Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Con quién gobernará el presidente Lasso?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Octubre en Ecuador y Chile, por ejemplo, y Colombia la semana pasada: las protestas por alzas (así sin matizar y sin analizar su pertinencia) muestran que el margen que tenían los gobiernos para imponer medidas se ha encogido como piel puesta a secar bajo el sol. No es un dato menor e indica, con particular agudeza que, más allá de los acuerdos o desacuerdos entre cúpulas partidistas, la ciudadanía es esencial entre los factores de gobernabilidad. Las pandemias han actuado como factor multiplicador de esta realidad. La sensibilidad está a flor de piel, las diferencias económicas, sociales y de acceso a la tecnología se han hecho más visibles y aquellos sectores que no tenían nada que perder se sienten más desprotegidos y marginados que nunca. El pacto social, por endeble que fuese, se ha resquebrajado; la convivencia social se ha desdibujado y el tejido social luce fracturado.

Este panorama reclama la acción de los políticos, pero en una nueva dimensión: están lidiando con sociedades desesperanzadas, desconfiadas, asqueadas por la corrupción, polarizadas y tan ensimismadas en sus angustias que han perdido la capacidad, o el interés, de imaginar el futuro. Ecuador hace parte de este lote de países y el nuevo gobierno no puede abstraerse de esta realidad. Muchos creen que las soluciones dependen del campo económico y, claro, pasan por ahí. Pero, curiosamente, este período de guerra (contra la pandemia sanitaria, económica, institucional, moral, emocional…) requiere, para ser superado, de una enorme inteligencia política.

Guillermo Lasso es consciente de estar ante un país con profundas heridas, que él tiene que acercar, unir y sanar. Llevarlo a verse como una comunidad impelida a salir junta de uno de los peores momentos de su historia. Lasso lo ha entendido examinando el universo de personas que votaron por él, cotejando las cifras reales y deprimentes del país que recibe y las pandemias que enfrenta. El nuevo presidente está habitado -lo dijo a 4P- por la convicción de que se ha sacado la madre para llegar a donde está, como para hacer un papelón. Y que quiere hacer una gran presidencia. ¿Tiene equipo político para asumir esa nueva dimensión de la política que implica hablar claro, explicar, entender los factores sociales, económicos, sicológicos y hasta culturales del momento que atraviesa la sociedad? No se ve. Y ese hueco es la mayor inquietud que ronda alrededor de su equipo.

Se sabe que Lasso quiere “revivir la sociedad civil”. Lo ha dicho. Pero cómo la convertirá, sin cooptarla como hizo el correísmo, en interlocutora al punto de contar con ella como un mecanismo clave para fortalecer la gobernabilidad? ¿Pondrá en jaque el presidente la vieja costumbre ecuatoriana de solo acordar entre las cúpulas y poner a la ciudadanía ante hechos cumplidos que los gobiernos, en buen número, son incapaces de explicar? O lo hacen recurriendo a montajes retóricos que la gente no traga.

¿Por qué Lasso ha recibido aplausos en redes sociales y por qué gente que no esperaba mayor cosa de él se ha dicho gratamente sorprendida? Porque el presidente electo ha explicado lo que quiere hacer, ha fijado públicamente compromisos a sus ministros, ha dicho sin recurrir al teleprónter sus convicciones, ha dicho para quién quiere gobernar, ha fijado líneas rojas a su acción. Ha construido, en suma, una camisa de fuerza y ha prometido ante los ciudadanos que todo eso estará consignado en un código de ética.

Lasso ha sido pedagógico. Y esa suma de convicciones y explicaciones lo pone en sintonía con una ciudadanía que espera liderazgo, cercanía, convicción, claridad, honestidad… Y todo sobre la mesa. Ese es el reto. Y para mantener esa sintonía tiene él -y su gobierno- que explicar y oír sin tregua, porque la ciudadanía es el factor esencial para tener gobernabilidad. Los procesos y las decisiones se dilatan un poco más, desubican y desesperan a los maniobreros, pero es la única forma de que el proceso democrático sea sostenible.

Foto: El telégrafo.

Este análisis se publicó anoche, 2 de Mayo, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

9 Comments

  1. Al indigena IZA, conocido como el «chulquero» de LATACUNGA, le sería válido leer lo sucedido con PABLO IGLESIAS , COMUNISTA ESPAÑOL a quien la CIUDADANIA DE MADRID con su VOTO lo ha DECAPITADO POLITICAMENTE y ahora con el RABO ENTRE LAS PIERNAS abandona la actividad POLITICA según sus declaraciones de ayer!! Eso mismo le va a suceder al TERRORISTA URBANO DE IZA que será BORRADO de la POLITICA ECUATORIANA en cuanto quiera hacer o llamar a un LEVANTAMIENTO INDIGENA buscando alterar el orden democrático de ECUADOR.

  2. Excelente artículo. En especial en la mención de que, sin el nuevo actor, la sociedad civil, no habrá gobernabilidad. El pueblo ya no come cuentos y empieza a sentir que su poder radica en la unidad de presión y acción. Las Redes Sociales son su medio de expresión, con libertad. Sabe que su voz no la puede callar nadie, porque no obedece a mordazas impuestas por los grandes medios de comunicación públicos o privados. También es cada vez más consciente de su capacidad de movilización y de presión sobre una Partidocracia política, débil y corrupta. Solo le falta entender que necesita un verdadero líder ciudadano, que actúe por fuera del sistema político; que la conduzca sobre la base de valores y principios morales, con desapego al poder y al dinero mal habidos.

  3. El correísmo estranguló las instituciones democráticas de Ecuador, destruyó la economía y generó una pobreza generalizada.Los ecuatorianos somos vulnerables a la demagogia de los «enloquecidos por el dinero». Hemos sido duramente afectados por la pandemia de Covid-19. Un bloqueo desordenado del gobierno de Lenin no detuvo el virus pero aplastó la economía. El producto interno bruto de Ecuador en 2020 se contrajo en más del 9% y su tasa de letalidad se encuentra entre las más altas de America. Una población golpeada por la pobreza busca respuestas inmediatas en el Gobierno de Lasso de caso contrario, la factura llegará más tarde.Es imperativo,por no decir mandatorio,que el nuevo gobierno debe rodearse de colaboradores honestos y decididos a buscar el progreso del Ecuador.

  4. Si el nuevo presidente sigue la línea de dejar los ministerios como en el caso de educación en manos de gente que nunca ha sido profesor, que desconoce lo realidad de las aulas en el país o que avala lo mal hecho en la educación por los anteriores gobiernos, no sólo no podrá gobernar, generará caos y más resentimiento, abriendo sin duda la brecha de las desigualdades, ojalá tenga cada día presente lo propaganda del migrante que venía del futuro en un supuesto que ganará el correismo y su gobierno de miseria. Ni bueno ni malo esperamos un gobierno justo y de talento

  5. Para eliminar el «cáncer» de la corrupción, es IMPERATIVO hacer exactamente lo mismo que se hace para eliminar cualquier tipo de cáncer biológico… o sea, EXTIRPARLO DE RAÍZ muchas veces hasta comprometiendo órganos cercanos para eliminar cualquier posibilidad de reproducción.

    Como se dieron cuenta no soy médico ni conozco léxico médico alguno, pero la analogía es suficientemente clara para darse cuenta lo que hay que hacer.

    Como clarísima prueba (para los izquierdópatas oportunistas), basta aprender como SINGAPUR consiguió ELIMINAR el maldito cáncer de la CORRUPCIÓN para convertirse en poco tiempo en uno de los paises con una altisima calidad de vida para su gente.

    NO HAY OTRA MANERA, todo absolutamente TODO y TODOS nos encontramos contagiados de ese mal en diferentes grados… solamente cuando nos libremos de las hipocresías y aprendamos a asumir nuestras responsabilidades como verdadera GENTE DE BIEN será posible empezar a construir una sociedad DIGNA y sana que será la herencia de nuestros hijos.

    NO A LA HIPOCRESÍA!… NO MÁS CORRUgCIÓN!!!

  6. Ecuador país pluricultural, rico en materia prima pero pobre de espíritu para unirse y salir adelante, salvo eventos como golpes de la naturaleza, pero de los golpes políticos a la gente le resulta difícil digerir la descomposición a la que nos exponemos especialmente por la corrupción. Ecuador país complejo de gobernar todos exigen, pocos aportan. Guillermo Lasso tiene una dura y titánica tarea de moralizar a la sociedad. El secreto atender puntualmente a la educación y la salud.

  7. El Presidente electo tiene un enorme reto por delante , pero lo podrá superar , siempre y cuando priorice soluciones a problemas que el país conoce :
    LUCHA FRONTAL CONTRA LA CORRUPCIÓN , LUCHA FRONTAL CONTRA LA PANDEMIA , LUCHA FRONTAL CONTRA LA POBREZA Y DESNUTRICIÓN INFANTIL , LUCHA FRONTAL CONTRA LA INJUSTICIA E INEQUIDAD , LUCHA FRONTAL CONTRA LA ELUSIÓN Y EVASIÓN TRIBUTARIA . Suena difícil y lo es , pero con decisión y el apoyo de lo ecuatorianos , se puede lograr . MANOS A LA OBRA SR PRESIDENTE LASSO !!!!!!!!!!!

  8. Considero que para comprender de manera integral los sucesos violentos de Ecuador, Chile, Colombia, EE.UU., Francia, Alemania… no se debe dejar de lado la influencia de las diferentes versiones del neomarxismo; esta influencia ha sido patente desde los mariateguistas hasta los Black Lives Matter. No todos las protestas son «espontáneas» y surgen sin planificación rigurosa. Por lo menos de debería estudiar el fenómeno.

  9. Esperemos el Presidente amalgame un buen equipo. Administrar un país en las condiciones económicas actuales es un reto. A la par, esperemos la Asamblea Nacional también este a la altura de nosotros los ciudadanos y trabajen en conjunto ante las necesidades urgentes que nos agobian.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba