Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Rumbo estratégico ¿al fin por dónde presidente?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Carlos Jijón es ahora el vocero oficial del gobierno. Siempre es bueno que haya alguien en la presidencia (por eso existe en toda parte) que comunique y explique políticas y acciones. Pero, claro, cuando se habla de comunicación en un gobierno hay que andar sobre huevos. Hay gobiernos que no tienen qué comunicar; el caso más reciente es el de Lenín Moreno en sus últimos meses. Hay gobiernos que comunican más de lo que hacen y en vez de explicaciones hacen propaganda. Hay gobiernos que no importa lo que hagan: usan la comunicación para lavar cerebros. Rafael Correa fue un experto.

El gobierno de Guillermo Lasso tiene algunos problemas que se notan en su comunicación. Uno: no tiene suficientes operadores políticos. Dos: no se sabe quién responde por el seguimiento de las políticas. Tres: no se ve unidad de gestión en el gobierno. Cuatro y el más importante porque repercute en los anteriores: no hay sostenibilidad en su línea estratégica. En este sentido, es paradigmático lo que acaba de ocurrir con el proyecto de Ley Creando Oportunidades.

El Gobierno pasó de la vacunación a una Ley cuya aprobación no depende de él sino de la Asamblea. Error político. Porque el gobierno comenzó a jugar con factores que no tenía bajo su entero control. El agujero político se incrementó, se notó más y aquello no se tapa con piezas publicitarias ni con hashtags. No se comunica, en teoría, lo que no existe.

El proceso político del proyecto de ley resultó tan accidentado que reveló dificultad de coordinación o, peor, una volubilidad inmensa en el gobierno. Resultado: se evidenció ausencia de línea estratégica  o una falta de sostenibilidad grave. Basta con recordar: el proyecto apareció como una megaley de 335 artículos que, se suponía, debía ser calificado por el CAL y ser tratado por el pleno de la Asamblea Nacional. Tras la negativa del CAL, aparecieron en el horizonte dos opciones: ser enviado directamente al Registro Oficial o ir definitivamente a una consulta popular. De la consulta se venía hablando y volvió a tomar fuerza, tras la decisión del presidente, anunciada en la entrevista con 4P, de patearla para el año entrante.

El gobierno aparentemente decidió enviar el proyecto al Registro Oficial. Pero no comunicó esa decisión. ¿Cuál fue su mensaje? Que estaba pensando algunas opciones y, entre ellas surgió, como una arma poderosa y dramática, la muerte cruzada. Demasiadas piezas en el tablero. La consulta emergió y en días no se volvió a hablar. Quedaron dos alternativas, estratégicas las dos, pero contradictorias: el envío al Registro Oficial y la muerte cruzada.

¿Qué comunica un gobierno con ese nivel de disyuntivas? Se pudiera pensar que el presidente tensó la cuerda para avanzar piezas en otros tableros de ajedrez, invisibles para los ciudadanos. Esas movidas son lícitas en un juego estratégico, pero aquí no parece haber sido el caso. Y, además, la salida comunicada por el presidente, después de dos semanas largas de incertidumbre ya había desaparecido del tablero: dio marcha atrás y anunció que volvería a enviar el proyecto y lo dividiría en tres materias: tributaria, laboral e inversiones. ¿Cuál fue el motivo estratégico de esta salida? Hacer caso a la presidenta Guadalupe Llori. Inverosímil, pero cierto.

¿Qué línea de comunicación aguanta esta falta de sostenibilidad en la línea estratégica? Un vocero tampoco hubiera logrado mantener credibilidad y confianza anunciando cambios y quiebres de dirección en tan pocos días. Hubiera perdido credibilidad. En este caso, el problema no estuvo en la comunicación ni en la ausencia de vocero: fue enteramente político y estratégico. ¿Los dueños absolutos de esas dos pelotas no están en Carondelet?

Se puede sumar otro elemento que luce incoherente en el proceso: anunciar el envío a la Asamblea del proyecto y abrir, en el mismo momento, un enfrentamiento con aquellos actores involucrados en la aprobación de la ley en la Asamblea. A menos que la estrategia siga siendo ir a una muerte cruzada; salida constitucional, aunque políticamente arriesgada. Pero, si esa fuese la decisión que justificara la incoherencia estratégica observada en este proceso, habría un problema adicional: ¿Para qué el presidente pierde tanto tiempo y quema credibilidad en la opinión? Bienvenido Carlos Jijón.

Foto: Presidencia de la República

6 Comments

  1. El Presidente Lasso debe dejar de jugar al bueno y al demócrata. Debe ejercer con firmeza los poderes que el pueblo le ha dado y usar la fuerza de la PN y FFAA si es necesario.
    Con gentuza chantajista y antidemocrática que es la mayoría de la Asamblea y con el triunvirato conspirador, no se puede ni debe tener buenos modales.
    Haber si el Presidente relee El
    Príncipe de Maquiavelo o El arte de la Guerra.

  2. Lasso aparenta buena intencionalidad en sus afanes por establecer una diferencia publicitable sobre su estilo de gobierno y sus resultados. El comentario es muy oportuno y solo hacen falta oídos en Carondelet.

  3. No puedo dejar de pensar en la posición del indigenado y de la Izquierda Democrática, que solamente por inclinaciones dogmáticas subieron al anca de los grandísimos intereses económicos y personales del presidente Correa, sus cercanos «colaboradores» y del Socialcristianismo, olvidándose de a quienes ellos representan, defienden tesis contrarias a sus bases, no puedo dejar de pensar como se dejó pasar sin que hasta el momento exista una respuesta del estado en contra del atropello del que fue víctima en octubre de 2019, donde igualmente la ciega (por decir lo menos) dirigencia indígena, haciéndose un harakiri agredió al resto de la sociedad, igualmente manejada por el expresidente Correa, que al final solo busca impunidad.
    No puedo dejar de pensar como se orquestó desde lo más representativo del populismo (2007) la satanización de las medidas económicas tomadas en el gobierno del presidente Mahuad, cuando al pasar los años, podemos concluir que si no las tomaba, ahora mismo estaríamos en un estado parecido o peor que el que se encuentra Venezuela.
    No puedo dejar de pensar como un pequeño grupo de dirigentes sindicales toman la bandera de los siete de cada diez ecuatorianos que no tenemos trabajo, ¡no señores!, ustedes no nos representan, ni siquiera representan a los trabajadores de sus agrupaciones.
    No puedo dejar de pensar que la repatriación de este señor Saab, cercano colaborador de los presidente Chávez y Maduro y cercano amigo del presidente Correa, haya desatado una irracional necesidad de sacarle del poder al presidente Lasso, elegido presidente por una mayoría de ciudadanos que estuvimos cansados de la línea política y económica y de la corrupción de los presidentes Corea y Moreno, que creemos en la necesidad de cambio del rumbo en el manejo económico y político del país.
    Señor Hernández, no comparto con su criterio de que el gobierno no tiene claro un rumbo estratégico para manejar esta crisis, lo que sucede es que somos un país ingobernable, en donde ser oposición ha sido el mejor «negocio», ya que sus cabecillas no necesitan ver el futuro del país, sino el presente personal de los dirigentes «políticos y gremiales».

  4. Con todo respeto, el Señor Presidente Lasso al no tener mayoría legislativa y al no tener un círculo político que le abra los ojos y le despierte cuáles son los resortes del trajinar de las Leyes y su tortuoso camino, al no haberle prevenido de lo que se le venía, rápidamente ha pasado desde la enorme popularidad y aceptación , al pataleo, si a aquel inaceptable ahogamiento de un Presidente que no se merece ese destino , ni el país.
    Si no lo sabía, cada retazo de ley los Asambleístas querrán atarlo a ventajas, Canonjias y Sapadas…
    A pesar de tarde, Al Señor Lasso le conviene una cuerda y es la muerte cruzada. Más vale salir temprano si después de eso no ganara la Presidencia que permanecer rehén a los políticos que cada vez cierran las tenazas para destituirlo!!!!!

  5. Felicitaciones y muchas gracias señor Hernández por su análisis tan claro y profundo.

    La presencia del señor Jijón en el equipo del presidente da esperanza de que el rumbo del gobierno nacional sea certero y positivo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba