Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Cpccs: urge corregir ese error histórico

en Columnistas/Influencers4P/Info por

El destino del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social vuelve a estar en el debate. La intención supuesta del ejecutivo de llamar a consulta popular para que la ciudadanía decida si esa institución, tan polémica y tan venida a menos, debe continuar, ha abierto nuevamente la discusión sobre su rol.

La verdad es que, para apuntalar un proceso de re-institucionalización del Estado y lucha contra la corrupción, es clave partir de extinguir ese organismo. El tema es cómo. Se habla de promover una Consulta Popular con este propósito. No obstante,  desde el mes de diciembre de 2020, se encuentra esa iniciativa en la Corte Constitucional pendiente de resolución y sin ella ese mecanismo no se viabilizaría.

Su dictamen, de ser favorable, allanaría el camino para la eliminación del CPCCS. Mientras tanto, conviene recordar que el país no estaría en este trance, si la Asamblea anterior no hubiese cerrado filas y blindado, contra la voluntad popular, al CPCCS, incumpliendo su obligación jurídica de representar a los ciudadanos.

Y , a propósito de la voluntad popular, vale también traer a la memoria algunos hechos. Datos provenientes de encuestas han mostrado, reiteradamente, cómo más del 80% de la ciudadanía está de acuerdo con la extinción del CPCCS y, además, desaprueba su labor. Esta métrica es consistente con el bajísimo porcentaje con que sus actuales miembros fueron escogidos. Su baja legitimidad de inicio, se ha visto reflejada en su casi nula actuación desde que fueron elegidos.

No en vano, cuando la iniciativa ciudadana que recogió firmas para lograr su desaparición y cambiar la estructura de la Asamblea se llevó adelante, logró acumular más de trescientas mil firmas, en un tiempo récord, prueba plena que refuerza la posición popular respecto a ese tema.

Varios de sus actuales miembros se aferran a sus cargos argumentando que cumplen un rol de fiscalización. Nada más alejado de la realidad. Al respecto, muchos se preguntan ¿dónde estaban cuando los escándalos de corrupción se destaparon en medio de la pandemia? ¿Dónde estuvieron cuando la Asamblea se debatía entre escándalo de corrupción, repartos y diezmos? ¿Cuáles acciones iniciaron cuando los carnés de discapacidad falsos? ¿Dónde estuvieron durante el escándalo del Defensor del Pueblo? ¿Cuál es su pronunciamiento sobre los escándalos de Contraloría? Mutis por el foro.

Eso sí estuvieron prestos a señalar el vacío legal que supuestamente les impide organizar el concurso de forma expedita. La curiosidad mata a los ecuatorianos por querer saber a dónde va a parar el presupuesto que se asigna para su funcionamiento. Porque ese es un chorro de plata pública que se va como llave de agua dañada.

Por esto urge corregir el error histórico que se cometió al crear un organismo del Estado que no representa a nadie, que no rinde cuentas a nadie y cuya estructura y diseño facilita la cooptación política y la manipulación de la designación de los órganos de control.

Lo que sucede hoy en la Contraloría, es solamente un ejemplo de lo funesto que fue para la democracia la manipulación de la selección del representante de uno de los organismos más importantes del Estado. Solo hay que imaginar que, desde la designación varias de Pólit a la Contraloría, se consolidó un equipo de trabajo dedicado a negociar glosas y desaparecerlas, perjudicando al país en millones de dólares que pudieron ser utilizados para beneficio de los más necesitados.

Se suman otras designaciones y, en años posteriores, su nulo aporte: los escándalos del cura Tuárez y así por el estilo. Con todo esto, razones sobran para su eliminación. Urge entonces que la Corte Constitucional se pronuncie y se logre, de esa forma, una reinstitucionalización del Estado: urge corregir ese error histórico.

Ruth Hidalgo es directora de Participación Ciudadana y decana de la Escuela de Ciencias Internacionales de la UDLA.

5 Comments

  1. Doctora Hidalgo, comparto su criterio de que el CPCCS debe ser eliminado. También creo que la Corte Constitucional debería dar un fallo que permita eliminar esta institución inútil. Sin embargo, creo que también se debería considerar lo siguiente:

    EL PROBLEMA DE FONDO ES LA CONSTITUCIÓN DEL 2008: Todo estudiante de Derecho, sabe que hay una jerarquía: Constitución sobre Leyes, Leyes sobre Reglamentos. Insistir en mantener una Constitución con un mínimo de 220 derechos, cero responsabilidades, que básicamente constituyo el plan del Gobierno de Correa, permitiendo la creación de cientos de cargos burocráticos inútiles, y, sobre todo, facilito que Correa y su gente, haga todo los latrocinios y abusos que se dieron, no solo es una tontería, sino que va a ser una limitante para que cualquier gobierno decente, haga los cambios requeridos, para volver a enrumbar a nuestro país por la senda del desarrollo.

    LASSO TIENE UNA ASAMBLEA EN CONTRA, CUYOS OBJETIVOS NO SON LOS QUE EL PAIS REQUIERE: No hay que ser muy inteligentes, para darnos cuenta que los cambios de fondo que se requieren, no van a tener apoyo en la Asamblea, ni por los Correistas, ni por Pachacutik, ni por la Izquierda Democrática, ni por Social Cristianos. No solo votaran en contra de los proyectos cruciales, como son, las nuevas leyes de impuestos, asuntos laborales, seguro social, etc., sino que, en caso de perder, trataran de detener el avance de estos proyectos, usando a la Corte Constitucional, la cual, últimamente, ha dado muestras de, que, para muchos temas, esta dominada por algunos de los activistas que fueron designados jueces de la misma. Además, todos los socios mediáticos que tiene Correa, incluido el defenestrado Yunda, harán una campaña tenaz contra estos proyectos.

    ESTRATEGIA DE RESPUESTA: Lasso y su equipo, tienen que entender, el escenario descrito en el punto anterior, y, deberían, implementar un conjunto de acciones, que de alguna manera contengan todas estas acciones. En primer lugar, se debe hacer una fuerza de tarea conjunta entra la UAFE y la Fiscalía, con suficientes recursos, para comenzar a perseguir a todos los malos elementos que se enriquecieron en los tiempos de Correa y Moreno, no solo para recuperar esos recursos, sino para apresar a posibles cabecillas de intentos golpistas. Esto incluye, la cooperación total con la Justicia de Estados Unidos. Hay que recordar, que varios de los corruptos, juzgados en Estados Unidos, ni siquiera tienen un proceso abierto en la Justicia Ecuatoriana. El trabajo de esta fuerza de tarea, debe incluir además a todos los funcionarios de la Contraloría, a todos los jueces actuales, a líderes indígenas, y, a otros dirigentes que han comenzado a asomarse de la nada, con objetivos poco claros. También, se debe hacer una excelente campaña masiva, de la situación real de muchos aspectos de la vida nacional, como la situación del IESS, la salud pública, etc., proponiendo unas dos o tres soluciones reales y prácticas, y, enfocándose fundamentalmente en un tema no tocado de forma frontal: la tremenda evasión de impuestos de la mayor parte de negocios pequeños, la elusión tributaria por parte de negocios grandes, y, la viveza criolla de las personas con recursos que viven de la economía informal, pero no pagan nada. La campaña debería partir del hecho de que no tenemos recursos naturales que vender, así los tengamos, para que la gente entienda la importancia de ser responsables para bien de toda la sociedad. También, se debe aprovechar el momento político sudamericano, en el que parece, que todos los países a nuestro alrededor van a suicidarse, con la elección de líderes de izquierda, para atraer toda la inversión extranjera posible que piensa escaparse de esos países, de forma tal, que se generen miles de empleos en nuestro país. Por último, se debe considerar seriamente la propuesta del Gobierno de Biden, de prestarnos dinero a bajos intereses y largo plazo, para pagar por adelantado la carísima deuda china, a cambio, de hacer negocios con empresas norteamericanas, parte de las cuales, tendrán que ver necesariamente con el sector de la defensa, ya que requerimos un socio que nos ayude a controlar la delincuencia internacional, que se ha afincado en el país. Dadas las circunstancias geopolíticas actuales, este último punto puede causar un impacto profundo en nuestro país, en los años venideros.

    PARA ROMPER EL NUDO GORDIANO, DEBEMOS VOLVER A LA CONSTITUCIÓN DEL 98: Si Lasso empieza a generar una o más de las estrategias descritas, hay que tener por seguro, que la Asamblea, será la tumba de todas las propuestas, por eso, la Consulta popular debe estar a la mano. Y está consulta, no solo debe tocar temas de interés nacional, sino que debe enterrar la Constitución de Correa, rompiendo el nudo gordiano que causa la misma. Coincido con los Constitucionalistas serios del país, en el hecho de que hacer una constitución nueva, generaría inestabilidad y tomaría tiempo. Por lo tanto, volver a la anterior es lo más rápido y eficiente. Además, la propuesta, debe incluir, una reforma dirigida de ciertos puntos específicos de esa constitución, para que la misma se ajuste a las nuevas realidades.

    Para concluir, debo indicar, que, ante las circunstancias actuales del país, es deber de todos nosotros, apoyar el entierro de la Constitución de Correa. Si no hacemos esto, nunca se podrán hacer los cambios que la sociedad desea, y, hay el riesgo, de que este delincuente, regrese, y, nos convirtamos en la nueva Argentina.

    • Estoy muy de acuerdo con su planteamiento y propuesta. Debemos retornar a la constitución de 1998. La constitución del 2008 debe suprimirse. Fue hecha a medida de la dictadura de Correa y, aunque aprobada por los ecuatorianos en medio del espejismo de un país próspero que en realidad vivía despilfarrando y endeudándose, es causante de muchas de las situaciones negativas en el Ecuador, entre ellas la corrupción e impunidad.

  2. Actualizado aporte al debate que invita al análisis, toma de conciencia ciudadana para la acción y propuestas urgentes en beneficio del país y su gobernabilidad.

  3. No hay que corregir sino extirpar ese engendro del mal.De esa institución salieron los corruptos 100/100 y que hoy, unos están presos y otros andan por los techos. En la mayoría de las democracias representativas solo hay tres poderes: Legislativo,Ejecutivo y Judicial. Para qué más personal inoperante? El pueblo necesita comida y no corruptos.

  4. Lo mejor para el Ecuador es volver a la constitución de 1998, la cual fue elaborada por entendidos en la materia, incluyendo al expresidente Osvaldo Hurtado, y no por extranjeros traídos por Rafael Correa para hacer una constitución a su medida, en la que introdujo este mamotreto llamado Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, que también, tengo entendido existe en Venezuela. De participación ciudadana no tiene nada y de control social, sí, lo ejerció Correa a su gusto para manipular la asignación de los más altos cargos para tapar la corrupción de su gobierno.
    Si la gestión de Guillermo Lasso es lo suficientemente eficiente para hacer bajar a tantos ilusos de la nube correísta, como ahora lo estamos viendo con la vacunación, es muy posible que la mayoría de ecuatorianos nos decidamos por la carta magna de 1998 y no el absurdo documento que surgió de Montecristi.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba