Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Perú: la conflagración sí llegará

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

Pedro Castillo lleva 12 días en la Presidencia del Perú y su aceptación en la población se desplomó. Además, para la mayoría de peruanos quien realmente manda no es Castillo sino el comunista Vladimir Cerrón. ¿Qué está pasando? ¿Puede haber un desenlace radical a la crisis política en Perú? 4P. conversó con la reconocida periodista Cecilia Valenzuela, directora del diario Perú 21.

El presidente Castillo llega con 50,19% al poder. Las encuestas dicen que, 12 días después, está por debajo del 40. ¿Es así?
Es cierto. La última encuesta, que realizamos el viernes, revela que la popularidad del Presidente ha bajado al 39%.

¿Es cierto, igualmente, que la opinión considera que no es Castillo el que manda en el Perú, sino el dirigente comunista Vladimir Cerrón?
Es un hecho mayoritario: el 48% sostiene que manda Vladimiro Cerón y solo el 42% cree que es Castillo.

¿Entonces, apenas el nuevo presidente formó el gobierno y envió sus primeros mensajes, la opinión peruana corroboró que los peores presagios se han cumplido?
Sí, desgraciadamente sí.

¿En qué puntos específicamente?
El primero de todos, es que Castillo postuló a la presidencia basándose en una coalición de fuerzas radicales. En ella, se encontraba el partido marxista-leninista Perú Libre, que lidera Vladimir Cerrón. También se encontraba el Movadef, que es rostro político de Sendero Luminoso y otras agrupaciones extremistas, como el Inkarri Islam, que está basado en el fundamentalismo islámico: es una agrupación acotada en dos regiones del Perú, en las sierras altas de Apurímac y en Loreto en el Putumayo. También estaban gentes vinculadas al MAS, que es una agrupación liderada por Gregorio Santos, un gobernador que está en la cárcel por corrupción. Y hay otra agrupación Aymara en Puno que profesa propuestas muy radicales, empezando por el separatismo. Esas fuerzas lanzaron a Pedro Castillo a la Presidencia. Cuando empezó la segunda vuelta, él dijo que no era comunista ni senderista ni estaba vinculado al terrorismo y que iba a gobernar para todo el país. Al final, él ganó por un pelo y ahora ha sacado a relucir su verdadera laya política. Y está colocando a sus aliados en los puestos claves.

¿La designación de Pedro Francke, al ministerio de Economía, y la permanencia de Julio Velarde en el Banco Central, da cuenta de que se podría manejar la economía en forma ortodoxa aunque la política sea lo que se está viendo?
Pedro Francke ha insistido a Julio Velarde que se quede; no el gobierno. Pedro Francke ha advertido que no va a controlar precios, que no va a conducir la economía hacia el populismo. Si eso ocurriera habría un equilibrio en la parte económica y atendería las inquietudes de la ciudadanía. Porque la misma encuesta de Datum, que estoy refiriendo, pide mayoritariamente que se reactive la economía, el empleo y que se atienda la crisis sanitaria.
En mi opinión, si ellos avanzan políticamente como pretenden y a la velocidad que van -porque están tomando medidas muy rápidas- entonces Pedro Francke y Julio Velarde serían sujetos de cambio. Los cambiarían en el momento que vieran la posibilidad de haber copado la parte política. Creo que a ellos los están usando para ir avanzando por el otro lado, porque saben que no pueden avanzar en todo a la vez.

¿Cómo lees esta conflagración que hay entre el Ejecutivo y el Congreso, cuando se habla de que el Ejecutivo podría disolver al Congreso o el Congreso destituir al Presidente?
Por el momento hay una tensa calma, para usar una frase hecha. Pero, en efecto, el Congreso tiene una mayoría de voces democráticas y el Ejecutivo está en manos de la ultraizquierda. Entonces la conflagración, sí, en un momento va a llegar. De hecho el Congreso aún no ha otorgado la confianza al primer gabinete de Bellido. Ese sujeto que han puesto como Primer Ministro, tiene una investigación por apología al terrorismo, además de ser homófobo, misógino y tremendamente racista.

El choque de trenes está anunciado. ¿Cómo ves, en perspectiva, el desenlace?
Tendrá que ser de acuerdo a la pericia del maquinista. De hecho, la gente que está marchando en las calles todos los fines de semana en contra del comunismo, en contra de la ultraizquierda, tiene un sostén y un respaldo en algunos líderes del Congreso. Lo que todavía no hay es un líder real, político, que pueda agrupar todas estas voces.
Pero tampoco en el Ejecutivo hay un gran líder. Si bien el presidente es Pedro Castillo, quien lo manda, quien ejerce el poder, en la percepción de la mayoría ciudadana, es Vladimir Cerrón que no es una persona querida y cuyo liderazgo, en la mayoría de los peruanos, no será aceptado.
Salvo que mediaran fuerzas militares. Por supuesto es algo que esperamos que no ocurra; esperamos que nuestras herramientas democráticas nos permitan controlar esta situación. Pero no podemos desechar una injerencia armada, y no solo desde las Fuerzas Armadas, que se han venido comportando de una manera muy respetuosa de la Constitución en estos últimos años, sino que pudiera surgir más bien del otro segmento.

¿De las rondas campesinas?
Desde las rondas campesinas y desde una subversión nuevamente organizada.

Esto no es inminente.
No es inminente, salvo la amenaza de las rondas campesinas.

¿Cómo siente la población la devaluación del Sol con respecto al dólar? Ese es el registro puertas adentro porque hacia afuera no hay, por ahora, una caída significativa del riesgo país.
El Sol se ha devaluado de una manera a la que no estábamos acostumbrados en el Perú. De hecho, por lo menos en términos de alimentos básicos -como el pollo, el aceite, los huevos, y de los hidrocarburos- hay una percepción de que todo sube muy rápido: aproximadamente entre el 25-30% en el último mes. Sube el dólar y suben los productos importados, entre ellos los alimentos para las aves. Entonces, el pollo, que es la proteína popular, ha subido aproximadamente el 30%. Estamos en una situación de algidez porque la gente sí lo siente. Cuando se le pregunta cuáles son sus prioridades, la opinión responde, mayoritariamente, reactivación económica y reactivación del empleo. Y en cambio la propuesta de este gobierno -llamar a una Asamblea Constituyente para cambiar la Constitución- solo tiene 5% de respaldo.

Esta entrevista se publicó ayer, 8 de agosto, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto: Perú 21

4 Comments

  1. Muy claro lo que significan este tipo de gobiernos oportunistas, que no miden las consecuencias de su pensamiento, ideas y acciones populistas con tendencia comunista que no lleva sino al fracaso, tal como a sucedido, en muchos países, embobados por las ofertas que tienen esta línea, en donde campea la corrupción, en beneficio de los lideres y sus acólitos y cuando se dan cuenta del error, la salida es mas dolorosa, vean el ejemplo de Cuba, Nicaragua, Venezuela gobernados por tiranos y que se han olvidado de sus pueblos

  2. La verdad bien dicha, toda la realidad descrita con acierto y desgraciadamente pasa en nuestro Perú, Cerron quiere imponer su plan macabro, ¡perdón! ya lo está imponiendo metiendo personas vinculadas a terroristas y a la izquierda ultra radical destructiva no solo de ideología, sino de una acción retrograda para con el país, Castillo debe cambiar no se debe dejar manejar por Cerron sino terminara siendo un títere, esperemos que cambie todo esto por el bien del país, tenemos que seguir en la lucha firmes y dignos por el Perú.

  3. La moneda peruana ha perdido su valor ya que los peruanos rechazan el poder que el gobierno tiene sobre la economía y sobre la emisión de su moneda. Han decidido proteger sus ahorros comprando dólares u oro, es decir, abandonando el sol. Es más confiable creer que Jason Voorhees no te va a abrir a la mitad a que un comunista no va a empezar con sus recetas mágicas para una «economía más justa» cuyo desenlace no es más que miseria, hambre, migración o como mínimo un país eternamente pobre.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba