Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Fraude, golpe… ¿alguna otra cosita?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Pocas veces el país habrá estado más descoyuntado: hay crisis fiscal, crisis sanitaria, crisis gubernamental, crisis moral y crisis de nervios. Este fin de semana hubo inflación de rumores: que vienen los indígenas a imponer a Yaku Pérez como segundo finalista, que el CNE no podrá notificar los resultados, que el TCE botará a los consejeros del CNE, que se anularán las elecciones, que el gobierno prepara un golpe de Estado… De una forma u otra todo eso corrió por redes o en chats. La gente es abusiva: ya no dejan descansar el fin de semana.

El hecho cierto es que Yaku Pérez, Álvaro Noboa y sus amigos -tan activos en redes- y toda la vieja izquierda, FUT incluido, han machacado hasta lo indecible que hubo fraude. No muestran pruebas y tampoco les convence lo que hizo el CNE para evacuar las actas con inconsistencias. Nada les va a convencer porque lo suyo es más un lema que responde a una estrategia, que una demanda legal. Y sustentada.

Quieren que se abran todas las urnas. Ese coro es insistente. Y persigue posicionar como único sistema de medición confiable el recuento voto a voto ante las cámaras. Ese coro es tan seductor que políticos como Xavier Herbas lo usa como vehículo para volver ante las cámaras. Esta mañana fue a Radio Sucesos a ayudar a empantanar más proceso. Como si hiciera falta. También él quiere un nuevo escrutinio. ¿Le consta que hubo fraude? Experto en esquivar el bulto, dice que su opinión no importa. Pero que la gente pide transparencia, que a su washapp llegan mensajes, que ya llegan los indígenas, que hay que hacer presión sobre el CNE… En definitiva, que como la masa pide, él como dirigente político acepta seguirla. Su raciocinio da cuenta de alguien capaz de subirse a una patineta, pero incapaz de procesar, con la ponderación de un líder, la situación del país.

No importa: Herbas aporta lo suyo a esta tentativa desenfrenada de usar este proceso electoral para crear un caos generalizado. No es que tenga pruebas ni que haya hecho una demanda: oye el delirio colectivo y en vez de encauzarlo, como es su deber, lo amplifica. La sociedad es, gracias a Yaku Pérez, a Álvaro Noboa y sus amigos, a colectivos sociales y a Xavier Herbas, prisionera de una sentencia no probada: aquí hubo fraude electoral.

¿Hay que investigar? Por supuesto. Pero también para eso hay mecanismos institucionales que los partidarios del caos descartan. ¿Qué sigue? Que cuando la Fiscalía General del Estado o la Contraloría General de la Nación intervienen, para dirimir si hubo o no irregularidades, ocurre un hecho aún más curioso: prende el rumor de una tentativa de golpe de Estado.

¿Golpe? ¿Quién sería el dictador? ¿Quién lo sostendría? ¿En qué basaría una pretensión de ese tamaño? Por supuesto el correísmo, asustado o malintencionado, cuestiona que la Fiscalía, atendiendo una demanda, quiera investigar actas con inconsistencias de la Junta Provincial de Guayas. O que la Contraloría quiera hacer un examen al sistema informático. No sería el primero. No hay intromisión en el proceso electoral y estos controles horizontales están previstos en la ley y son pertinentes. La Fiscalía cuenta con el aval de un juez de la Corte Nacional y el acuerdo de Diana Atamaint, presidenta del CNE. En el caso de la Contraloría, ha pedido que el CNE emita una resolución autorizando el inicio del examen. Mientras no se dé, la Contraloría no procederá con una orden de trabajo.

Aquellos que acusan a la Fiscalía o a la Contraloría de hacer parte de un supuesto golpe de Estado, son los mismos que desconocen sus atribuciones para participar en el proceso de transparencia que, por supuesto, debe tener el proceso electoral. Y puede haber transparencia sin pretender anular la elección, multiplicar los incidentes para trastocar el calendario electoral o usar el Tribunal Contencioso Electoral para descabezar al CNE y entorpecer, hasta tratar de impedir, la segunda vuelta. Controles, por supuesto. Sin crear el caos que aúpan los amigos de Álvaro Noboa resuelto, al parecer, como Xavier Herbas, a echar gasolina al fuego.

Fraude, golpe… Cabe preguntar si se les ofrece otra cosita.

Foto: El Mercurio. 

12 Comments

  1. Los correistas están en su salsa, todo lo que signifique división y relajo es bien aprovechado por ellos, las bases de la Izquierda democrática, siempre van a estar con lo que le beneficie al pais, es el legado del Dr. Rodrigo Borja, un demócrata a carta cabal, nunca los votos van a ir por quienes han asaltado al pais, por quienes han dividido familias y han creado un ambiente de inestabilidad y zozobra, el pueblo en general sabrá responder en las urnas con inteligencia

  2. Vaya vaya lo del Xavier Hervas por lo visto el discursito anticorrea sólo fue trompa, aprovecho y utilizo muy bien las redes para pescar tanto joven cojudo eh indeciso y captar una buena votación; ahora ya con su grupillo de «honorables asambleistas» es hora de subirse nuevamente al avioncito con su pana correa a tocar la guitarra por el mundo entero como todo un «exitoso empresario brocolero» es hora de la nueva cosecha. Esta como la rata yunda que no sabía si irse con el papa o con la mama; al fin y al cabo ya tiene su propia banda para ir con el que gane.

  3. Y otra vez el relajo amenaza como nube negra a Quito y al país. Aquaman (o Cari-yacu?) avanza con sus huestes para exigir que le abran todas las urnas. ¿Quiere pasarse todo el año chequeando sus votos? ¿No hay otro procedimiento más expedito para verificar los resultados? Y desconfían del CNE; la señora Presidenta, ¿no es de Pachakutic? ¡Qués pues! Como que hay alguna confabulación para trastocar estas elecciones. Los de la «esperanza» ya están protestando por la intervención de Fiscalía y Contraloría. ¿No será que puedan descubrir cómo ganó un serrano en las provincias de la Costa, por ej.? El señor de la patineta cambió de parecer luego de que su «protector» de los viajecitos de negocios le mandó al diablo y le dijo que siga no más en su patineta. Y para no ver cosas, una señora consejera electoral, mejor se fue de vacaciones. ¡Qué cosas, no?

  4. Los nuevos «alineados», Álvaro Noboa, Hervas, Yaku, en una suerte de aquelarre, que suma combustible al caos del momento, en una especie de moda y mofa a la democracia… los unos tiran la piedra con olor a «golpe de estado» los otros a «fraude» al puro estilo «Trumpista pandillero de capitolio».
    Todos aportan al incendio con el estribillo en la mente de los ecuatorianos. Mañana, ¿que habra?
    Mientras el encierro, agazapado en nuestros sueños, hace su parte…

  5. ¿Cuál de los candidatos, a la segunda vuelta, tiene el respaldo moral para firmar un Pacto Ético?.
    Que el que no tiene pecado lance la primera piedra

  6. Dentro de todo y poniendo énfasis en Hervas, se ve que es un vividor, arribista, sinvergüenza y calculador. Desde ya el y todos sus asambleistas a nivel nacional están con la consigna de no definir nada ni tomar partido por nadie lavándose hipócritamente las manos al decir que ellos no dirán a sus electores por quien votar (pues según su sucio discurso los votos no son endosables) mentira oportunistas, demuestren que no son como las ratas que están de salida eso sí bien gordas y pónganse la camiseta del país o acaso no viven aquí que no ven la realidad en que estamos y por quien estamos así. Lo que pasa es que nada todavía está dicho y con el que llegue esperan sacar su buena tajada. De yaku ya se ve cual fue su intención pero de Ud. Sr Hervas el país espera más compromiso y autenticidad en el discurso con el que saco su votación, demuestre con hechos que no es una rata más y no contribuya a hecharle más leña a la hoguera que consume al país y no piense solo como sacar beneficios ud y sus elegidos de quien salga electo. LOS OJOS DEL ECUADOR LO ESTAMOS VIENDO actúe con hombría de bien y responsabilidad.

  7. Llamando las cosas por su nombre, el reclamo de un pacto etico, deberá ser el intento de concentrar electoralmente el importante rechazo que existe en la sociedad hacia Correa, sus coidearios y feligreses.
    No nos andemos por las ramas. Es un momento crítico, y el rol de los medios y analistas es importante para dar luces sobre la situación.
    Si vuelven por los restos de la «mesa servida», muchos consideraríamos también cerrar el kiosko y emigrar (fácil de decir, difícil de realizar).

  8. A diario agradezco el sentido común y la sensatez que aportan, queridos pelagatos, en medio del berenjenal en que se convierte el país.

  9. El escrutinio avanzó rápidamente… hasta llegar al 97.5% de actas a nivel nacional, Yaku tenía una ventaja de unos 50000 votos sobre Lasso. De mantenerse la tendencia, era claro que Yaku pasaba a la segunda vuelta.

    Sin embargo, en ese momento el CNE reportaba unas 5000 «actas con novedades», la gran mayoría en Guayas. No estaba claro si estas actas ya habían sido procesadas (y estaban sujetas a cambios posteriores) o si habían sido colocadas aparte para ser procesadas más adelante.

    A partir de entonces, la situación cambió por completo. El escrutinio prácticamente se congeló, y continuó avanzando muy despacio durante varios días. En ese lapso fue disminuyendo el número de «actas con novedades». Y… oh sorpresa… esas actas «con novedades» favorecían marcadamente a Lasso, quien fue acortando la diferencia, pasó al frente, y terminó con 33000 votos de ventaja sobre Yaku.

    ¿Qué ocurrió en Guayas? ¿Por qué el escrutinio demoró 5 días en Guayas, mientras que casi todas las demás provincias lo completaron en 48 horas? ¿Cómo es posible que esa provincia haya tenido una proporción descomunal de «actas con novedades» (20%), prácticamente el doble que el resto del país? ¿Cómo es posible que esas «actas con novedades» favorezcan de manera tan evidente y desproporcionada a un candidato específico (Lasso)?

    Para cualquier persona con algo de conocimiento técnico, lo ocurrido en Guayas tiene todo el olor y el aspecto de fraude.

    Una auditoría del sistema informático puede ayudar a comprender mejor lo ocurrido.

    Pero para saber cuántos votos reales obtuvo cada candidato (y desvirtuar cualquier sospecha de fraude) existe un solo mecanismo: abrir las urnas.

  10. Y usted esperaba un pacto ético en tremendo basurero. Acá son como ratas peleándose por los desperdicios, cada rata más hambrienta que la anterior. Falta un poco más de conspiración nomás para que haya un relato absurdo para todos los gustos. Lo peor es que ocurre ante la mirada de la gente que en teoría son los que gobiernan ya que escogen a «gente del pueblo» para dirigir al pueblo. Lo que es una sorpresa es que el resto del mundo aún no se refieran a Ecuador como país fallido, tal vez porque no les sorprende que un país de África sea una mugre.

    • Por supuesto que creemos y animaremos un pacto ético. Si los candidatos no lo hacen con la sociedad, la sociedad tiene que hacerlo con ella misma. Y presionar desde ahí al poder político. Sinos creyéramos en eso, nos tocaría cerrar el kiosko y emigrar en masa.

      • De hecho ya estaba pensando en eso mismo. Créame que es muy triste escuchar a gente ignorar y blanquear criminales por una carretera o por un puente, no sé si se pueda construir una sociedad con gente que se vende tan barato. No sé si es posible con colectivos que quieren poner el estado a su propio servicio y no poner al estado al servicio de todos como en Alemania o como en cualquier país civilizado. De hecho, no sé qué tan abajo hay que caer para decidir cambiar. Por ahí lo común es gente que quiere educación pero quiere destruir «el capital», ridículo. Se puede confiar en una sociedad que impulsa ratas al poder? Realmente se puede esperar algo de la misma sociedad que pide las mismas recetas para solucionar los mismos problemas? Bueno, por el momento al menos quiero un fin de semana tranquilo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba