Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Hasta cuándo los abusos de CNEL?

en Archivo Columnistas/Columnistas/Influencers4P por

CNEL es el blanco de las quejas y reclamos de gran parte de la ciudadanía, principalmente en la ciudad de Guayaquil, desde hace más de un año. La empresa pública -que mantiene el monopolio de la electricidad en el país- se ha dedicado en este último año a cobrar a los usuarios valores exorbitantes que no guardan relación alguna con el promedio de consumo habitual de los hogares ecuatorianos.

Durante los meses de marzo, abril y mayo de 2020, en los que los ecuatorianos sufren un confinamiento obligatorio producto de la pandemia, las facturas emitidas por CNEL alcanzaron valores hasta diez veces superiores a los que los usuarios estaban acostumbrados a pagar. Con la excusa de que el confinamiento suponía un mayor consumo de electricidad en los hogares, CNEL decidió arbitrariamente cobrar valores que para muchos ciudadanos resultaban imposibles de pagar. Lo anterior generó un aluvión de reclamos y críticas, por lo que el ex presidente Moreno incorporó en el proyecto de ley de apoyo humanitario una disposición en la que prohibía a las eléctricas cortar el servicio de luz en caso de impagos por parte de los usuarios.

CNEL ofreció hacer una reliquidación de los valores facturados, ya que aceptó que los técnicos de la eléctrica no habían podido revisar los medidores durante la pandemia, por lo que en el mes de mayo hicieron la lectura de los medidores retrotrayéndose hasta el mes de marzo, lo cual está prohibido por la Ley Orgánica de Defensa del Consumidor. Sin embargo, la reliquidación fue parcial y únicamente para aquellos ciudadanos que se acercaron a las instalaciones de la eléctrica a presentar sus reclamos. Para el resto de ciudadanos lo único que se hizo fue una refinanciación de los valores indebidamente facturados para que sean pagados en un plazo mayor de tiempo.

Lamentablemente, los abusos de CNEL no terminaron en mayo del año pasado. Con sorpresa, los ciudadanos, principalmente de Guayaquil, hemos visto como CNEL nuevamente emite facturas con valores que, en muchos casos, son hasta cinco y seis veces superiores a los promedios de consumo habitual de los hogares. En esta ocasión, sin embargo, no existe la excusa del confinamiento obligatorio, ya que el confinamiento únicamente era por la noche y los fines de semana, por lo que resulta inverosímil que los consumos de luz se hayan incrementado de forma exponencial por ese motivo. La política de la eléctrica siempre ha sido la de pagar primero y reclamar después, de tal forma que si no se realizan los pagos, se corta el servicio mientras dure el reclamo. Más grave aún, si la persona no tiene el tiempo o la oportunidad de efectuar el reclamo, CNEL mantiene el cobro de los exorbitantes valores sin dar explicación alguna a la ciudadanía.

El actual representante de CNEL ha señalado que se revisarán los 630.000 medidores que hay en Guayaquil para examinar posibles desperfectos que no permitan una lectura adecuada del consumo. No obstante, el problema no parecen ser los medidores de luz, sino el método de facturación y cobro de la eléctrica. En la actualidad, hay más de doscientos mil reclamos por cobros excesivos, sin que hasta la presente fecha se encuentre una solución a este grave problema que afecta a la mayoría de familias guayaquileñas.

Las eléctricas hace muchos años que se encuentran manejadas por personas sin el conocimiento ni la capacidad técnica para hacerlo, sino que, en muchas ocasiones, han sido parte del reparto político del gobierno de turno. El nuevo gobierno debe tomar cartas en el asunto y buscar soluciones que eviten que la historia se siga repitiendo.

Se debe analizar la posibilidad de concesionar o privatizar las eléctricas y permitir una libre y sana competencia en el mercado, con la finalidad de que los usuarios no se vean obligados a recibir un servicio de pésima calidad a precios exorbitantes sin poder hacer nada al respecto. Ha llegado el momento de preguntarse: ¿hasta cuándo se debe soportar los abusos de CNEL?

Ricardo Flores es abogado.

7 Comments

  1. Siempre he seguido y leído los artículos de 4 pelagatos porque me parecen de crítica constructiva para la democracia . Sin embargo debo decir que esta vez leo muchas generalizaciones respecto al tema de “abusos CNEL “ . El problema con este asunto radica principalmente en que ahora hay que reconocer que sí consumimos más energía en nuestras casas . Hay que ser ciego para no darse cuenta nuestros cambios de hábitos a causa de la pandemia mundial .. Ahora nuestros hijos ya no están en la escuela recibiendo clases sino en nuestras casas , ya no salimos como antes a reuniones sociales o a jugar pelota, al cine , al supermercado sino que nos quedamos más en casa y salimos de manera más prudente lo menos posible .. haya o no restricción de movilidad .. solo basta darse una vuelta por las oficinas del centro o en el norte de Guayaquil para ver cómo están casi vacías aunque la gente sí está trabajando , desde donde ? Pues desde sus casas en teletrabajo !! . La pandemia mundial llegó para cambiar muchas cosas en el mundo , el problema es tener la capacidad para adaptarnos y en este caso la adaptación radica en que, quien corresponda , revise definitivamente los costos del kilowatio -hora para los domicilios. A diferencia de otras épocas, somos una sociedad que consume mucha más energía eléctrica y dependemos de ella para casi todo , para trabajar , para el ocio, para refrescarnos ( en la costa ) , para informarnos , para hacer actividades, tareas , deberes , proyectos etc .. y ahora la mayoría se lo hace todo desde los domicilios !! . Las soluciones reales van enfocadas a estos nuevos tiempos y retos que vivimos .Revisar o reorganizar el pliego tarifario tal vez es una , pero también soluciones a largo plazo como por ejemplo liberar impuestos para importación de paneles solares y que sean de precios más accequibles para poder generar nuestra propia energía desde nuestros domicilios o incluso vender los excedentes a la red pública

  2. Excelente análisis señorRicardo Flores, no es un secreto que las Empresas Eléctricas y la entidad que las controla, son y siguen siendo un botín político, hasta cuando los usuarios tenemos que pagar las con secuencias de tanto robo descarado, se comenta que muchos políticos se reparten las eléctricas y terminan millonarios y el ciudadano común cada vez más pobre, eso de que paga primero y te resolvemos el problema luego, es cuento viejo, «lagarto que traga no vomita.

  3. Dejé un comentario sobre CNEL cobrando 11.88 centavos por kwh cuando el presidente y el ministro dijeron que la tarifa maxima sobre 500 kwh era 10.5 cents x kwh.
    Pero no lo publican,

  4. Con ocasión de los reclamos del 2020, el ministro de Energía y los directivos de Cnel, dijeron que ya no habrían las tarifas progresivas y que la máxima al usuario residencial era de 10.5 centavos el kwh para aquellos que consumen mas de 500 kwh al mes, sin embargo el mes de Mayo me llegó una factura que la tarifa es 11.8 centavos el kwh, al reclamar dijeron que esa era la tarifa y no joda por un centavo.

  5. La distribución de energía eléctrica es un monopolio natural, existen casos muy puntuales a nivel mundial donde hay dos proveedores operando en una misma área, pero es raro. Lo que se debe hacer es hacer eficiente un tipo de empresa que de por si es una maquina de efectivo. El estado es un pésimo administrador, pero evitar el monopolio es prácticamente imposible.

  6. CNEL se convirtio en un botin politico con el correato, siguio con la familia de Moreno y ahora continuan los mismos. Nadie ha hecho nada sera porque hay mucho compromiso o mucho dinero que repartir. No es solo el problema de las planillas electricas lo que alli sucede, son todos los contratos de equipos y materiales donde les importa un comino las leyes y hacen lo que les convenga. Un ejemplo es la compra de medidores electricos el año anterior, un contrato de mas de 4 millones, donde aparentemente participaron 9 empresas, 8 fueron descalificadas por no saber presentar una oferta, raro no? Y la unica calificada, que gano con un sobreprecio, entrego medidores de otra marca a la ofertada, y CNEL recibio contenta. Por este mismo problema el exalxalde Yunda tiene un juicio de peculado al comprar pruebas PCR y recibir pruebas LAM pero en CNEL no pasa nada.

  7. Es inadmisible que se permitan monopolios y peor aún crearlos por el discurso berreta de la soberanía de lo que les conviene. Ya va siendo hora de desmontar esas estructuras creadas ni siquiera con argumentos técnico, más bien por razones políticas. CNEL si es incapaz de hacer correctamente su trabajo debe dejar que quienes estén dispuestos a competir e invertir lo hagan. Al final por el patriotismo del reparto de los monopolios del estado los ciudadanos terminan sufriendo en su economía y en la calidad del servicio que reciben. Lo que me da más enojo es que porque no se privatice o concesione los mismos de siempre están dispuestos a que se desmorone a pedazos.

Responder a Victor Escobar Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba