Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Guerra a los narcos: ¿qué guerra?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Las autoridades han dicho que hay fenómenos que están intrínsecamente relacionados: el descubrimiento continuo de laboratorios de procesamiento de drogas, más alcaloides incautados, violencia propiciada por sicarios en las calles, matanzas entre facciones en las cárceles… Todo esto son ingredientes de un cambio estructural de la delincuencia en el país: presencia de carteles nacionales y extranjeros, un país que procesa y que dejó de ser bodega de la droga y cuya población consume más estupefacientes en los últimos años.

Todo esto ha llevado al gobierno del presidente Lasso a declarar la guerra al narcotráfico. La instalación del radar en Montecristi hace parte de este nuevo capítulo en el cual el país entró con los ojos cerrados. Es evidente que este fenómeno no es nuevo y que el país ha ignorado sus manifestaciones en los últimos veinte años. O más. El gobierno de Rafael Correa lo soslayó completamente y lo agravó con el retiro de la Base de Manta. El hecho cierto hoy es que no se ven señales de que el propio poder y la sociedad sepan, a ciencia cierta, de qué están hablando cuando dicen “guerra al narcotráfico”.

Una guerra busca vencer al enemigo. Sun Tzu, militar y estratega chino que vivió de 544 a 496 a.C., autor del texto clásico “El arte de la guerra”, escribió y demostró por qué es imperativo estudiar la guerra profundamente. El narcotráfico no hace parte de las guerras tradicionales. Más se parece a las guerras que estrategas militares de Estados Unidos llamaron de cuarta generación y en las cuales figuran las guerras asimétricas, las guerras de guerrilla y la guerra sucia. A pesar de eso, Estados Unidos no ha ganado esa guerra que nació muerta, como se ha dicho en Colombia y en México tras un baño de sangre.

Por eso sería importante saber de qué se trata esta guerra. Si el Estado la va a manejar como un tema de seguridad nacional o como un problema de salud pública. El Estado debe saber quién es el enemigo, qué pretende, cómo puede neutralizar los efectos más perniciosos que produce, si busca contenerlo o eliminarlo, qué papel pide que jueguen los militares y qué alternativas tiene.

Lo que no puede hacer es encarar el enfrentamiento sin haber definido estos enfoques y tener a funcionarios que están en la guerra con una ingenuidad pasmosa: hacen discursos ácidos contra el narcotráfico y se muestran con las fuerzas de seguridad en operativos mientras se exhiben en sus redes sociales con todos los miembros de su familia. O piden a sus cuerpos de seguridad no ser tan estrictos en sus protocolos. La guerra es dulce para los inexpertos, decía Erasmo.

Hacer la guerra, así sea de baja intensidad, necesita una estrategia. Y lo obvio es que el Estado no la tiene. Bastó tener el radar fuera de uso para demostrar que los propios militares no han acordonado el perímetro en el que está ubicado. Y si realmente ese radar impide el uso de todas las pistas que se dice hay en Manabí, resulta absurdo no haber generado un sistema que garantizara plena confiabilidad en las unidades encargadas de cuidarlo. Por eso hasta hoy se habla de una falla humana sin saber exactamente lo que aquello encierra.

Una guerra de un Estado necesita que las instituciones estén conscientes de lo que hacen y que trabajen en forma coordinada. No es lo que ocurre. La Corte Constitucional no entiende el peligro al cual el país está confrontado. Muchos fiscales y jueces siguen actuando, en este tema, guiados por amenazas o por la capacidad de corrupción de los narcos y el Estado sigue sin saber qué hacer ante el fenómeno de cárceles dirigidas por bandas vinculadas con el narcotráfico. Una aberración normalizada desde el gobierno de Rafael Correa.

La prensa tampoco hace conciencia de lo que está describiendo. Sigue actuando, ante cada hecho de violencia, como si esto pudiera ser tratado como un problema de crónica roja. Y cree que basta con exigir mayor voluntad a las autoridades para que le ponga fin.

Así está el país -no solo el gobierno- ante el narcotráfico: declaró una guerra sin conocer al enemigo, pensando que lo puede vencer con controles de seguridad y que pronto terminará el carnaval macabro de sus muertos. Y no. Ecuador puede aprender de lo que hicieron y hacen Colombia y México. Pero para ello debe empezar por no politizar este tema, pensar en bloque como país, decirse la verdad, articular las instituciones alrededor de una estrategia, ver cómo limita los costos de esta causa perdida y hacer que los funcionarios encargados si dicen que están en guerra, se lo crean.

Foto: El Universo.

13 Comments

  1. La verdad de La milanesa:
    Freddy, está exactamente en el punto de la solución.
    Un miembro conspicuo de la mafia narco-carcelaria,dice:

    «Éramos pobres e invisibles. Durante décadas nunca nos miraron, ustedes.
    Ahora estamos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes están muriéndose de miedo»
    Si el PODER de las mafias carcelarias en el país y en las calles con sicarios está en la cantidad de millones de dinero que manejan, ¿cuál es la solución? No ,más leyes,no más policías que los cuiden, no más fiscales ni jueces «honestos» e incluso altas autoridades policías y militares, y politiqueros incluídos, porque con el dinero los mafiosos lo corrompen todo.
    Lasso tiene que disponer cortar el ombligo umbilical de los mafiosos, el traslado de grandes cantidades de droga desde las fronteras norte y sur del país.
    Esa es responsabilidad total de las «gloriosas», si los mafiosos están destruyendo el país,peor que una guerra entre nuestros vecinos «amados» Colombia y Perú,pues que actúen como sí fuera una verdadera guerra contra los mafiosos.
    ¿O es muy difícil, es imposible controlar el ingreso de la droga y traslado a puertos de Guayaquil para la contaminación de los contenedores?
    Cortado de raíz la fuente de millonarios ingresos,por custodiar y almacenar y enviar en barcos la droga de los carteles mexicanos, ¿de qué van a vivir los capos criollos de la droga?
    Simple y llanamente se les acaba el dinero, se les termina el poder maligno que tienen,por que estos canallas son los enemigos internos que tenemos la sociedad y que no les importa nada con tal de obtener dinero.
    Lasso no te agueves y no te enredes en leguleyadas como eso de castigar AL HOMBRE DE ATRAS, los capos se mueren de risa con esas medidas ni se van a asustar y dejar de INGRESAR LA DROGA PARA ALMACENARLA.

  2. El esfuerzo del Estado debe concentrarse en que el Ecuador deje de ser rentable para el narcotrafico… Se deben blindar las fronteras por donde ingresa la droga… Tanto con controles como trabajo social en las comunidades fronterizas… Solo así recuperaremos el pais…

  3. En verdad es increíble la falta de pertinencia y capacidad de funcionarios y estrategas militares en dirigir y ejecutar objetivos orientados a minimizar errores y maximizar resultados. Esto se debe a que no hay perfil ni experiencia en la selección de autoridades a todo nivel, ni tampoco compromiso para hacer un trabajo responsable. Es importante que la gestión se cumpla con todos los anillos de seguridad y control, no basta una acción aislada, en un problema de aristas múltiples. Hay que posicionar interlocutores con experiencia, para evitar barbaridades como que no es político y esta ejerciendo un cargo político, o que el problema de la droga son los niños por su desarrollo en la sociedad, y así un sin número de expresiones tirada de los cabellos. Considero que el gobierno debe buscar el respaldo de la academia en analizar las problemáticas del país, que se haga camino al andar en la búsqueda de soluciones o estrategias para confrontar las crisis; que el gobierno comprometa a las universidades a participar en los objetivos nacionales. Es lamentable ver, que el gobierno no realiza encuentros con los representantes de la universidades para participar en los planes de desarrollo. Sigo manteniendo mi confianza y esperanza en mejores días para nuestro país, pero para ello es necesario que el gobierno y todos los que hacen la sociedad, tenga el compromiso hacerlo.

  4. ¿Cuál es la naturaleza de los reos de nuestras cárceles? ¿Son seres humanos?

    Al ver las fuertes imágenes de lo que está sucediendo dentro de las cárceles de nuestro país, en donde ciertos reos masacran a sus compañeros sin ninguna piedad, cortándolos en trozos, prendiéndoles fuego y haciendo alarde de su posición de ventaja con vociferaciones sin consciencia y con total maldad, me pregunto ¿Cuál es el futuro de estas personas? ¿Qué pasaría si salen libres, sin ninguna rehabilitación? ¿Qué nos pasó como sociedad, a la llamada isla de paz? ¿Dónde está la causa-raíz de este deterioro exponencial de nuestra sociedad?

    Solo hay una explicación, una sociedad desarrollada se construye y se mantiene con el voluntariado de sus mejores hombres, para ello es necesario educar de forma integral (conocimientos + valores) a nuestros jóvenes, motivarlos y hacerlos participes de programas de “concienciación” de convivencia social y solidaria, no solamente de instrucción militar.

    Nosotros, somos participes y cómplices de este descalabro social, en el afán de ser más inclusivos y ampliar los derechos, hemos permitido que las minorías sean quienes impongan el pensamiento de las mayorías. El “éxito de las personas” se mide en función de la cantidad del dinero poseído, sea este conseguido por la derecha o por la izquierda, el referente de pensamiento mayoritario está apalancado en la popularidad de personas de farándula, que van desde comentaristas, humoristas, deportistas, cantantes, bailarines, etc. quienes forman parte del show mediático, y no de personas que a través de su trayectoria demuestran capacidad, conocimiento y liderazgo. Generalmente las personas que han obtenido mayores logros en su vida evitan “ensuciarse” tanto ellos como su familia al involucrarse en la denostada y desprestigiada carrera política, por eso, este espacio en su mayoría es para personas faltos de talento y probidad, oportunistas carroñeros que están al acecho para delinquir de cualquier forma, y que esto les permita la oportunidad de presentarse como “exitosos”.

    ¿Acaso nuestros políticos no son iguales o peores que estos presidiarios? un reo puede matar a una o varias personas, pero un político inescrupuloso puede matar a miles y miles. ¿Cuántas personas en el país no tienen para comprar una pilche medicina que les salvará la vida?, mientras unos politiqueros vivarachos se embolsillan el dinero asignado para este propósito? ¿Cuántos niños sufren de desnutrición y parasitosis? porque el dinero para obras públicas fue robado.

    Espero que Guillermo tenga el arresto y la valentía necesaria para tomar “el toro por los cuernos”, necesita urgentemente de la participación de un equipo de patriotas que estén dispuestos a jugárselas por su país, y si los hay, solitario no lo podrá hacer. Hay suficiente información para establecer cuáles son las necesidades y la problemática del país, se debe establecer un plan de trabajo efectivo de acuerdo con los recursos disponibles, que permita gradualmente medir y evaluar los objetivos planteados.

    ¡ Es Vital ! El cambio de nuestro sistema de justicia, el procedimiento de elecciones, la contratación pública, para ello debemos realizar una consulta popular que eche al tarro de la basura la constitución del 2008.

  5. El país requiere urgentemente que el gobierno actúe con mano dura caso contrario estamos en el camino al que México llego hace ya mucho tiempo atrás, y donde los carteles dominan y hacen lo que les viene en gana.
    Necesitamos que el Ecuador sea un estado de derecho y no de torcidos derechos como nos dejó Correa y su caterva de delincuentes.
    Una vez conseguido eso, iniciar una depuración de todo el sistema judicial en el cual seguramente muchos jueces están ya comprados por el narcotráfico.
    Igual con la policía, las fuerzas armadas y muchas otras entidades públicas. Se las debe depurar y para esto se requiere el apoyo internacional para desarrollar un sistema efectivo de inteligencia que ubique a aquellos individuos que por amenazas o por ambiciones económicas están ya sirviendo a los carteles internacionales de la droga.
    Actuar ya con firmeza y, al igual que en Singapur, establecer la pena de muerte para aquellos narcotraficantes que por naturaleza son criminales que causan la muerte de tanta gente que consumen las drogas de diferente índole.
    Si no se actúa con dureza, el Ecuador, y en muy poco tiempo, será el México de América del Sur.

  6. Preguntas inocentes

    1) Cómo explican las autoridades que hayan habido varias
    masacres, con el suficiente personal operativo (tanto
    policial como militar) y no puedan prevenir las mismas?

    2) Si los agentes del orden no pueden ingresar a los pabellones
    por la razòn que sea, pregunto: no hay cámaras de seguridad
    para vigilar a distancia?

    3) No hay un sistema de inmobilización de reclusos (sin necesidad
    de usar la fuerza) cuando se produzca un incidente?.
    No sé, tal vez sea ingenuo (o no tengo la suficiente
    materia gris en mi cerebro), pero se me ocurre que podrìa
    instalarse (aparte de las cámaras de seguridad que son una
    obviedad) un sistema que adormezca a los reclusos (un gas
    no nocivo por ejemplo), y en ese momento entraría a actuar la
    fuerza pública.

    Hago estas preguntas, porque lo último que se me ocurre pensar
    es que las autoridades actuaron ingenuamente al liberar al
    cabecilla de los tiguerones (Alex Salazar), tomando en cuenta
    que (una de) las causas de las masacres es por el control de
    la cárcel, y esta banda es una de las participantes en las
    carnicerías. Además que se afirma que los Tiguerones es una
    banda que se deriva de los Choneros, los cuales están
    involucrados en el tráfico de drogas.
    Por ello es que no incluí estas preguntas inocentes:
    4) Es que acaso las autoridades pactaron con el cabecilla Salazar
    para que los tiguerones se tranquilicen?
    5) Acaso ya investigaron quienes son los reclusos responsables
    de los crìmenes horrendos en la cárcel?, y en los mismos
    no hay participación de esta banda?.

  7. Muy buena pregunta: ¿Qué guerra? Los delincuentes están armados hasta los dientes y los vigilantes y policías con ramos de rosas. Incluso dentro de las cárceles. Increíble. Otra masacre al interior de una cárcel del Guayas, con balacera, explosiones, gritos de auxilio, y la policía y militares con limitaciones para ingresar a poner orden. Respetuosos de los derechos humanos mientras los delincuentes no tienen piedad para nadie. Presos muertos con el papel de excarcelación en la mano y otros en larga espera para que al fin los llamaran a juicio. Los derechos humanos impiden hasta lo mínimo como que se publiquen fotos, nombres y aun que no se los denigre llamándoles reos, convictos, criminales sino, eufemísticamente, PPLs; ni de los renombrados para que la ciudadanía se cuide. Derechos humanos, no los estigmaticen, mientras los ciudadanos, temblando de terror. Ahí tiene un problema de suma trascendencia esa «famosa» Asamblea: modificar las leyes para que la delincuencia no asole todo el país ni los PPL se auto-eliminen. Y el gobierno ponga como funcionarios de alto rango a gente capacitada para el efecto.
    Excelente análisis Dr. Hernández; ojalá llegue hasta las «altas esferas» antes de que sea tarde.

  8. Estimado señor Hernández, permítame sugerir algunas soluciones de sentido común:

    SOLICITAR A LA CORTE CONSTITUCIONAL QUE TRATE LOS TEMAS DE SEGURIDAD, COMO SI FUERAN LOS TEMAS QUE LES GUSTA A LOS ACTIVISTAS: En el caso del aborto por violación, la corte consideró que el derecho de la mujer violentada a disfrutar su plan de vida, estaba por encima del derecho a la vida del embrión. Por lo tanto, podría razonar que como no se están cumpliendo con los enunciados del artículo 51, que versa sobre los derechos de los PPLs, hasta que se pueda controlar la situación, los militares puedan entrar a poner orden, pero sobretodo a atrapar a los cabecillas, para moverlos a otro sitio.

    RECORDARLE A LA CORTE CONSTITUCIONAL, QUE EL ECUADOR ASISTIÓ Y APROBÓ LOS TRATADOS DEL 8VO. CONGRESO DE LA ONU SOBRE PREVENCIÓN DEL DELITO Y TRATAMIENTO DEL DELINCUENTE: En ese congreso se aprobaron los “Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley”, que sirven de guía para el correcto uso de la fuerza, incluso en situaciones como las de la cárcel de Guayaquil. Aplicando el punto anterior, la Corte Constitucional, podría considerar que estos principios son más claros que la descripción de uso de la fuerza del articulo 163 de la constitución, que determina las funciones de la policía, y, serán los que usarán de ahora en adelante por parte de policía y fuerzas armadas.

    USAR INFRAESTRUCTURA DISPONIBLE EN CUARTELES, PARA MOVILIZAR TEMPORALMENTE A TODOS LOS PRESOS DE BAJA PELIGROSIDAD: Existe infraestructura de la época en que había la conscripción obligatoria. Si falta, se pueden habilitar carpas como se usan en los campos de refugiados. Los militares siempre hacen prácticas de campo de prisioneros. Aumentar el presupuesto de alimentación es más barato que el presupuesto corrupto de alimentación de las cárceles. Se puede solicitar a USA grilletes electrónicos para controlar mejor a cada preso. También se puede hacer que los presos trabajen en algo, como hacían los conscriptos. Esto dejaría sin ingresos a las mafias internas y daría más espacio para controlar mejor a los presos peligrosos.

    SOLICITAR AL DR. ÁVILA, JUEZ DE LA CORTE CONSTITUCIONAL, QUE POR FAVOR RENUNCIE: Su activismo, ya está haciendo mucho daño.

    NO PERMITIR QUE TODOS LOS ACTIVISTAS DE DERECHOS HUMANOS OPINEN: También ya han hecho mucho daño.

    LA MEJOR SOLUCIÓN: QUE EL PRESIDENTE LASSO APLIQUE EL ARTÍCULO 444 DE LA CONSTITUCIÓN: Llamar a consulta popular para poner en vigencia la constitución del 98, con modificaciones puntuales realizadas por un mini constituyente. Principal beneficio: volveríamos a ser un estado de Derecho, no de Derechos.

    Se me ocurren otras Soluciones, pero no se si se atrevan a publicar estás, y, falta espacio.

  9. Estos problemas, del narco estado, narco tráfico, producción de droga, parece que son temas difíciles de abordar desde JUECES TRADICIONALES Y CADUCOS. Las barreras que ponen a las acciones que el Gobierno pretende impulsar desde un estado de excepción, la Corte Constitucional de un plumazo dejan las disposiciones en el tacho de basura, provocando nuevamente inseguridad y pérdida de confianza en [email protected] ciudadanos.
    A este contexto se suma, lo que las agendas internacionales marcan, QUE LA PAZ ES UN BIEN GLOBAL, Y QUE DIFÍCILMENTE EN ESTOS TIEMPOS, ÉSTA PUEDE SER CUIDADA DESDE EL PLANO LOCAL. Requiere de un tratamiento y participación desde los países con políticas, tecnologías, estrategias, porque los carteles se manejan, con más fuerza que el mismo Estado, y con organización que AVENTAJAN a las fuerzas de orden.
    Los países productores de droga, deberían hacer compensaciones a los países que sufren la agresión de los narcos, porque están provocando externalidades negativas (acabar con la juventud, crear mercados de consumo de droga, lavado de dinero, crear redes delictivas y de corrupción, desestabilización del sistema democrático, etc.) Esto daría pie a que internamente los países productores, controlen a sus propias fuerzas narco. Porque de otra forma el mal se extiende cada vez con mayor fuerza¡¡¡ y sin control.

  10. Se nos prometió mano dura con la delincuencia. El Gobierno debe forjarse una reputación de eficacia aunque eso implique no hacer lo políticamente correcto, o acercarse a ciertas líneas rojas sin hacer más cálculos que los resultados esperados.
    Derechos humanos para los que se comportan como humanos, y en las cárceles hay ciertos grupos que hace rato ya no lo son.

  11. Por donde se la mire, la «guerra contra las drogas» ha sido un fracaso mundial de proporciones históricas: encarcelamientos masivos, especialmente de gente pobre y minorías étnicas; mafias cada vez más poderosas; violencia descontrolada, tanto por parte de las mafias como de los gobiernos; corrupción generalizada; y…. MAYOR CONSUMO.

    La «guerra contra las drogas» nació en Estados Unidos HACE MEDIO SIGLO, cuando el presidente Richard Nixon, decidió que los consumidores de drogas (específicamente los negros y los hippies) debían ser vistos y tratados como CRIMINALES por el «daño moral» que causaban a la sociedad.

    Uno de los principales asesores de Nixon, John Ehrlichman, quien fue protagonista del escándalo Watergate, lo dijo explícitamente:

    «The Nixon campaign in 1968, and the Nixon White House after that, had two enemies: the antiwar left and black people. You understand what I’m saying? We knew we couldn’t make it illegal to be either against the war or black, but by getting the public to associate the hippies with marijuana and blacks with heroin, and then criminalizing both heavily, we could disrupt those communities. We could arrest their leaders, raid their homes, break up their meetings, and vilify them night after night on the evening news. Did we know we were lying about the drugs? Of course we did.”

    En otras palabras, todo fue una cínica estrategia diseñada intencionalmente para captar el apoyo de los conservadores y de la clase media (los buenos) y acabar con los opositores negros y pacifistas (los malos).

    A partir de ahí, la guerra contra las drogas se volvió un asunto mundial Con excepción de Jimmy Carter, todos los presidentes de Estados Unidos han continuado y expandido esa estrategia.

    Lo sorprendente es que… Estados Unidos ya está de vuelta: se ha legalizado el cannabis en muchos lugares; hay propuestas para legalizar completamente todas las drogas.

    Incluso los más importantes medios de comunicación CONSERVADORES reconocen que la guerra contra las drogas ha sido un fracaso total, y hay que legalizar todo.

    En 1996 (hace medio siglo) la revista conservadora National Review dedicó una edición especial a este tema, con el título: LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS ESTÁ PERDIDA.

    Y, la semana pasada, Fox News volvió a insistir: TENEMOS QUE LEGALIZAR LAS DROGAS.

    Pero en el Ecuador, algunas personas sueñan que un Estado quebrado e inútil puede ganar una guerra que NADIE ha ganado.

  12. Ante la falta de estrategia y experiencia de nuestra policia y fuerzas armadas, se hace imperativo que las fuerzas de Estados Unidos vuelva a la base de Manta. Asi podran trabajar juntos y aprender. Lasso debe hacer esto lo antes posible. Cada dia que pasa es un dia perdido en la batalla contra el narcotrafico.

  13. La tarea es dura, porque el narcotráfico está estrechamente aliado a un «partido político» que en verdad no es tal cosa, sino banda de delincuentes, y que inexplicablemente tiene todavía el apoyo de un buen 30% de la población.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba