Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Caso Yunda: ¿todos los jueces son corruptos?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

¿Los jueces Raúl Mariño y Cenia Vera van a la Corte Provincial de Pichincha? ¿Se encuentran con sus compañeros de trabajo? ¿Qué cara ponen? ¿De ignorantes que no han leído la Constitución? ¿Que no saben cómo se fiscaliza el ejecutivo municipal? ¿Que confunden un concejo municipal con una corte jurisdiccional?

¿Y qué dicen esos jueces a sus compañeros de la Corte? ¿Les dirán, mirándolos a los ojos, que ellos creen realmente que el caso del exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, es tan similar al de Jorge Yunda que era dable usarlo, como precedente jurídico, para escribir la sentencia que devolvió sin pestañear la alcaldía a Jorge Yunda? ¿Les dirán que no hay una diferencia entre un funcionario administrativo (el procurador de Colombia) y un Concejo político (el de Quito que removió a Yunda)? ¿Sostendrán que para ellos es lo mismo una acción disciplinaria (que afectó a Petro) y un proceso político (que sacó del cargo a Yunda)?

Los jueces tienen esa doble posibilidad de ser observados. La opinión y sus compañeros. La opinión es etérea. Pueden o no oírla. Pueden o no leerla. No les llega porque cuando toman una decisión ante la opinión, siempre pueden contar con el beneficio de la ignorancia ajena. Así como Linda Guamán decía que los periodistas no saben de ciencia, los jueces pueden decir que el  pueblo no sabe de leyes. Pero están sus pares. Esa mirada, ese juicio los debería sacar de la órbita que genera alta sospecha o abierta certeza: si no son ignorantes, son corruptos. Absolutamente corruptos.

Y, claro, se puede cambiar el tiro de cámara. ¿Qué piensan los jueces que ven a sus compañeros producir fallos chuecos, antijurídicos, absolutamente insostenibles doctrinaria y constitucionalmente? ¿Cómo los ven? ¿Nada dicen? ¿Y nada dicen a pesar de que saben que la Justicia toda -ellos incluidos- es arrastrada públicamente por fallos como el del caso de Yunda, tomado por compañeros con los que departen en pasillos y salones?

Claro hay otra lectura: todos los jueces tienen cadáveres en sus armarios. No hay censura entre ellos; hay un código de convivencia. Lectura terrible, impensable, impresentable. Porque, claro, desde afuera, y por las razones que sea, desesperadas o románticas, hay que suponer que hay jueces decentes. Jueces sin rabo de paja: como los de la Corte Constitucional.

Si ese presupuesto se diera por cierto, aparece inmediatamente la pregunta: ¿dónde están? ¿Cómo no se manifiestan ante coyunturas tan sensibles como la que vive Quito. ¿Por qué no defienden su trabajo, su honor, su rol en una democracia donde dos jueces (después de otros dos de menor rango) decidieron hacer uso delictivo del ordenamiento político?

No es tarea fácil y eso se entiende. ¿Pero qué es fácil en un país subdesarrollado, desencuadernado, fragmentado y donde el dinero fácil se está tragando a muchas  personas con los rescoldos de los valores de antaño? Alex Aguinaga cuando capitaneaba la Tri, dijo en una entrevista con este pelagato, lo importante que es tener para un jugador en el terreno de juego, al borde de la línea, a un director técnico respetable. Le sirve de inspiración y aliento. No es caso de los jueces. María del Carmen Maldonado dirigiendo el Consejo de la Judicatura es exactamente lo contrario: un factor disuasivo. Ella es, en términos castizos, una oportunista que se pegó al correísmo para trepar y luego jugar a ser independiente negando, con fingida convicción, todo lo que fue. Y los favores que debe. Ella es el espejo perfecto de lo que no debe ser la Justicia.

Es obvio que debe ser descorazonador para los jueces ver que Juan Paredes, quien condenó a Diario El Universo, tras haber recibido la sentencia en un pen drive, sigue en la función judicial. Ese juez cometió algunos delitos, entre ellos prevaricato y falsedad ideológica, y salió premiado por el correísmo, pues pasó de ser un juez temporal a ser juez titular y sigue administrando justicia. ¿Qué cara pondrá cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos condene a Ecuador y obligue a indemnizar a las víctimas de su sentencia? ¿Cómo puede un individuo como él ser juez de la República?

Jueces como Raúl Mariño, Cenia Vera o Juan Paredes hay por montones. Y si son expulsados tienen altas probabilidades de que otros jueces los devuelvan a sus cargos. Así el sistema se autoregenera. Quizá por eso muchos jueces corruptos no temen que sus colegas les miren a los ojos. El único dilema sigue siendo, ¿por qué los jueces decentes cargan sin chistar con vergüenzas ajenas?

Foto: El Telégrafo.

23 Comments

  1. Lamentablemente las malas prácticas , han cambiado la injusticia por una justicia verdadera de derechos volviéndose un deporte. Hoy en día nos encontramos en un nuevo Gobierno de cambios y encuentro para todos , en el que hemos empezado avanzar con nuevos retos para el país.

  2. El problema es que en el Ecuador los ciudadanos hacen levantamientos populares en contra del poder Ejecutivo «hasta por deporte», pero a nadie se le ocurre siquiera en promover un levantamiento en contra de los poderes legislativo y judicial, donde habita «anónima» la podredumbre de la política.

  3. Para los jueces honestos aplica “entre bomberos no se pisan las mangueras”, saben que es mejor no decir nada de sus pares.
    Y los abogados honestos también saben que es mejor no opinar más allá de generalidades porque sin pruebas pueden ser demandados por los abo-gangsters o sea los defiende-pillos.

  4. «No hay censura entre ellos; hay un código de convivencia…» y una Asociación de Jueces que protestan cuando les critican porque dicen que quieren influir en sus «sabias» decisiones. Se protegen, no importa que hierren. Y no se amilanan ante la opinión pública de toda una ciudad capital y del mismo país. Veredictos que la ultrajan, humillan y ni se mosquean. A la remoción de un alcalde le dan un tratamiento de violencia doméstica, ¿quién sería el marido maltratador? Y mediante sorteos «chuecos» escogen a la jueza. Y esta ridiculez sigue su curso a instancias superiores. Y se ratifican. Con mayor razón el sadismo para un humilde ciudadano, como le sucedió a un amigo: una institución del Estado vende un terreno a un «palo grueso», con linderos imaginarios; el «palo grueso» se apropia de ese terreno y los linderos los pone en el terreno de mi amigo. Este demanda, con escrituras claras e hitos definidos, no ambiguos, pero pierde. Apela, y otra vez pierde. Por eso, ante un juez habrá que sacarse el sombrero, no por la toga sino por su apego a la justicia.

  5. La única manera para salir de la corrupción judicial. es cambiando el sistema de administrar justicia, como en ee.uu y otros países, con UN JUEZ, UN JURADO POPULAR, LAS PARTES CON SUS PRUEBAS, sera un juicio rápido y JUSTO, sin corrupción, sin fugas, habrá SEGURIDAD JURÍDICA por lo tanto inversiones por ende TRABAJO. EL BUEN EJEMPLO SE COPIA, no es necesario inventar el agua tibia.

    • José Hernández, buen artículo, valiente, sin tapujos, debemos admitir que es una situación permanente desde la creación de la república. Los que tienen el poder económico los compran a su favor a todos los empleados de las instituciones. Ahora siglo XXI, se evidencia en la justicia, las cárceles y la contraloría. Todos se tapan sus fechorías y se convierten en castas que controlan el poder político. Ya no existe el estado nación unitario. Ahora la mafia controla las instituciones y reparte el poder. Ya no cuenta la democracia. Familias «ilustres» se robaron US 900 millones del retiro de los policías, nadie los juzga porque son gran cacao y así miles de casos como el robo al IESS en los hospitales. Esta política se aplica de una manera desenfadada en Cuba, Nicaragua, México, Venezuela, Argentina, Bolivia, para no irnos más lejos y el Ecuador se dirige a su autodestrucción. Saludos

    • excelente comentario y analisis periodístico, con objetividad, veracidad se construye un pais, no con comentarios despectivos, adjetivos, injurias, odios, afectados por un interes de momento

  6. Lamentablemente hay muchos jueces cara de palo desde luego con honrosas excepciones, la justicia a caído tan bajo pero tan bajo que ya nadie cree que se imparta justicia como tal. Razón la cosmovisión andina imparte justicia a su manera con ortiga, agua fría y látigo con la mayor de público posible para que el delinque se le caiga la cara de la vergüenza, Ahí me gustaría verles a estos sinvergüenzas e ignorantes que menciona Dr. Hernández. No soy quiteño pero da pena como es maltratada por esta gente sin escrúpulos.

  7. Me parece que el dilema es preguntarse…¿ hay en realidad jueces decentes?
    Porque callar ante esta atrocidad es compartirla, aprobarla

  8. Un alcalde removido, engrilletado, que acumula procesos judiciales y sospechas de corrupción, que no cumple ni con sus más mínimas y elementales obligaciones, que abusa e irrespeta las leyes y las instituciones con despreciables leguleyadas, que cada día de su patético circo se degrada más y más, y se gana más desprecio y repulsión, un sujeto total e irremediablemente deslegitimado. Cuando los jueces deberían ser los primeros llamados a responder con altura, sensatez, rigor, claridad y retomar el orden y la decencia. Pero resulta que aquí legitiman el abuso, la ilegalidad y el descaro, si ahí no hay algo chueco entonces cuando menos debemos tener algunos de los peores jueces del mundo, y entre jueces corruptos e incompetentes más la porquería de gobernantes como Yunda y concejales, jamás vamos a dejar de ser unos pobres tercermundistas.

  9. ¿Y que pasaría, me pregunto yo, si la Corte Constitucional, y sus jueces probos, terminan ratificando la sentencia de la Corte Provincial?

    Tengamos paciencia, mesura, madurez. Seamos verdaderamente republicanos. Lo que deba ser será y llegará en su momento, mientras tanto toda esta rabia, estos juicios a todos, estas condenas anticipadas no tienen mucho sentido.

    La ciudad caótica, envilecida (… y tengo todo el derecho de decirlo por ser quiteño auténtico y de varias generaciones atrás) no es un problema de ahora, son sesenta años de alcaldías que la vieron como pueblo chico y no como la ciudad más grande e importante del país.

    Así que un par de meses más de espera educada no van a terminar de hundir a Quito. A Quito la hunden todos los días con su desidia y con su falta de identidad capitalina, las personas que viven aquí.

  10. Totalmente de acuerdo con este duro artículo , que desnuda de cuerpo entero la Justicia ( INJUSTICIA ) que existe en el país . Y qué podemos hacer los ciudadanos que miramos incrédulos tanta infamia ??????? , si por el tema de la independencia de funciones nadie , excepto sus panas del Consejo de la Judicatura , pueden tomar alguna acción en contra de tanta infamia !!!!!! . Y para no creer , el Abogado Paredes , me repugna llamarle Juez , todavía en funciones ??????????? . Para que esto se corrija , todo esta Función Judicial , debería arder en una gran pira purificadora , no hay alternativa . Y para terminar , y no se piense que todo está contaminado , por fin en el Ecuador tenemos una CC decente .

  11. José me permito repetir el comentario que hice en tu anterior artículo sobre el mismo tema:
    Desde hace muchos años se sabe que la Función Judicial es el organismo más corrompido que hay en el País, solamente superado temporalmente por la Función Ejecutiva cuando fue liderada por Alianza País.
    Lo mas grave en la FJ , es que, cuando se descubre a jueces cometiendo corruptelas, el Consejo de la Judicatura, como gran cosa, nos anuncia que el mal funcionario ha sido removido del cargo. Estos malos funcionarios judiciales (mal llamados jueces) deberían ser enjuiciados y encarcelados.
    Un buen amigo y honesto abogado, y que conoce a fondo la miserable actuación de la Función Judicial, me decía: «PARA MORALIZAR A LA FJ, HAY QUE CAMBIAR A TODOS, INCLUYENDO AL PORTERO»

  12. Lo que está haciendo el Chorohomero y sus jueces prostituídos ya es digno del cuarto mundo, ese va a ser el legado del miserable engrilletado, ciudad destruída, justicia destruída, un abismo de inseguridad y desconfianza en las instituciones. Nada es casualidad ni coincidencia, todo lo que rodea al alcalducho removido es chueco, extraño, oscuro, irregular y sospechoso. Empezando con las frecuencias de radio y TV, se acuerdan del supuesto hackeo a las cuentas de la Emaap? Muy parecido al hackeo de la cuenta de la funcionaria de la Judicatura, todas las sentencias que le favorecen se dan un viernes tarde o en la noche, con jueces y funcionarios con pasado correísta. Está clarísimo que trás de Yunda hay una enorme telaraña de funcionarios mafiosos, corruptos y vendidos que harán hasta lo imposible por sostener al pillo. Saben que si pierden Quito esta vez será para siempre.

  13. Busquen el Twitter del presidente del colegio de abogados, ahí verán que no está ni preocupado, ni indignado ni mucho menos escandalizado por las desastrosas actuaciones de sus colegas y jueces, él se lo toma muy deportivamente y a la ligera! En este país ya no se puede confiar en nada ni nadie, llegado el caso parece que todos se rinden al hombre del maletín. Más bien sigamos añadiendo al muro de la infamia, en dónde ya está el correísmo y sus concejales, a todos estos jueces, abogaduchos, funcionarios y demás alcahuetes del engrilletado, para que siquiera sepamos e identifiquenos quienes son los que están hundiendo a la ciudad en la vergüenza y la desgracia. Yo ya no espero nada de la justicia de este país, está totalmente corrompida, acabada, habría que rehacerla desde cero.

  14. Si en el Ecuador hubieran existido jueces honestos, probos, íntegros, no hubieran podido sobrevivir Correa, los Bucaram, los Patiños, Los Glases, etc., etc.
    Este excelente artículo del Dr. Hernández saca a la luz la realidad inocultable de la actuación corrupta de los burócratas «abogados» en cuyas manos están al final los destinos del país y la felicidad o infelicidad de sus ciudadanos.
    Por donde se mete el dedo sale pus putrefacta de toda esta caterva de ladrones delincuentes de cuello blanco. Lamentablemente esta situación no se da solo en Ecuador sino también en muchos países alrededor del mundo. Los «abogados» convertidos en jueces son los que han llevado al desastre a muchas naciones sobre todo de los países en desarrollo.

  15. Funcionarios, concejales, la gente, todos, salvo contadas excepciones, son unos cobardes, cómodos, miedosos, pusilánimes, apocados así de simple. Las cosas que están pasando en Quito con el engrilletado y los jueces vendidos deberían ser para que la gente salga masivamente a sacarlos a patadas, ya hace rato que se rebasaron todos los límites. Si los jueces decentes no dicen nada ni hacen nada ante tanta podredumbre, es probablemente porque ya no queda ni un solo juez decente.

  16. Me gustaría saber que dice el Colegio de Abogados, las Facultades de Derecho, los gremios profesionales, porque lo que han hecho estos jueces y abogados afecta la seguridad jurídica y credibilidad en muchos niveles. En otros países, incluso de la región, los jueces deben ser las personas más preparadas, respetables, cultas y transparentes, con hojas de vida con trayectorias brillantes, intachables, sin la menor sombra de duda. Mientras aquí vemos fungiendo de jueces y funcionarios a personajes tan ignorantes, mediocres, vulgares y que a la legua, por sus actitudes, comportamientos y hasta su forma de expresarse se nota que sus títulos los obtuvieron en universidades de segunda, de garage o incluso de formas más irregulares. Los profesionales serios y honestos, que los hay, deberían alzar su voz y marcar distancia con estos inescrupulosos jueces y leguleyos, señalar y denunciar estos abusos de la justicia. Ahora más que nunca se necesita que la gente decente y honesta tome posición, Yunda con sus millones, sus medios, sus panas, trols y esbirros tienen mucho poder para posicionar sus falsedades, sus mentiras y comprar conciencias.

  17. Es algo que sorprende e indigna, ni un solo juez o funcionario que haya tenido la valentía la altura ética y profesional para detener a tiempo tanta desvergüenza y atropello, no solo de las leyes sino de toda una ciudad que cada día que pasa está siendo mancillada, destruída y saqueada. No habrá ni un solo juez al que le duela, le afecte, le importe o le parezca relevante y urgente lo que le ocurre a la capital de un país? Qué clase de jueces tenemos que están totalmente desconectados de la realidad que les rodea? Cómo es posible que no entiendan que la justicia, la legalidad, la confianza en las instituciones son indispensables para la democracia? Para que a estos jueces no les importe la opinión pública (incluso de eminencias y conocedores del tema) sobre decisiones que afectarán el destino de millones de personas y que repercutirán en otros niveles (fiscalización en la Asamblea por ejemplo) quiere decir que no tienen conciencia de la altísima y compleja responsabilidad que tienen en sus manos de generar confianza, respeto y credibilidad en la justicia del país. Qué se puede esperar de un país dónde los corruptos, mafiosos y delincuentes fácilmente pueden comprar jueces y sentencias?

  18. Es el viejo y conocido espíritu de cuerpo pero elevado a la máxima descomposición y desvergüenza, lo hemos visto con médicos, maestros, abogados, comunicadores, etc. y ahora con los jueces. Al parecer es preferible ignorar, ocultar o incluso negar un error o una falla por enorme y evidente que esta sea, antes que, con humildad, autocrítica y valentía, aceptarla, reconocerla y llegado el caso rectificar y asumir las consecuencias, porque eso implicaría que no tienes todas las respuestas, que te equivocas, que tal vez eres mediocre, no tienes los suficientes conocimientos, estás desactualizado o directamente no estás preparado para el cargo, pero claro como van a tener la decencia y dignidad de reconocer algo así, si como vemos en muchos casos, llegaron palanqueados, a través de concursos amañados o simplemente por ser lamebotas y arrastrados del patrón de turno. Sí, desgraciadamente yo si creo que el cáncer de la corrupción ya ha hecho metástasis y ha llegado a gran parte no solo de la justicia y el Estado sino de la sociedad ecuatoriana entera. Si ahora dejamos que la impunidad gane en este infame y vergonzoso episodio que estamos viviendo en Quito, todo lo que venga será solo para peor.

    • excelente comentario y analisis periodístico, con objetividad, veracidad se construye un pais, no con comentarios despectivos, adjetivos, injurias, odios, afectados por un interes de momento

Responder a Mario Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba