Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Jorge Yunda es oficialmente ex

en Info por

Hacia la una de la tarde, Jorge Yunda quiso retomar la iniciativa: “el dictamen del TCE no me impide el ejercicio de mi cargo” –escribió en su cuenta de twitter-, la justicia constitucional ratificó la violación de mis derechos y suspendió los efectos de un proceso viciado de remoción. Por lo tanto, seguiré en funciones hasta que la Corte Provincial se pronuncie”.

Algunos usuarios de twitter, en particular el constitucionalista Rafael Oyarte, le recordaron lo que se venía comentando en redes sociales días atrás: que la tesis de Yunda es una falacia porque la Acción de Protección no fue interpuesta ante la jueza María Belén Dominguez contra la remoción del Concejo sino contra una resolución de la Comisión de Mesa. El TCE en su fallo deja constancia de que la resolución del pleno del Concejo difiere de la la recomendación contenida en el Informe de la Comisión de Mesa. Dicho de otra manera, los abogados de Yunda cometieron un craso error estratégico y ahora el fallo de la jueza y el pronunciamiento de la Corte Provincial están desvinculados de la decisión del TCE que es definitiva e inapelable. Santiago Guarderas podrá posesionarse apenas se ejecutoríe esa sentencia.

EL TCE liquidó esta faena en 46 páginas que se resumen, en la página 39, en cinco líneas que, en sustancia, dicen: el Concejo Metropolitano cumplió con las formalidades y el procedimiento establecido en la Ley para conocer y resolver la remoción del Alcalde de Quito.

Aquí se puede leer la sentencia del TCE

En este fallo nada sorprende porque los argumentos esgrimidos por Yunda, para afirmar que el Concejo violentó algunos de sus derechos, atentaban contra el sentido común y el espíritu y la letra de la Constitución y de la Ley. Decir, por ejemplo, que para conocer y resolver la remoción del alcalde el número de integrantes del concejo debían ser 22 y no 21. Con esto Yunda pretendió afirmar que el número de votos necesarios para removerlo debió ser 15 y no 14. El TCE recuerda en su fallo, como todo el mundo sabía, que él, que era la autoridad denunciada, no podía participar en la tramitación de la denuncia en su contra.

Igual suerte corrieron los otros argumentos de Yunda, que eran absolutamente deleznables. Que el secretario titular del Concejo no estuvo presente en el trámite de su remoción. Que el concejal Mario Granda no firmó la delegación a su suplente Paulina Izurieta. Mario Granda estaba grave de Covid (aislado como mandan los protocolos de salud) y, tan era cierto, que lamentablemente falleció.

Yunda fue mal defendido porque era indefendible. Y porque, además, él, los concejales y la opinión sabían que las causas de su remoción ni de lejos fueron los cargos que le endosaron dos abogadas. Esa fue la puerta de salida de un berenjenal que estaba anunciado desde que Yunda presentó su candidatura: amigos del radiodifusor y periodistas que lo conocían bien dijeron que no terminaría su alcaldía. No lo dijeron pensando en que estaría envuelto en actos de corrupción. Aludían a la ausencia total de ejecutividad, a su facilidad congénita para escurrirse, para no encarar problemas y también al aburrimiento que le causa trabajar en forma sistemática. Y sobre todo a la falta de preparación para el cargo.

Yunda les dio con creces la razón. Estuvo 26 meses en la Alcaldía sin que los quiteños imaginaran siquiera si alguna vez pensó en un norte para la capital. Su trabajo se limitó a nombrar secretarios a quienes delegó todo, al punto de creer que no tenía que responder por sus actos. Su incompetencia solo puede ser equiparable a su osadía para hacer contratos chuecos con empresas de panas que ahora investiga la Fiscalía.

Escurridizo, ladino, mentiroso, Yunda administró la alcaldía como ha tratado sus negocios particulares: con familiares metidos en ella y tratando la cosa pública con total indelicadeza. El grillete que lleva puesto en un tobillo ilustra, por si hiciera falta, la tragedia que fue para Quito tenerlo como alcalde.

Yunda después de Mauricio Rodas: ese es el espejo en que se tienen que mirar los quiteños. Y ese es el pasivo que asumirá Santiago Guarderas. Ojalá también él haya aprendido y se redima: Yunda llegó a la Alcaldía con su ayuda.

Foto: Panas de Yunda.

24 Comments

  1. Sorprende que en este país no haya cómo deshacerse de un funcionario por el simple hecho de que es incapaz. Si Yunda no hubiera sido deshonesto seguiría tranquilo en su silla estorbando al desarrollo de la ciudad y todos tranquilos. Sería una versión un poco tosca de Rodas.

  2. Creo que fue muy justo el dictamen del TCE, ya que era muy evidente la incapacidad de la administración municipal, pero muy profesional para cometer actos de corrupción, no solo él, sino también su hijo y toda su familia y amigos allegados. Quito no se merece esta clase de politiqueros inicuos y corruptos, para trabajar en el desarrollo urbano de la capital. Siento mucha decepción de lo que esta aconteciendo con la elección de autoridades, no se respeta la voluntad popular, sino que acuden a la mafia que manipulan las cifras del CNE, para favorecer el triunfo para esta dignidad. Con todo lo anotado, el pueblo debe estar a la expectativa de lo puede suceder en las próximas elecciones. La rebeldía del pueblo será el resultado del vil engaño que intenten hacer las elites corruptas de este país.

  3. No sé por qué celebran. Seguiremos viendo gente asi, mientras haya un 20% que vote por ellos. Recuerden que ell 41% de ecuatorianos quería como presidente al candidato de un delincuente. Así quieren terminar con la corrupción que asuela Ecuador?

  4. Dónde está la supuesta entereza y bravura del pueblo de Quito ?
    Dónde está, aunque sea uno, representante de las élites de Quito llámense empresariales, comerciales, educativas, políticas o la gente de capas medias altas?
    Si no es por el coraje de dos abogadas de bajo perfil que se echaron el partido al hombro, el guaneño se pasaba por el sobaco a la ciudad.
    Otra vergüenza para los quiteños que hace fu les importa un bledo la capital.

    • ¿Llegaron dos abogadas y lo tumbaron? ¿Así es la historia don Diego?
      Y qué hace usted con el trabajo de la Fiscalía? ?Y de algunos concejales?
      ¿Y qué hace usted con el trabajo de algunos medios, incluido 4P, que han revelado patraña tras patraña de Jorge Yunda?

      • Tiene razón. Las élites tiene resueltos sus problemas, han dejado la política a un lado, excepto para comentarla en las editoriales de periódicos y revistas. Las élites ya no hablan el lenguaje de la gente, no la comprenden ni se hacen comprender, están en su burbuja.

    • En tiempos de pandemia el pueblo se manifestó a través de las redes sociales, medios de comunicación como 4P ha sido frontal en denunciar todas las trafasias no solo de yunda y sus compinches, su labor viene desde épocas del nefasto correísmo, La posta, TeleAmazonas, periodistas independientes y mas medios digitales también hicieron su parte. Factores de el confinamiento decretado , miedo a contagiarse, medidas y protocolos de bio seguridad fueron factores que estuvieron a favor del ex alcalde, que impidió que la ciudadania se manifieste en calles pero si lo hizo en medios digitales y radio, no subestime al pueblo Quiteño, no se si Ud los sea, escribe con mucho desdén. recuerde que actualmente QUITO POSEE LA MAYOR POBLACION a nivel país, ha crecido inconteniblemente por sus cuatro costados, la ciudad Capital esta en su mayoría habitada por ecuatorianos de OTRAS PROVINCIAS, con todo el derecho claro esta y extranjeros de otros países también, son ellos los que dieron mayoritariamente su voto a Loromero seducidos por sus baratos «shows artísticos», ofertas de verdulera, sus partidos de volley en barriadas polares, Pan y circo ofreció al pueblo y este compro su engaño, así están las cosas. Coincido con Usted en que SI falto mas presencia en calles y avenidas para manifestarse en contra de este satrapa yunda pero no fueron «solo dos abogadas de bajo perfil» Su comentario es muy parcalizado y carece de objetividad, creo que tanto confinamiento esta haciendo malos estragos en las mentes de unos cuantos.

  5. Solo hay que recordar que también en su paso por la presidencia de El Nacional tuvo una lamentable administración y claro, abandonó el cargo. Como podíamos esperar que pudiera con la administración de Quito, si no pudo con algo tan chico como un club de fútbol. La ineficiencia como la ignorancia no se pueden ocultar ni disimular.

  6. Y el siguiente paso para Yunda es la cárcel, y ese es el destino que se merece un corrupto, ignorante en administración pública y contumaz mentiroso como lo es este tipejo que llego a ocupar tan importante puesto con graves consecuencias para la ciudad lamentablemente por el populismo ciego de nuestra sociedad.
    Y más lamentable aun es lo que ocurre no solo en Quito, sino también en muchas de las provincias de nuestro país donde las gobernaciones, prefecturas, alcaldías y otras instituciones publicas son ocupadas por gente ignorante y corrupta a mas no poder.
    Y aprovechando esta coyuntura del caso Yunda la Contraloría y la Fiscalía General del Estado debería poner mucha atención a lo que ocurre en las islas Galápagos donde por ejemplo en la Isla San Cristobal los alcaldes de turno tenían y tienen engañada a la población con la existencia de un supuesto alcantarillado cuando no existe las plantas de bombeo de las aguas servidas, o en la Isla Santa Cruz donde las alcaldías traficaron con tierras del Parque Nacional Galapagos, disque construyeron a precios inflados con constructores corruptos un sistema obsoleto de «agua potable» que huele a putrefacción y un sistema de alcantarillado que no funciona y no funcionara jamás así como está construido. Urgentemente personal especializado de los organismos de control del estado debería iniciar investigaciones a fondo para determinar lo que allá en ese bello rincón de la patria ocurre y por supuesto investigar también otros graves temas como lavado de dinero mal habido y el grave problema del narcotráfico que en Galápagos funciona a las mil maravillas por la desidia del gobierno central y de los propios gobiernos descentralizados de cada cantón de las islas.

  7. Del peor al menos peor, este es el Top 4:
    1. Yunda, de largo, larguísimo es el «más pior», no hizo nada solo robar, mentir y victimizarse. Se merece una placa de la vergüenza.
    2. Barrera, tuvo todo para hacer una excelente alcaldía, pero se sometió a Correa y fue lento, inoperante e incompetente.
    3. Rodas, casi igual de malo que Barrera, pero tuvo en su contra a todo el correísmo, incluídos concejales, al menos construyó gran parte del metro.
    4. Moncayo, de mediocre a aceptable, inició la construcción del nuevo aeropuerto y recuperó La Ronda.
    Ninguno tuvo una visión de ciudad a futuro, muchas soluciones parche, paños de agua tibia, pero nada a largo plazo y sostenible.

  8. Cómo reconfortan sentencias apegadas al Orden Jurídico. Retorna la fe en la Justicia y la confianza de que en algún momento la podredumbre que asfixia a la patria se extinguirá. Aquellos jueces (y juezas) que anduvieron por vericuetos deberán atenerse a las consecuencias, aunque sea solo de su conciencia (imposible anularla); ahorita mismo ya le investigan a una jueza que parece que entró por la ventana. Hay errores que se pagan caro; así que, no se crean que son la mama de Tarzán. ¿Y el Hyunday?, a llorar tras de un chilco. Bien por Quito y la patria misma.

  9. Y el bien calificado como ladino, mentiroso, LADRÓN digo yo, insiste en quedarse. Va a llegar el momento en que el pueblo d Quito vaya a la alcaldía y lo saque como este tipo se merece: a patadas!!!

  10. Fue en la alcaldía de Barrera que se empezó a joder la ciudad, antes de él, alcalde y concejales se ponían la camiseta de la ciudad y se olvidaban de sus banderas e intereses políticos, pero con Correa mangoneándolo y usando al municipio para sus conveniencias todo empezó a irse al carajo. Desde ahí el concejo municipal se convirtió en reducto de ineptos, borregos y alcahuetes. Yunda sin la manga de rufianes correístas sosteniéndolo en el concejo, ya se habría tenido que largar hace rato. Ahora que el engrilletado se vaya hay que hacer una limpieza total y profunda en el municipio, cambiar gerentes, directores, mandos medios, hacer auditorías de contratos y todas las gestiones que se han hecho en fin, después de tanta corrupción e ineptitud lo único que nos queda es volver a la normalidad, ojala!

  11. En los 90s estaba terminando el colegio y no me interesaba para nada la política, pero recuerdo que Mahuad era alcalde y parecía, al menos en mi percepción de entonces que era un alcalde apreciado y respetado, recuerdo que por esa época inauguraron el trole y se sentía que la ciudad tenía rumbo, luego de esa alcaldía, ya con más conciencia no volví a sentir que la ciudad tuviera un norte, Moncayo fue aceptable, pero también tuvo sus problemas y chanchullos, diría que ha sido el menos malo en 20 años. Yunda con su infinita corrupción y estupidez creo que fue el golpe que necesitábamos para avisparnos, despertarnos y volver a enrumbar a nuestra sufrida ciudad.

  12. Algo que me queda claro, es que como sociedad debemos organizarnos y movilizarnos, gracias a 2 valientes mujeres es que se inició el proceso que finalmente destituyó al Choro Homero, mientras tanto los políticos de siempre ni siquiera una pequeña marcha podían convocar, por ahí andan 2 ex alcaldes que tampoco fueron ninguna maravilla y otros personajes que se la dan de referentes y muy importantes pero que llegado el momento no emprendieron ninguna acción concreta para parar al destituído y salvar a la ciudad del desastre. De aquí en adelante el correísmo y afines deberían ser declarados enemigos de la ciudad.

  13. Hay que estar muy vigilantes con Guarderas y los concejales correístas, que ahora están calladitos y de mosquitas muertas pero bien que alcahuetearon y protegieron al pillo y prolongaron la agonía de la destitución. Para mí, con el inepto Barrera llegó el correísmo destructivo a la alcaldía y especialmente al concejo, desde entonces han saboteado y entorpecido el desarrollo de la ciudad con sus jugadas y manejos politiqueros. Ojalá las próximas elecciones no asomen nuevamente los mismos oportunistas, mediocres y chimbadores que en 2019 ayudaron a que los despreciables Yunda y Maldonado llegaran como finalistas.Yunda con solo abrir la boca te das cuenta que no tiene idea de nada, es un pobre ignorante, vacío, sin cultura, sin principios, sin asomo de inteligencia ni integridad, si alguien así llegó a la alcaldía también es porque es reflejo de una parte de nuestra sociedad.

  14. Lo rescatable de la trágica e infame alcadía del engrilletado removido es que se sienta un importante precedente para la ciudad y el país, ser elegido no es un cheque en blanco ni una garantía de impunidad ni un permiso para creerse intocable. En cualquier momento, un funcionario público debe responder por sus acciones o la falta de ellas, resulta que el removido pensaba que podía pasar por la alcaldía sin hacerse cargo de nada, buena la cosa, como no he visto y no he sabido, como yo no hice nada, que roben y hagan nomás lo que les de la gana, a mi qué! Yunda era una desgracia anunciada, si hasta los cercanos al ex alcalducho se daban cuenta de sus limitaciones e ineptitud, y el tema de las frecuencias de radio y tv obtenidas irregularmente, solo eso ya era un adelanto de lo que se nos venía, pero un 21% de borreguitos se creyeron el cuentito de que era humilde y del pueblo, cuando no es más que un vulgar ratero que solo busca provecho para él y sus panas.

  15. Creo que lo mejor que puede hacer Guarderas estos 2 años de alcaldía que le quedan, es crear junto a arquitectos, urbanistas, ingenieros, universidades, sociedad civil, etc. un Plan Maestro de Desarrollo para Quito, si quiera para los próximos 30 años, con las respectivas ordenanzas y reglamentos. Quito es lo que es hoy, porque a ningún alcalde se le ocurrió planificar más allá del corto, si acaso mediano plazo. Por ejemplo el trole, tengo entendido que el plan original era que cubriera gran parte de la ciudad, pero a algún alcalde le pareció que era mejor usar contaminantes buses a diesel y hasta ahí llegó el transporte limpio y ecológico. Creo que todos los alcaldes nos han quedado debiendo, al menos yo, a mis 40 y piquito no recuerdo ninguno que realmente me pareciera bueno y eficiente. Yunda ya es harina de otro costal, él es una completa anomalía es un ser totalmente carente de toda ética, decencia, sin capacidad ni experiencia en nada, alcaldes malos y mediocres hemos tenido varios, pero Yunda ya rebasó todo límite aceptable, bien puesto se lleva el título del peor alcalde, al menos de los últimos 30 años!

  16. Francamente creo que fue Barrera junto al correato quienes dieron el inicio a la decadencia de esta ciudad, Paquito tampoco fue la gran cosa, pero entonces éramos más pobres y salíamos de la crisis bancaria, así que tenía una buena excusa. Barrera tuvo todo a su favor, pero fue un desastre, su lentitud, su ineptitud, era un títere de Correa, fue ahí cuando empezó la peor época de Quito porque le entregaron la ciudad al correato, fíjense que ya van 3 alcadías con concejos con mayoría correísta que le han hecho mucho daño a la ciudad con su politiquería barata. Yunda aunque lo niegue, es hijo del correísmo, sus radios, su fortuna, se amasaron gracias a ellos. Yunda y sus concejales correístas fue el último «regalo» envenenado que nos dejó la robolución ciudadana. Si las próximas elecciones seguimos eligiendo correístas tapiñados o arrepentidos, nos merecemos lo peor.

  17. Bueno, al fin se largó esa rata de dos patas llamada choro Homero, y ahora si es irreversible. Para mí Quito ha crecido y se ha desarrollado a la buena de Dios, lo que hoy tenemos, para bien y para mal, es consecuencia de al menos 30 años de alcaldías sin planificación ni visión a largo plazo. Hemos crecido a la buena de Dios, con cada alcalde haciendo borrón y va de nuevo. Como ciudadanos también nos corresponde asumir nuestra cuota de responsabilidad, en el caso del alcalde removido, ahí estaban claritas todas las señales de que ese sujeto no servía para nada, ni era de fiar y ya ven quedaron finalistas el engrilletado y la detestable correísta Luisa Maldonado, y encima mayoría de concejales correístas. Y para colmo la montonera de candidatos chimbadores (Solines, Vintimilla, Holguín, el mismo Montúfar) que sabiendo que no tenían mayores chances de ganar, insistieron con mucha torpeza y mezquindad con sus candidaturas, facilitando la llegada de la mafia Yunda. Por acción o inacción todos contribuimos a que esta desgracia ocurriera.

  18. La culpa también lo tienen los 14 «embelequeros» que se candidatizaron para el cargo, sabiendo que por ellos no votarían más que sus familias, pero restaron votos a Moncayo, Holguín, Montúfar, dignos candidatos totalmente diferentes al satrapa que para bien de Quito sale por la puerta trasera de donde nunca debió llegar. Ojalá los quiteños hayamos aprendido la lección. Ahora resta sacar de la misma forma a la prefecta de Pichincha, también «condecorada» con el grillete…

  19. Interesante sería descubrir si la Jueza Dominguez tuvo alguna presión para dictar tan estúpidamente la Acción de protección al delincuente mayor de Quito. Será que tiene algún enganche con el Yunda chuzo?
    Fuera Yunda, fuera, regrésate a donde viniste!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba