Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

“Tenemos que lograr un Ecuador con sostenibilidad social”

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

El triunfo de Guillermo Lasso abre posibilidades de desarrollo al sector empresarial y eso se nota en el ambiente que reina desde el día de las elecciones. Sin embargo, el escenario social del país coloca a los empresarios frente a desafíos que hasta ahora no habían asumido como parte de las élites. ¿Qué van a hacer? ¿Cómo piensan jugar su papel? 4P. conversó con Felipe Ribadeneira, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano.

¿Cuáles son las lecciones que sacan los empresarios del triunfo de Guillermo Lasso y del panorama que se abre?
Hay varias lecciones. La primera es que el país está esperanzado en un nuevo modelo porque el que tiene 14 años se caducó. Un 53% de electores y mucho más, si le sumas el voto nulo, indica que los ecuatorianos quieren un Ecuador totalmente distinto. Un Ecuador que tenga oportunidades, elimine las desigualdades, respete el medio ambiente, respete la diversidad y respete las diferentes concepciones o estados de felicidad que tiene cada uno de los ciudadanos. Ese es el gran reto que tocará asumir al presidente Lasso. Tratar de amalgamar y plasmar esa diversidad que es importante para la democracia y que no es forzosamente antagónica.

¿Cuáles son, en ese caso, las tareas para los sectores que representas en esta etapa en la cual tiene que haber reactivación económica y políticas sociales?
Estamos en una etapa en la cual los empresarios debemos dejar de pedir y ver qué podemos ofrecer. No me refiero a que no hay que corregir errores de tramitología, excesos de cargas que se crearon en el socialismo del Siglo XXI e impiden la producción y la generación de riquezas. Hay que hacerlo rápido y de ahí ir para adelante. Esta semana ha habido un sentimiento positivo y todos los proyectos que estaban parados arrancaron. Ahora como tú bien dices esto hay que cristalizarlo. Y para ello no solo necesitamos de inversión para tener esta sostenibilidad económica sino tenemos que lograr un Ecuador con sostenibilidad social. Tenemos que aportar con ideas para resolver los problemas más grandes que tiene la sociedad. No podemos estar tranquilos generando utilidades si no tienes una solución, por ejemplo, para la desnutrición crónica infantil, la educación de calidad para todos los ecuatorianos o estar impávidos ante los actos de corrupción del sector público y privado.

¿Pero qué implica eso para los empresarios? El presidente Lasso envió una alerta diciendo que hay empresarios que no pagan impuestos y los van a pagar. ¿Qué harán para que esta conciencia de la que hablas se vuelva hechos que la sociedad pueda ver?
Primero hay que fortalecer el SRI. Tiene que ser un organismo que controle y a quien evada tiene que caerle con todo el peso de la ley. Tampoco hay que caer en una cacería de brujas, pero sí que los controles se den. Esto tiene que ir acompañado de la simplificación tributaria. Para lograrla, el Comité está preparando un proyecto de reforma tributaria: que el Estado con menos recursos de control logre recaudar más. Que no existan esos famosos escudos fiscales; eso el país ya debe dejarlo en el pasado.
Pero tenemos que ir más allá del pago de impuestos. No podemos estar impávidos ante la falta de conectividad que existe en Ecuador. Debe haber alianzas público-privadas para lograr enfocar esos proyectos. Las empresas deben olvidarse de tener un solo objetivo: tienen que tener tres: una contribución a la sociedad, un propósito social y tener utilidades. Ese es el futuro de las empresas y así lograremos solucionar los problemas sociales.

¿Podrías esclarecer cuál es la actitud del empresariado ante temas como la conectividad o la desnutrición crónica infantil? Para concretar su participación, ¿estás pensando en apoyos económicos?
Sí, tiene que ser con apoyos económicos. Así como la compañía tiene un departamento que invierte, por decirte, en la parte financiera y de ventas, tiene que tener una sección destinada a preocuparse por cómo contribuir a una mejor sociedad. Estamos en una pandemia y quizá eso suene utópico porque muchas empresas tienen que sobrevivir. Pero si no logras combinar y hacer un equilibrio con eso, el consumidor te está viendo. Necesita tener ese vínculo con empresas que tienen como propósito crear una mejor sociedad. Esto no va a ser una opción sino una obligación. Es algo que nos tomará tiempo, pero hay que trabajar urgentemente porque nadie quiere que regresen los populismos económicos a tratar de distribuir la poca riqueza que se logró generar y luego a generar más pobreza.

¿Esos apoyos económicos se tienen que canalizar mediante programas hechos con el gobierno -no cada empresa por su lado- para que así tengan un impacto masivo?
Deben ir los dos. Las empresas pueden acercarse a la comunidad pero el gobierno debe plantear grandes proyectos, muy ambiciosos, para incorporar las empresas. Inclusive se puede hablar de incentivos para empresas que se unan a estos grandes proyectos. Pero si el gobierno quiere triunfar socialmente tiene que hacer esos grandes programas e involucrar, por ejemplo, las telefónicas para que generen la conectividad necesaria, con tarifas más bajas para ciertos sectores. Estoy hablando de una idea-borrador pero es allá donde tenemos que ir. Si Ecuador quiere salir, tenemos que idear estos grandes proyectos, para generar estos grandes impactos y lograr este cambio y hacerlo muy rápidamente.

¿Todo esto habla de que los empresarios van a estar más activos en la conversación pública y en la generación de políticas públicas y no como lo han hecho hasta ahora con una vocería para los temas meramente empresariales?
Totalmente. La evolución del empresariado ya no solo tiene que ver cómo cuida la utilidad y cómo cuida sus intereses. Para nada. En el Comité hemos hecho algunas comisiones de trabajo y hemos creado dos comisiones, una de ellas de género que debe ser transversal a todas las políticas públicas que se generen en el país. No podemos estar en el siglo XXI y seguir viendo la desigualdad con las mujeres en el Ecuador. Eso hay que cambiarlo de raíz. La otra es la comisión de la salud. En ella, lo más importante es tratar primero el plan de vacunación; ver la manera de vacunar a toda la población. Estaremos ahí para aportar.
Si logras mejor la salud, el tema de género y la educación, la competitividad tiene que dar resultados y el sector empresarial está volcado a esta nueva discusión porque creemos que no solo es una opción sino nuestra obligación.

En conclusión, el empresariado jugará un rol, como parte de las elites, y asumirá las responsabilidades que eso le impone con la sociedad.
Exactamente. Creo además que tiene que ser una bola de nieve para que quien esté dudando de quedarse afuera y sea mezquino no tenga opción de no entrar. Si lo hacemos bien y lo hacemos rápido, eliminaremos estos fantasmas que quieren siempre destruir la riqueza y los valores de la sociedad.

Este entrevista se publicó ayer, 18 de abril, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto: Comité Empresarial Ecuatoriano

4 Comments

  1. Saludo la posición del empresariado manifestada por el Sr. Ribadeneira. No obstante, las élites del Ecuador tienen que convertirse en un verdadero y positivo ejemplo para las mayorías. Lamentablemente, en términos históricos, nuestras élites son las principales responsables de la tragedia nacional: han tenido miopía, mezquindad, falta de sentido común, mentalidad de escasez, en algunos casos prepotencia, y en todos los casos miedo a ser verdaderos empresarios en un ambiente de auténtica competencia. No nos engañemos: porque nuestras élites han dado históricamente la espalda a las masas es que hemos debido y debemos soportar a todos esos populistas pseudo comunistas que nos han atormentado por 14 años. Es hora que nuestras élites se reivindiquen, que estén a la altura de las circunstancias. No necesitamos ni programitas de responsabilidad social ni payasadas parecidas; necesitamos que hagan lo que saben hacer, que emprendan, que inviertan, que hagan empresas, que vendan, que exporten, que ganen dinero, que paguen impuestos, que cumplan con la ley, que den empleo. En síntesis, que generen riqueza, esa es su tarea. Si eso hacen bien, todos les agradeceremos. Eso es lo que necesitamos de ellos. Valentía, Liderazgo, ponerse el país al hombro. Si siguen siendo lo que siempre han sido, dentro de cuatro años tendremos nuevamente a otro populista, sólo que éste será aún peor que Correa. Dicho queda.

  2. Yo vote por Guillermo Lasso, para que en el Ecuador exista una verdadera libre empresa y que la misma sea más competitiva y con mejorres indices de productividad.

    Para que nuestro país salga adelante, no necesitamos que el empresariado, nos regale migajas, disfrazadas de apoyos económicos.

    El Sr. Lasso y su equipo de ministros, tienen la obligación moral de dejar de proteger a los monopolios empresariales de productos de consumo masivo. Llamense como se llamen, y dejar que empresas internacionales ó como bien dice el nuevo presidente, que la inversión extranjera ingrese al país para que exista una verdadera competencia.

    Con una mejor competencia en el mercado, se logra bajar los precios y el único que se beneficia de esta medida de libre mercado, es el consumidor.

    Con el ahorro obtenido con los precios más bajos, obtenemos una mejor nutrición para la familia ecuatoriana. Matamos dos pajaros de un tiro, bajamos la desnutrición infantil y evitamos la deserción escolar.

    Si los empresarios siguen tercos, solo pensado en utilidades, en apenas cuatro años, los correas, arauz, u otro títere, estarán de regreso y esta vez para quedarse 50 años.

    El juego del poder es a cartas abiertas, los empresarios tienen la palabra.

  3. Las buenas intenciones de los empresarios es digno de destacar, cuando el país está en terapia intensiva.OBRAS SON AMORES Y NO BUENAS RAZONES.Todos tenemos que arrimar el hombro en la medida de nuestras posiblidades.El fracaso del gobierno de Guillermo Lasso,esperemos que no se dé, será el caldo de cultivo para un nuevo populismo,tal como se dió en Argentina con el gobierno de Macri cuando pospuso las medidas que tenía que tomar y los resultados están a la vista.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba