Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

 El regreso al CIADI: ¿aprendió el país la lección?

en Columnistas/Influencers4P/Info por

Se firmó en Washington D.C. el regreso del Ecuador al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones CIADI. Es una noticia ampliamente celebrada, no solo por quienes esperan que Ecuador regrese al concierto internacional de la mano de la seguridad jurídica de las inversiones, sino también por aquellos que conocen que Ecuador requiere generar mejores condiciones para negociar nuevos acuerdos comerciales con nuestros socios principales.  Acuerdos que son necesarios para que su débil economía vuelva a crecer.

Allá por 2004, el entonces profesor universitario Rafael Correa junto a Alberto Acosta y un grupo de personajes que luego fueron parte de su gobierno, crearon el “Foro Ecuador Alternativo”. Dedicado a crear una retórica opuesta a la dolarización y al entonces Acuerdo de Libre Comercio que empezaba a negociarse entre los países andinos y los Estados Unidos. Entre su retórica además estaba el rechazo al sistema de arreglo de disputas del CIADI.  Retórica que luego tuvo eco entre organizaciones sociales y el movimiento indígena y logró una plataforma política que catapultó a Rafael Correa al poder.

Ya en el poder, él cumplió al pie de la letra dichas ejecutorias aislando al Ecuador del mundo, limitando las posibilidades de lograr acuerdos comerciales con socios estratégicos, pero sobre todo generando el argumento ilusorio de que tanto la cercanía como los acuerdos con socios como Bielorrusia, Irán, Turquía traerían crecimiento al país. A la vuelta de los años además del fracaso de dichas iniciativas, se sumaron los cuestionamientos sobre los créditos y negociaciones con China. Créditos que todavía permanecen con un gran velo de opacidad como parte de un endeudamiento sin precedentes. Con esto el país aprendió a un alto costo social, ambiental y económico que lo conveniente es negociar con quienes mantienen regímenes transparentes y sistemas de rendición de cuentas, democracias vivas y sistemas que brindan seguridad jurídica para las inversiones que confían en ellos. Aquella retórica anti inversión quedó sepultada por sus malos resultados.

Para Ecuador el costo de mantenerse aislado del mundo comercial y financiero internacional durante más de una década ha sido enorme. Sorteando dificultades, el país retoma la senda de la negociación comercial con Estados Unidos para garantizar a la pequeña, mediana y gran empresa que sus productos se exporten a los mercado más cercanos y naturales. Pero como sucede en la vida diaria, nadie se sienta a negociar con socios que a la primera de bastos, alegan cualquier excusa para incumplir los acuerdos firmados.

Los fallos arbitrales adversos como el de la Oxy, Perenco y Burlington tienen su origen en la falta de condiciones de respeto por la inversión internacional. Es decir en un cambio de condiciones de última hora; como cuando se arrienda una casa por un precio y luego se sube al tercer mes. La seguridad jurídica es la base de toda negociación en la sociedad y es clave para el mantenimiento de relaciones internacionales óptimas en los ámbitos bilateral y multilateral.

Es necesario difundir en detalle y traducir los complejos argumentos esgrimidos para que se entienda de forma sencilla como en cualquier contrato entre dos partes, hay condiciones que cumplir. Y que, en ese sentido, existen foros neutrales que garantizan a las dos partes el tratamiento de una disputa si es que llegase a surgir una.

Construir una reputación de ser un socio confiable es un tarea primordial para el país. Para lo cual hay que generar condiciones de credibilidad fuera del país y de institucionalidad casa adentro. La seguridad jurídica es el respeto irrestricto a la palabra de la ley y la institucionalidad es el cumplimiento de esa ley en el tiempo.

Solo estas condiciones harán que Ecuador pueda ser tomado en cuenta para inversiones estratégicas a pesar de su escala. Para ello, el regreso al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones CIADI, es el primer paso a seguir en el camino.

María Amparo Albán es abogada y catedrática universitaria. 

2 Comments

  1. Sr. Ortiz Hidalgo, Acaso usted esta convencido que respetar los derechos de los inversores internacionales es inconstitucional . La separación del ecuador de la CIADE es la prueba mas clara y fehaciente de que Rafael Correa Delgado Hera un potencial delincuente dispuesto a desconocer derechos y obligaciones adquiridos con socios, empresas o terceros. Una ves en el poder esta rata, se hace una cruel realidad. Al desconocer las obligaciones contractuales firmadas entre el gobierno y algunas empresas internacionales, hace gala de su insensatez y le grita al mundo que aquí en el » Ecuador hay gobierno que la soberanía debe ser respetada» La comunidad internacional escucha las brabucona das del Rasputín ecuatoriano y toma acciones y los resultados ya conocemos la mayoría de ecuatorianos : Inversión extranjera casi nula , créditos para el país carísimos, y lo que es peor ganarse la reputación de ser un país en el que no se puede confiar . Estamos entrando en otra etapa que nos tiene llenos de esperanza y optimistas al constatar que se están dando los pasos y ajustes necesarios para que el Ecuador se vuelva a reinsertar ante la comunidad internacional como un país con seguridad jurídica, digno de confianza para sus inversiones, estratégicas muchas de ellas, generación de empleo y riqueza que tanta falta nos hace. OJO Sr. presidente y autoridades . Tienen que depurar la función judicial. ES UN NIDO DE RATAS.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Perder ganando

Se suele decir que en la política, así como
Ir Arriba