Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El presidente corre; la Cancillería gatea

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

La disonancia entre el presidente de la República y su Canciller, en el caso de las protestas en Cuba, no es circunstancial. Hay temas conceptuales y una incomprensión de los contextos políticos por parte de la Cancillería que, con Mauricio Montalvo cree que solo debe hacer diplomacia. Por eso no tiene asesores políticos, como sí los han tenido otros cancilleres. Por supuesto que hubo, además, teléfono dañado entre Carondelet y la Cancillería al punto que el presidente ha hecho saber que los asuntos de Estado sean tratados en su despacho, no mientras camina o sube al auto.

Pero más allá de doctrina y de circunstancias, hay otro problema que crea discordancia entre Carondelet y el Palacio de Najas: el estilo y la velocidad en la forma cómo el presidente y el canciller -como representante de tradiciones; algunas obsoletas- encaran la acción.

Guillermo Lasso es producto del sector privado. Y es, además, de Guayaquil donde las decisiones se toman al vuelo. El presidente vive su tiempo: usa su celular, escribe sus mensajes y no requiere secretaria para llamar a nadie. Ni siquiera a los embajadores, como lo ha hecho con el de China durante esta pandemia.

Ir rápido, ir tras resultados y obtenerlos en el menor tiempo posible parece ser su divisa. Y el presidente, por lo que se sabe, no se hace lío en obviar protocolos y ceremoniales que la contemporaneidad ha archivado. Lo hizo precisamente con la China a propósito de una carta, al parecer solicitada, de felicitación al Partido Comunista por los cien años de su creación.

Lasso no solo no vio inconveniente en escribirla, sino que pidió a uno de sus colaboradores preguntar en la embajada de ese país en Quito si podía entregarla él mismo. Sorpresa grata en esa legación diplomática. ¿Quién invitó a quién a cenar? En todo caso, los chinos se frotaron los ojos de satisfacción: el presidente fue recibido como la ocasión ameritaba ya que iba a ser la primera vez que un presidente ecuatoriano visitaba esa embajada.

El banquete fue suculento y el ambiente de apertura y cooperación facilitó al presidente ecuatoriano avanzar su agenda: solicitó vacunas, tratado de libre comercio, renegociación de la deuda y un préstamo de 500 millones de dólares. Obtuvo todo. Así, en un abrir y cerrar de ojos.

Algo parecido hizo con el embajador de Estados Unidos con quien, según reportería de 4P, se reunió la semana pasada. Su pedido formal al presidente Biden es reiniciar las negociaciones para un acuerdo comercial. El Canciller, días antes, había hecho saber en entrevistas, con tono resignado, que Estados Unidos había cambiado de parecer y cerrado la posibilidad de un acuerdo comercial. Lo mismo explicó en el caso de Europa donde Ecuador contaba obtener la exención para sus ciudadanos de la visa Schengen.

¿Qué hubiera pasado si en vez de que el presidente hubiera hecho esas gestiones directas con los embajadores, que tardaron horas en concretarse, la Cancillería se hubiera encargado? En claro, hay un desfase elocuente entre la Presidencia y la Cancillería. Y es evidente que tiene que ver con visiones de la vieja guardia de la diplomacia y con formas que el perfil ejecutivo de Lasso revela como ampliamente superadas.

El Cancillería tiene por otro lado pasivos que Mauricio Montalvo no ha procesado. La presencia de un servicio exterior pletórico de personajes puestos por el correísmo y hasta un subsecretario, Leonardo Arízaga, ampliamente conocido y que él justificó, en un programa con Carlos Vera, diciendo que lo pone a trabajar…

Actualizaciones, trabajo y ejercicios de velocidad parece tener el Canciller por delante.

Foto: Presidencia de la República. 

16 Comments

  1. Qué diferencia notable, entre la burocracia lenta y escrutadora, ésa, que; está convencida, que; cumplir con sus funciones y atribuciones, es hacer un favor al ciudadano, que; mantener la visión de sabelotodo, dialéctico y apologista de izquierda, porque todavía supone estar en la guerra fría y que tener el designio como dádiva de la providencia y gozar de la «carrera diplomática», que antes; en catorce años de izquierda dominante, fue vilipendiada cual alfombra de centro nocturno, y hoy cree ser experimentada. La Cancillería, sí, esa; la servicial y sumisa a individuos que; invocando la revolución, la revolcaron en las cloacas de la paranoia, la fiesta y el fandango barato. Hoy la Cancillería del Señor Montalvo (pregonero de la «carrera diplomática», como un título de propiedad, una heredad y árbol genealogico), venida a menos, la que aspiraba a más, sigue la obsolesencia de sus justificaciones y mantiene, no por el miedo anterior, sino por la incapacidad actual de él y su círculo de «profetas», la ineptitud vergonzosa de ser el icono de una buroracia dorada, hundida en el lio de no saber que responder a una democracia que avanza, que ágil busca resultados de su gestión, que con el Ejecutivo de mano, responde al clamor ciudadano, a través de un trabajo efectivo y práctico…
    Quizá, el Señor Montalvo; Canciller de carrera diplomática entienda que los resultados no esta en «hacer trabajar» a sus ideólogos de confianza, sino en trabajar como ejemplo, dar muestras de capacidad de visión y entender, antes que decir que la misión institucional es la vocación de servicio no de favor al país.

  2. El pobre canciller se volvió antipático gracias a sus propios amigos. Cuando un individuo ostenta un cargo de secretario de estado es lógico que queda expuesto al escrutinio público (al menos en democracia); el asunto es reconocer cuando se incurre en equivocaciones, todos incurrimos en ellas.l

  3. Ahora, cuánto se ahorraría el país si se corta la mayoría (inútil) de la cancillería? En términos de eficiencia ya hay que ir pensando en cortar a los chupaimpuestos no solo de ahí, también de otros sitios.

  4. Como lo decían nuestros antecesores hay que me meterles un ají!!!! donde ustedes saben para que funcionen los burócratas ineptos que están en el gobierno… Eso está haciendo Lasso y eso tiene que seguir haciendo hasta que los que sobran se vayan…. Éxitos Sr. Presidente

  5. ¿No existe la posibilidad de que el presidente hable con el canciller para acordar sobre un estilo y plan de trabajo? Sin afán de defender a ningún personaje, a veces es solo cuestión de tener una conversación profunda y significativa para sintonizar. ¿Será que esta es la pieza faltante?

  6. Excelente visión de lo ejecutivo y práctico, no contagiado de las versiones antiguas, acaso no se puede apreciar que no trabaja para éste gobierno, no es notorio que tiene otro patrón para órdenes

  7. Muy bien por el beneficio del país el accionar del Sr Presidente, es lo que se necesita para superar tanta pobreza atraso y subdesarrollo. En cuanto a esa tarea de parásitos no es visión diplomática ni estilo en las «relaciones internacionales» sino que si se ponen de verdad a trabajar se les acaba el negocio y como justifican a tanto vago innecesario. Sería bueno saber cuantos millones le cuesta al país mantener ese ejército de burrocratas y se entendería mejor la cosa.

  8. Los defensores, por conveniencia, de las «momias cocteleras» aparecen inmediatamente, como lo hacen los trolls del correísmo ante cualquier publicación en redes en contra del refundido en Bélgica, tal cual. Fue un error del presidente Lasso el nombramiento del actual canciller. Error que debe ser remediando inmediatamente. Estamos en el 2021, pandemia de pormedio. La diplomacia ecuatoriana tiene que entender el nuevo andar que estos tiempos exigen. Los manteles largos y los almuerzos con sobremesa se acabaron.

  9. El presidente Lasso, practica bien la frase símbolo «Si tienes una pared al frente, sáltala y consigue tus resultados», porque muchas veces nos aferramos y queremos derribar la pared, a veces mejorarla, cambiarla y buscamos escaleras ,,,, eso lleva mucho tiempo. En este tiempo de digitalización vale parecerse a los milenials, aplasta el botón y resuelve al instante, y te quedará el deber cumplido, porque impactaste con algo extraordinario… Presidente su actuación como lo describe el artículo de 4P, da soluciones rápidas, lo cual se muestra positivo, porque los últimos 4 años en Carondlet dormían plácidamente y los rezagos se quedaron en los ministerios.

    • Lasso es el dueño del circo y hay momentos y circunstancias dónde no puedes enviar a los payasos..Muy buenas decisiones tomadas por el presidente y como dicen por allí: Soy el presidente y conmigo hay que hablar! Punto…

  10. El Sr. Lasso esta haciendo lo que un buen ejecutivo sabe hacerlo. Alguien va a salir a decir que manejar un pais no es manejar una empresa, y eso es correcto. Pero la experiencia de manejar empresas privadas es unica y va a ser muy util para obtener resultados en nuestro pais. Ahi esta el ejemplo de las vacunas. Si se dejaba todo al sector publico, este rato no estariamos ni por la mitad de vacunados.

  11. Mas allá de lo interesante del artículo , lo que hay que aplaudir es la actitud abierta y cosmopolita del Presidente Lasso , quien al decidir mantener un contacto directo con los Embajadores de China y Estados Unidos , trasluce oportunidad en sus decisiones , las que obviamente benefician al país . FELICITACIONES !!!!!!!!

  12. Fijándose en detalles insustanciales y con aires de erudición, tratando de quitarle importancia a la claridad, agilidad y profundidad del artículo.

  13. El señor periodista escribe con tanta pasión sobre lo que a él le parecen inmensas, insalvables e irreparables diferencias (¿o discrepancias?) entre el Presidente de la República y el Canciller (más que la Cancillería o el Ministerio de Relaciones Exteriores como institución) que en la primera línea del séptimo párrafo se deja un grueso error: «Algo parecido hizo con el embajador de Estados con quien…»… ¿Qué mágico país será «Estados»…?… Seguramente fruto de la influencia de su connacional, el fantástico Nobel de Literatura 1982, Gabriel García Márquez (1927-2014). Se agradece la corrección, quedará la captura de pantalla.

    • No afecta en absoluto la comunicación. Montalvo es otro comunistoide educado en Harvard al que pronto le tocará rectificar o dejar lugar libre a alguien más acorde al pensamiento del presidente

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba