Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Los amos de las redes y el efecto-Lasso

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Las redes sociales son como los perfumes: su efecto es tan embriagador como evanescente. El correísmo, con su ejército de troles, bautizados guerreros digitales, logró acentuar el carácter bélico de las redes sociales; en particular de twitter. Cada día hubo enfrentamientos en los cuales correístas y demócratas lucharon por crear tendencias, posicionar verdades y quedarse, en definitiva, con la última palabra.

Las batallas contra el poder autoritario fueron significativas. En muchos casos, se trató de revelar violaciones de todo tipo, defender el sentido común, evitar que el poder instalara como único su relato y ocultara delitos y abusos tras una hojarasca de palabras. Los ciudadanos respondieron al estado de propaganda.

Esa realidad se mantendrá, como se observa tras la elección de Guillermo Lasso: el ejército de troles será la principal herramienta del correísmo contra un gobierno que cataloga de débil. Esto no parece haber inspirado una reflexión en el campo de aquellas voces democráticas, activas en redes y que ahora se mueven en una escena política diferente: por un lado, los troles que, siguiendo consignas, buscan deslegitimar el poder entrante. Por otro, debates sobre un sinnúmero de temas y un gobierno que, según la religión de lo “políticamente correcto”, no cumple con todos los cánones, no usa los términos apropiados o no envía las señales convenientes que, además, algunos consideran definitivas apenas se producen.

Se vio hace unos días cuando el presidente electo estuvo con sus dos representantes para la transición en una reunión con el presidente Moreno en Carondelet. Hombres y blancos-mestizos dijeron algunos influencers en redes; como si Ecuador viviera al ritmo de algunas salas de redacción en Estados Unidos. Y, claro, casi arde Troya. Dos hombres y ni una mujer. Puestos en ese andarivel, tampoco había un indígena. Ni un afrodescendiente. Ni un gay. Ni un ecologista… Quizá faltó hasta un vegano. Y la lista podría alargarse. Ese argumento de guerra contra Lasso solo probó que si bien esas identidades (sensibilidades, visiones, estilos de vida…) son esenciales no cabe aplicarlas siempre y en cualquier circunstancia.

Lo importante en ese caso no era recibir el balance del gobierno, para lo cual el presidente electo envió -por las razones que consideró más oportunas- a dos personas de su entera confianza. Lo importante es lo que ocurrirá con el gabinete y las políticas públicas que tienen que ser inclusivas y transversales.

La recepción de información es un tema de días: el contenido de las políticas públicas puede marcar no solo la acción de un gobierno sino modelar cambios de mentalidad y mutaciones culturales, que es donde se debe poner el acento. Si el país se repite y, aunque cambie de leyes y constitución baila sin descanso en la misma baldosa, es porque no ha hecho quiebres culturales de fondo. En ese sentido, Ecuador no tiene referentes icónicos que se parezcan, de cerca o de lejos, a Mayo del 68 en Francia o Woodstock, cerca de Nueva York, en 1969.

El reto para los demócratas de las redes está por esos parajes: seguir con esas solidaridades envenenadas; término que acuñó el antropólogo Roger Lancaster para identificar esos grupos que forjan su identidad en su capacidad de odio contra algo o alguien. O invertir en procesos que necesitan más argumentos y menos descalificaciones; más visión de sociedad y menos repúblicas narcisas reinando en las redes sociales. Si ese fuera el caso, habría que sofisticar los mensajes y, en vez de sumar puntos en esa carrera absurda de lo políticamente correcto, pensar cómo mover las mentalidades hacia el cambio de patronos culturales que requiere pedagogías y es lo único que puede transformar al país.

El reto de los demócratas en las redes es clave porque involucra a muchas personas inteligentes que, por ahora y en muchos casos, corren cada día tras victorias pírricas y en ellas se solazan.

Fotomontaje: 4P.

5 Comments

  1. Las ideas y comentsarios e incluso los insultos son tan necesarios, como los ingredientes para preparar una sopa. Quiero decir que al no tener insumos para contestar , todo intento de dialogo nos dirige a la incertidumbre de no articular respuestas.Ser inclusivo al presidente electo no le debe ser fácil, tampoco lo es para muchos medios de comunicación, el tema pasa por promover honestidad en todo sentido. Me estorba una pregunta. Cuando dijo el señor Lasso que no tiene una lista para perseguir, será que ese fue un trato con Lenin para olvidar los Inapapers ???. El proceso de limpieza debe ser un camino que sacuda a todas las instancias públicas y privadas, «el pais del reencuentro» lo necesita ,nada que ver con las etnias ni tendencias de toda índole , aprovechemos la mano de los juntos»EEUU».

  2. Lamentablemente, esto de la participación ciudadana que tanto se promueve decanto en una avalancha de ideas sueltas desconectadas que a fuerza de repeticiones buscan configurar la verdad, definir la agenda, determinar políticas correctas sin ninguna responsabilidad ulterior. Lo peor es que nuestros trols son arte y parte del más recalcitrante correismo y lo que nos espera son Gritos destemplados, estridencias y oposición ideológica a Troche y moche. Esperemos que el gobierno desarrolle una buena política de verdades para enfrentar al chorizo de ideas sueltas de los trols

  3. Esta calentura de los troles por redes pasará, y en caso extremo … mantendrá el ritmo que le ponga su oveja mayor. Contestar algunos temas puede resultar necesario (como aclaración para orientar la opinión), pero contestar a todos los comentarios… es perder el tiempo.

    Cuando la persona valora el tiempo para realizar un «trabajo de calidad», no da cabida al torrente de información (desleal, sin sentido, sin criterio), porque se pierde el tiempo, aún más si este ejército de troles pertenecen a la corriente correista (de venganza) mejor dejarlos en el pasado y con el nuevo líder construir el país del encuentro, el nuevo Ecuador. Los problemas acumulados en 14 años son tan grandes que requieren ser tratados sin pérdida de tiempo.

  4. Cómo no indignarse!!!

    Lasso nombra como Ministra de Educación a María Brown Pérez, una jovencita con 3 años de experiencia como profesora de jardín de infantes en Cumbayá… y…. 3 años de experiencia como ASESORA y SUB-SECRETARIA DE EDUCACIÓN…. DEL CORREÍSMO !!!!

  5. «O invertir en procesos que necesitan más argumentos y menos descalificaciones; más visión de sociedad y menos repúblicas narcisas reinando en las redes sociales.» Lo venimos haciendo por nuestra parte. Pero cuando toca jugárselas, porque en ocasiones, se necesita, apelando a terminología de dominio público con la que se identifica el comportamiento rastrero de 14 años de lo mismo, sin llegar al insulto o el señalamiento personal, ahí le vamos. Los sanducheros de corazón no entienden otro lenguaje. Lo importante es que las personas que andan en busca de argumentos, los encuentren. A veces uno no se cuenta lo cerca de la verdad que están las personas. Sólo hace falta, y coincido plenamente, un senderito a los argumentos, no a los insultos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba