Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Voto nulo: ¿Acaso Lasso y Arauz son lo mismo?

en Conexiones4P/Elenfoque por

¿Con cuántos votos llegó Jorge Yunda a la alcaldía? Con 21% de los votos válidos. ¿Eso coarta su potestad para gobernar la capital?
¿Con cuántos votos dice la Constitución que un candidato, a alguna dignidad, puede ganar en la primera vuelta? Con 40%, y si obtiene 10% más de votos que su inmediato seguidor. El volumen de votos puede ser tan bajo como el 21% del inefable alcalde de Quito. Eso le puede restar legitimidad, pero no le impide ejercer las funciones y de decidir a nombre de todos los quiteños.

Tratar de reducir el volumen de votos fue sensato en 2018, en la consulta popular, en el caso del CPCCS. Un bodrio no genera dilemas: hay que rechazarlo. Y ese ente es y sigue siendo una anomalía en el sistema democrático porque el correísmo lo creó para ubicar a los amigos en los entes de control y poder gobernar y robar con total impunidad.

¿Se trata del mismo caso en la elección presidencial? ¿Acaso los dos candidatos son comparables? Aquí sí hay dilema. Andrés Arauz es un camaleón. Un día, delfín de Correa. Otro, un tipo que busca esconderlo bajo la alfombra. Un día, promotor del correísmo y su estela de odio y persecución. Otro, una suerte de sacristán que reparte amor al prójimo. Camaleón, pero el hecho cierto es que encarna la tendencia que gobernó el país durante 10 años. Y que lo hizo despilfarrando recursos y con aparatos de persecución dedicados a denostar, amedrentar, perseguir y encarcelar ciudadanos. Ese régimen persiguió a Salvador Quishpe (que podría ser presidente de la próxima Asamblea), a Yaku Pérez y a Manuela, su compañera. A él lo golpearon, a ella la botaron del país. Lasso no ha apaleado ni perseguido a nadie. Es banquero y puede ser rezandero. Pero ser banquero, como dice Jefferson Pérez, no es ser narcotraficante y ser rezandero es su decisión y ha dicho que, de ganar, no llevará sus convicciones personales al Estado. ¿Se pueden equiparar? ¿Dónde está el dilema?

Arauz llegó a la candidatura puesto a dedo por el caudillo que el país no quiere ver en el poder eternamente. Le reglaron la candidatura y se debe a su tutor. Lasso ha sido uno de los pocos políticos que ha luchado contra ese régimen desde hace 11 años que está en actividad política. Ha trabajado su candidatura solo, con su dinero y no se debe a nadie. ¿No habrá allí alguna diferencia?

Arauz dice que la moda del odio ya pasó. Reconoce que odiaron. ¿Se ha hecho cargo de aquello? No. Y es funcional a aquel que no cesa de amenazar, que dice que no olvida y  arreglará esas cuentas atrasadas. Lasso sabe que, en las condiciones que está el país, un gobierno responsable debe pensar en unirlo; no en seguir despedazándolo. El país no es viable si no lo hace. ¿No hay allí una disyuntiva?

De acuerdo: a Lasso tampoco hay que creerle con los ojos cerrados ni firmarle cheques en blanco. Pero es un demócrata y en democracia hay cómo debatir, criticar, manifestar, pedir incluso que se vaya. Del correísmo ya se sabe cómo trataron a críticos y opositores.
Lasso sabe que, de ser elegido, se irá en el 2025. Arauz ya anunció que el pueblo -es decir él y Correa, tras un baño de lejía judicial- piensan quedarse  30 ó 50 años más.

Algunos quisieran hacer creer que esta elección se juega entre ellos dos: entre Lasso y Arauz. Y quisieran que solo se comparen atributos personales y hojas de vida. No es así. Por eso el voto nulo aparece propuesto por el movimiento indígena y la izquierda más añeja. Esa, que a nombre de la ideología -con perfume a Sierra Maestra y preceptos leninistas- piensa que su identidad depende de la distancia que ponga con aquellos que defienden “la democracia burguesa”. Esa izquierda, que tiene los dos pies metidos en el movimiento indígena, coqueteó con el correísmo, sirvió de peldaño para que suba al poder, ayudó a redactar la Constitución de Montecristi, ayudó a demoler la partidocracia y, con el paso de los meses, fue tratada como servilleta desechable. Correa se quedó con todo y ellos sin pan ni pedazo.

Esa izquierda no se identifica con los valores democráticos. Enrique Ayala Mora, en una entrevista con 4P lo reconoció, en julio de 2016. Lo dijo sin ambages: “esa democracia que llamábamos burguesa, que fue objeto de nuestra crítica y de nuestro combate (…) resulta que la democracia había tenido sus valores. La democracia, incluso entendida en sus formalidades, es una necesidad de la sociedad”.

Son esos valores los que están en juego. No es Lasso porque, en vez de Lasso, hubiera podido estar Yaku Pérez o Xavier Hervas. En ese sentido, la defensa de valores democráticos, que cimentan una sociedad abierta, preocupada por los más pobres y visionaria, no admite este tipo de dilemas. Pachakutik y franjas de la vieja izquierda están planteando, con el voto nulo, una falsa disyuntiva a la sociedad, en el peor momento de su historia.

Foto: El Universo

8 Comments

  1. Es hilarante la torpeza de ciertos líderes indígenas como Atarihuana, mostrada al no tener argumentos válidos para haber cambiado de opinión ahora que se repiten las condiciones de la anterior elección presidencial, en la que públicamente pregonaba que Lasso era la mejor opción, hoy con una estulticia alarmante, dice que no hay que votar por el banquero ya que ha habido fraude.

    ¿De qué fraude habla este camaleón?

    Si PK fue incapaz de estructurar racionalmente el reclamo.

    Antes defendía a Lasso y hoy está promoviendo el voto nulo para favorecer a la gavilla de delincuentes que nos gobernaron.

    ¡¡Excelente artículo Don José!!

  2. DON JOSÉ, NO HAY COMO PERDERSE. ESTAMOS ANTE UNA DISYUNTIVA CLARA: O ESCOGEMOS A CORREA QUE PROPONE REPLICAR EL CAMINO HORRENDO QUE NOS LLEVA A LA TREMENDA DESGRACIA DE LA MARCA VENEZUELA; O ESCOGEMOS A LASSO QUE NOS INVITA A SEGUIR EL CAMINO DE LA DEMOCRACIA RESPONSABLE QUE, AUNQUE TENGAMOS QUE IRLA MEJORANDO AL ANDAR, NOS OFRECE AIRES DE LIBERTAD Y PROGRESO…..¡NO HAY ESPACIO NI PARA EL VOTO NULO, NI PARA EL VOTO EN BLANCO, NI PARA QUEDARNOS EN CASA!….»O VOTAMOS POR LASSO, O JODEMOS A NUESTRO ECUADOR VOTANDO POR CORREA»…

  3. No se puede exigir a un burro, la elegancia de un caballo. La pugna con indígenas es una pugna cerril, irrazonable. Se convirtió en una competencia por el segundo lugar de las primarias y la culpa recayó sobre su competidor cercano. A partir de entonces, no es neutralidad lo que esperan, sino que gane el que no fue su competencia directa. Salvador Quishpe y Marlon Santi expresan esa condición, cuando dicen que los dos finalistas son lo mismo, cuando las diferencias son diametrales. Pero que se puede esperar. No tienen la capacidad de análisis para comprender lo que significan uno y otro, lo que el País necesita, el nivel de devastación económica que sufre. Y pensar que querrían llegar a ala Presidencia. No tienen idea de lo que un País requiere para progresar y mejorar y el grupo indígena es el mayor perjudicado con una mala elección.

  4. Enrique Ayala al menos se dio cuenta que no puede en contra de la realidad, el resto de zurdos de Pachakutik y la izquierda que ni esconde que es antidemocrática a diferencia de los progres que al menos se dicen demócratas viven en una nube. Acá estamos en las mismas que en Madrid y lo que se juega es la supervivencia del comunista y sus amigos narcos en el Estado ecuatoriano.

  5. Como siempre los artículos de José Hernández son escritos con criterio e independencia. Quizás las personas que todavía no intuyen la catástrofe que nos viene si regresa la banda corrésta lo lean, lo analicen y cambien de opinión, estamos a tiempo.

  6. La vieja «izquierda» marxistoide, si marxistoide porque creo que ni siquiera han leido y peor entendido a Marx es dogmatica y cree en las palabras mentirosas del caudillo y lo prefiere a Lasso porque es banquero, pero como no pueden ponerse de frente a favor de Arauz porque sus bases recuerdan los atropellos de Correone, entonces recurre a la vieja y manida opcion del voto nulo que no lleva a ningun lado excepto a la posible ganancia de Arauz, luego se lavaran las manos. En el fondo puede ser tambien que no desean que su supuesto «lider» Yaku Perez sea presidente. Vargas, Iza y Santi quizas prefieren ser lideres de sus propias tribus por muchos años y colaboracionistas de Arauz. Yaku Perez les importa un pito.

  7. Cuando el reclamo del señor Pérez estuvo en el TCE, escuché a un dirigente del MPD, creo que fue al mismo señor Atarihuana, decir que votarán por el señor Lasso en contra del correísmo, aunque no comulguen con su política. Dije, por fin piensan racionalmente. Pero luego le han llegado los vientos malsanos de Pérez (que dijo que ni sueñe el Sr. Lasso que yo le apoye) y ha cambiado de parecer, y sigue igual que antes: «genio y figura hasta la sepultura», dicen. ¡Qué pena! Y estos «líderes» dicen representar a los sectores sociales que más sufren con los «palos de ciego» y el despilfarro de los recursos del Estado por ciertos gobernantes. No queda más que decir, sin que me alegre: anulen no más a ver quién más se jode (los dirigentes no pues, qué va, ellos viven en otro mundo). ¡Pobre mi país en manos de quienes piensan: si no soy yo, que se joda! Y luego le culparemos a la mala suerte.

  8. Es verdad. No son lo mismo. Es claro que quienes queremos algo de país, votaremos por Lasso, sin ser este santo de mí devoción por su falta de carisma, de identificación con el pueblo y de ideas concretas, no lugares comunes que eso es lo que ha hecho hasta ahora. Banquero al fin!! Malo conocido a pésimo por conocer. Del tonto útil Arauz, ni hablar, le falta todo: porte, presencia, inteligencia, sentido común, hombría, dignidad, ética. Ese fulano sería, si por desgracia llegase a presidente , por su sola presencia, una verdadera afrenta al ser y parecer, al sentido común. La decisión es clara . Toca!!!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba