discurso anti Washington incluye otros episodios. Como el de la expulsión de la embajadora Heather Hodges en el 2011 porque en la filtración de cables del Departamento de Estado por parte de Wikileaks aparecían informes suyos relatando la corrupción existente en la Policía Nacional.

Sin embargo, lo más relevante de la hostilidad del correato hacia la administración demócrata de Obama fue en general la orientación de las relaciones internacionales ecuatorianas. Ecuador, desde muy temprano en el gobierno de Correa se alineó por presión de Hugo Chávez en la llamada Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA que incluía a los países que tenían el discurso más anti estadounidense de la región: Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Cuba y otras naciones del Caribe. Se trataba de una iniciativa regional que claramente tenía como objetivo terminar en la región la influencia de los EEUU en la región y establecer alianzas con Rusia, Irán y China. Ni siquiera los gobiernos de Brasil y Argentina, gobernados entonces por regímenes del llamado Socialismo del Siglo XXI, se adhirieron a tan abierto desafío a la administración Obama. Una vez vinculados al ALBA, la política internacional del Ecuador, dirigida además por el radical de Ricardo Patiño, no hizo sino tratar de torpedear la influencia de Washington en el mundo para fortalecer los intereses de Irán, Rusia y China, enemigos declarados de la presencia estadounidense en el mundo. Chávez, el más radical de los anti estadounidenses, manejaba la agenda diplomática del Ecuador.

Fue precisamente por inspiración e influencia de Chávez que Correa llegó a boicotear la Cumbre de las Américas que se celebró en Cartagena, Colombia, en 2012. Bajo el argumento de que no se debía aceptar la ausencia de Cuba, Correa no asistió como tampoco lo hicieron los presidentes de Argentina, Cristina Kirchner; de Nicaragua, Daniel Ortega, y, Hugo Chávez de Venezuela.  Las Cumbres de las Américas habían sido hasta entonces el foro de negociación regional más importante que había nacido bajo el impulso del gobierno de los EEUU y cuyo objetivo final era crear una área de libre comercio en el continente. Correa se alineó completamente con el esfuerzo de Venezuela y Cuba para bloquear ese esfuerzo e hizo un desplante al presidente Obama que era el principal interesado en ese encuentro.

Asimismo, bajo la inspiración chavista, los votos del Ecuador en Naciones Unidas y en el Consejo de Derechos Humanos de ese organismo se alinearon con los intereses de China y Rusia y fueron históricos por lo escandaloso y vergonzoso, votos a favor de regímenes responsables de horrendas violaciones a los derechos humanos como Siria y Corea del Norte. En el caso de Corea del Norte, por ejemplo, Ecuador votó en contra de un espeluznante informe sobre tortura y crímenes en ese país junto a Cuba, Irán, Bielorrusia, Bolivia, Venezuela, Siria, Rusia y China en un abierto desafío a uno de lo temas que para la administración demócrata de Obama era prioritario. Ahora, años más tarde, las huestes correístas celebran y promocionan una carta redactada por congresistas precisamente demócratas en las que se señala una supuesta persecución política a sus dirigentes.

Las agresiones del correato al gobierno demócrata de Obama tuvieron otros episodios, como el apoyo activo e ilegal a la demanda en contra de la Chevron en cortes de EEUU que permitió que esa petrolera haga lobby perjudicando los intereses comerciales del país y haya terminado con laudos arbitrales terriblemente onerosos para el Ecuador y el boicot permanente a cualquier esfuerzo por llegar a un acuerdo comercial con los EEUU.

Ahora, cuando se trata de recuperar el poder, el correísmo trata de legitimar una carta de 13 congresistas en Washington como una prueba de que son perseguidos políticos y que en el Ecuador hay un régimen que atropella los derechos humanos. El candidato Andrés Arauz tan pronto como pudo publicó en sus redes sociales la carta y expresó su agradecimiento. «El mundo observa», escribió en sus redes. Como si el mundo no hubiera observado la activa animadversión de sus inspiradores hacia la política exterior de los demócratas en Washington durante los diez años que estuvieron en el poder.

Foto Cancillería ecuatoriana

12 Comments

  1. Panas, no podemos dejar que los correistas nos sigan haciendo la casita. Por eso es que debemos alejar a Correa y a Arauz del poder, exijamos respeto con nuestros votos!!

  2. Están tan desesperados por conseguir votos, que ahora hasta son partidiarios de colaborar con Estados Unidos. Esos manes son capaces de cualquier cosa con tal de lograr sus objetivos, no podemos permitir que estos mamelucos sigan en el gobierno.

  3. Bueno, si alguien no entiende por qué los demócratas estadounidenses dicen tremendas estupideces, es porque junto con Biden son el partido comunista que de demócratas no tienen nada. Es una pena que el único país libre, haya sido tomado mediante fraude electoral con el único propósito de un nuevo orden mundial

  4. Esa carta debe de ser en gratitud al Codea por el alojamiento y protección dado al Asangge quien le hizo la casita a la Sra. Clinton. A la señora Ocacio alguien debería enviarle otra en la que le haga conocer que el Arauz no está proscrito del proceso electoral a pesar de su irrespeto a leyes y reglamentos y una copia del artículo actual del Ec. Carrera: «Si se pierde la memoria…» «En todas partes se cuecen habas». Allá, cuna de la tecnología y adalides de la democracia y acá, que tenemos refinerías invisibles (lo que ellos todavía no logran). Y fanáticos que tragan ruedas de molino: (aunque sólo un 18%, pero ya son una amenaza).

  5. La verdad es que ahora entiendo que la famosa rabia hacia los gringos era solo parte del guión en el tablero global para despistarnos a todos y hacernos creer sus tonterías, es claro que si al fin en EEUU declaran a Biden ganador (algo que todavía está en veremos) gana la izquierda que Obama fomentó solapadamente durante su mandato.

  6. Probablemente le ofrecieron apoyo a la Ocasio para las elecciones de representante en el congreso de EEUU.
    Ella es diputada por el distrito 14 de New York, que incluye buena parte de Bronx y Queens, donde hay muchos ecuatorianos con ciudadanía norteamericana.

  7. Fenomenal artículo Doctor Pallares.

    «Acciones atroces en el año 2012, por parte del régimen de Bashar al Asad», con gas sarín, hacia más de 1200 niños y mujeres indefensas en Siria, en la que el tirano ha negado repetidamente el uso de armas químicas y acusó a los rebeldes de inventar los informes».

    Todo el mundo ha condenado este atentado. El Ecuador gobernado por otro tirano Gadafi , hizo caso omiso al Consejo de Seguridad; y es que, sólo con verle la cara de déspota dinosaurio, tirano o troposaurio, todo el pueblo lo aplaudía.

    Lástima, hay gente no se da cuenta…, gusta seguir dominados por el populismo, …

    Seguiremos como un país SUBDESARROLLADO.

  8. Es la opinión de un grupúsculo del ala radical del partido demócrata. De los mismos que apoyan a Biden, Harris, de los Clinton y los Obama, de los BLM. En eso debe quedar. No es una posición oficial el gobierno de Trump. Los mamertos locales anti Trump y pro Biden, deberían pensar bien a quien dan sus simpatías.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba