Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Vacunación obligatoria?

en Columnistas/Influencers4P/Info por

Hace pocos días la alcaldesa de Guayaquil dio unas declaraciones en las que manifestaba que, a efectos de evitar los contagios de Covid19 en la ciudad, a partir del mes de octubre se requeriría el carné de vacunación a los guayaquileños para entrar en centros comerciales, restaurantes y en última instancia incluso para utilizar la Metrovía. Viteri convertía de facto la vacunación en una obligación para los guayaquileños, a riesgo de que quien no lo haga no pueda acceder ni al transporte público.

La discusión sobre si la vacunación contra el Covid19 debe ser obligatoria no se circunscribe exclusivamente a Guayaquil. El debate se está dando en el mundo. En Francia, por ejemplo, el presidente Macron obligó a los profesionales sanitarios a vacunarse contra el Covid19 y, en caso de que no lo hagan, no podrán trabajar ni cobrar su sueldo. Asimismo, indicó que sólo las personas vacunadas podrán ingresar a bares, cines, teatros y otros espacios cerrados aunque, posteriormente, matizó estas declaraciones.

¿Es posible obligar a los ciudadanos a vacunarse o es un atentado contra sus derechos y libertades? Los partidarios de que la vacunación sea obligatoria manifiestan que los derechos individuales tienen su límite en el momento en que afectan los derechos de los demás y, por lo tanto, el hecho de no querer vacunarse convierte a esas personas en una amenaza contra la salud pública y, en consecuencia, la vacunación puede y debe ser obligatoria. Por su parte, quienes defienden el derecho de una persona a decidir si desea o no ser vacunada indican que, en lo relativo a la salud, las personas deben prestar su consentimiento libre e informado a los efectos de acceder a un tratamiento o una vacuna, por lo que es imposible obligarlos a vacunarse si ellos no prestan su consentimiento.

Es evidente que muchas personas que no desean vacunarse lo hacen porque reciben todo tipo de información respecto de la seguridad, eficacia e inocuidad de las vacunas. Las diversas teorías van desde que las vacunas “son experimentales y no han pasado los ensayos clínicos” hasta las más estrambóticas como que las vacunas introducen un “chip 5G” en el organismo. En ese aspecto, es fundamental que el Estado y los medios de comunicación colaboren para informar a la población respecto de la seguridad de las vacunas y descartar teorías absurdas o estrambóticas sin ningún sustento científico. Sin embargo, existen otras personas que, por diversos motivos, ya sean de salud, religiosos, personales no desean acceder a la vacunación. La pregunta que surge en esos casos es si el Estado puede discriminar de tal manera a los no vacunados prohibiéndoles la entrada a sitios públicos e incluso al transporte público. En mi criterio, la respuesta es no. La Constitución señala que nadie podrá ser discriminado por su “estado de salud” y reconoce y garantiza a las personas el derecho a tomar decisiones libres, responsables e informadas sobre su salud. La Constitución establece, asimismo, que en ningún caso se podrá exigir datos referentes a la salud de las personas.

La propuesta de Viteri, por tanto, no tendría asidero constitucional puesto que sería discriminatoria y atentaría contra el derecho de las personas a tomar decisiones libres, responsables e informadas sobre su salud. Lo anterior no obsta para que los sitios privados decidan, en función de sus intereses, si para poder acceder a sus instalaciones los clientes deben estar vacunados, lo que incluye, por ejemplo, el acceso a restaurantes, bares, conciertos o incluso estadios. La persona será consciente de que su negativa a vacunarse le podrá impedir el acceso a ciertos lugares en la medida en que sus propietarios así lo decidan.

No cabe duda de que la vacunación salva vidas. Sin embargo, no podemos, bajo el pretexto del miedo colectivo, violar los derechos y libertades de los ciudadanos obligándolos a vacunarse. A veces los seres humanos son autodestructivos, pero ese es el precio de la libertad.

Ricardo Flores es abogado.

16 Comments

  1. Me permito opinar, ahora que no me han cortado, aún, esa libertad. Me parece que hay algunos comentarios, respetables como no puede ser de otra manera, a favor de la vacunación que no han tomado en cuenta otros aspectos. Quizá lo han hecho a propósito o por ignorancia o alguna otra razón. Se dice que tenemos derecho a ser informados con la verdad para tomar la decisión de vacunarnos o no, pero, a mi parecer, estamos lejos de saber todos los aspectos relacionados a este virus, entre otras causas, debido a que una de las razones de ser del Estado es el control de su población dentro de ciertos parámetros, y se ha demostrado con el tiempo, que aquél hará lo necesario (ocultar información relevante o incluso mentir) para asegurar ese control. Solo se «informa» lo conveniente. Nunca en los medios de comunicación oficiales y masivos encontraremos toda la verdad. Pero como a la mayoría de la población no le gusta «masticar» se traga (admito que es un término grosero para este post) todo lo que le ponen, a cuenta de que es «oficial». Yo, por supuesto, ya tomé mi decisión y el lector observador sabrá cuál es. Cada quien debe hacerse responsable de sus acciones. Esa es la paga de la libertad. Como diría el actor de la película «yo robot», cuando este último (adquiriendo conciencia) no sabía qué más hacer al haber cumplido su propósito: «tendrás que encontrar tu propio camino, como todos nosotros, eso es la libertad».

  2. Con o sin vacuna, HAY QUE USAR MASCARRILLA, y cuidate.
    Con o sin vacuna A TODOS NOS VA A DAR COVID.
    Si te vacunas bien y si no te vacunas también.

    Vivan la vida mejor….

  3. Propagandistas de los antivacunas que no entienden que sobre las decisiones individuales está la salud colectiva. Para que sepan algo la viruela fué eliminada de la faz de la tierra por vacunaciones en masa, en Ecuador se eliminó la poliomielitis por un programa de vacunación intensivo y continuado con vacunas del Izquieta Pérez, el sarampión rebrotó en ciertos estados de Estados Unidos en poblaciones no vacunadas con resultados desastrosos. Es ésto lo que quieren ? Infórmense en artículos científicos para personal no sanitario en los cuales está masticada la evidencia si tienen pereza mental y dejen de multiplicar la basura informativa de las redes.

  4. No me publicaron el comentario. Sin embargo lo digo en síntesis -si es que me lo publican este- a lo que escribí: Gracias Ricardo Flores por tocar el tema. No sólo hay que verlo desde blanco o negro, eso es totalitarismo. Abrir al debate no sólo entre nosotros lectores, sino con los médicos y científicos que están en contra de la vacuna también, eso es democracia y libertad, y por supuesto, búsqueda de la verdad. Cuidado y seguimos el rumbo de los borregos de Panurgo.

  5. Es bueno abrir el debate. ¿Se puede mirar sólo en una dirección, como borregos de Panurgo?
    Han habido otros tratamientos que han sido efectivos durante esta pandemia. Pregúntenles a los indígenas de Cotacachi que festejaron el Inti Raymi.
    La panacea de las vacunas ha generado más dudas que certezas: ¿Estoy vacunado y me puedo contagiar? ¿Estoy vacunado y puedo contagiar? La vacuna me atenúa los síntomas, y ¿por qué murieron tres vacunados con doble dosis con la nueva variante?
    Felicito a Ricardo Flores por traer a colación este tema, porque es importante el debate, y no sólo entre nosotros los lectores, sino también a nivel profesional, porque a los médicos y científicos que no están de acuerdo con la vacuna se los ha marginado.
    El totalitarismo de Correa y sus afines pareciera que manejan la políitica mundial de salud.
    Al abanico de los discrímines ahora se suma este nuevo, tan inhumano como los otros, el discrimen a los no vacunados. Llamemos a Hitler entonces.

  6. Yo soy liberal, por tanto creo que la vacunacion no puede ser obligatoria. Sin embargo el derecho a la movilidad no es irrestricto como no lo es (es mas es un privilegio) el de conducir vehiculos y tampoco es un derecho entrar a un estadio a ver un partido de futbol o a un supermercado privado.
    Quizas me equivoque en las cifras pero supongamos que a un estadio entran 30000 personas y de ellas solo 10000 estan vacunadas. Si 20000 no estan vacunadas, con una tasa de 30% de contagio, 6000 estarian contagiados y estos pueden trasmitir la enfermedad a por lo menos 2 si no de adoptan medidas de bioseguridad, es decir habria 12000 nuevos contagiados o quizas mas (algunos entre los vacunados) y solo voy a considerar el 4% de muertos, es decir 480 o mas muertos.
    Si todos estuvieran vacunados y hay 6000 contagiados solo podrian contagiar a otros 6000 (o menos) y la tasa de mortalidad es 1 por mil, entonces las muertes serian 6.
    Si se compara con un evento de terrorismo, donde 4 individuos planean un tiroteo para matar 400 personas, tendrian derecho a entrar al estadio? Podrian ser detenidos en la entrada.
    Es decir, creo que no se puede obligar a nadie a vacunarse, pero tanto el estado como instituciones privadas pueden restringir la movilidad a los no vacunados (o quizas pedir un PCR).

  7. Como dicen las feministas, su cuerpo su decisión. En ese aspecto no están equivocadas. El riesgo de elegir no vacunarse es enfermarse y posiblemente morir, quienes toman la decisión de no hacerlo tienen todo el derecho de ver que o no hacen con su vida. Ahora, el debate de la obligación sobre todo es de importancia para el estado, los seguros o las empresas. De hecho, sobre todo para el primero pues este es quien se ha arrogado la mayoría de funciones de salud. Si al estado le interesa que te vacunes en parte es porque no le interesa pagarte los cuidados médicos, razones parecidas tienen los otros sujetos que he mencionado. Vuelta, si se les negara atención a los enfermos, acaso no se estaría atentando contra sus derechos? Ese creo es el primer problema de un sistema de salud público y universal, el conjunto de la gente está obligada a absorber las externalidades surgidas por las decisiones voluntarias de los individuos. La opción que ponen en la mesa para minimizar el costo es peligrosa pues si la clase política sigue tomando control de más aspectos de la vida de los individuos, finalmente ellos serán los que tomen por completo las decisiones. Y en el último año hay que estar más que convencido de que la clase política estaría más que feliz de ser dueña de tu alma. Yo creo que el debate debería ser como hacer que esas personas que libremente ejercen su derecho a elegir también a asuman el precio por la responsabilidad de sus actos. También el debate debería estar centrado en ver que funciona mejor para controlar una pandemia, las buenas intenciones de los políticos ecuatorianos o el interés real de los individuos por cuidar su propia salud. En gran medida la situación se desbordó por el ineficiente sector público y las estructuras corruptas dentro de este. Si vamos a echar culpas ahí está también el dichoso estado presente.

    Yo en lo personal si me tocara votar, elegiría que sea libre. Ahora, si es que no hay responsabilidad es porque la gente en un inicio reclamó para que el estado dé esas facilidades. Y así como nos decían que el centro de un sistema gratuito es la solidaridad, ahora solidariamente tendrán que ayudar a los pobres enfermos del covid que no han accedido voluntariamente a una vacuna. Como dice el articulista, no se les puede discriminar por su situación de salud. Si hubiera un motivo para rechazarles porque «ellos se ganaron la enfermedad» creo que también deberíamos considerar rechazar a la gente enferma de cirrosis, de sida, de diabetes o cualquier otra enfermedad en la que el enfermo haya tenido algo que ver. Y si hablamos de obligar, por ejemplo a la gente para que no se enferme de cirrosis les obligamos a dejar de beber, para evitar la diabetes mantenemos a la gente a punte de ensalada, para el sida les ponemos cinturón de castidad. Ya van viendo la ridiculez?

  8. Me parece bien que no se les obligue a vacunarse. Pero, en ese caso, tomando en cuenta que más de 95% de los casos de UCI son de personas NO vacunadas, deberían también ejercer su libertad económica para pagar los gastos que generen, cuando no cuentan con seguros médicos que los amparen. O, mejor aún, ejercer su derecho de elegir el tratamiento con ivermectina, cloriquina o el pelo hallado en la Biblia (con el que debe preparar un té), para que liberen los hospitales para el resto de personas que sufren enfermedades complejas… sin haberse expuesto libre y conscientemente a ellas.

  9. O sea que exigir el uso de mascarillas, carnet de vacunación en los aeropuertos, certificado médico, pago del IVA Etc Etc y demás requisitos para recibir ciertos servicios es inconstitucional y andar por las calles libres sin protección es libertad de elegir? O sea que nunca se vacunaron de viruela sarampión poliomelitis Etc? O sea que libertad es hacer lo que a uno le de la gana infectando a los demás por irresponsable? supongo que quien no quiere vacunarse está en su libre derecho, pero entonces no salga de su casa ya que pudiera tener el virus siendo asintomático o no?

  10. Estimado Dr. Flores, comparto muchos de los puntos de vista de su artículo, sin embargo, considero que su conclusión es PELIGROSA, por los siguientes motivos:

    ARTICULO 83, LITERAL 7 DE LA CONSTITUCIÓN VIGENTE: Admito que hace unos 13 años, fui uno de los pocos giles que leyó la constitución antes de ser aprobada. Entendí que estaba llena de derechos (mínimo 220 según algunos abogados) y solo encontré una obligación explicita (artículo 62, literal 1: “el voto será obligatorio…”). Resulta que me olvide del artículo 83 que tiene las responsabilidades, que son 17, aunque algunas están redactadas de forma tan mala, que parecen recomendaciones, no obligaciones. Según el Dr. Ismael Quintana, el numeral 7: “Promover el bien común y anteponer el interés general al interés particular, conforme al buen vivir”, es suficiente, para que el estado ponga requisitos para acceder a bienes o servicios a las personas que no quieran vacunarse. Además, si se vuelven a colapsar los hospitales, ¿Quién asume el costo de salud pública que esto implica? ¿es justo que la sociedad pague por servicios médicos a alguien que no quiso vacunarse, y, por ese motivo se enfermó?

    LOS DERECHOS HUMANOS SON UNIVERSALES, PERO NO ILIMITADOS: Por razones, que desconozco, todo activista de derechos humanos, incluidos abogados, creen “tontamente”, que los derechos no tienen límites. En realidad, todos tienen algún tipo de límite lógico. El primer límite es el hecho de que tus derechos llegan hasta donde llegan los derechos del resto. El 2do, es entender, que el resto puede ser toda la sociedad. Por ejemplo, si el derecho a la vida, fuera ilimitado, si un delincuente le está acuchillando, un policía no podría hacer uso de la fuerza letal para salvar su vida. Entiendo, que, por ejemplo, la Constitución alemana, específica clara y lógicamente muchos de esos límites. Sin ir muy lejos, la “Mejor Corte Constitucional de la Historia”, según los activistas, en su reciente fallo relacionado al Aborto, en el párrafo 141, da a entender que el derecho a la integridad de la mujer violada está por encima de la protección de la vida del nasciturus, por lo tanto, determina una jerarquía de un derecho sobre otro. El mencionado fallo tiene también otras consideraciones, que nos hacen caer en cuenta, que, dependiendo de las circunstancias, un derecho puede esta por encima del otro: derecho a la salud de la sociedad, versus derechos asociados a la salud individual.

    LIBERTINAJE DE EXPRESIÓN, OPINIÓN Y CATEDRA: Desde hace unos 20 años, en la sociedad occidental, ha ocurrido un fenómeno extraño: muchos promotores de derechos y/o minorías, nos han impuesto a la mayoría de la sociedad, un conjunto de ideas, políticas, e, incluso leyes, basados en deseos y/o ideologías, de muchos temas controversiales como el aborto, el femicidio, el matrimonio homosexual, los derechos de minorías, etc. Por lo general han tenido ayuda de la prensa, que mayoritariamente, les ha abierto las puertas de par en par, sin analizar ni hechos ni cifras. Pero si analizamos con un poco de sentido común y lógica, nos damos cuenta que muchos de estas ideas, reniegan de hechos científicos demostrados por la genética, la biología, la sicología, etc. También reniegan de cifras globales, y, por lo general, solo dan importancia a las cifras que se ajustan a lo que proponen. Un claro ejemplo de esto, es el crecimiento exponencial del movimiento antivacunas, antes de la pandemia, y, actualmente con mayor fuerza, a pesar, de todas las pruebas científicas que demuestran, que cualquier vacuna, es mejor que nada.

    QUE PASA SI USTED NO DESEA VACUNARSE, Y, UNA PERSONA DE SU ENTORNO, NO SE VACUNO PORQUE NO LE TOCABA TODAVÍA, PERO USTED LE INFECTO Y MURIO: Si eso llegará a pasar, ¿Usted sería el culpable?

    QUE PASA SI USTED DESEA VACUNARSE, PERO NO LE TOCA SU TURNO, Y, UN PERSONA DE SU ENTORNO, QUE NO QUIERE VACUNARSE, LE INFECTA Y LE CAUSA LA MUERTE: Si eso pasa, ¿esa persona sería culpable?

    QUE PASA SI USTED NO DESEA VACUNARSE, SE INFECTA Y SE MUERE: Acaso deberíamos decir “bien hecho por pendejo”. Sus familiares ¿culparán al Estado por no haberle obligado?

    NINGUNA CANTIDAD DE EVIDENCIA LOGRARÁ CONVENCER A UN IDIOTA (MARK TWAIN): Todos hemo sido idiotas alguna vez. Por eso, disfrutamos de los Simpsons y nos cae bien Homero. Pero la historia y la experiencia nos han demostrado que hay personas que viven toda la vida siendo idiotas. Estas personas, son aquellas, que cuando ven hablando en un medio de comunicación a otro idiota que promueve las ideas en las que cree, se convencen más de que estas ideas son válidas, incluso si el periodista, o, las otras personas presentes, le demuestran que está equivocado. Lamentablemente, el libertinaje de expresión, opinión, y/o, catedra, nos ha causado un gran daño como sociedad. Por eso, hay ideas que nunca deben ser promovidas, de ninguna manera. Por eso, el Comunismo es delito en varios países que eran parte de la denominada cortina de hierro, y, el nazismo es delito en Alemania e Italia.

    ¿SE DA CUENTA QUE ALGUNOS IDIOTAS USARAN SUS ARGUMENTOS DE LIBERTAD INDIVIDUAL PARA DEFENDER SU POSICIÓN? Sin ir muy lejos, el primer comentario de un señor llamado Manuel, dice que su articulo tiene razón, y, no nos pueden obligar a vacunarnos. 4 pelagatos es el periódico digital de opinión más leído del país, por lo tanto, ¿Cuántos idiotas anti vacunas van a leer este artículo? Si alguno de los idiotas antivacunas, usa la conclusión de su artículo, para defender su posición, se infecta y se muerte, ¿usted tendría la culpa?

    Por todo lo anterior, creo que las conclusiones de su artículo son PELIGROSAS… Piénselo.

    • Uno de los mejores artículo que he leído en mucho tiempo y agradezco por ello. Si yo me he vacunado y eso te protege a ti, tu te vacunas para protegerte a ti y a mi. Punto! Y si no puedes vacunarte, no salgas por favor!

  11. Las personas pueden creer lo que quieran, pero no hacer lo que quieran. Cuando lo que tú haces afecta a la colectividad, prima el derecho colectivo, se crea automáticamente una responsabilidad social.
    Las leyes no pueden prevenir todo, no se puede legislar para cada acontecimiento, corresponde aplicar el sano juicio, el sentido común, pero sobretodo la verdad científica. El gobierno debe definir si la tolerancia implica permitir los terribles daños de las teorías conspiracionistas.
    Tú escoges entre confinarte o vacunarte. Si no te vacunas no puedes socializar con los demás porque no estás cumpliendo tu mínimo compromiso individual con la sociedad.
    Las vacunas no son todo lo maravillosas que quisiéramos, pero es lo que tenemos para sobrevivir.
    En un cáncer terminal Ud. puede negarse al tratamiento, pero no confundir con un supuesto derecho a no vacunarse, lo que es una medida preventiva y no un tratamiento, aunque igual no puede negarse a un tratamiento en enfermedades que representan riesgo a los demás como es el COVID-19.
    Ecuador está cruzando velozmente un difícil puente sobre un terrible precipicio. Corresponde apoyar el programa de vacunación para TODOS.

  12. Claro no pueden obligar a vacunarse porque ahí si se coartan las libertades, pero es una falta de respeto y responsabilidad para los demás que si se están vacunando y en un transporte u otro lugar también tienen el derecho de contagiar a otros con el paraguas de que soy libre y no me quiero vacunar. Es hora de que todos estemos en el mismo barco para salir de esta pandemia.

  13. La señora Cynthia Viteri hace tiempo que busca un protagonismo barato por medio de demagógicas medidas. El impedir aterrizar a dos aviones en rescate humanitario al comienzo de la pandemia del Covid-19 fue uno de los actos más grotescos de su gestión, que tuvo repercusiones internacionales. Las irregularidades descubiertas en su administración la colocan en el triste montón de funcionarios corruptos de este país. Tuvimos suerte los ecuatorianos de no haberla elegido presidenta. La alcaldía de la ciudad económicamente más importante del país debe pasar a mejores manos.

  14. En Estados Unidos, prácticamente todas las muertes por COVID (99%) y casi todas las hospitalizaciones por COVID (97%) corresponden a personas NO VACUNADAS. Similares estadísticas provienen otros países de todo el mundo: Chile, Israel, Europa.

    ¿Qué significa todo esto?

    1. Que las vacunas son efectivas y seguras. Por lo tanto se han desvirtuado COMPLETAMENTE las mentiras conspirativas que circulan en las redes sociales.

    2. Las personas NO VACUNADAS son altamente vulnerables al virus, sobre todo con el aparecimiento de variantes más contagiosas.

    3. Mientras NO SE LOGRE VACUNAR a un alto porcentaje de la población, el virus continuará mutando y propagándose. La directora del CDC dice que Estados Unidos está viviendo una «pandemia de los no-vacunados».

    ¿Qué se puede hacer?

    Se puede utilizar mecanismos «de mercado». Por ejemplo, es bien conocido que las empresas de seguros cobran diferentes primas a los clientes, dependiendo del RIESGO. Así, las personas que tienen actividades o conductas más riesgosas pagan más que las personas con menos riesgo; un conductor de automóvil de 40 años, casado, padre de 3 niños, suele
    conducir de manera más prudente que un joven soltero de 20 años; un fumador tiene más riesgo de contraer cáncer de pulmón que el resto de la población; un escalador de montañas tiene mayor probabilidad de sufrir fracturas que un oficinista, etc.

    En el Ecuador, las aseguradoras ya están aplicando tarifas diferenciadas a los automovilistas, dependiendo de si manejan con mayor o menor prudencia.

    Asimismo, desde hace mucho tiempo el IESS obliga a los empleadores a implementar sistemas para minimizar los riesgos a la salud de sus empleados. Si un empleado acude al
    IESS por un accidente o una enfermedad laboral, y la empresa no ha implementado el respectivo plan, la empresa está obligada a pagar la totalidad de los gastos… más las multas respectivas!!!

    Los mismo se puede hacer respecto a la vacuna contra el COVID.

    Primero, las empresas privadas sí pueden obligar a sus empleados a vacunarse.

    Segundo, tanto el IESS como las aseguradoras de salud privadas pueden especificar que SOLAMENTE CUBRIRÁN LOS COSTOS GENERADOS EN LA ATENCIÓN DE COVID (atención ambulatoria, pruebas de diagnóstico, hospitalización, cuidados intensivos, y gastos mortuorios) DE AQUELLAS PERSONAS QUE SE HAYAN VACUNADO.

    Por supuesto, cada persona es libre de no vacunarse, pero debe aceptar las consecuencias ($$$$$$) de sus acciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba