Alerta: se vacían los bosques en el país

en Columnistas/Influencers4P/Info por

Otro de los resultados de la pandemia sobre el ambiente comienza a hacerse evidente: desde su inicio, el tráfico y la tenencia ilegal de fauna silvestre ha aumentado. La Unidad de la Policía Nacional (Unpamb), instancia especializada en Protección Ambiental, que tiene a su cargo las inspecciones y decomisos, registra un incremento de hasta el cien por ciento de ilícitos relacionados con el tráfico de vida silvestre. Es decir, un enorme incremento en la captura y venta ilegal de especímenes de fauna que habitan en los ecosistemas del país. Los centros de rescate que tienen a su cargo el cuidado de dichos especímenes de fauna luego de los decomisos, están llenos. Solo de enero a julio del 2021 se han decomisado 3,821 especímenes de fauna silvestre frente a 1,835 del año pasado.

Estos datos suman a lo inventariado en espeluznantes capturas, como la registrada en mayo del 2020 cuando se descubrieron 26 toneladas de aletas de tiburón, pertenecientes a 38 500 ejemplares, en Hong Kong, China.

El tráfico ilegal de especímenes de biodiversidad constituye un negocio transnacional millonario que reporta en el mundo entre $7 y $ 23 billones de dólares por año, según las estimaciones del “Global Environmental Facility-GEF” del Banco Mundial. Es uno de los negocios ilegales mas lucrativos en el mundo. Y, por supuesto, la amenaza está puesta en los países de alta biodiversidad; entre ellos Ecuador, uno de los 17 países más biodiversos del mundo.

El incremento es sensible y la Unpamb reportó recientemente rescates de 10 a 15 animales diarios. Y da cuenta de que cada mes se han rescatado entre 400 y casi 700 especímenes de fauna silvestre: solo en julio hubo 670 decomisos y es la cifra más alta del año. Es decir, la cifra va en aumento. Una de las causas es sin duda la crisis económica, sumada al bajo control y la dificultad de detección temprana del ilícito. Estas cifras no contemplan otro rubros de especies vegetales y madera comercializada ilegalmente. Se estima, además, que los especímenes decomisados son apenas una fracción de lo que se cree se comercializa y sale por las fronteras terrestres y marítimas diariamente.

Estos datos no son menores y representan una de las mayores amenazas que tiene la biodiversidad en el Ecuador porque, a los impactos sobre los ecosistemas y sus recursos, se suma el vaciamiento de los bosques húmedos tropicales y otros ecosistemas del país. El desconocimiento de las funciones claves que desempeñan las especies de fauna silvestre en la provisión de servicios ecosistémicos impide su correcta protección. No se conoce adecuadamente el motivo de su protección que no es ser, por supuesto, graciosos emblemas naturales. Su presencia en los ecosistemas cumple funciones ecológicas vitales sin las cuales los bosques y otros ecosistemas dejarán de funcionar apropiadamente. Su protección y permanencia en sus hábitats naturales es necesario para garantizar servicios ecosistémicos necesarios para la permanencia de los seres humanos en el planeta.

Las provincias amazónicas son las más afectadas y requieren de urgentes estrategias de parte de los entes de control, y un reforzamiento de las unidades especializadas contra el tráfico de especies silvestres.

Queda claro que estos crímenes transnacionales requieren de una articulación territorial mayor, inclusive una colaboración internacional en especial con las entidades competentes en los países vecinos. Y esto es algo que Ecuador podría liderar con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil, que en el ámbito regional ya adelantan trabajo en la materia.

El país debe hacer los esfuerzos necesarios para asegurar una lucha sostenida contra el tráfico ilegal de especies silvestres que no puede ser tolerado por una sociedad y un país que se ha  comprometido a proteger su naturaleza, sus bosques y sus recursos para las futuras generaciones. ¡El país no quiere bosques vacíos!

María Amparo Albán es abogada y catedrática universitaria. 

2 Comments

  1. Buenas tardes, Amparo:
    Simplemente escribo para desear que te encuentres con salud frente a la pandemia.
    Muy interesante y constructivo tu artículo.
    Bendiciones, Amparo.

  2. Da pena ver salir grandes camiones cargados de troncos gigantescos de árboles paseando por las carreteras del país como cosa normal. Hogar de cuantas especies y fuente de alimento, sustento de miles de seres vivos, todo por la ambición de unos pocos, aprovechando la precaria situación de la gente del campo, que es mano de obra barata para este tan afamado entre comillas PROGRESO. Es hora que la gente de bien haga algo, no debemos tener sumada nuestras esperanzas en políticos y políticas burdas que se venden al mejor postor, conciencia nos falta, pero nos va a sobrar cuando la naturaleza nos cobre la cuenta.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*