Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Qué doble moral compañeritos

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

El presidente Guillermo Lasso informó hoy que Sebastián Corral será el embajador en Londres. Y correístas y afines se frotaron las manos. Juraron tener ahí un argumento para demostrar el contubernio de la prensa con el gobierno. El pago de favores. La falta de seriedad de un canal como Teleamazonas, del cual Corral fue gerente. La prueba de que los medios independientes no existen. El indicio que faltaba para demostrar que los medios gobiernan. La pieza del rompecabezas llamado prensa prepago… Todos remaron en esa dirección. También Rafael Correa. También el inefable Guillaume Long. Las redes se inundaron de comentarios y el caso Corral fue tendencia.

Primer apunte: Sebastián Corral es un ejecutivo de una empresa privada. Como persona -huelga decirlo pero toca decirlo- tiene derecho a cambiar de oficio. Y de estatus. Que se sepa, él no representa a los periodistas del Ecuador y tampoco a los de Teleamazonas, cuyo trabajo debe ser apreciado y evaluado por fuera de las decisiones personales de los directivos del medio.

Segundo apunte: Sebastián Corral no es periodista. Y su caso puede ser equiparado con aquellos ejecutivos o dueños de medios que al inicio del correísmo fueron al gobierno: Jorge Glas (ejecutivo de Satelital), Ricardo Rivera, su tío, (dueño de Satelital). Jorge Yunda también entró en la onda correísta siendo empresario de una enorme red de radios. Y Galo Enriquez, dueño de Radio América, fue nombrado embajador en Panamá.

Tercer apunte: el paso a la política de Sebastián Corral, en calidad de diplomático, no vincula en forma alguna al periodismo. Ni constituye evidencia de alianza de los medios con el gobierno de Guillermo Lasso. A menos que haya pruebas. Cada medio, cada día, se juega su credibilidad ante sus audiencias que saben diferenciar perfectamente información y opinión periodísticas de proselitismo y propaganda. Solo los que compraron periodistas y los volvieron cheerleaders, creen que todos los periodistas están prestos a venderse.

Cuarto apunte: cómo les sienta aquello de “doble moral compañeritos”! Porque la decisión personal de un ejecutivo de medios no se parece, en absoluto, al desangre en las filas del periodismo que se produjo durante el gobierno de Correa. Centenares de periodistas se volvieron funcionarios y migraron de querer encontrar la verdad de los hechos, a ayudar a ocultarla en el gobierno. Algunos no solo sirvieron al aparato de propaganda: se enriquecieron haciendo contratos con la administración (Carlos Ochoa, Carlos Rabascall, Carlos Bravo…), se volvieron ministros (Javier Ponce, Freddy Ehlers), viceministros (Kintto Lucas), embajadores (Francisco Borja, Xavier Lasso), embajadores y asambleístas (Aminta Buenaño, María Augusta Calle), diputados (Rolando Panchana, Marcela Holguín), prefectos (Jimmy Jairala) o multiempleos (Patricio Barriga, Orlando Pérez, Rubén Darío Buitrón, Carolina Espinosa, Carol Murillo, Andrés Reliche, Douglas Bravo)… La lista es profusa.

Quinto apunte: esos periodistas, convertidos en políticos, sirvieron en forma ciega al proyecto autoritario de Correa y aplaudieron en forma desvergonzada la persecución contra los medios y periodistas. Cuando no participaron directamente en ella, como es el caso de Patricio Barriga. Algunos de ellos volvieron con cara de periodistas a medios, para reclamar los derechos que cuando estuvieron en el poder pisotearon. Políticos como Jimmy Jairala y Orlando Pérez están ante los micrófonos o dirigen equipos de periodistas. Es su derecho, pero hay que tener claro que son políticos: el periodismo no contempla la puerta giratoria. Hoy político, mañana periodista, pasado…

Sexto apunte: Sebastián Corral dejó de ser un ejecutivo de un medio y es el embajador del Ecuador en Inglaterra. Es un hecho personal y particular que no compromete el esfuerzo de reconstitución que hacen los medios tradicionales y los digitales que el correísmo quiso extinguir. Hay que recordar los ataques inmisericordes contra Vanguardia, Hoy, El Universo, Expreso, La Hora, Ecuavisa, Teleamazonas, 4Pelagatos, Plan V, Fundamedios…
Que inquisidores y exterminadores de la libertad de expresión usen un caso particular para montar una película de ficción es siniestro: peor, abyecto.

Foto: fotomontaje 4P

11 Comments

  1. Que duda cabe , son cínicos de manera exponencial !!!!!! .
    Si alguien corrompió el Servicio Internacional , con nombramientos de todo tipo y para toda clase de tipejos , fue precisamente la Seudo Revolución , fracaso total y sinónimo de despilfarro y corrupción . Así que a otros con su cuento y recordarles que , felizmente , perdieron las elecciones y el PUEBLO ECUATORIANO impidió con su voto , que regrese la IGNOMINIA a seguir saqueando el país .

  2. Pararles bola a la manada de criminales cínicos y mafiosos es gastar pólvora en gallinazo, ya es rete conocido que cada LADRÓN juzga por su propia condición, punto final.

  3. La doble moral de los que gobernaron por 14 años no debe ser tomada en cuenta, el Presidente en funciones tiene derecho a elegir fuera del cuerpo consular sus delegados como cuota política para que apoyen la gestión de gobierno. Los que ahora critican pusieron en estas funciones a gente sin preparación, familiares, amigos. cognados se dice que fueron 1700 empleados de carrera y becados del gobierno y nadie les a fiscalizado para ver si realmente cumplieron sus funciones o estuvieron becados, disfrutando del dinero de los ecuatorianos igualmente tomado como fuente el Universo, se señala que en tiempo de pandemia este numero se redujo a 400, la pregunta es qué hacían tanta gente en Embajadas y Consulados?

  4. A la madriguera se le conoce por el tipo de serpiente, y ya todo el mundo sabe la clase de culebrillas que son, que se arrastran para adorar al jefe de la secta, y hacer méritos con la sin hueso pero sin seso. Ese Long Guillaume (Guillermo Longo), ni hablar; peor el Rabascall, el Opaco Velasco, el Lasso, Borja, lamebotas de la pudrición correísta; pero los periodistas les dan vida a los muertos vivientes. Esa pobre radio Pichincha, lleno de aberrantes extranjeros comunistas, adorando al «chancho» (che=chancho en argentino). No se debe darles mucha propaganda porque se les da vida a los huesos secos.

  5. En todo caso, hay que decirlo, Sebastián Corral como diplomático nada menos que en el Reino Unido e Irlanda es un flaco favor a la diplomacia ecuatoriana. A no ser, por supuesto, que Corral se dedique a hacer un programa de comida desde la embajada. De eso sí sabe. Eso es todo lo que le interesa.

  6. Y se olvidan los miembros de la Cosa Nostra correista-morenista, del innombrable ex embajador en Gran Bretaña, quien hizo la feria completa en CFN, denunciado ante el propio dictador Correa, por el eco. hoy fallecido, Edo.Valencia quien después fue perseguido por los mafiosos del feriado petrolero.
    Tracalada de mafiosos hipócritas.

  7. Es evidente que correístas y afines buscarán de forma permanente la quinta pato al gato. Su misión es lograr el fracaso del gobierno y una forma de lograrlo es malinterpretando y retorciendo las decisiones del presidente para vendernos espejismos y delirios.

    • Los correistas siempre han sido una causa que flota en el ambiente a la búsqueda de una situación cualquiera que sea está que a su juicio les de la razón. Siempre buscan vicios y carencias en el contrario por la simple razón que no encuentran ninguna virtud en sí mismo. LO PEOR ES QUE NOS GOBERNARON CON ESA VISION, sin ninguna virtud propia y siguen sin aprender

  8. Interesante que los correístas estén en contra de cierto tipo de prensa pero nada digan de su prensa mamerta como RT, Telesur, HispanTV, Página12, etc. Tampoco hacen énfasis en algunos opinólogos de Al Jazeera o de los impresentables que opinan por ejemplo en Pichincha Universal. Claro, no dicen nada de estos medios e individuos ya que según ellos no son vendidos pues hablan bien de todos los robolucionarios, ajá. Además, Rabascall terminó de candidato a vicepresidente siendo que fue periodista como usted bien señala. Es que Rabascall antes de ser candidato era un elemento crítico contra el gobierno de Correa? No, era un mercenario que hablaba maravillas del correísmo en campaña. Y encima Rabascall tenía el propósito de generar una idea de que el correísmo es amigo de la prensa, de su prensa más bien. Descaradamente nos meten cuento. Ahora, si Teleamazonas fuera la Telesur del Ecuador, no vería a ninguno de esos merluzos metiendo relajo. Incluso le darían una gran felicitación diciendo que es un embajador de primera. Hay que enfatizar quienes son los descarados que exigen transparencia.

    • Este señor whitacker que a no dudarlo debe ser correista tiene que recordar la triste historia de periodistas que hicieron de su profesión un criticable negocio al servicio del que rompía los periodicos de la prensa independiente , haciendo gala de su tipico autoritarismo.
      Si el señor Corral que no es un politico ha sido nombrado enbajador por nuestro presidente debe tener mayores méritos que aquellos que tan mal hicieron quedar a nuestro pais, que me abstengo de nombrarlos porque la lista es interminable.
      Ojo, que no escribo con seudónimos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba