Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Debate: Lasso movió las frutas a su favor

en Conexiones4P/Elenfoque por

El debate entre Andrés Arauz y Guillermo Lasso no fue lo que el CNE planteó. Ni posiblemente lo que los ciudadanos esperaban. Un viaje a vuelo de pájaro permite apreciar las estrategias que confrontaron, con golpes bajos y algún cambio táctico en el camino. El hecho cierto es que este debate cambió la dinámica de lo que queda en esta segunda vuelta.

  1. El CNE nada aprendió: Andrea Bernal olfateó lo que iba a ocurrir y prefirió excusarse. El formato propuesto es lo más parecido a una fórmula probada para echar a perder un debate: una moderadora pensada para leer preguntas y controlar los tiempos. Unas preguntas, convertidas, cada una, en manojo de interrogantes, enrevesados, imprecisos y kilométricos. Cortes publicitarios cuyo propósito más verosímil es provocar pérdida de ritmo al debate. Informes sobre cada uno de los temas propuestos, mal hechos y sin interés alguno.
  2. Nadie responde preguntas: ¿Qué esperaba el CNE de los candidatos? Si quería que profundizaran en sus programas, tenía que hacer preguntas directas y cerradas para obtener precisiones. Para ello se requería empoderar a la moderadora para presionar por respuestas a sus preguntas. Ni lo uno ni lo otro. Claudia Arteaga preguntaba y los candidatos no se daban por aludidos. En ese juego nadie entiende para qué sirven el comité que redacta las preguntas y la moderadora.
  3. ¿Hubo debate? Sí, pero no el programado por el CNE. Fue el resultado del mano a mano entre los candidatos. En realidad, Guillermo Lasso pareció ir al debate con una consigna: ignorar al contrincante. Andrés Arauz, en cambio, lo embistió desde que lo vio. Lasso cambió de táctica en el camino, olvidó el libreto y se enfocó en Arauz: el debate mejoró y Lasso volteó el debate a su favor.
  4. Arauz fue por Lasso: el libreto del candidato correísta lució evidente. Poner a competir su biografía con la de Lasso. El cálculo era predecible: él de 36 años, sin biografía cuestionable (limpiaron su historia en redes sociales), apóstol del amor al prójimo, distante de Rafael Correa y volcado absolutamente sobre el futuro. Lasso en su libreto figura como banquero (sinónimo de delincuente), de 65 años (una reliquia a sus ojos), rico (ejemplo de privilegiado), con pasado político (perfecto para endosarle gobiernos desde hace 40 años…). La estrategia de compararse lucía ganadora.
  5. Lasso fue por audiencias: eso explica su mala actuación en la primera parte. Lasso no vio a Arauz. No lo determinó. No le respondió. No lo hizo ni siquiera cuando el candidato correísta le hizo una pregunta tan evidente que hasta ahora resulta inexplicable: si su interés es mayor por el banco o por el país. Lasso, en esa primera medida hora, pareció metido, de cuerpo entero, en el primer debate donde los 16 candidatos se dedicaron a enviar mensajes a audiencias específicas.
  6. Lasso cambia de táctica: ¿Qué lo hizo cambiar? De pronto, el candidato de CREO se percató de que el debate era con Arauz y no con potenciales y virtuales electores. Entonces abandonó los papeles que consultaba y se concentró en su adversario. Un ejercicio parecido, con otro objetivo, había hecho con Yaku Pérez en el CNE, también ante las cámaras. Y le había ido bien: Lasso es mejor en esos ejercicios cuando es natural, no rehén del libreto.
  7. Arauz muestra las costuras: pasada la primera media hora, el candidato correísta había mostrado todo su juego. Comparar biografías, ubicarse en el futuro (en un banal esfuerzo para poner de lado a Correa) y minar la figura de Lasso. Una vieja estrategia que consiste en desacreditar al contrincante y anclar en la audiencia dudas sobre la conveniencia de que ese candidato que están viendo sea el indicado para llegar a la presidencia de la República. Todo eso sazonado con aires de prepotencia (joven-genio) y lecciones tipo “se ve que usted de esto no sabe”…
  8. Lasso cambia el destino del debate: cuando Lasso se da cuenta de que Arauz se pasea campante, lo insulta, estira los hechos hasta hacerlos coincidir con su libreto, opera un cambio estratégico que empieza con el trato. Tutea a Arauz. Lo muchachea. No lo suelta. Lo convierte en el sujeto de una expresión que lanza, como si nada, y repite conscientemente hasta convertirla en lema, en leitmotiv, en tendencia, en hashtag, en meme, en caricatura, en canción: “Andrés no mientas otra vez”. Un misilazo a su credibilidad. Y luego otro: mostró el cordón umbilical, largo y voluminoso, que lo ata al correísmo. El perfil y el relato nuevo, que se estaba diseñando Arauz, reciben plomo en las alas.
  9. Arauz no tuvo plan B: la vinculación con Rafael Correa indispone en este momento a Andrés Arauz. Él quisiera ser él, quisiera hablar del futuro y no del pasado. Pero en el debate se mantuvo fiel al libreto: hablar del pasado de Lasso. Flaco favor se hizo. No se prohibió usar los tips que le pasaron. Poco le importó que fueran lugares comunes o se prestaran para que Lasso se solazara: “Andrés no mientas otra vez”, le restregó cuando le dijo que su casa en Samborondón y la de la playa estaban a nombre de su esposa. Y no de fideicomisos como Arauz aseguró.
    No hablar del pasado (para no hablar de Correa), pero hablar del pasado de Lasso (pretendiendo hundirlo): Arauz cayó en esa contradicción y no pudo disimular su incomodidad cuando Lasso lo hizo notar. Peor cuando lo vinculó a Lenín Moreno por ser productos de la matriz correísta, lo obligó a confesar que votó por Moreno en 2017 y lo incluyó entre aquellos que no responden a la esposa del general Gabela y otros perseguidos de “su padre político”. Arauz fue con un solo plan y no tuvo, como Lasso, la versatilidad para cambiar.
  10. Lasso movió las frutas: faltan 20 días para ir a las urnas; 15 de campaña. Lasso movió el tablero a su favor. Etiquetó a Arauz con un lema que se regó por el país, “Andrés no mientas otra vez”, y lo puso contra las cuerdas al mostrarlo como un presidenciable dependiente de Correa, precisamente ahora que Arauz contaba con quitarse esa lápida de encima. Lasso ganó el debate, pero no se sabe si esto le alcanzará para voltear la tortilla.

    Foto: CNE

17 Comments

  1. Como resumen de este debate presidencial fue que se atacaron el uno al otro, no les importaba mucho responder las preguntas que el moderador les decía, pero algo rescatable de este debate fue que el candidato Lasso intento llegar a la audiencia de una u otra manera aunque tiempo después cambio su táctica y termino cayendo en el juego de Arauz lo cual no era lo más optimo ya que el país quería escuchar propuestas, plan de trabajo y lo mas importante de como lo van hacer dando a conocer los recursos que tienen.

  2. Andrés : tuviste todo el tiempo con el Mashi firmando contratos oscuros y secretos con los chinos y hoy nos dices que olvidemos el pasado.
    Andrés : te juntas, en secreto, con Rafael en México y nos dices que el pasado es cosa de viejos.
    Andres : tú nos dices que eres un buen economista y sabes hacer las cosas con honestidad y sin embargo nunca dijiste nada sobre el asalto al boom petrolero y los sobreprecios en casi todas las obras del Mashi.
    Andrés: tú estudiaste en un buen colegio de élite y eso está muy bien, gracias a tus padres.La mayoria del pueblo ecuatoriano no tiene esa suerte y por eso quieres engañar.
    Andrés :hoy quieres meterle la mano al Banco Central y quedar como el bueno de la película.Es decir,los ecuatorianos somos estúpidos.
    Como te dijo Lasso : «ANDRES, NO MIENTAS OTRA VEZ»

  3. Coleccionamos criterios sobre un tema en una direccion, me da la impresion que tenemos un medio de comunicacion que abre las puertas para apoyar nuestros sesgos. Bien le hubiese hecho al pais , tener como alternativa válida al Yaku. En mi opinión no estariamos virando tortillas, estariamos por lo menos garantizando en gran medida la tranquilidad interna , es decir , por las medidas económicas que se tienen que tomar impostergablemente, los indigenas hubiesen pensando muchas veces antes de salir a repetir las protestas de Octubre. Lasso y Lenin Moreno se han confabulado para limitar nuestra mejor opocion a través del voto.

  4. Me ratifico, para evitar que sea presidente de este país un improvisado corrupto, sinverguenza y sin experiencia de nada, votaré por el Sr. Lasso a la espera que no convierta a este país en otro Venezuela.

    Si no mal entiendo en este artículo se dice que el Sr. Lasso viró el debate a su favor al desnudar lo mentiroso y cínico de este individuo. Por que no lo hizo desde que le robaron la presidencia hasta la presente de ser un crítico implacable del modelo corrupto Correa-Moreno y con seguridad no necesitaba 2da. vuelta, en dónde estuvo el Sr. Lasso o por qué no lo hizo?, se presenta tambaleante para estas elecciones cometiendo otro de sus errores al unirse a los social-cristianos no recomendables y de bajo concepto por donde han «administrado» alcaldías, prefecturas y más.

    El Sr. Lasso según «el fin justifica los medios», necesita de un debate para desenmascarar a esta gente que tanto daño han hecho al país y bien habría aprovechado el tiempo para decirnos como va a recuperar al país en lo económico, social, legal, salud, reestructura total, mediante la aplicación de un sistema de administración de gestión moderna.

    Que más toca, votar por el menos malo.

  5. De acuerdo, excepto, ¿qué tortilla debe voltear Lasso? Están empates, y diría que después del debate, Lasso debería tener ya la tortilla casi lista para servirla.

  6. » ANDRÉS , NO MIENTAS OTRA VEZ » , la lapidaria frase que llevará a LASSO a la Presidencia . Los ecuatorianos no queremos un mentiroso como presidente , y peor si es hijo político de la ROBOLUCIÓN .

  7. En lo personal, creo que la perla de Arauz apareció en el último momento de la presentación, cuando, sentenció a Lasso que se van a encontrar en el futuro: ARAUZ COMO PRESIDENTE Y LASSO COMO BANQUERO y que va a bajar las tasas y comisiones bancarias. No sé si es mi profunda repulsión a los de atraca país y vi una amenaza al más puro estilo de las ladrantinas de los sábados de Correa. La verdad me sonó a un Correa reencauchado que pasó dos horas con una sonrisa impostada amagando una dulce calma. Me preocupa, más aún, cuando para Arauz la represión solo fue una moda. La pregunta es: cuál será la moda que quiere imponer Arauz….Seguramente CUANDO SEA PODER TE VOY A JODER, tal como amenazó a Lasso. Evidentemente, todos queremos que las tasas bajen, pero, al parecer Arauz es el perfecto reflejo de lo más ominoso de correa SE DESPOTISMO

    • Bajar las tasas de interes en la banca ecuatoriana , solo es posible con la apertura para que ingrese la banca extranjera, la competencia por si sola haría que bajen las tasas de interés. En la ley humanitaria los bancos solo dieron mas tiempo para pagar las deudas, nada mas. Es un sector que no tiene para nada ni entiende nada de sacrificio. No entiendo como es posible que se permitan tantos abusos. Está bien hacer negocios, el dinero es un objeto mercantil como cualquier otro, pero que no baje de precio a pesar que el sistema productivo del pais está quebrado, no entiendo. Si por un producto la demanda disminuye , la oferta para continuar debe bajar su precio. No entiendo.

  8. Lo que se puede deducir que fue un mamotreto de debate, libreto mal estructurado, no lleno las expectativas de los electores. Arauz prepotente, agresivo, mogigato (tipo Correa) en fin un candidato de bajo perfil no apto para gobernar al Ecuador. Lasso mas prudente, maduro en sus expresiones sin ser santo de mi devoción es el más idóneo

  9. Yo estaba considerando seriamente votar nulo. Sin embargo, Lasso me convenció de que es el menos malo, y voy a votar por él.

    No porque Lasso tenga carisma, verbo, o propuestas acertadas para sacar al país de la crisis. No. Simplemente votaré por él porque es menos malo que Arauz.

    Arauz es un burócrata retrógrado que se siente orgulloso de la barbaridad que armó cuando estuvo en la Senescyt. No es un académico. No es un líder social. No es un empresario. En su vida no ha administrado ni la tienda de la esquina. No tiene una ideología política, ni de izquierda ni de derecha, ni de centro. De hecho, no tiene IDEA de nada. Habla barbaridades, una tras otra. Y ni siquiera se da por enterado. Propone enseñar Python (lenguaje de programación) a niños de escuela, como si eso fuera a solucionar algo. Tiene un cerebro como el de Maduro.

    El papá de Arauz le pagó los estudios en un colegio caro: plata botada!!! Yo no votaría por Arauz ni para payaso del curso, mucho menos para Presidente de la República.

  10. Tarauz no puede desmarcarse del prófugo belga, es más, está usando la cansona canción de antaño» ya tenemos presidente, tenemos a Rafael», asi que finalmente se ha pegado el tiro en la sien y eso nos favorece. Además al fin salió de la oscuridad Hervas y su mensaje es claro a favor de Lasso. ( no le quedaba de otra para seguir en la carrera para el 2025). Lasso, queda en ti hacer la tarea!

  11. Si es verdad que Jaime Durán Barba ahora forma parte del equipo de Lasso, se nota su estrategia: darle cuerda al adversario hasta que agote su repertorio y luego darle con todo hasta que termine desinflado.
    Yo me preocupé que Lasso haya dejado pasar por alto al principio del «debate» 3 ataques del peón del prontuarido Correa: 1, «en esta sala hay corrupción privada» obviamente no se refería a la dama moderadora (que a propósito, empezó la mar de nerviosa), 2, no respondió por el afiche de los supuestos vacunados conocidos por él, y 3, sobre que pesaba más en sus interés: el país o el banco de Guayaquil.
    Luego bino el ataque contundente de Lasso, le dio con todo hasta verlo acorralado; me acordé de Mohamed Alí +, que al principio de sus peleas se arrinconaba contra las cuerdas y dejaba que el adversario de turno se diera gusto golpeandolo pero sin permitir un golpe que lo mande a la lona, y cuando este estaba cansado y sin recursos para ganar, Ali le caía con todo hasta noquearlo.
    Es evidente que Lasso ganó la pelea, porque eso estuvo relejos de ser un debate; unas preguntas kilométricas con un tiempo miserable para responder y ni por asomo exigir al candidato que responda las preguntas con coherencia, peor repreguntar.
    Ojalá que este fracaso le sirva de lección al CNE para futuros debates, conclusión y según mi tarjeta en términos boxisticos: Arauz 122, Lasso 358

  12. Aráuz tenía una permanente sonrisa impostada, parecía que le había puesto botox para mantenerla ( o mismo le habrán puesto) manteniendo esa inexpresividad de lelo que lo caracteriza, pero eso no fue su peor situación.
    Lo peor fue que MINTIO SIEMPRE y entonces la frase » Andrés no mientas otra vez» dejó de ser una muletilla publicitaria para transformarse en una verdad irrefutable.
    En esto Lasso no se burlaba, hacía notar , al adolescente, que mentir es malo y quien miente en campaña…..qué hará u obedecerá después después

  13. Voy a replicar la frase que los milennials utilizan cuando se cansan de tanta perorata, por fa, díganos los títulos que nosotros tenemos las fuentes.
    Esto resume, la pregunta ¿qué es el protocolo de Nagoya?
    El cual trata sobre el “acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de su utilización”, y lo que debería tener presente el “lelo mentiroso”, es que el Protocolo considera el acceso a los conocimientos tradicionales de las comunidades indígenas y locales cuando dichos conocimientos están relacionados con recursos genéticos fortalecerán la capacidad de esas comunidades para beneficiarse del uso de sus conocimientos, innovaciones y prácticas. Y que le quede claro que no es como el replicó ….es un protocolo de la biodiversidad.
    Aquí, Arauz se olvidó que estaba en un “debate” y asumió el papel de impertinente. Que nos queda a los ecuatorianos después de este show, rogar a Dios que este mentiroso tapiñado que no sabe nada¡¡¡¡ se regrese a seguir coleccionando títulos. Porque sigue el mismo formato que el honoris causa que coleccionó 13 y que robó y quebró al país en los 10 años y que el morenismos lo remató en 4 más con la crisis persistente. El pueblo pensante, No queremos 18 años más de lo mismo más mentiras Otra vez.

  14. Arauz demostró en dos horas, su verdadera especialidad: el cinismo, la mentira, la arrogancia.
    Habló de ética, con un billete quizo confrontar y ganar, pretendía dar lecciones de moral; ¡qué cinismo!, hablar de ética cuando representa a un grupo que gobernó con la peor corrupción, intolerancia, prepotencia, polarización jamás vistos en el Ecuador.
    Nunca planteó ideas de fondo para sacar al país de la crisis que los mismos correistas han ocasionado, en lugar de ello su estrategia de mentir para desprestigiar a Lasso se le viró completamente.
    Con su arrogante sonrisa, utilizó rebuscados términos para dar la impresión de tener un privilegiado conocimiento; bastaba preguntarle ¿cómo hacerlo?, para desbaratarle su “novedosa” propuesta. Definitivamente que el absurdo formato de “debate” no ayudó.

    Lasso sobresalió, pero pudo haberlo hecho mejor; los informes de Contraloría, la complicidad de Arauz con la corrupción, su inclinación con el modelo venezolano (y sus miles de opositores encarcelados o asesinados), sus disparates de teoría económica, la desdolarización, su grupo de (prófugos) asesores de México, eran contundentes baños de verdad que hundirían mucho más al improvisado servil.
    ¿Fue ingenuidad política o actitud magnánima de Lasso?.

    Creo que en el país hace falta un mayor baño de verdad, un mayor nivel de confrontación de ideas y hechos objetivos sacados a la luz, para terminar de desenmascarar a este grupo de avivatos que aunque digan ser de izquierda, jamás podrán disimular completamente su verdadera afición por enriquecerse con el dinero del Estado ecuatoriano.

  15. Acostumbrados como estamos a que las mentiras repetidas se vuelvan verdad, José, toda la gallada mafiosa, borregos e ideólogos del SSXXI, con su caudillo prófugo a la cabeza, hoy ya están festejando la Victoria, haciendo creer a la gente indecisa, que su candidato títere improvisado fue una lumbrera en el debate y ya está en Carondelet.
    Falso. ! Para quienes analizamos el evento mal estructurado, que no dejó de ser un fiasco más, presentado por un mediocre CNE, y con la duda, que esta táctica de la Sra Atamaint, sea un contubernio para favorecer
    nuevamente a los robolucionarios;
    creemos que, el candidato Lasso tuvo sus aciertos y errores, ante un novato genio que no dio muestras de su espectacular y brillante currículum; y, que en ciertos momentos en actitud vanidadosa y prepotente quiso opacar a su contrario. Sin embargo, de no profundizar en soluciones que el país espera para solucionar sus algidos problemas, Guillermo Lasso, asimilando los golpes bajos, reacciono positivamente y desenmascaró al lelo candidato, que a momentos no atinaba sino balbucear y repetir argumentos sin mayor trascendencia, para librarse de que, es producto del ego y soberbia de un caudillo, cuya historia corrupta y autoritaria es un pesado lastre.
    Finalmente, el candidato de CREO, con ese ánimo positivo, los días que quedan de campaña, deberá perseverar, con mucha Fe y fortaleza, para llegar a la gente del país y pedir su contingente en las urnas, única forma de impedir el retorno de la banda cleptomana. Saludos.

Responder a Henry Sanguña Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba