Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El correísmo, contra quienes se vacunan en el exterior

en Columnistas/Influencers4P/Info por

El Observatorio de la Dolarización –el sitio en el que, antes de ser candidato a la Presidencia, Andrés Arauz publicaba sus artículos sobre la “desdolarización buena y la desdolarización mala”– difundió hace pocos días en su cuenta de Twitter un hilo de Byron Villacís, quien fue director del INEC durante el gobierno de Rafael Correa y fue un fervoroso defensor de la candidatura de Arauz en las últimas elecciones. Con base en el número de personas que habrían viajado a Estados Unidos en los últimos meses para vacunarse, Villacís estima que esas personas sacaron $225 millones del país. Y alegremente concluye: “Con cálculos rápidos y sujetos a revision (sic), con la salida de divisas solo para vacunarse el gobierno ya hubieran (sic) vacunado a todo el país entero (sic)”. Con un entusiasmo digno de mejor causa, el Observatorio de la Dolarización cita el hilo de Villacís y comenta:

“HILO MUY IMPORTANTE

Casi 150 mil ecuatorianos habrían gastado 225 MILLONES DE DÓLARES para vacunarse en EEUU
Dólares que salieron del Ecuador.”

A ver. Vayamos por partes.

En primer lugar, Villacís parece tener un grave problema para distinguir entre el dinero público (el que el gobierno recibe por impuestos, petróleo y otras fuentes y puede utilizar para sus gastos, en este caso comprar vacunas) y el privado (el que las personas honestas reciben como fruto de su trabajo y pueden usar para irse a vacunar en Estados Unidos, o para tenerlo en el banco, o para comprarse una televisión nueva o para lo que les venga en gana). Hace un par de años el mismo Villacís, en un tuit que podría ser usado como un ejemplo de cómo tergiversar cifras y conceptos, sugería utilizar utilidades del sector bancario privado para evitar un programa con el FMI.

En segundo lugar, cuando se empezaron a aprobar las vacunas contra el coronavirus, muchos análisis y notas de prensa se refirieron a la escasa disponibilidad de esas vacunas y al modo en que los países desarrollados las estaban acaparando. Al respecto, una nota de la BBC de febrero de este año señalaba: “Los países más ricos han comprado ya la mayor cantidad de vacunas que se producirá este año, mientras los más pobres no tendrán dosis para administrar incluso ni a sus poblaciones más vulnerables”. Si bien la situación ha mejorado en las últimas semanas (ejemplo de lo cual es la donación de millones de vacunas por parte de Estados Unidos), el principal problema para muchos países, incluido el Ecuador, no era cómo pagar las vacunas, sino cómo conseguirlas. Es en ese contexto de escasez en el que muchos ecuatorianos (y latinoamericanos en general) han viajado a Estados Unidos para vacunarse.

En tercer lugar, el Observatorio de la Dolarización repite la cifra calculada por Villacís (cuyos estudios en una universidad de Estados Unidos, si nos ponemos estrictos, también habrán implicado una salida de divisas) pero su tuit además insinúa que el hecho de que $225 millones se hayan ido del país es por sí mismo algo negativo. Los economistas del Observatorio de la Dolarización (¿Andrés Arauz sigue formando parte o ya está haciendo millones de dólares en Wall Street?) limitan el asunto a un análisis (bastante pobre) de balanza de pagos. Más allá de que en cualquier país integrado con el resto del mundo las divisas entran y salen de la economía todo el tiempo, y suponiendo que la cifra de $225 millones sea correcta, ¿ese número no merecía un análisis más amplio? Al fin y al cabo, estamos hablando de personas que, en medio de una pandemia, se están vacunando para reducir el riesgo de contagiarse y, por tanto, de contagiar a otros. Además, en la medida en que esas personas registren en la página del CNE que ya están vacunadas, se liberan cupos para quienes aún no lo están (y, en consecuencia, el Estado ahorra recursos en atenciones de salud). Y si esas personas ya vacunadas (o aquellas que se vacunan antes porque se liberan cupos) pueden retomar sus actividades normales, ¿eso no favorece a la economía en su conjunto? Incluso se podrían reactivar más rápido algunas actividades generadoras de divisas, como el turismo.

En Argentina, uno de los países que peor ha manejado la pandemia (está entre las naciones con el mayor número de muertos; sus medidas de control han sido de las más restrictivas y dañinas para la economía; muchas personas ya recibieron la primera dosis, pero hay serias dudas sobre la disponibilidad de vacunas para la segunda dosis), se acaban de imponer, sin previo aviso, nuevas restricciones a los vuelos internacionales, lo que ha dejado varados a cientos o miles de argentinos que habían viajado a Estados Unidos para vacunarse. Al respecto, la directora nacional de Migraciones de Argentina, Florencia Carignano, comentó con sorna: “No es tan grave, se van a quedar unos días más de vacaciones”. Sus declaraciones muestran el mismo desprecio hacia quienes se han podido vacunar en el exterior que se percibe en los tuits de Villacís y del Observatorio de la Dolarización. La diferencia es que acá, afortunadamente, esto se limita a opiniones (nada constructivas) en redes sociales, mientras que en Argentina quienes piensan así están al frente, Villacís dixit, de “todo el país entero”.

José Hidalgo Pallares es economista. 

8 Comments

  1. Realmente estos seudo revolucionarios ( no quiero sonar ofensivo , y por eso omito lo de ROBOLUCIONARIOS ) , son personajes llenos de prejuicios y anclados en una ideología trasnochada y fracasada . Felizmente perdieron las elecciones , caso contrario con estos acomplejados , el país estaba PERDIDO !!!!!

  2. Ya reaccionen señores. estamos viviendo nuevos tiempos, en donde la comunicación, la democracia esta vigente, las personas actúan con libertad y si el afán de vacunarse es una prioridad bien por ellos sus familias y el pais, los que no podemos ni tenemos para viajar estamos ya considerados en el plan del gobierno y nos sumaremos para la reactivación del pais, a esta gente le motiva la critica, sin meditar, ya nos le paren bola

  3. Los lacayos de la narco corrupcion correista, no tienen calidad moral para nada, primero tienen que dar cuentas y hablar de la mafia que saqueo a la patria, no podemos olvidar los latrocinios de la danza de los millones y el festín de la patria en la nefasta era correista y morenista, el capo mayor y su banda prófugos y sentenciados por la justicia, otros con grilletes, que se puede esperar de estos delincuentes encorbatados……

  4. A los correistas solo les arde que no compartamos sus absurdas y caducas ideas del SSXXI pretendiendo que comulguemos con esa miseria y seamos ignorantes ante el robo y saqueo descarado de los recursos publicos, muestra facil , preferimos viajar a USA a vacunarnos y no a Cuba o Venezuela, dejen trabajar y nosotros sabremos en que nos gastamos nuestros recursos fruto de nuestro trabajo

  5. El desatinado «análisis» de Villacís evidencia sobre todo una mente sesgada por la ideología y el prejuicio. Este hecho signa una gran interrogante en todos sus «análisis» previos (y por venir).

  6. Me parece absurdo pretender impedir que ecuatorianos,en el libre uso de sus derechos,puedan viajar al exterior para vacunarse contra el temible covid 19.No van a dejar dinero en los paraisos fiscales sino a salvar sus vidas.Vemos,en Ecuador, la odisea y viacrucis para obtener una vacuna.

  7. Si al señor correísta la salida de divisas le parece un problema, podríamos poner un muro en todos los aspectos al rededor del país para que no salga ni el aire limpio de los páramos que por ahora en la sociedad descrita por Greta es muy valioso. De hecho el experimento ya se hizo, en algunos casos dicho país se terminó disolviendo y en otros se terminó con 5 millones de migrantes al menos. Ya sabemos que todos estos son enemigos jurados del comercio. Y pensar que se puede disponer de la propiedad de cualquier persona por cualquier excusa es apología al robo, punto. La banda delincuencial correísta no tiene escrúpulos y lo disfrazan en retórica técnica.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba