Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Juicio a Celi: el plan chimbo de Lloret

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

Está claro que para el legislador correísta Juan Lloret, lo más importante del juicio político que sigue a Pablo Celi es dejar sentado, con un acto legislativo como una condena del Pleno o informe de comisión, que el ex contralor se arrogó funciones: eso a sus ojos ilegitima todo lo actuado por él durante su gestión. Es decir, establecer que todos los informes de Contraloría que sirvieron de sustento para los juicios y las condenas en contra de cuadros del correísmo como el propio Rafael Correa,  Jorge Glas o Alexis Mera, entre otros, son ilegítimos y nulos. Lloret no ha dicho esto explícitamente, pero su actuación en el juicio lo delata. Como una legisladora dijo a 4P.:»se le nota en el plumero».

Para comenzar está su intervención el lunes en la Comisión de Fiscalización. Ahí quedó clarísimo que de las seis causales de juicio que ha presentado en contra de Celi hay una que le merece mayor atención: la supuesta arrogación de funciones y la supuesta ilegitimidad de todo lo actuado por él . De las tres horas que duró la sosa intervención de Lloret, dedicó una a ese tema. Las otras cinco causales son: informes a favor de Odebrecht, el contrato de la Contraloría con la empresa de Daniel Salcedo, las acusaciones de interferencia electoral ante el Consejo Nacional Electoral, el caso sobre el escándalo de corrupción conocido como de Las Torres que investiga la Fiscalía y un supuesto caso de incumplimiento de funciones.

Lloret no solo se tomó tiempo en la supuesta ilegalidad de las funciones de Celi sino que hizo un detallado recuento de los hechos que precedieron la confirmación del Consejo de Participación y Control Social Transitorio, presidido por Julio César Trujillo, de su cargo de contralor encargado por la fuga y posterior renuncia de Carlos Pólit. Según Lloret, Pólit antes de fugarse del país por las investigaciones del escándalo Odebrecht, removió a Celi y nombró para el cargo a Sabett Chamoun, una funcionaria de su entera confianza. Lloret, claro, no mencionó que existe una sentencia de la Corte Provincial de Pichincha que anuló su nombramiento y la condenó a un año de prisión. Y así Lloret llegó a lo que realmente le interesa: «todas sus actuaciones tienen que ver con la ilegitimidad». Y los actos administrativos de Celi “no existen”.

En su esfuerzo por demostrar la supuesta arrogación de funciones, Lloret tuvo un colaborador de excepción: el prófugo de la justicia Carlos Pólit quien, desde Miami, donde vive, se explayó el domingo explicando y argumentando las mismas ideas y hechos que el asambleísta correísta utilizó al día siguiente. Una coincidencia tan evidente que hasta parecía ensayada.

En Ecuavisa, el miércoles en la mañana, Lloret confirmó lo que en la Asamblea y en la Comisión de Fiscalización se dice sobre lo que realmente está tras su estrategia: «Hemos abierto la caja de pandora de Celi. Las piezas deberán ser armadas. Lo que sí es cierto es que los actos administrativos deberán ser analizados por la función jurisdiccional». ¿A qué actos administrativos se refiere? A los que tomó Celi durante su gestión al frente de la Contraloría, incluyendo los informes sobre los casos que afectan a los cuadros correístas, entre esos Rafael Correa condenado a ocho años por el caso Sobornos. En la Asamblea se dice que la idea es usar una condena del Pleno en las apelaciones internacionales por el caso Sobornos.

Celi es consciente de las intenciones de su interpelante. «Es claro: el propósito es invalidar el control hecho en mi gestión. Se sienten amenazados porque los informes señalan a sus mentores». E hizo notar una contradicción en el juicio instigado por Lloret: lo procesan como Contralor cuando su argumento es que nunca lo fue legalmente. Celi se defendió usando como principal argumento la sentencia de la Corte Provincial de Pichincha que estableció que lo que hizo Pólit cuando lo destituyó como subcontralor y nombró a Chamoun fue ilegal por hallarse prófugo de la justicia. También recordó que el presidente de la Asamblea y luego el Consejo de Participación y Control Social lo confirmaron en el cargo.

El argumento de Lloret no parece que tiene mayor futuro. 4P. supo que en el interior de la Comisión de Fiscalización hay entre cinco y seis miembros que no están de acuerdo con el argumento de que Celi se arrogó funciones de Contralor y, peor, que bajo ese supuesto sus actos no tuvieron legitimidad. No existe sustento jurídico alguno que permita pensar en anular lo hecho durante la gestión de Celi, puesto que sería lo mismo que nulitar todo lo que un dictador hubiera hecho durante su gobierno. En realidad, en la Asamblea existe un amplio sector que piensa que lo que pretende Lloret y el correísmo no tiene ninguna validez jurídica. Ellos pueden pretender posicionar en la opinión pública la idea de que Correa, Glas y los suyos son perseguidos políticos por un sistema del que fue parte un contralor ilegal, según ellos. Pero su operación política es chimba.

Foto: Asamblea Nacional.

5 Comments

  1. La pregunta del siglo es: HASTA CUANDO LOS ECUATORIANOS VAN A TOLERAR QUE UN MONTÓN DE CRIMINALES CÍNICOS y SINVERGÜENZAS HAGAN CON NUESTRO PAÍS LO QUE LES DE SU REGALADA GANA???

    YA BASTA DE AGUANTAR TANTO ABUSO CARAJO!!!

  2. A los correistas hay que que espulgarles como lo que son: perros callejeros y aún así los parásitos jamás desaparecerán porque son inseparables. Entonces jamás confiar ni un saco de alacranes a éstos delincuentillos.

  3. este pobre sátrapa coreista Lorete, sin capacidad de razonamiento ni pensamiento solo sigue las ordenes de su Patrón el corrupto delincuente criminal prófugo de la justicia rafale Correa, da pena que no se encamine a la verdadera corruption maneja y dirigida por Correa con estos delincuentes contralores Polit y Celi, se han desvanecido mas de US $ 860 millones en glosas que afectan a los recursos del País, y sigue en la impunidad y degradación de valores y Etica.

  4. Tan chimba y tan asquerosa como el que la propone, de paso unos $$$ de agradecimiento de celi para que después no lo puedan juzgar según los vivisimos dos veces por el mismo delito. Asco de «honorable» a que provincia representará…?

  5. Muy de acuerdo, es clarísima la absurda intención de deslegitimar lo actuado, en lugar de buscar deslegitimar los argumentos en lo actuado. Triste que los Contralores tanto Pólit como Celi hayan sido delincuentes asociados al poder de turno y que ante los intereses por mantener oculta la corrupción en esas etapas, los legisladores lleguen a pretender modificar lo que se debe juzgar. Con ello no cabe duda que este Sr. Lloret no es más que un sátrapa correísta.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba