Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Zapatos rojos: ¿cuál pendejada?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Los zapatos rojos de Guillermo Lasso son tendencia. ¿Un detalle de moda? ¿Un gesto disruptivo? ¿Una señal de la forma como el candidato de CREO enfrenta la segunda vuelta? ¿Una trampa como dice su hermano -correísta fanático- Xavier Lasso, en un video que da vergüenza ajena? El hecho cierto es que Guillermo Lasso se instaló cómodamente en la conversación pública y lo hizo a doble título: por su pinta y por su apertura hacia los sectores de la sociedad que quiere incluir.

Zapatos de moda y ese encuentro o reencuentro que propone son elementos de la cultura hedonista y supramoderna del momento. Y es normal que Xavier Lasso no lo entienda: eso solo prueba que a la pérdida dramática de calidad humana, suma ahora la merma absoluta de sensibilidad.

Los zapatos rojos son ciertamente un elemento de moda. Hacen parte del gusto por la novedad, el deseo de seducir y ese lujo eterno y emocional del que habló Gilles Lipovetski en uno de sus libros. Decir moda no es decir objetos frívolos. La moda, y el filósofo francés lo probó, es el elemento que democratizó las sociedades y favoreció el uso crítico de la razón. Lasso conecta así con todos esos ciudadanos narcisos que celebran, en forma masiva, esos gustos y esos gestos aparentemente superfluos.

No solo eso. Su nueva pinta, que amigos suyos como Aparicio Caicedo y Carlos Andrés Vera dicen que son habituales en él, muestra a Lasso desprendido de un prototipo acartonado, rigorista y vetusto que sus estrategas fatalmente subrayaron al final de la primera vuelta. Lasso devino, de un golpe, un candidato más desestructurado, más abierto, más maleable. Supramoderno. Sus zapatos rojos están lejos de ser una anécdota. Peor una trampa: se volvieron un manifiesto lanzado con un lenguaje disruptivo y lúdico que coincidió, en el calendario, con una apertura necesaria hacia sectores con los que no dialogaba. Así ocupó un doble andarivel en un proceso simbólico y cultural que fue capitalizado, en la primera vuelta, sobre todo por Yaku Pérez y Xavier Hervas.

Es claro: Lasso y Alfredo Borrero, su candidato a Vicepresidente, arrancan de lejos. Lasso confesó nada saber, por ejemplo, sobre las comunidades GLBTI; Borrero pidió perdón por declaraciones desafortunadas suyas sobre clínicas de deshomosexualización. Su apertura es, no obstante, saludada por sectores que han sufrido -y Lasso lo reconoce- la violencia de la discriminación y el ostracismo.
El gesto político implica un reconocimiento de ciudadanos ecuatorianos que los extremistas han visto y tratado como disolventes peligrosos de la tradición. También en ese punto, Lasso toma la delantera y deja parqueado a Andrés Arauz, 30 años más joven que él, en los predios de una modernidad que el correísmo maneja con visión binaria de western de tercera. Arauz, como Correa, es partidario de la modernidad negadora y castigadora. Lasso ensaya, por necesidad o por vocación humanista, la perspectiva integradora que se respira como perfume de época. No maneja todavía el tema de minorías sexuales y de la agenda específica de la mujer -más allá del tema laboral- pero entiende que hay identidades ajenas que, en caso de ser presidente, tendrá que asumir como parte de la diversidad nacional. Y lo está intentando.

Curiosamente los zapatos rojos y la apertura hacia sectores movilizados por causas y derechos específicos, procuran a Lasso (o le fuerzan a tener) un perfil de mayor sensibilidad ante el otro, de mayor proximidad y convivencialidad. Al lado, Andrés Arauz sigue siendo el candidato de un caudillo habitado por el odio y la expectativa de revancha. Arauz es su rehén: cualquier gesto que haga puede ser desmentido por la práctica del correísmo en el poder durante diez años. Y Xavier Lasso resta, creyendo ayudar, pues su mala leche lejos de hacer daño a su hermano, lo muestra como un pésimo tipo. Un prototipo de lo que es el correísmo precisamente en este momento.

Y el momento es definitivo. Porque en plena pandemia y con algunas crisis encima, es claro que casi 36% del electorado mandó algunos mensajes al votar por Yaku Pérez y Xavier Hervas. Uno de ellos podría ser que el país quiere huir del maniqueísmo macabro y letal que preconiza el correísmo.

La disolución que se siente puede dar paso a una necesidad de unidad y de sentido que impone incluir, no hacer otra guerra: curiosamente los zapatos rojos y las señales de apertura llevan la iniciativa política al campo de Lasso. Arauz, por más que aparezca con mascota en brazos, luce por ahora sin norte y a la defensiva.

Foto: Expreso. 

21 Comments

  1. la moda es una herramienta para manipular las masas hay que liberarse de eso profundamente y ser auténticos, una vez escuche una payasada de alguien que dijo que segun la moda uno puee usar hasta 4 colores distintos cuando criticaron su atuendo… la pregunta es quien impuso eso? desgraciadamente la sociedad es una construcción donde pensar o expresarse diferente es prohibido

  2. Para mí, lo de los zapatos rojos y el look total de G. Lasso….van más allá de eso, o como estrategia de marketing…el cambio es un mensaje subliminal
    El paso de un frío y formal azul a un rojo pasión, cargado de ímpetu, energía y positivismo, un «aquí estoy, tengo las ganas y la salud suficiente para trabajar por un Ecuafor mejor»
    Y el mostrar sus tobillos sin calcetines, deja entrever el «yo no tengo un grillete, no le he robado, ni le debo nada a nadie, no soy un corrupto, peor un perseguido por la justicia»
    Bien por Lasso esa nueva imagen.
    Bien por un Ecuador que ansía días mejores.

  3. Si los Asesores del señor Lasso creen que un cambio de imagen le hara a su campaña, adelante mientras no sse trate de cambiat la personalidad del candidatobque intenta ser mas inclusivo y acercarse a grupos de jovenes y otras organizaciones de la sociedad civil excluidos por sus tendencias. Vamos creo que mas alla de la miseria humana de su «hernano» Xavier entregado al correato, Lasso sera un mejor Presidente que el enviado de Correa, quien intenta volver a imponer el seudo socialimo del Siglo XXI. O nos salvamos o nos hundimos no hay mas.

  4. Saludos Sr. Hernández
    En la diversidad esta el respeto, SÍ. Empero me parece ridículo su nuevo look; entiendo que el hábito no hace al monje. Espero que realmente sume esta jugada de marketing político.
    Respecto al hermano del Sr. Guillermo me parece una bajeza humana digna de las telenovelas dramáticas. Por un momento pensé que sólo en la familia Bucaram se daba estas situaciones. La vida nos da sorpresas. ESPERO QUE NO NOS SORPRENDAN NUEVAMENTE LOS SABIOS DEL CNE.

  5. Le imputan a Guillermo Lasso lo del feriado bancario pero cuando Arauz desdolarice la gente no es tonta, sacara o intentara sacar su dinero en billetes de los bancos y Arauz para intentar proteger al sistema que hara: probablemente el «corralito» es decir un feriado bancario permanente y light y la nacionalizacion de los bancos, totalitarismo al extremo.

  6. En serio si va a criticar a su propia familia , al menos que se informe, hasta tartamudea en dar la explicación porque ni sabe que inventarse, les juro que vergüenza ajena.

  7. Mí apoyo a su candidatura sr. Guillermo Lasso, nunca más volver a ese narco gobierno, ellos son los que dejaron al país destruido y con altos índices de delincuencia, el correismo nos hundirá si llega a ganar.

  8. Me parece un giro importante en la campaña de Lasso . Si a través de los zapatos rojos ,logra que se lo conozca como lo que verdaderamente es : un humanista con altos valores morales , bienvenidos estos zapatos . Y lo de Xavier Lasso , increíble la miseria de ciertas personas , que por defender y congraciarse con el caudillo , ofenden a su propia familia . Pero como bien se señala en este artículo , si con su perverso video , pretendía favorecer al correato , logró todo lo contrario , porque dejó claro hasta dónde puede llegar la ruindad de sus seguidores .

  9. Es impactante ver cómo un hermano nervioso y envidioso quiere desesperadamente hacer quedar mal a su hermano de sangre por el afán del poder. Que pocos valores debe tener un ser humano para dejarse manejar por un grupo temeroso de locos asustados de la rObolucion ciudadana.

  10. Hubiese esperado de Usted señor Hernández un artículo más neutral, más profundo, más analítico.
    Recalcó que no soy seguidor del Señor Arauz ni el partido al que representa.
    Pero Usted como periodista tiene mucha llegada a través de sus redes sociales.
    Un par de zapatos dicen mucho de las personas.
    Hubiese preferido que siga con su estilo formal y no que le pinten de un personaje que el cómo esencia no es.
    Creo que su asesor de campaña se equivocó esta vez.
    Lo que busco como Presidente es una persona transparente dentro de lo q cabe esta palabra. Porque quien no haya cometido pecado alguno que tire la primera piedra. Una persona que proyecte confianza, y bueno que en si vaya en búsqueda de días mejores para este país que es tan pequeño pero tan privilegiado a la vez. Todos en la vida cometemos errores o cómo yo digo aprendizajes que van moldeando nuestro carácter.
    Lo óptimo es que se muestre cómo es el, no como lo quieren hacer ver porque eso puede tener un mensaje erróneo para las personas.
    Esperemos que la próxima vez sus asesores sean más estratégicos y no pinten a un Lasso disfrazado sino a un Lasso auténtico.

    • Lo invito a leer cualquier libro de Gilles Lipovetsky, que como pocos filósofos, piensa la contemporaneidad. Quizá allí tenga usted otra idea de lo que es formas y contenido. O estilo y contenido de fondo… diferencias que en realidad no existen.

  11. Con una visión de rescatar al país de las posibles garras de un narco gobierno correista, para mi el Sr. Lasso puede ir en chancletas y camisa hawaiana a hacer campaña y que se muestre tal como es..Y triste capítulo familiar, ojo:es valido tener diferente punto de vista politico, pero inexplicable al tener un hermano lameculos de un delincuente,no?

  12. Guillermo Lasso quizás no odia a su hermano, porque Guillermo ama a su familia. Tal vez lo mira con tristeza como el perdedor de una de las más bellas virtudes del ser humano: la lealtad. Lo más triste de la traición es cuando no proviene de tus enemigos.

    Recordemos la frase en el libro El gaucho Martín Fierro, del poeta argentino José Hernández: “Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”

    • Ojalá todos puedan leer su sabio y preciso comentario! 👏🏻👏🏻👏🏻 Además que Lasso le da 1 y las mil vueltas, ni comparación…

  13. Quien nunca ha salido al exterior o nunca a abierto su mente a lo que sucede en el mundo nada puede saber de algo tan simple y sencillo como es el ser un tipo bien vestido y de buen gusto. El atuendo de Lasso es muy común verlo en Florida por ejemplo, y no a nivel de alta sociedad únicamente. Los colores pastel y zapatos de colores como el rojo son normales a cualquier nivel económico y social en Florida e incluso otros sitios como Francia, Alemania, Inglaterra, etc. La gente atrasada y de mente cerrada ven con gran horror algo tan simple y de buen gusto. A mi manera de ver Guillermo Lasso sabe vestir bien y estoy seguro lo hace para si mismo, mas no para impresionar a nadie. Hay cosas mucho mas importantes en las cuales deben fijarse los electores.

    • Saludos totalmente de acuerdo una persona cuando a viajado tiene amplitud de mente,,, y viste como le gusta sin querer hacer feliz a nadie sino por su simple placer,,, viví en París 8 años y la verdad es que visto como a mi me agrada,,, sinceramente quien a dicho que tenga que agradar a alguien,,,
      Y en cuanto al hermano,, pobre ser humano,,, Cuando Juan habla de Pedro, dice más de Juan que de Pedro…..

  14. Dejando a los zapatos de lado, que miserable hay que ser para retratar a tu hermano como un tipo pésimo solo para dejar bien parado a un criminal amigo del dinero ajeno como Correa y sus 40 ladrones más su mascota muy leal conocida como el señor lelo. El sr. Xavier Lasso muestra lo peligroso de vender tu alma a las sectas, no te queda más que lo que escupe hacia abajo el dueño del culto.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba