Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Guayaquil, tierra de nadie

en Columnistas/Influencers4P/Info por

Guayaquil se ha convertido en tierra de nadie. A diario se reportan asesinatos de ciudadanos en la vía pública y a plena luz del día. Y esos son apenas aquellos de los que hay noticia, porque si se recorren las calles del sur de la ciudad o de los barrios más desfavorecidos de la urbe, los ciudadanos dan testimonio de que viven atemorizados y, en ocasiones, deben refugiarse en sus viviendas ya que se escuchan intercambios de disparos en las calles.

La inseguridad siempre ha sido uno de los principales problemas que han sufrido los guayaquileños. Ningún gobierno, hasta la fecha, ha podido hacer frente a este problema de forma adecuada y con propuestas claras. El ex presidente Correa reconoció en varias ocasiones su fracaso en la lucha contra la delincuencia en Guayaquil, aún a pesar de haber creado el Ministerio Coordinador de Seguridad Interna y Externa que, en la práctica, lo único que hizo fue aumentar la burocracia, porque la delincuencia continuó azotando Guayaquil cada vez con más fuerza.

Durante el gobierno de Lenín Moreno la situación de la inseguridad en la ciudad incluso empeoró. A la delincuencia común se ha sumado una inusitada violencia de bandas que operan mediante la modalidad del sicariato. Los asesinatos que se producen diariamente en la ciudad se encuentran relacionados, en buena parte, con temas de narcotráfico. Es ahí donde radica el mayor problema de la violencia que se está viviendo. Los cárteles de la droga se han infiltrado en el país –y por ende en la ciudad– sin que el gobierno haya sido capaz de impedirlo. Muchos se atreven a culpar al gobierno de Correa por el ingreso de estos cárteles al país; sin embargo, no es momento de asignar culpas sino de encontrar las soluciones para evitar que nos convirtamos –si aún no ha sucedido– en México o Colombia.

Los asesinatos de Efraín Ruales, de una mujer en una habitación de una clínica privada de la ciudad o del policía Carlos Naula son sólo unos pocos ejemplos de hechos que han conmocionado a la ciudadanía. Lamentablemente, no son hechos aislados, sino que resultan mediáticos por la persona o la forma en que ocurren los crímenes. Según la Dinased, en lo que va de 2021, se han producido 44 muertes violentas en la ciudad; sin embargo, los ciudadanos de diversos barrios de la ciudad indican que el número es muy superior.

Es evidente que el presidente Lasso tiene muchos temas urgentes que atender y la inseguridad ciudadana es uno de ellos. Una señal positiva es que el mismo día de su posesión reunión al Consejo de Seguridad Pública del Estado (Cosepe) del cual forman parte, entre otros, los altos mandos de las Fuerzas Armadas, la Comandante General de Policía, el Ministro de Gobierno y el Ministro de Defensa. A pesar de tratarse de una reunión privada, el presidente Lasso dejó claro que se había tratado el tema de la delincuencia y la inseguridad, por lo que es de esperar que en los próximos días se ponga en marcha un plan que permita disminuir de forma significativa la inseguridad que sufre el país y, particularmente, la ciudad de Guayaquil.

Una alternativa que el nuevo gobierno podría explorar es la posibilidad de que la policía municipal se capacite para poder colaborar con la Policía Nacional en el combate a la delincuencia. En otros países, como España, existen policías autonómicas que colaboran con la Policía Nacional y la Guardia Civil en el combate a la delincuencia. No obstante, es importante que la policía municipal se encuentre plenamente capacitada para llevar a cabo esta labor, a efectos de evitar que se produzcan abusos y violaciones a los derechos humanos.

Los guayaquileños no pueden continuar viviendo con el temor de pensar que al salir de casa puede ser la última vez que ven a sus seres queridos. Presidente Lasso, llegó el momento de tomar medidas radicales que conviertan a Guayaquil en una ciudad segura para sus habitantes. Los guayaquileños lo merecen y se lo agradecen.

Ricardo Flores es abogado.

7 Comments

  1. A no dudarlo , factores o causas que inciden en que haya avanzado tanto la delincuencia: 1.- La novelería de los robolucionarios constituyentes de las fronteras abiertas para todo el mundo; preguntémonos quiénes vinieron, respuesta, delincuentes; 2. Correa, y su Canciller,por cierto una señora que de un mostrador del aéreopuerto, pasó a la cancillería, locuaz, ( algunas personas creen que mientras más rápido hablan, son más inteligentes) , incondicional como todos los funcionarios de _Correa. Bueno, fueron a México, para invitar a los mexicanos a que vengan sin visa, y, por cierto el gobierno mexicano no tuvo ell mismo gesto de reciprocidad. Quiénes vinieron? los narcos.Correa y su _Canciller, invitaron a los narcos a que vengan a nuestro país, y como ya sabemos de las conexiones que el gobierno de _Correa tenía con las Farc,no es de llamar la atención que les haya puesto pistas clandestinas, para el aterrizaje de lasnarcoavionetas, además deliberadamente compró radares chinos que no servían;se creó la maldita tabla de consumo de drogas,con lo que se abrió paso al consumo de nuestra juventud , y el microtráfico se explayó en el país; se retiró al FOL ( mal llamado Base de Manta), para dejar vía libre a los narcos. El inepto de Moreno,nada hizo para cambiar la maldita tabla de consumo de droga.No hubo,ni hay ningún control para el ingreso de extranjeros, especialmente de colombianos y venezolanos, no se les pide el pasado judicial, no existe un registro, ni un censo de esta gente.Entran los buenos y los malos.El correísmo hundió al país,en la delincuencia, hay hipótesis que dicen que estos del siglo XXI, propician deliberadamente esta situación para tener a la población distraída, atemorizada,mientras ellos roban y se enriquecen.No les interesa acabar con la delincuencia, sino que exista caos, desórden. Esta es la maldad de los del _Siglo XXI, es una estrategia calculada para tener a las sociedades oprimidas y llenas de terror.

  2. Porque hay coroneles y generales de policía? la policía debe ser local, es la que conoce el medio y la delincuencia in situ. Los oficiales viven dos o tres años en una ciudad y luego los trasladan y con eso se pierde el conocimiento.
    Y que hay de la tecnica ? Alguna vez se ha resuelto un crimen en base a huellas digitales, ADN o similares, la unica ayuda ha llegado por medio de los telefonos celulares, hasta que los delincuentes aprendan a borrar todo y dejarle solo los memes a los investigadores.

  3. Señor Flores, su artículo tiene mucho de razón, sin embargo me gustaría su opinión sobre los siguientes puntos:

    • Primacía de derechos humanos sobre uso de la fuerza: Lamentablemente la constitución y leyes actuales, así como abogados influyentes, que tienen en la punta de la lengua el tema de los derechos humanos, han degradado el correcto uso de la fuerza para limitar las actividades criminales. Es evidente que ningún delincuente se entrega fácil, pero parece que los derechos de los policías, representantes de el estado, valen menos que los del delincuente, al punto que los que llegan a usar su arma cumpliendo su deber han sido enjuiciados.

    • Concepto equivocado y poco práctico sobre tenencia y porte de armas: la policía no puede estar en todas partes, y, la correcta utilización de una arma de fuego, registrada, con prueba balística previo entrega, y, obligación de práctica en polígono de tiro, podría hacer la diferencia. El tema debe ser tratado alejándose de la realidad estadounidense, mal entendida por la mayoría, y, más bien acercarse al ley uruguaya de inviolabilidad de domicilio, que autoriza a defenderse contra personas que invadan un domicilio sin autorización o sin orden judicial. Con 40% de de personas armadas, es obvio que los robos a domicilio en Uruguay son bajos.

    •El impacto en la seguridad de malos funcionarios judiciales: no sirve de nada el trabajo policial, sin los jueces y fiscales no hacen bien su trabajo, por ineptitud o corrupción. Todos los días se ven estos casos y ningún sancionado. La normativa debería ser práctica y fuerte: si se demuestra que un funcionario judicial hizo mal su trabajo, no solo se debería destituir, sino quitarle su licencia de abogado y evitar que afecta más a la justicia. De igual forma, si la destitución fue por corrupción, se debería poner la misma sanción a la parte que promovió el acto. No aplica el derecho al trabajo, porque ese mal funcionario puede trabajar en otra actividad. Actualmente un funcionario destituido sigue en el ámbito privado, e, incluso cobra más con el cuento de que fue juez o fiscal, y, peor aún, hasta da clases en diversas universidades.

    • La necesidad de destrucción de pistas ilegales de aviación y la posibilidad de destrucción de aeronaves que entran sin permiso a nuestro espacio aéreo: la mayor parte de la droga sale por este medio. Realizar estas acciones, dejaría sin fondos a los grupos delictivos.

    •El mal uso del debido proceso: no es concebible que por un error administrativo se caiga un caso cuando hay pruebas contundentes adicionales.

    •Los procesos de rehabilitación útiles y probados que el país debería implementar.

    •Los recursos necesarios para mejorar la función judicial: se tienen suficientes jueces y fiscales? Se tiene suficientes laboratorios de criminología? Cuanto cuesta esto? Sería interesante que haga un artículo en conjunto con el señor Hidalgo para tener datos más certero.

    •El desperdicio de recursos: tener una policía de tránsito y otra nacional, es una forma terrible de desperdiciar recursos. Sería interesante saber porque los patriarcas guayaquileños se inventaron la comisión de tránsito y no una policía judicial del Guayas.

    Por último, recuerde que la seguridad está relacionada con la Justicia, cuya constitución, leyes y reglamentos, buenos o malos, son elaboradas por abogados, así sean aprobadas por personas que no son abogados.

  4. Debe tener cuidado, en ciertos casos una medida de shock puede terminar siendo contraproducente solo hay que ver los resultados de la «guerra contra el narcotráfico» que se dio en México y termino más bien radicalizando la violencia.

  5. Excelente artículo! Y si, Sr. Presidente, meta orden en el combate a la delincuencia y olvídese del que dirán, específicamente lo que dirá la bocona de la Viteri( como buena correista, la culpa la tienen los otros), y si la policía nacional no está preparada, pida ayuda a países que sí tienen control sobre la delincuencia..

  6. Los «guayaquileños del PSC».

    Siempre tratando de convertirse en ave raris, junto a los «manabitas» correizados y a la gente de las «nacionalidades». En conjunto, hacen todo lo que pueden para llamar nuestra atención, mientras intentan formularse un mundo aparte.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba