Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El TCE metió al país en un túnel y nadie se percata

en Enbreve/Lanoticia/Pistas4P por
1

El TCE está torpedeando las elecciones

El CNE, para cumplir con una sentencia tomada por el TCE, el 15 de enero, abrió de nuevo el proceso de inscripción de parlamentarios andinos. El CNE determinó que el movimiento Justicia Social tiene un día para inscribir a sus candidatos. A partir de ahí arranca un juego de escenarios que la ley no ha previsto.
1.   Primero, el TCE tendrá que reconocer que su sentencia no puede ser cumplida. No hay tiempo para ejecutarla; es decir, inscribir candidatos, procesar eventuales impugnaciones, calificar a esos candidatos, imprimir las papeletas e incluirlas en los kits electorales. Sobre todo los que tienen que ser enviados fuera del país. Ese plazo se cumple hoy.
2.   Frente a esa imposibilidad se tendrá que postergar la elección de parlamentarios andinos para la segunda vuelta. Esto, como lo señala el constitucionalista Ismael Quintana, no está previsto en la ley. El artículo 143 de la ley de la Democracia dice que es motivo de nulidad de la elección llevarla a cabo en día y hora distintos a los señalados en la convocatoria.
3.   ¿Se podría patear esta elección para segunda vuelta? ¿Pero qué pasa si no hubiese segunda vuelta? ¿Se podría convocar al país solamente para la elección de parlamentarios andinos?
4.   ¿Quién dirimirá este entuerto si el juez supremo del período electoral, el Tribunal Contencioso Electoral, es el autor de la sentencia que no puede ser cumplidas dentro de los plazos fijados por la ley? ¿Podría el propio juez ser el autor de la nulidad y, paralelamente, usar ese argumento para anular el proceso electoral?
En este tipo de dilemas (y hay más) está el país por culpa de sentencias absolutament irresponsables tomadas por el Tribunal Contencioso Electoral.

2

Freile se da lija pero no concreta

 Seguramente animado por la buena reacción que tuvo en redes sociales su participación en los debates presidenciales, el candidato Pedro José Freile hizo hace un día un Facebook Live al que lo llamó «debate ciudadano». Durante casi una hora, se dedicó a contestar preguntas que le hacía la audiencia que se había conectado. Entre los temas que la gente le planteó estuvo cómo pensaba reducir los niveles de corrupción en los procesos de compras públicas.  Según Freile, el problema de las compras del sector público es que las leyes ecuatorianas confieren a los políticos y burócratas excesiva discrecionalidad para esos procesos y terminan haciendo lo que quieren. Por eso, él habla de estándares internacionales para hacer compras públicas, que en muchos países del mundo hace que todo sea más honesto y sencillo. Freile mostró, entonces, unos libros y dijo que en los países con menor corrupción, hay por ejemplo el libro negro para proyectos de agua potable sin financiamiento y libro azul para los que sí tienen financiamiento. Así funcionan las cosas en ciudades como Tokio o Vancouvert y no hay dónde perderse. Freile no ha concreta cuáles son los países en los que esos estándares funcionan y pudieran ser referencia para Ecuador. Es decir, sistemas que, al margen de las actitudes de los funcionarios, no les permite robar.

3

 Larrea y Lasso contra el hambre

 El hambre es un problema que ha sido advertido por Guillermo Lasso y Gustavo Larrea.  El candidato de CREO ha calculado que un programa contra el hambre podría costar, en los próximos meses, 300 millones de dólares. Una cifra totalmente abordable, según ha dicho, en un presupuesto que ahora bordea los 27 mil millones de dólares. Larrea ha hecho igualmente suya la lucha contra el hambre y la promociona en su campaña como HambreCero: un programa que busca “activar la economía de productores y solventar momentáneamente la falta de alimentos de los que más lo necesitan”. La idea es brindar una tarjeta que permitirá a los beneficiarios acceder a productos en tiendas y supermercados a través de una inscripción en línea. El programa está dirigido a “las mujeres, las cabezas del hogar y para personas discapacitadas”. según Larrea, es una manera de tratar la desnutrición infantil y a la vez reactivar la económica con las cosechas de 400.000 pequeños productores. Larrea promueve este programa activamente en sus redes, entrevistas y ruedas de prensa: ahora es su bebé mimado. Según su campaña al programa lo distingue el hecho de ser, por sobre todo, realizable.

Foto: TCE

1 Comment

  1. La gentesita del TCE son representantes de la leyes creadas por las poblaciones a traves de los tiempos y no son la ley en si, asi pues deben acatar cuanto yace escrito en las mismas y no ponerse xuberantes… a lo menos en estos temas tan publicos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba