Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El debate aumentó el caos

en Conexiones4P/Elenfoque por

El Consejo Nacional Electoral no aprendió nada, por lo visto, de los debates hechos por El Comercio y la Cámara de Comercio de Guayaquil y la UEES con los candidatos a la Presidencia de la República. Hechas las cuentas, el primer debate, un poco menos pero igualmente el segundo, que se llevaron a cabo este fin de semana en Guayaquil, resultaron peor: más fragmentados, más etéreos y menos accesibles a la comprensión ciudadana. La razón es obvia: con 16 candidatos lo que es difícil se vuelve imposible y las reglas de juego no solventaron el principal problema que tiene un evento como estos: la atracción fatal que sienten los candidatos a no responder preguntas concretas, ocultarse tras densos follajes retóricos y dedicarse a posicionar lemas. O a sumar letanías de enunciados que, en sus cálculos, están destinados a sembrar alguna idea en franjas específicas de electores.

Así, en vez de que los ciudadanos tengan ante sí candidatos que podrían ser evaluados por su capacidad para pensar en vivo y en directo; construir en poco tiempo líneas de política pública; articular sus respuestas con su visión, tienen personajes dispuestos a recitar lo que ellos y sus estrategas decidieron que deben decir para pescar votos. En ese trance se pierde la esencia de lo que se promociona, en forma impropia, como un debate.

Los candidatos no se piensan como futuros presidentes, sino como robots eruditos. En el primer caso, el atractivo sería ver en directo a ese posible presidente reflexionando en directo. No es el caso. Se pierde la magia de la conversación que requiere improvisación, inteligencia, chispa, rapidez y, por supuesto, un pozo de conocimientos.

El debate, lejos de eso, parece un concurso destinado a medir quién ha memorizado mejor respuestas estándar y quién es capaz de decir más palabras en menos tiempo. Conclusión: el show del CNE tampoco sirvió para las dos cosas fundamentales que sirve un debate. Una: que los candidatos se exhiban y los ciudadanos puedan evaluar su preparación y su capacidad para pensar, procesar y proponer. Dos: para que los ciudadanos puedan medir su disposición para interactuar confrontar con los otros y calibrar su nivel de temperancia, diálogo y trato.

El CNE no previó este problema que fue evidente en el debate de El Comercio y de la Cámara de Comercio y la UEES. Y los moderadores, aunque sabían que los candidatos no respondía sus preguntas -y dieron pruebas de saberlo- dejaron que el contagio se generalizara y llegara al discurso de balcón.

Andrés Arauz fue el mejor exponente de ese despropósito en el cual en vez de responder una inquietud, se dedicó a hurgar en sus proclamas de tarima, con tono y ademanes incluidos. Si se suman las preguntas personalizadas, sin posibilidad alguna de repreguntas, creció esta sensación sofocante de caos infinito en la cual es imposible cernir sentidos y esclarecer dudas.

Aquí cabe una pregunta de cajón: ¿para qué el CNE elaboró, con asesoría externa, un arsenal de preguntas si no previó mecanismos obligatorios para obtener respuestas? Lo mismo se puede preguntar de la intención -que se quedó en eso- de llevar a los candidatos a adherirse o discrepar con las propuestas de sus competidores.

Este fin de semana quedó demostrado, otra vez, que 16 candidatos es un sinsentido hasta para organizar un debate. El formato escogido por el CNE agravó el problema. No previó la obligación por parte de los participantes de responder lo que les preguntan. Y la disposición por parte de los moderadores de acosar a los participantes (periodísticamente hablando) para evitar que se salgan del compromiso adquirido como protagonistas de ese foro.

Ecuador, con aire de sorpresa, descubrió lo que ya sabe: que hay un número absurdo de candidatos a la presidencia de la República; que los debates son, en realidad, torres de Babel y que los electores tendrán que ir a las urnas sin saber quiénes son y qué proponen realmente aquellos que quieren dirigir el destino nacional durante cuatro años.

No es nuevo. Es previsible incluso. También es pronosticable quejarse. En Ecuador todo es predecible.

Foto: CNE

9 Comments

  1. Solamente abramos el DRAE: Debate: 1. controversia./2. Contienda, lucha, combate.
    Debatir: Altercar, contender, discutir, disputar sobre algo. Debatir un punto importante.

    Lo que se observó y escuchó fue la cantaleta del listado de ofertas que la vienen repitiendo por todo lado. ¿Discutieron algún tema de la problemática nacional? ¿Hubo controversia? Muchos no se ciñeron a las preguntas y más vale aprovecharon la pantalla para cualquier otra ocurrencia, como el mandar besos volados a la esposa o hacer propaganda de bisutería.

    (Lo único bueno del espectáculo cansino, que le dijeron al que va «a recuperar el futuro» que mejor recupere lo robado. Para que no diga que no le han dicho).

    Y a propósito de moderadores se conocía, hasta un par de horas antes del «debate», que uno de ellos iba a ser el señor Lolo Echeverría, ¿por qué le habrán sacado? ¿Les hubiese estropeado las «declamaciones» memorizadas? ¡Qué cosas que se ven!

  2. ,Como siempre dejan cabos sueltos para que los sinvergüenzas ,inmorales e incapaces se salgan con las suyas eso no es un debate, hasta cuándo nos van a seguir viendo la cara de huevones a los ecuatorianos.

  3. En política, el debate es un problema de difícil solución pero no imposible; si es posible que haya un auténtico debate, pero debate, no competición de ofertas.
    Un debate es una conversación entre varias personas que abordan un tema propuesto con anticipación y con un moderador experimentado para que esta charla no se convierta en un champus; pero el problema no son los debatientes, sino el moderador, que debe ser una persona lo suficientemente experimentada y enérgica; tener experiencia en llevar el tema que se vaya tratar de manera directa, y ser enérgico para cortar una perorata intrascendente que no viene al caso, con energía y educación.
    Los tres «debates» que se han sucedido estos últimos días, sólo han servido para que la mayoría de «presidenciables» exprese lo mismo hasta el cansancio sazonado con verdaderas estupideces, eso ha sido todo; los organizadores de estos «debates» nos quedaron debiendo largo

  4. Los debates super mal programados, no son debates sino exposiciones de las ideas de cada uno, resultó en elgunos episodios un baratillo de ofertas, casi se puede decir, 16 discos rayados. Todos dicen lo que creen que hay que hacer y resulta que hay que empezar todo de nuevo, pero muy pocos dicen como hacerlo. Mientras no se exijan requisitos mínimos para ocupar el empleo más importante del país, seguiremos teniendo este circo. Sin embargo hay que destacar que Sagnay, Isidro, Andrade, Larrea, Velasco y Almeida no tienen nada que hacer en la lid. En un grupo intermedio regular estarían Lució, Montufar, Celi, Arauz, Carrasco y Peña, con ofertas vacías y aburridas, siendo las peores, la pena de muerte, cadena perpetua, el oro de los celulares, la compra de votos a $1000 c/u. De todas maneras no todo estuvo mal y el grupo destacarse fue: Lasso siempre tranquilo y coherente, sorprendieron por su lógica de pensamiento y nuevas ideas Freire y Hervas, que están muy por encima de algunos improvisados, finalmente merece especial mención Yacu, directo y frontal en sus posiciones, le dio una bofetada al candidato correista.
    Los ecuatorianos debemos esta vez pensar con la cabeza y cualquiera que sea el ungido el objetivo será estar muy lejos de Venezuela

  5. La verdad,me defraudó el debate de los aspirantes a presidente. Rescato la petición de Yaku cuando solicitó a ARAUZ que aumente la cuota a las familias ecuatoriana de 1000 a 9000 dólares ,pero, con el dinero que se robaron en la época de su idolatrado jefe.

  6. Que se puede esperar de Atamaint y CNE? Absolutamente nada: cero sentido común, cero transparencia, cero criterio. Es tratar de cumplir,como para que sociedad diga que algo han hecho, el fin justifica los medios para ese inútil ente. Debate es Confrontación de ideas, imposible hacer con 16 sujetos hablando demagogia, lugares comunes y mentiras anunciadas.

  7. Solamente uno de ellos tiene valor y moral para la presidencia del Ecuador, el resto, son los catalogados como siempre, una mierda, vividores, oportunistas, habladores, co-descendientes del ex-presidente y ex-reo de la justicia, si, correa.

    No se, si la pobreza o ignorancia hace presa fácil de la gente, sin duda, en política es muy fácil acarrear los dos grupos.

    No siquiera se puede hablar de la gente estudiada, la mayoría de políticos de la última década y media, excepto los futbolistas y el indio pier cardin, parece que terminaron la secundaria, pero todos aprendieron a ser ladrones, si es que aprendieron, no olvidemos que hasta un cura está metido en la colada.

    Se requiere de gente con principios y moral, aptos para dirigir el destino de un pueblo, y quien mejor que un administrador, quien mejor que un patrón, quien mejor que un empresario, alguien, quien, como dice la prole, se rompió el culo por lograr objetivos, más no un contumaz vividor de la política, vagos, ladrones, chupa medias, buenos para nada, pero son políticos.

    Es hora de demostrar al mundo que Ecuador no es un país del tercer mundo, tampoco banana republic, con una buena admiración y principios podemos caminar juntos con el primer mundo.

    Olvidemos las limosnas que nos prometen los ladrones políticos, trabajemos por nuestro orgullo y dignidad, fomentemos principios y una buena herencia para nuestros hijos y nietos.

    Con nuestro voto vanagloriamos a unos, pero también castigamos a quienes no se merecen, no más políticos corruptos, guerrilleros, contrabandistas, ladrones, vagos y mentirosos.

  8. El folclore nacional del novelerismo, retratado en un debate de candidatos a la Presidencia de la República; la mayoría, personajes con ínfulas y egos insatisfechos, quierendo utilizar este mecanismo que les dio el famoso CNE, para engañaral pueblo y dizque sentirse la quinta esencia de los escogidos.
    La realidad fue un desperdicio de tiempo y recursos, como es costumbre del inepto organismo electoral; y, un fraude a las expectativas de la ciudadanía.
    A pesar de lo referido, creo son rescatables 3 candidatos: Lasso por su seriedad y experiencia en estas lides, Hervas, un novel de la política con una acertada imagen y capacidad; y, Perez como representante del resto de mediocres e incapaces timadores del intelecto. Contadas propuestas concretas y creíbles, expuestos por gente sin escrupulos y talante, son la triste imagen de un experimento anodino; sin que además, existiera mayor exigencia por parte de los periodistas entrevistadores. Una lástima para el país, a la hora de la verdad, solo nos queda esperar el día de elecciones y rezar para que quien sea el ungido demuestre un mínimo de cualidades a la hora de gobernar . Saludos

  9. El folclore nacional del novelerismo, retratado en un debate de candidatos a la Presidencia de la República; la mayoría, personajes con ínfulas y egos insatisfechos, quierendo utilizar este mecanismo que les dio el famoso CNE, para engañaral pueblo y dizque sentirse la quinta esencia de los escogidos.
    La realidad fue un desperdicio de tiempo y recursos, como es costumbre del inepto organismo electoral; y, un fraude a las expectativas de la ciudadanía.
    A pesar de lo referido, creo son rescatables 3 candidatos: Lasso por su seriedad y experiencia en estas lides, Hervas, un novel de la política con una acertada imagen y capacidad; y, Perez como representante del resto de mediocres e incapaces timadores del intelecto. Contadas propuestas concretas y creíbles, expuestos por gente sin escrupulos y talante, son la triste imagen de un experimento anodino; sin que además,existiera mayor exigencia por parte de los periodistas entrevistadores. Una lástima para el país, a la hora de la verdad, solo nos queda esperar el día de elecciones y rezar para que quien sea el ungido demuestre un mínimo de cualidades a la hora de gobernar . Saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba