Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Si se pierde la memoria, el populismo liquidará al país

en Columnistas/Influencers4P por

Décadas de incapacidad del país para sostener una economía sana y equilibrio en las cuentas públicas, condujeron a la dolorosa crisis de 1999. En el año 2000 surgió la dolarización para salvar la economía. En el período 2000-2006 las variables económicas y sociales observaron una notable convalecencia. Las cuentas públicas se equilibraron, la economía creció en promedio 4,2 %, la deuda externa se redujo hasta el 21,8 % del PIB y la total hasta el 28,8 % del PIB, la pobreza disminuyó del 52 % al 37 %. Se mantuvo una Ley de Responsabilidad Fiscal que promovió el orden de las cuentas públicas. Se acumularon fondos de ahorro. Todo con un precio promedio del petróleo de 31 dólares en el período. La inflación se redujo a menos del 3 % anual. El gasto público se mantuvo alrededor del 21 % del PIB.

A partir de 2007 se instituyó el vendaval populista. Fue una década nefasta. Las cuentas públicas mantuvieron déficits recurrentes que sumados en 10 años superaron los $30.000 millones en el presupuesto estatal. En consecuencia, la deuda pública superó el 40 % del PIB, a pesar de declarar el no pago de la deuda externa en los años 2008-2009. Se abolió la Ley de Responsabilidad Fiscal y consumieron 1.500 millones de dólares de los fondos de ahorro que fueron incluidos en el presupuesto de 2008.

El gasto público más que se duplicó hasta el 43,6 % del PIB en 2014. En 2016 el pago de sueldos a cerca de 700 mil servidores públicos demandó unos 10.000 millones de dólares, más del triple de lo requerido en 2006. El populismo se inundó con exportaciones petroleras que alcanzaron los 102.000 millones de dólares en diez años, con un precio del barril de petróleo que en 2012, en promedio, llegó a los 98,2 dólares.

No obstante el abundante torrente de dólares petroleros, con irresponsabilidad sin límites se expandió la deuda pública. Se contrajeron onerosas deudas con la China, garantizadas con petróleo, altas tasas de interés, sobreprecios y provisión de bienes y servicios. Además, se emitieron bonos basura con elevadas tasas de interés. En abierto atentado a la dolarización se utilizaron millones de dólares de la Reserva Internacional para financiar el gasto público.

Gran parte de la deuda pública se dilapidó en corrupción. El lacerante despilfarro de los dólares de toda la sociedad se encarnó en refinerías, hidroeléctricas e incontables obras públicas, constituidas en emblemáticos ejemplos de corrupción para el mundo entero. Se destruyó la moral pública, debilitando los cimientos éticos de la sociedad. Varios líderes populistas purgan sus actos corruptos tras las rejas. Su condenado adalid pontifica por el mundo su espúreo y destructor populismo.

Si a partir de 2007 el Ecuador hubiese perseverado en la solidez económica y fiscal cimentada en los años previos, habríamos forjado un país camino al desarrollo. El superávit fiscal habría sido parte de nuestro ADN como sociedad. La deuda pública hubiese sido inferior al 30 % del PIB. La sostenibilidad fiscal, previsibilidad tributaria y sólidos fundamentos económicos habrían mantenido el riesgo país al nivel de los países vecinos. La inversión interna y externa habría sido cuantiosa, por tanto, el crecimiento de la economía hubiese sido elevado. Los jóvenes habrían tenido oportunidades de emprender y trabajar. Habría mucho menos pobres.

Acuerdos comerciales con EE UU y otros países habrían impulsado de modo notable las exportaciones no petroleras. El Ecuador sería más competitivo y productivo. Se habrían acumulado más de $10.000 millones en fondos de ahorro. Otra habría sido la situación económica y fiscal para enfrentar la pandemia.

Los nefastos 10 años de rampantes e incalificables irresponsabilidades económicas y fiscales, destruyeron de modo inclemente el futuro del Ecuador. Se liquidó el futuro de los jóvenes y las esperanzas de los pobres para procurarse un mejor bienestar. Es inconmensurable el costo de las oportunidades perdidas.

Solo la demencial insensatez de un populismo que no encuentra límites a la irresponsabilidad y al desprecio por la majestad y destino de toda una nación, puede ofrecer regalar 1.000 dólares a un millón de personas, pagar a cargo del Estado la mitad del ingreso de 450.000 personas, obsequiar internet a 2.3 millones de personas, créditos millonarios y otras ofertas sin sustento. Cadena de desquiciamientos de la razón que elevarían a más de $12.000 millones el déficit fiscal de $6.000 millones que será la herencia a mayo de 2021. Además, sin recursos petroleros, la obligación de no incurrir en más deuda pública y una economía debilitada por la pandemia. La solución populista: destruir la dolarización y las cuentas públicas, emitir dinero sin contemplaciones, hiperinflación, fuga de capitales e inversiones, masificación del desempleo y de una pobreza lacerante.

A partir de mayo de 2021, para comenzar a construir un país próspero y de oportunidades, es imperativo no perder la memoria y siempre recordar la deleznable destrucción económica y fiscal de los 10 años de ominoso populismo, la conculcación de las libertades civiles y de información, la rampante corrupción, la ruptura del tejido social, la deformación de los valores éticos y morales de la sociedad.

Ciertos intereses económicos y empresariales, desafectos personales, veleidades políticas, subterfugios acomodaticios, cobardía para defender los principios del progreso, el espejismo de un falso bienestar que añoran las capas desposeídas fácilmente seducidas por el populismo -percepción que debemos contribuir a cambiar-, jamás pueden anteponerse al imperativo de construir un país próspero en libertad y democracia, mediante una responsable gestión económica y fiscal por parte del Estado, en armonía con el esfuerzo de todos los estamentos empresariales, laborales, políticos, sociales y, en general, de toda la sociedad.

Jaime Carrera es economista.

13 Comments

  1. Esto es precisamente por lo que los correistas no pueden volver a gobernar al Ecuador, solo nos están hundiendo en la crisis con sus robos y faltas de respeto, panas. Urge que pensemos bien nuestro voto!

  2. Buenas tardes Sr. Carrera, concuerdo totalmente, los correistas no pueden volver a gobernar el Ecuador, es algo que no nos podemos permitir o definitivamente terminaríamos como Venezuela.
    El Ecuador y su pueblo merece respeto y un gobierno que trabaje con transparencia.

  3. Se tiene que priorizar la correcta administración de la economía. En estos momentos poder competir en el mercado y dejar que haya inversiones privadas en Ecuador es lo más importante para conservar salud, seguridad y trabajo.

  4. Los que corrigen las faltas de ortografía a los demás son unos cretinos. Lo dice la ciencia. » Se dice a ver, no haber». No los ves, pero están por todas partes. Te vigilan en las sombras en tus breves incursiones.Te señalan con índice de fuego cada vez que osas cometer una falta de ortografía. Se distribuyen por doquier, cual mente colmena, y actúan con la contundencia de la Gestapo. Una Gestapo ortográfica.

  5. No es tan objetivo lo de que décadas de incapacidad causaron la crisis de 1999; más bien bastaron las políticas implementadas para disminuir el control a las entidades financieras en el gobierno del señor Sixto Durán, y para culminar, el compromiso por debajo del gobierno del señor Mahuad con ciertos banqueros delincuentes. Pero del análisis parece que recuperar la economía no es tan difícil, si en un corto período (2000-2006, incluido derrocamiento presidencial) se tuvo buenos resultados. El despilfarro de los 10 años no se quedó en pocos bolsillos, no es culpa solo de los empleados públicos (como militares y policías, que el autor ya ha publicado cuánto consumen del presupuesto), sino que fue en gran parte a los bolsillos de los empresarios y contratistas, grandes y pequeños, y sus empleados, es decir se repartió en una apreciable parte de toda la sociedad. Las opciones actuales para las elecciones no provocan mayor confianza. Sería interesante que el articulista analice y publique cuál es el secreto de la banca ecuatoriana para tener enormes ganancias hasta en medio de una gran crisis económica. Un representante de ese sector, puede ser el próximo mandatario

  6. Carlos así de simple sin apellido, debe ser académico de la lengua y esta en su derecho de expresar su incomodidad el manejo de la lengua castellana.

    Pero pedir expresamente la descalificación de un articulista, con la experiencia, el conocimiento y la valentia del economista Carrera, es para confundir al lector y tratar de distraer al mensajero.

    Señores, el Ecuador esta a medio paso de caer en la miseria, si un miembro de tú familia ó conocido, esta indeciso con su voto, no hay tiempo que perder. Es la hora de actuar y explicarles, que sí votamos por un simplón, dirigido por su patrón desde Bélgica, no tenemos otra opción, que sacar nuestro pasaporte y emigrar.

    • Soy lector que comenta, al igual que usted señor Vélez. El economista Carrera es articulista; y a su artículo no cuestiono ni su forma ni su contenido, mismo que comparto completamente, así como su criterio, de usted, de no votar por ese simplón de Arauz. Pero si le duele que pida que nosotros, los lectores de esta página, escribamos correctamente, reculo, y sigamos no más escribiendo como lo hacen descuidadamente los adolescentes en las redes sociales.
      Cordialmente, Carlos a secas.

  7. Sólo una sugerencia señores pelagatos: no publiquen un comentario de alguien que tenga como cinco faltas ortográficas y de puntuación (y en tan sólo un párrafo), por más que exprese un buen mensaje.
    Disculpas a quien le calce el guante, pero lo primero es el correcto manejo de nuestro idioma.

  8. Sr. Carrera, espero que publique mi comentario.

    Su preocupación, la mía y la mayoría de la gente con criterio, es que regrese Correa o sus marionetas. Todos temen al «voto duro» de Correa, y con razón, el voto duro proviene de 250,000 empleados públicos y sus familias, que entraron con Correa, 150,000 como reemplazo de despedidos y jubilados mas 100,000 adicionales en el rol del estado.
    De que se sorprenden del triunfo de Yunda y la Pabón, y Orlando en Manabí, es porque donde mas concentrado está el ingreso de correistas a empleos públicos, y aunque de dientes para afuera, ahora son morenistas, saben que Moreno ya se va, y que con otro que no sea Correa, arriesgan el puesto.

  9. Soy reiterativo : Santa Marianita tenia toda la razón cuando dijo : «Ecuador no desaparecera’ por desastres naturales,incluyendo EL COVID 19, sino por los malos gobiernos» Desgraciadamente esta profecía se esta’ cumpliendo;SUMA CERO.La economía simple y llana de los más necesitados es lacerante.Una de las razones del fracaso económico de Ecuador es por que su sistema educativo en todos los niveles es arcaico y deficiente.El problema social se siente y se sentira’ con más fuerza después de corto tiempo,cuando tengamos un ejército de resentidos sociales.Tal es el grado de corrupción en nuestro país que un organismo internacional obliga a » los padres de la Patria» a firmar una ley anti corrupción. QUE VERGUENZA!
    HAPPY NEW YEAR 2021 a todos los periodista de 4pelagatos.

  10. Solamente quiero recordarle que en el periodo que usted reconoce como el de recuperación económica del país el presidente fue LUCIO GUTIERRES. El mismo que fue derrocado por los deudores de la banca, en complicidad con las fuerzas armadas, periodistas y las clases dominantes del país. LOS FORAJIDOS es de este grupo que sale el sátrapa R.C. el mismo que nombrado por el traidor de A. Palacio como ministro de finanzas se hiso conocer en el país y aupado por la derecha .pero con discurso de izquierda llego al poder-y el resto ya conocemos asta el cansancio los resultados de dicho desgobierno.

  11. Como siempre economista, mis respetos.

    La mayoría de gente optó por apoyar al Tirano Gadafi. Tal vez, ahora, casi todos estaríamos dispuestos a pactar por un Gobierno de principios y valores, desde luego es asunto de las preferencias personales, las personas tienen sentimientos diferentes acerca de buscar o evitar el riesgo país.

    Pero, si bien la C O RR U P C I ó N empieza desde la mentira,… un enfoque análitico y sitemático para evitar este C O L A P S O institucional del país, la base es la E D U C A C I ó N.

    Por lo tanto, si un candidato presidencial no sabe como cambiar la Educación, pues seguiremos condenados al S U B D E S A RR O LL O.

    • El populismo esa vertiente de llegar al poder repartiendo migajas mientras los comensales políticos afines al gobierno se festinan la riqueza nacional. Se aprovecha la construcción de infraestructura necesaria como la hidroeléctrica para sobrepreciar y endeudar al país. Sin energía eléctrica no se puede hablar de transformación y está debió ser construida para tener precios de consumo los más bajos de la region, a precios simbólicos casi gratis. Pensar solo en acuerdos comerciales para materias primas es otra limitante, se debe fomentar la educación y el conocimiento para iniciar con dar valor agregado a la producción nacional. La mentalidad de dependencia nos lleva a un país con pobreza física e intelectual.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba