Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Lasso cambia en la loma sagrada

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Guillermo Lasso inició ayer su campaña en Quito, en el Palacio de cristal del Itchimbia. Un gesto simbólico y manifiesto con la capital, donde él quiso vivir meses antes de la pandemia y con la cual mantiene sentimientos encontrados: tiene un porcentaje del electorado que lo sigue, pero hay élites quiteñas -en particular empresariales y académicas- que han sido ajenas a su mensaje. En su discurso, Lasso dijo haber ido a esa loma sagrada, a dar inicio a su campaña, por “ese especial cariño y respeto” que tiene a la capital: en realidad, él tiene pasivos con Quito por procesar.

Quito es un punto de inflexión en su campaña y el líder de CREO quiso que aquello se notara: último día del año y “el primer día del proceso de cambio para el Ecuador”. Primer día, según el cronograma del Consejo Nacional Electoral, de una campaña que, al margen del ruido natural e inextricable de los sondeos, Lasso concibe -y así lo ha dicho- como la recta final que lo debe llevar a Carondelet. De hecho el escenario, el tono y el mensaje de su exposición fueron pensados para que calzaran con la imagen que él se encargó de proyectar en el Itchimbía: la de un presidenciable sobrio, de terno y corbata, listo para asumir el cargo más importante del país. Y la de un político que, en medio de un océano de  candidatos y mensajes, sabe lo que es y representa en esta elección: una muralla de contención y la alternativa a un modelo político y económico fracasado -lo dice él- que Ecuador debe desterrar: el Socialismo del Siglo XXI.

En la forma y el fondo, la presentación de Lasso en Quito abre una nueva etapa en su campaña, seguramente pensada y pautada por sus estrategas. Y los videos, que colgó ayer, así lo atestiguan. En la forma: Lasso aparece en ellos formalmente vestido, sobrio, tranquilo, seguro de lo que quiere y seguro de poderlo hacer. En el fondo: el mayor giro está en la manera en que el candidato de CREO procesa un elemento escalofriante, agravado por la pandemia, que cuestiona a toda la sociedad; en especial a la política: hay en el país ciudadanos desesperanzados, casi vencidos, que sienten desencanto, tristeza e indignación y que ya no creen ni confían en nadie. Lasso dijo ser consciente de esa realidad. De haberla visto y escuchado a lo largo de sus recorridos por las 17 provincias que ha visitado en estas últimas semanas. Incluso ha dicho que ha visto hambre, principalmente en las provincias de la Costa.

Desesperanza, coronavirus, desempleo, pobreza, hambre… Son realidades crudas y explosivas que marcan la campaña y reclaman a gritos respuestas por parte de los candidatos. El discurso del Itchimbía no deja dudas: Lasso concentrará en cinco puntos su mensaje en esta etapa de la campaña. Es una operación rescate lo que propone: recatar al país, dijo, de 14 años de correísmo y del morenismo. Rescatarlo de la pobreza, el hambre, las enfermedades, la inseguridad y la corrupción. En ese orden las citó.

La realidad no solo empuja un cambio de agenda y sus prioridades. También de concepciones sobre el rol del Estado. Y Lasso no es ajeno a esos cambios que complican los análisis de las izquierdas acostumbradas a criticar la derecha por su falta de humanidad. El Estado que propone Lasso se ocupará, por ejemplo, de la salud gratuita y de calidad, al igual que la educación, la desnutrición infantil y de adultos en situación de vulnerabilidad. Ocuparse de los más débiles y de alimentar a los que hoy tienen hambre es, dijo, una prioridad presupuestaria. Más que dinero, lo que se requiere es, según dijo, sensibilidad para entender cuáles son las prioridades.

Pero aún en estas circunstancias, Lasso rehúsa ceder ante la tentación populista. Su salida sigue siendo el empleo. Y en el Itchimbía habló de crear dos millones de empleos porque 7 de cada 10 ecuatorianos en edad de trabajar no tienen un trabajo formal. El Estado, en este punto, lo concibe como el gran facilitador. Un punto de apoyo para abrir puertas, para hacer que cada ciudadano quiera emprender, procurarse sus ingresos.

En el discurso del Itchimbía, que duró 16:30 minutos, Lasso solidificó su imagen y condensó su discurso para esta primera vuelta. En ese sentido pidió un voto serio, responsable por él que propone, dijo, «un camino claro y seguro» y tiene «un plan de gobierno serio y sustentado».
Aún no se sabe cómo lo evaluarán los electores y cómo responderán los otros candidatos.

Foto: El Telégrafo.

8 Comments

  1. Antes que nada un saludo de Año N uevo a todos y todo el Pais que excelente 2021 me agrada el discurso del Sr Laso. Cuando el gobierno desaparecerá la corrupción y cierre la boca a esos sufridores ya an de venir con el dizque feriado bancario..Lasso Presidente.

  2. Bien escrito, lo que no es nuevo. Destaca aspectos clave y subraya lo principal: » … no ceder a la tentación del populismo… «.

  3. José, antes que nada un saludo fraterno de Año Nuevo para ti, los Pelagatos y seguidores; gracias por esa permanente tarea de reflexión y análisis de los temas de interés para la sociedad y el país.
    Es importante iniciar el 21, con la convicción de que la ciudadanía está conciente de su responsabilidad al gran desafio que representan las elecciones de febrero para el futuro nuestro, en ese camino, estamos convencidos que el mensaje de Guillermo Lasso, como un candidato serio, es mostrar seguridad en sus propuestas, sin despertar dudas ni sombras en el electorado, los graves problemas que nos aquejan deben ser resueltos ya..! y para eso hay que , tomar distancia de la verborrea y baratillo de ofertas de políticos oportunistas, corruptos y sinvergüenzas que nada bueno traen en sus alforjas; tan solo acechan el momento y un nuevo tropiezo de la sociedad para iniciar una nueva aventura de saqueo y perdición. Más allá de las tragedias vividas por el país, no sería nada justo seguir rumbo al despeñadero. Saludos.

  4. En realidad el pueblo ecuatoriano se siente frustrado y desesperanzado no solo por la pandemia, falta de empleo, sino también por la corrupción que avanza sin freno. Las leyes son pro-delincuenciales; hasta llegan al colmo que para protegerles les permiten lanzarse de candidatos a gobernantes. La dignidad de la patria les importa un bledo. Si no han logrado fugarse y ya no hay cómo defenderles por lo descarado del atraco, las triquiñuelas disponibles les permiten sentencias benignas y no intentan recuperar los dineros robados al Estado. Prácticamente no hay institución o dependencia que se haya librado de las raterías. Son miles de millones de dólares que se han esfumado (por lo menos UN presupuesto anual del Estado; algunos analistas dicen que son dos). El país cada vez más atrasado, sin la capacidad de resolver los problemas más elementales, como salud y educación. Y en esta truculencia quienes más sufren son los que menos tienen. Por lo mismo, sería reconfortante escuchar a los candidatos a la Presidencia de la república, en este caso al Sr. Lasso, los programas concretos para detener la corrupción; que no se queden en generalidades; que se nos diga el cómo y quiénes conformarán su equipo de trabajo. Entonces sí, veremos…

    Feliz año 2021.

  5. Ya vendrán con la payasada ridícula del feriado bancario los candidatos mediocres. Duro con ellos señor Lasso, en su gobierno la corrupción debe quedar como una amarga pesadilla.

  6. Que comenten los otros candidatos no importa y es irrelevante.
    Aquí lo importante es que pensamos los ciudadanos que tenemos derecho a poner o a dar un voto.

    Los otros candidatos son cero a la izquierda.

  7. Un gran hombre por donde se lo mire. Un señor en el que pesa la sabiduría de los años y la voluntad de enderezar este pequeño pero gran país, y en este intento seguro contará con la ayuda de Dios y la participación de la mayoría de ecuatorianos que somos gente de bien y de trabajo; no como la minoría de ladrones y oportunistas que crearon como clientela los dos delincuentes que han destruido los recursos pero no la voluntad de vivir mejor en estos tres últimos lustros. En ese intento estoy seguro puede contar con la adhesión de millones de ecuatorianos comprometidos en buscar y hacer mejores días para todos. De igual manera contará con la opinión del periodismo serio como 4p y de los responsables seguidores del mismo para quienes expreso mis mejores deseos en el comienzo de esta nueva década.

Responder a JAVIER CASTRO Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba