Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El Live del presidente salió gélido

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Ayer el presidente Guillermo Lasso realizó el primer Live de su mandato. Una transmisión de 32 minutos hecha en redes sociales; en Facebook, Instagram y TikTok. El primer programa careció, al parecer, de piloto. Así el presidente, que se ha mostrado natural y más suelto para comunicar, se encontró metido en un formato de una pobreza visual y conceptual insuperables.

El set: el presidente y su interlocutor fueron puestos en un salón neoclásico eduardiano de Carondelet, con muros revestidos de madera acanalada, sillas Luis XV y precolombinos que compiten -qué mala idea- con un florero. El presidente, vestido elegantemente, apareció acompañado de un interlocutor con rastas, zapatos deportivos y sin medias… ¿Alguna lógica estética en esa mescolanza de estilos? La iluminación resultó desacertada. ¿No molestó al entorno presidencial los reflejos intensos en la madera que lavaron el rostro de Guillermo Lasso? Un encuentro en un entorno minimal y abierto hubiera evitado el barroquismo recargado exhibido en esta transmisión.

La producción: aquí la austeridad se volvió penuria. Al parecer se ubicó una cámara en un trípode y se empezó a filmar. El encuadre es absurdo: un contrapicado que cortó los pies del presidente y de su interlocutor, aunque hay aire, y de sobra, sobre sus cabezas. Más que una producción audiovisual se podría hablar de una fotografía animada. El sonido fue fatal. Y el sonido es esencial.

El producto: el presidente y su interlocutor fueron puestos en ese set supuestamente para charlar. Pero fueron puestos ante una cámara fija y forzados a buscarla. Es decir, a ignorarse entre ellos. A ni siquiera mirarse. Ese es el resultado de haberlos pegado a una pared y haberlos convertido en rehenes de una videocámara. Toda la riqueza que hay en la expresión corporal (la mirada, los rostros, el juego de manos…) resultó absolutamente ignorada. El producto obtenido es contrario, con creces, a la riqueza visual que circula en las redes usadas para la transmisión: Facebook y particularmente Instagram y TikTok. El contenido del programa no debería reñir con la creatividad visual y la estética.

El guión: ¿qué busca el Presidente en este live? En teoría, un encuentro con la ciudadanía. No se dio. Y no se dará con ese formato que incluye al presidente rindiendo cuentas, un entrevistador y preguntas de la ciudadanía. Tres cosas en una y, a la postre, ninguna. Si hay un entrevistador se supone que tiene temas y preguntas para el primer mandatario. Si el presidente rinde cuentas, explicando lo que ha hecho, se entiende que él pone los temas y marca los tiempos. Y si hay participación de la ciudadanía, se espera que lleguen preguntas -aquellos que se conectan deben verlas- y que el presidente se dé el tiempo para absolverlas.
En realidad, se está hablando de tres formatos para tres productos. De lo contrario, ocurre lo que se vio anoche. Un entrevistador que colaboró con el presidente para que él contara lo que ha hecho en estos 20 días de gobierno. Un presidente que domina esa tarea y que no necesita que alguien esté a su lado para hacer lo que sabe hacer solo. Y la participación del público con preguntas que resultó tan tangencial que no cumplió con la misión señalada para este evento.

La filosofía del live: el presidente ha dicho que no quiere importunar a los ciudadanos, tampoco interrumpir programas ni noticieros. Es una clara ruptura con el estado de propaganda creado por el correísmo y los insufribles programas de Lenín Moreno para mostrarse él y promocionar a su esposa. Pero, de todas maneras, las apariciones del presidente, así sea en redes, no pueden ser banalizadas. Tienen que tener un sentido, ser anunciadas y producir información de interés público. En el fondo, hay dos temas en juego planteados por el propio presidente: interactuar con la ciudadanía y, si lo desea, responder preguntas de la prensa. Esos dos géneros, en los cuales rinde cuentas y hace anuncios al país, no se prestan para ser mezclados. Tres en uno es una buena fórmula publicitaria, pero no funciona en comunicación política.

Foto: FacebookGL

10 Comments

  1. No se ve una mano profesional en el manejo audiovisual de la entrevista. Pésima la imagen y desempeño del entrevistador. Podían hacer la entrevista informal sin perder el buen gusto. En Carondelet existen espacios que pueden ser usados para este objeto. Lo mejor el Presidente y su mensaje.

  2. Señora y señores: presentamos a continuación un nuevo vocablo – de los anglicismos con amor – y porque al parecer suena más chic: LIVE. Uno más de los que en forma persistente se emplean en los medios de comunicación y en las redes sociales. En el palacio de Carondelet el “Community Manager” no ha tenido el cuidado suficiente en el “casting” necesario para que el LIVE presidencial alcance el “target” al que se supone está destinado. No habrá, no podrá haber un “engagement” entre el Presidente y su gente. Yo me permito aconsejar al personal de la Presidencia que prepare muy bien y con anticipación un “briefing” que abarque toda la ambientación, técnica, iluminación, encuadre, composición, de una entrevista presidencial y más todavía si los responsables de estas apariciones son bisoños – como parece – en el difícil arte de transmitir ideas, obras y hechos. Somos un país que constitucionalmente debemos hablar español y hay que llamar a cada cosa por su nombre porque como dice la Real Academia de la Lengua, Lengua madre solo hay una y hay que respetarla. Hay galicismos, anglicismos y de otros orígenes que son inevitables porque no hay vocablos españoles para reemplazarlos, pero eso es ya otra historia.

    En todo caso, si, concuerdo con el articulista – que este LIVE – que pretendió ser una entrevista no es lo uno ni lo otro porque a nivel personal podemos hacer los que nos de la gana, pero en cargos de representación popular, la forma cuenta tanto como el fondo.

  3. El señor Presidente correctamente vestido y el interlocutor, desenfadado, como que va a trotar. Cuánta falta hace que se dé urbanidad en colegios y escuelas. ¡Qué falta de respeto!

  4. No es mala idea interactuar a través de las redes sociales, pero los temas que se traten deben ser conocidos con antelación para poder preparar las preguntas, las cuales no deben ser tan simples como por ejemplo ¿presidente la vacuna es de dos dosis? cuando esta información de vacunas esta a disposición de [email protected] en los diferentes medios, radio, televisión, canal cnt, y los recintos de vacunación. El tiempo del Presidente debe ser considerado como extraordinario y los ciudadanos no debemos perdernos en lo simple del día al día. A pesar de ser tan simple el formato fue una buena prueba para ir mejorando la presentación de temas trascendentes del quehacer nacional.

  5. Señoras y señores: presentamos a continuación un nuevo vocablo – de los anglicismos con amor – y porque al parecer suena más chic: LIVE. Uno más de los que en forma persistente se emplean en los medios de comunicación y en las redes sociales. En el palacio de Carondelet el “Community Manager” no ha tenido el cuidado suficiente en el “casting” necesario para que el LIVE presidencial alcance el “target” al que se supone está destinado. No habrá, no podrá haber un “engagement” entre el Presidente y su gente. Yo me permito aconsejar al personal de la Presidencia que prepare muy bien y con anticipación un “briefing” que abarque toda la ambientación, técnica, iluminación, encuadre, composición, de una entrevista presidencial y más todavía si los responsables de estas apariciones son bisoños – como parece – en el difícil arte de transmitir ideas, obras y hechos. Somos un país que constitucionalmente debemos hablar español y hay que llamar a cada cosa por su nombre porque como dice la Real Academia de la Lengua, Lengua madre solo hay una y hay que respetarla. Hay galicismos, anglicismos y de otros orígenes que son inevitables porque no hay vocablos españoles para reemplazarlos, pero eso es ya otra historia.

    En todo caso, si, concuerdo con el articulista – que este LIVE – que pretendió ser una entrevista no es lo uno ni lo otro porque a nivel personal podemos hacer los que nos de la gana, pero en cargos de representación popular, la forma cuenta tanto como el fondo.
    Tik-tok es una “plataforma” que pretende ser casual para comunicación rápida y efectiva. Pero utilizarla para comunicaciones y mensajes de toda laya, me parece que se está banalizando demasiado el rol e importancia de tiene el Presidente de la República.
    No caigamos en excesos y liviandades a pretexto de ser más simpáticos y empáticos.
    Saludos. Y si alguien no está de acuerdo conmigo, pido mis más hipócritas disculpas.

  6. La intención del presiente Lasso es loable desde cierto punto de vista, al no querer interrumpir la programación habitual e importunar a los ciudadanos con cadenas pretenciosas, egocéntricas y hasta mentirosas como sucedía en la década robada y que Lerdin las hizo peor haciéndose ver el y su esposa como el «mejor gobierno que podíamos tener»

    Démosle por esta vez, la posibilidad de rectificar lo que se hizo mal en esta primera presentación, ya que supongo habrá sido un ensayo para medir que tal le fue en todos los aspectos, comunicacional, presencial, formato, etc

    Supongo que al final debemos darnos cuenta que lo que se quiere es informar sobre la gestión, sin hacer gastos innecesarios y con el formato actual que muchos jóvenes y adultos utilizan en el día a día, lo cual de por si ya es meritorio, pero como usted bien menciona, esperemos alguien le haga ver que hay que hacer cambios de forma y de fondo para la siguiente presentación

  7. Me parece que se cae en el análisis de un formato. Luces, cámara fija in-acción. Como cuando alguien publicó algo sobre los logotipos y no sobre los contenidos ideológicos. Esto se llama criticar por criticar. O, malo porque bogas y malo porque no bogas. Pudo haber sido aburrido y sin intensidad, porque el mensaje no venía acompañado de expresión corporal, pero que se dice dele mensaje en sí mismo. Es válido? Fueron los veinte días bien utilizados, hay avances? Se denota claridad de intenciones? Es lo que queríamos? Mejoró la administración de vacunas? O, por el contrario, se han diluido las esperanzas de que este gobierno pudiera engendrar esperanzas? Creo que le toca repetir el artículo, Doctor Hernández! Y que conste, yo fanático defensor, no soy.

    • Cuando Usted ve una peli, solo mira la historia? Y la producción? Y la fotografía? y el juego actoral? Y la calidad de los actores? Y los planos? Y la iluminación? Y el montaje?
      Repetir el artículo? O repetir la lectura?

  8. Por más malo que salió el primer live de Lasso como presidente lo prefiero mil veces a una sabatina del innombrable o a una tertulia de Moreno,

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba