Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El metro de Quito es una bomba de tiempo

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

El lema de la campaña de lavado de imagen del alcalde de Quito, Jorge Yunda, es «el metro ya llegó». Se lee, se escucha y se ve en las cuñas que se transmiten en los medios de comunicación y en el operativo que el Municipio despliega en redes sociales. El metro, sin embargo, tal y como se está administrando, es una bomba de tiempo que tarde o temprano estallará a la administración Yunda en la cara.

Un informe mensual hecho por la Veeduría Ciudadana, avalada por Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, CPCCS, confirma algunos de los pronósticos catastróficos que algunos técnicos hacían al proyecto. Y agrega otros más preocupantes: las cifras no cuadran, hay incrementos inexplicables de costos, hay señales de colapso financiero y el modelo de gestión se hizo por cálculos políticos y no por consideraciones técnicas.

Estas son algunas de las observaciones del observatorio cuyo coordinador es David Dávalos y su subcoordinador es Guido Páez.

Ya subió 40 millones de dólares: todo indica que la Gerencia del Metro Quito maneja a la ligera y sin ninguna rigurosidad el tema de los costos de la pre operación y operación del sistema. Un ejemplo de esto es que en un directorio del Metro, a inicios de marzo cuando se adoptó el modelo de gestión de «operación propia con asistencia técnica internacional»: se dijo que el costo total de operación por los tres años y medio era de 158 millones de dólares. En la última sesión del Concejo, del 20 de abril, se estableció que ese costo será de 202 millones de dólares. Es decir que en muy poco tiempo y sin ninguna explicación el costo de operación aumentó en 40 millones.

¿Demoras con cálculo político?: la administración Yunda se decidió por el modelo de operación del Metro que mayor cantidad de incertidumbres y problemas puede ocasionar: la Operación Propia con Asistencia Internacional. Es decir, será el mismo Municipio de Yunda el que operará un sistema de transporte terriblemente complejo y delicado. Según los veedores, esta opción no se tomó por consideraciones técnicas y de conveniencia social, sino porque hubo demoras que, sugieren, se indujeron por cálculos políticos. En la decisión no se tomaron en cuenta la parte técnica de la operación, lo financiero, lo jurídico y el beneficio social. Y lo más grave: las posibilidades de flujo de caja del Municipio que tendrá que correr con gastos adicionales, con este modelo, no parecen ser sustentables. Todo esto lleva a una conclusión muy sombría: el metro es insostenible financieramente en un futuro cercano.

Cifras alegres e inconsistentes: todo apunta a que Gerencia del Metro maneja discrecionalmente y sin ningún rigor las cifras financieras. Por un lado ha pedido la asignación urgente de 15′ 937 604 dólares para la pre operación de la primera línea del metro de Quito, a la que llaman PLMQ, pero resulta que ese monto no tiene nada que ver con el presupuesto de 12 millones ya asignados para los gastos corrientes de la Empresa del Metro. De esos 15′ 937 604, resulta que de forma muy curiosa 12′ 682 756 aparecen destinados a seguros de bienes, cuando en el presupuesto presentado al Directorio el 2 de marzo, ese rubro era del 1’896 366 dólares. Además, en el reporte que la Gerente presentó al Concejo se establece una nueva cifra para el monto de seguros a pagar por los 6 meses de pre operación: 10’034 563.  ¿Por qué cambian los valores en apenas días? Cuando los veedores analizaron el presupuesto presentado en la sesión de Directorio del 2 de marzo, encontraron que el total del rubro de seguros para la pre operación establecido en el Presupuesto era de 13’411 647, pero cuando presentaron ese mismo rubro el Concejo el 20 de abril apareció el valor de 41’376 354. Es decir, hubo un aumento de más de casi 28 millones de dólares.

El riesgo del botín político: uno de los motivos por los cuales los organismos multilaterales no veían con buenos ojos la modalidad de operación directa, es el riesgo de que la operación termine siendo un botín político. En ese sentido, los veedores afirman que están preocupados por la incidencia que tendrá la incorporación de algo más de 600 personas que la Gerencia del Metro estima que se necesitará. Esa cifra, sostienen, no ha sido fundamentada en ningún estudio técnico y, lo que es peor, no existe ningún mecanismo legal o institucional que blinde la operación del metro y evitar que se convierta en botín político.

Foto: AMT Quito

28 Comments

  1. Mientras el metro de Quito se encuentre paralizado va a seguir produciendo costos elevados y que en cuestión de años eso va a ser impagables, por ello se debía hacer un buen análisis y estudio de la viabilidad de incrementar ese transporte dentro de esta ciudad. Y a que hace años vamos escuchando que ya se inaugura ciertos tramos, pero hasta la actualidad no se ha llegado al funcionamiento total del mismo, pero si sigue generando costos de mantenimiento y más.

  2. El metro, un metro es EL MEJOR SISTEMA DE TRANSPORTE. Un metro no se paga solo, siempre es deficitario, en todas partes del mundo. Su beneficio es intangible y se refleja en la calidad de vida y en el tiempo ahorrado a los pasajeros. La operación el metro NO DA ganancias, por ende, debía ser entregada a la empresa más idónea y mejor calificada. Como ya sabemos, no ha sido así gracias al PEOR ALCALDE DE LA HISTORIA, que ha buscado simplemente «negociar» la operación de la forma que más convenga a sus intereses económicos o políticos. UN DESASTRE. Siguen pasando los meses, la obra lista no opera y Yunda tan campante…

  3. Al parecer ya Yunda está tratando de hacer algunas «movidas» con los jueces, bien sabemos que aún hay muchos correístas en la función judicial y otros entes estatales, así que a estar muy vigilantes, este delincuente y sus cómplices no pueden escapar de la justicia, ya sea comprando jueces o peor aún, como ya han hecho otros saliendo del país.

  4. Sin duda el proyecto del Metro de Quito era una necesidad urgente para la transportación publica de la creciente ciudad de Quito. De eso no hay duda, pero lo que sí es insoportable son los grandes negociados que atrás de este proyecto se han pactado en todas las alcaldías que se han hecho cargo del desarrollo de este, y ahora con el delincuente Yunda a la cabeza de la alcaldía la situación empeora aún más.
    La gerencia actual de dicho proyecto en manos de una persona que no tiene pisca de entendimiento de lo que es administrar un proyecto de esta naturaleza y más aun con actos delincuenciales saliendo a la luz sobre su honorabilidad en los chats del hijo delincuente de Yunda, el proyecto definitivamente se está derrumbando si no se toman acciones inmediatas por parte de las entidades de control y sanción para estos pillos.
    El proyecto debe dejar de lado esa mamarrachada de que el municipio puede operar el metro. Por favor, los delincuentes solo están capacitados para robar mas no para operar un proyecto de ingeniera con carácter social de esta envergadura. Se debe ya, de inmediato convocar a un concurso a nivel internacional de empresas operadoras de proyectos y que, si las hay, honestas, muy capacitadas y profesionales para que se hagan cargo de la operación. Dejar esto en manos del municipio es como bien lo dice el Dr. Hernández: una bomba de tiempo. Es una operación muy delicada al punto que si algo sale mal no solo puede causar un desequilibrio económico, sino también puede causar la muerte de cientos de personas por errores humanos ocasionados por personal no capacitado para operar los trenes de alta velocidad del metro.

  5. Alguien debería cuantificar cuánto se han robado Chorohomero y sus panas y compinches, sean sobreprecios, contratos a dedo, obras y cosas que no sirven, sobornos, pipones, sueldos dorados y platas que directamente se han robado (no olviden el dizque hackeo de una cuenta de la EMAAP), así al ojo, me parece que son unas decenas de millones de dólares. En el caso de las pruebas para COVID chimbas, a parte de la estafa, es CRIMINAL como jugaron con la salud y la vida de la gente, personas engañadas que se creían a salvo del virus, pero estaban contagiadas e iban a sus casas y trabajos y contagiaban a otros, cuántos se abran enfermado y muerto por la codicia y corrupción del engrilletado? Luego los contratos con Geinco por la repavimentación, otra estafa, porque la mayoría de calles incluso después de ser «pavimentadas» siguen en pésimas condiciones, llenas de baches y cráteres. Los millones que se gastan en publicidad, para qué? Otra estafa, si en 2 años no ha hecho nada que valga la pena informar o publicitar. La publicidad del metro es una patada en la cara de los quiteños, una obra de la que el Chorohomero pretende sacar rédito político, cuando él no ha hecho absolutamente nada, solo la ha demorado, postergado y tratado de sacar provecho para él y sus compinches. Hay demasiadas pruebas y evidencias de la corrupción y podredumbre del engrilletado y sus panas. Que les caiga todo el peso de la ley! Si es que antes no se escapan…

  6. Es muy lamentable que un esfuerzo de tantos años sea malogrado por este incompetente y corrupto.
    No podemos quedarnos de brazos cruzados..

  7. Dos palabras: ES YUNDA!!!!! Nunca, nunca, jamás este hombrecito debió llegar a la alcaldía, solo el hecho de que él y su familia lucren y se enriquezcan a costa de un bien público (frecuencias de radio y televisión) obtenido con mañas y artimañas ya debería haberlo inhabilitado para ser candidato, esa ya era una enorme alerta roja de que este tipo no tiene ninguna ética ni respeto por los bienes públicos y las leyes. También me acuerdo cuando hace años, mientras cambiaba de canal ví su programita, que cosa tan fea, tan vulgar, la forma tan morbosa, machista e irrespetuosa con que trataba a las modelos, solo lo ví por unos minutos pero me pareció tan inmundo y asqueroso, sentí una profunda vergüenza ajena. Jamás me habría imaginado que alguien tan ruin e ignorante como él llegaría a ser alcalde. Yunda no tiene la calidad humana ni ética ni moral ni profesional para dirigir nada, peor una ciudad tan compleja como Quito. Que hayamos permitido que este adefesio llegue a la alcaldía, y más aún que sigamos tolerándolo, habla muy mal de nosotros.

  8. Qué carajo nos pasó a los quiteños el 2019 que elegimos tan de la patada!!!, Yunda ya entonces hacía gala de ser un mamarracho, bandido e ignorante y eran conocidos sus chanchullos con las frecuencias de radio y TV, a parte de ser un comunicador tan vulgar y mediocre, correísta a sueldo! Ahh! y encima quedó en segundo lugar la detestable Luisa Maldonado, y para colmo la pilla Pavón de prefecta! Parece que elegimos para autodestruirnos! Igual aunque hayan «ganado» elecciones, eso no significa que tengamos que soportarlos tan tranquilamente mientras ellos destruyen y roban, ya hemos botado hasta presidentes, con más razón a este alcalducho y concejales corruptos!

  9. Un proyecto faraónico , que no tuvo estudios de factibilidad económica reales y confiables . Y ahora ha caído en las peores manos , peores que las de Rodas , lo que es bastante decir . Y un asunto final , no solo el Metro es una bomba , QUITO ES UNA BOMBA en manos de Yunda y una mayoría de Concejales de pacotilla . Que pena de la capital del Ecuador !!!!!!

  10. Varios Concejales actuales fueron funcionarios o cercanos a Barrera. Éste desmonto su «Quito paralelo» y convirtió al Municipio en un botín político de sus afines cambiando todo y desconociendo los saberes institucionales. Rodas salió sabiendo algo de Quito y hoy se agravan las consecuencias con la mediocridad, improvisación e irregularidades por la ausencia de alcalde. Transversal a esta herencia y presencia correista está un proyecto que nace y crece cuestionado que será manejado por un ente similar, que no maneja bien lo que tiene y asume algo muy complejo y estratégico. Debería revisarse todo el proceso y encargar y controlar su manejo. Entusiasmo incapaz el de Yunda y sus obsecuentes.

  11. Nada más peligroso que Yunda y su grupillo maneje el Metro. Será igual que los millones destinados a su hijo y su banda. Nada para la ciudad, todo para ellos los sabidos. Ojalá los quiteños reaccionen ya y no lo permitan más meter sus manos en donde no deben.

  12. Quito es la única ciudad en el mundo que tiene un Metro de 2 billones de dolares, y sin brindar el servicio.Porque? Cuando firmó el contrato Barrera, pensando en su efímero futuro político, no lo leyó sino que escuchó dólares por su firma y claro con el respaldo del mega ladrón de Correa. Luego vino el borrachín bochornoso Rodas y menos entendía lo que es un Metro, segunda cagada, y ahora tenemos un mago de los números, que sigue asaltando las arcas municipales. A éstos tres impresentables, la justicia los debe alcanzar!

    • Yunda es el peor de todos, es un asco! él no ha hecho nada, ninguna obra, ningún proyecto, ningún avance, solo ha robado y saqueado la ciudad, los otritos algo algo hicieron, en un país de borrachines preferible un borrachín que un ladrón mafioso como Yunda, que es sin duda el peor alcalde de todos los tiempos!

  13. Todo lo que hacen y dicen este Yunda y sus funcionarios de pacotilla es de terror, parece que con él se cumple aquella profecía de Mariana de Jesús, de que el Ecuador no sería destruído por terremotos o eventos naturales, sino por los pésimos políticos y gobernantes.Este sujeto tiene que ser destituído no hay otra salida, ese no va a tener nunca la decencia de renunciar a pesar de estar totalmente hundido en podredumbre. El metro no puede estar botado por todo un año o más, solo porque a este bestia de Yunda y sus compinches no les resultó el negociado. Una vez que este sujeto sea destituído hay que pedir ayuda, asesoría a ciudades amigas donde tengan experiencia en metros (Madrid, Londres, París, Barcelona, etc.) para empezar una operación provisional y que la gente empiece a familiarizarse y beneficiarse de este sistema. Es una vergüenza lo bajo que hemos caído!

  14. Desde que subió Yunda, pudimos observar que todo lo que le interesaba era servirse del cargo y sacar el máximo provecho económico para él, su familia y amigos, sin perder la oportunidad de inflar los costos en todas las obras del Municipio, estilo correa con el país. Comenzó con la repavimentación de Quito, obra entregada a dedo a sus amigos de la cofradía del volley y un valor de más de 60 millones. Siguió con las pruebas COVID y ahora está ganándose el gordo, con los sobreprecios del metro en todas sus instancias, como operación, seguros, burocracia, etc. etc. POBRE QUITO y que verguenza con este oportunista y corrupto correista que funge de alcalde?

  15. Sería muy interesante conocer quién es el oferente de este fantástico seguro. El monto es de escándalo, y ya que un seguro de todo riesgo, para una operación similar no puede costar más de un 3 × 1000 del valor asegurado. El oferente también debe ir a la fiscalía

  16. A Yunda hay que sacarlo a las buenas o a las malas, no podemos dejar que siga destruyendo, mancillando y atracando nuestra ciudad, ni bien se largue hay que fiscalizar todo lo que ha hecho, destituir a la gerente del metro (otra incompetente), hay que retomar la planificación del metro, hacer una licitación internacional y elegir un operador, en fin, empezar a poner orden y transparencia después de todo este desastre que deja Yunda con la ayuda de los correístas.

    • El Metro de Quito sin lugar a duda fue y es una creciente necesidad para suplir el deficiente transporte público al que nos tenían acostumbrados los magnates buseteros del transporte privado. Siempre el transporte público de Quito debería haber estado en manos del cabildo, pero me refiere en manos limpias y no de delincuentes como Yunda, sus familiares y sus secuaces. De manera urgente algún ente estatal debería tomar ya acciones concretas para que ese proyecto este gerenciado por personal preparado, con conocimientos, honesto a carta cabal y no como ocurre ahora con una señora que no tiene la menor idea de que es gerenciar un proyecto de esa envergadura y para colmo metida en actos de corrupción como claramente se menciona en los chats del hijo ladrón de Yunda.
      Se requiere un cambio urgente de administración que convoque a un concurso público internacional para que empresas de amplia experiencia, con demostrada honestidad tomen a cargo ese proyecto y lo pongan en marcha. Si Yunda con su gerente se quieren hacer cargo de la puesta en marcha del Metro de Quito, no cabe la menor dudad de que será un total desastre económico y peor aún un peligro eminente para miles de usuarios que podrían acabar en un lamentable accidente cuando se opere con personal no adecuado y que solo esta allí por amistad con Yunda o la gerente del proyecto, el cual requiere del aporte de personal altamente preparado para operar los trenes de alta velocidad que transportarían diariamente.

  17. El momento que el choro Homero llegó a la alcaldía, junto a una mayoría de concejales correístas ahí se marcó el inicio del capítulo más oscuro, grotesco y vergonzoso de esta capital. Se juntaron el cáncer y el sida, han destruido todo en donde han metido sus narices y sus garras, nada se ha salvado, han corrompido todo. Había una planificación, desde hace años, para que el metro sea operado por una empresa internacional con experiencia y conocimientos, incluso se empezó la licitación. Hubo muchos interesados, empresas de prestigio de Alemania, España, Italia, etc. Pero claro, este maldito choro Yunda quería sacar provecho para él y su grupete querían una buena tajada y a parte poner a sus panas en todos los puestos en la empresa y operación del metro. Una obra de esta magnitud y complejidad no puede estar en manos de gentuza tan corrupta e incompetente, miles de vidas peligran!

  18. Yunda y su gavilla de delincuentes jamás podrán sacar adelante esta obra, por su infinita incompetencia y corrupción, mientras esas lacras sigan en la alcaldía, jamás veremos progreso ni transparencia. Pero el metro ya está ahí, no gracias a Yunda, que él lo único que sabe hacer es robar. Pero al menos ya evitamos el destino de Lima (20 años le tomó completar su primera línea) o Bogotá, que parece nunca tendrá metro, ciudades enormes y con pésimos sistemas de transporte público. El problema de Quito, es Yunda, eso está claro, este mamarracho junto a sus panas y socios más los nefastos concejales correístas han arruinado y jodido todo! Todos ellos deben largarse, ser destituidos del cargo, revocarles el mandato o lo que sea necesario hacer para que se larguen, está claro que les importa un pepino la ciudad, a pesar de todos los escándalos de corrupción, del abandono de la ciudad, siguen con su prepotencia y su hambre de poder, siguen con sus ansias de robar y lucrar de los sagrados recursos de nuestra ciudad. Espero que este lunes, la justicia empieze a brillar y Yunda y sus panas paguen por todos sus delitos.

  19. La operación del metro tan compleja y técnica, como dicen, se debió arrancar y programar para los primeros años con una empresa operadora experimentada de nivel internacional.
    Pero como los sobre precios, cálculos económicos de su operación y el interés de seguir haciendo negocio de los funcionarios del municipio y sus familias se los debía mantener en secreto, se opto por la operación interna.
    El metro de Quito nunca fue viable económicamente sin subsidio estatal, lo que convierte en un error grave de planificación y una irresponsabilidad política generalizada.

  20. Terrible situación, ¿Tendremos otro elefante blanco? Escuchaba al periodista Fabricio Vela indignado porque según él «despreciamos» lo público. Pero ¿Cómo se puede confiar un proyecto tan serio y costoso a un municipio corrupto, inestable e ineficiente, cuyo alcalde porta un grillete con orgullo? ¿Qué vendrá primero, la renuncia de Yunda o el arranque del metro? hagan sus apuestas.

  21. Los que deben estar contentos con esto son Augusto Barrera y Mauricio Rodas, que ahora podrán decir que el metro se convirtió en el principal dolor de cabeza de la ciudad por culpa de la inoperancia de Yunda. Lo cierto es que, como lo advirtieron innumerables técnicos, economistas, urbanistas y ciudadanos preocupados, lo más probable desde el inicio fue que el metro se iba a convertir en un lastre inmanejable (para un ejemplo de tantísimos, ver la columna de Abelardo Pachano del 20 de octubre de 2014 en El Comercio).

    Fue una obra que se decidió en base a las conveniencias políticas de Barrera (fue una oferta de campaña), las potenciales comisiones para algunos de sus funcionarios y el negocio para constructores, proveedores y financistas, no en base a lo que la ciudad necesitaba. El «estudio» de alternativas se despachó en cuatro páginas de generalidades bobas y falsas premisas.

    Rodas, cuando inició su administración se dio perfecta cuenta de lo inconveniente que resultaría hacer el metro. Estuvo buscando fórmulas para salirse del proyecto, pero sucumbió al chantaje del gobierno (cuyos altos funcionarios, como luego se supo, eran agentes y comisionarios de la corrupta empresa constructora) y a sus propios cálculos políticos.

    Cada vez que hay un aumento en el presupuesto todo el mundo se escandaliza, empezando por las anteriores administraciones que establecieron los presupuestos previos. Como si la subestimación de costos no fuera parte intrínseca del proceso de decisión y el modelo de negocio de estos proyectos (véase el trabajo de Bent Flyvbjerg sobre los megaproyectos en general y de los metros en particular).

    También es parte del esfuerzo de ventas la subestimación sistemática de riesgos de todo tipo. El motivo de este artículo -el riesgo de que la operación de un sistema tan costoso y complejo se vea descarrilada por la corrupción, inoperancia y politiquería imperantes- era un riesgo absolutamente previsible y del que se advirtió en su momento. Lo que ahora se presenta como una noticia circunstancial, no es más que el cumplimiento de lo que fue previsto, mas no factorado en la decisión de hacerlo o no.

    Todos estos problemas, que solo se seguirán complicando, dejan claro que ni siquiera el torpe argumento con el que Augusto Barrera defendía el proyecto mientras tildaba de acomplejados a quienes lo cuestionaban -que lo vamos a hacer para demostrar que sí podemos hacerlo- va a resultar cierto.

    • No estoy de acuerdo que el metro sea un error. Un sistema de metro es una de las mejores opciones de movilidad pública. Escribo desde mi experiencia: once de la noche desde plaza del Trocadero al oeste de París para volver al hotel gracias al metro. Media noche desde las afueras de Montreal al hospedaje gracias al metro. Londres de igual forma. En Madrid para ir al trabajo, metro.

      Tanto para turistas como habitantes es la mejor opción. Aquí, en cambio, seguimos con el carrocentrismo y no apreciamos la pirámide invertida de movilidad. La excusa: la sostenibilidad financiera.

      Pero la causa -y concuerdo aquí- es que todos estos políticos corruptos nos mantienen en el subdesarrollo porque se roban la guita y por eso no funcionan la cosas. Mire las veredas, sumada a una absurda norma son un desastre para las personas. Basta ir a Lima para ver que las tienen mejor y son más inclusivas. Las avenidas acá parecen empedrados y un transporte público agresivo. ¿Y nos queremos dar de destino turístico líder con tal paupérrima infraestructura? No, no hay verdadera visión de ciudad y bienestar. La administración pública en estas latitudes se ha convertido en un botín político. Lastima por mi ciudad.

      Saludos

      • Discutibles ambos argumentos… el hecho cierto es que el Metro ya está construido… hay que ponerlo en funcionamiento… y hay que decir la verdad en todo… ser transparentes… tener sentido común y mucha decencia… no hay más…

Responder a Ricardo Morales Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba