Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El caso Saab pasará obligatoriamente por Ecuador

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Gerardo Reyes es un  periodista de investigación que dirige Univisión, en Miami. Hace poco publicó el libro «Álex Saab, la verdad sobre el empresario que se hizo multimillonario a la sombra de Nicolás Maduro», que se ha convertido en el texto de referencia sobre este personaje que está siendo procesado en EEUU por conspiración para lavado. 4P. conversó con él sobre el tema y el capítulo de Saab en Ecuador. 

¿Cómo entender que en el proceso que se lleva en contra de Álex Saab en EEUU, no esté incluido el capítulo ecuatoriano?
Los fiscales cuando toman un caso son muy prácticos en mencionar en las acusaciones asuntos muy particulares sin entrar a describir el contexto. Sin embargo, tarde o temprano van a tener que consultar los fechorías en Ecuador: ¿cómo fue que montaron esa estrategia para hacer exportaciones ficticias? Yo creo que, en ese sentido, Ecuador fue pionero investigativo en la identificación de esos procesos, aunque no se llegó al final que la Fiscalía ecuatoriana aparentemente esperaba.

¿El caso ecuatoriano puede ser útil al Fiscal de los EEUU para entender cómo funcionaba el esquema de lavado de Saab? Es decir, para formular una tesis del delito.
Sí. Aunque no esté reflejado en el informe de encauzamiento. Creo que el Fiscal del caso ya tiene un buen resumen de lo que pasó en Ecuador y ahí hay una materia prima muy interesante. Todo comenzó con una cosa accidental: cuando las autoridades se dan cuenta que un operario de un camión que supuestamente llevaba estas materias primas de las viviendas para Venezuela no coinciden las cantidades que tiene en sus papeles. A partir de eso se empieza a averiguar y los bancos empiezan a recibir reportes de operaciones sospechosas. Ahí es cuando se decide abrir la investigación y a partir de ese momento, hay una ofensiva muy interesante de la Fiscalía para pedir documento, allanar oficinas, comparar cuánto hay de exportación. Todo eso lleva a la conclusión de que ahí había algo muy extraño.

Sin embargo el caso fue archivado y se le absolvió a la empresa de Saab. ¿Tú compartes la idea del abogado de Foglocons, Jorge Zavala Egas, de que el problema estuvo en la acusación de la Fiscalía?
Es  la tesis que planteo en mi libro. Tengo formación de abogado aunque nunca ejercí. Pero desde mi humilde opinión, creo que el Fiscal que asumió este caso aspiró a mucho: su objetivo era demostrar un delito de lavado de dinero cuando le quedaba mucho más fácil demostrar una masiva falsificación de documentos. Tenía legajos de contabilidad que le hubiera permitido, por lo menos, ir a juicio. Pero ahí lo pararon con un criterio que también es cuestionable: que no cumplía con los  principios fundamentales de la acusación de lavado dinero. Entonces el caso se cerró. Hay que decir que el fiscal encargado del caso, en una entrevista para el libro, me dijo que a pesar de su pedido no había recibido ninguna respuesta ni visto bueno del Fiscal General para hacer la apelación y continuar con la batalla legal.

¿Existe alguna posibilidad para que esta conexión ecuatoriana, como la llamas en el libro, sea en algún momento recogida por el juez de la Florida?
Todo depende. Puede ser que lo recoja como antecedente de las andanzas del acusado, pero no creo que sirva para abrir nuevos casos criminales. No he visto ninguna intención en ese sentido, aunque podría hacerlo porque algunos dineros que se descongelaron en Ecuador terminaron en los EEUU. Puede haber un pretexto de jurisdicción por un caso acá, pero eso lo veo muy crudo. Los fiscales de este país son muy prácticos: se dedican a nutrir el expediente con hechos y pruebas que son de fácil acceso y que implican un nivel de comprobación muy contundente, para lograr convencer al jurado.

En tu libro citas el argumento de Saab quien dijo que fue absuelto por la justicia ecuatoriana y que, por lo tanto, no lo podrían juzgar nuevamente por el mismo delito. ¿Eso puede pesar en una corte de EEUU?
Con todo lo que podría doler a nuestros sistemas de justicia, eso no les importa. Además, se trata de una contradicción evidente en la que ha caído Saab: cuando se supo que la empresa Foglocons estaba bajo la mira de la Fiscalía en Ecuador, él salió a decir: yo no tengo nada que ver con esa empresa y Álvaro Pulido no era mi asociado porque ni siquiera lo llamaba socio. Después de que Pulido y los demás resultan exonerados, entonces ahí sí él trata de incluirse como inocente. Esa jugada es muy de Saab y eso le quita validez a sus argumentos, porque todos sabemos que Pulido y Saab eran lo mismo y compartían todas estas marrullerías en Ecuador y Colombia.

Saab está acusado exclusivamente de conspiración para el lavado. ¿Abre eso la posibilidad de que si se hace un rastreo de los dineros que lavó Saab se llegue hasta el Banco Central del Ecuador?
Difícil saber porque la conspiración que ellos están investigando no se conoce todavía en detalle. Solamente hay unos pagos -si mal no recuerdo- de Panamá a cuentas en los EEUU y que son producto de la corrupción. Eso es específicamente lo que ellos tienen localizado. No han hablado de los envíos desde Ecuador a EEUU o de un tercer país. Lo que sí se puede garantizar es que cuando comience el caso, los fiscales generalmente optan por la alternativa de hacer una cronología de los hechos en los que está involucrado el acusado y ahí tendrán que pasar obligatoriamente por Ecuador. Porque Ecuador fue, en cuantía, uno de los escándalos más grandes y el primero que se conoció en el historial de Saab. Ecuador tiene una mina de información de lo que se hizo y los fiscales no tienen que volver a recorrer ese camino.

¿Crees que el funcionamiento del sistema de compensación del sucre, que utilizaron Saab y Pulido, le podría interesar a la justicia de los EEUU?
Pues tendrán que mencionarlo, así como tendrán que hacerlo sobre cómo funciona el mercado negro del dólar en Colombia. Pero no sé si lo vayan a poner en la mira como un sistema que facilita el lavado del dinero aunque sí como un contexto.

¿Crees que Álex Saab va a colaborar con la justicia o persisitirá en su actitud de los primeros días cuando dijo que no lo haría?
El tiene un doble discurso y lo ha demostrado. Ahora ha salido un documento judicial de Nueva York que confirma algo que está en mi libro: él durante todo este tiempo, antes y luego de ser acusado, ha estado en contacto con los fiscales de EEUU viendo cómo puede solucionar su situación y, por supuesto, la de su familia. Pero en esos contactos siempre ha estado ofreciendo cosas, como entregar información de Venezuela. Esto lo hizo antes y después de ser acusado; cosa que también reporto en el libro, enviando emisarios al gobierno de Trump a los que decía que estaba dispuesto a revelar secretos militares entre Venezuela e Irán. Si tienes en cuenta esa actitud, tanto antes como después, no nos debería sorprender que esté pensando en una negociación. Lo último que sé es que está muy confundido, no ha tomado una decisión en ese sentido y que se espera que con los nuevos abogados pueda presentar una alternativa a los fiscales.

¿Cuáles son los tiempos de este proceso?
Esta etapa es larga, aunque el juez en meses pondrá una fecha tentativa al juicio. Si estamos frente a un Saab que quiere negociar, estaríamos hablando de unos seis meses.

En Ecuador hay nerviosismo en los círculos correístas por el caso. ¿Qué peligro corre Correa y sus funcionarios con este caso?
No puedo identificar esos temores porque siempre me pareció un poco paradójico, extraño y contradictorio que, mientras Correa era un gran hincha de Chávez y la Revolución Bolivariana, su Fiscalía estaba llevando a cabo una de las investigaciones más serias contra Saab y Pulido. He preguntado esto a expertos ecuatorianos, a colegas, a gente que conoció el proceso y nunca he recibido una respuesta clara de cómo  el tema iba por dos carriles: por un lado el Correa chavista y por otro lado un Fiscal poniéndole zancadillas a uno de los proyectos más importantes del gobierno de Venezuela, como era el de la vivienda. Así que, en principio, lo único que se me ocurre es que falta todavía una explicación del entonces Fiscal General de por qué no continuó usando toda esa artillería probatoria y por qué no dejó que su fiscal del caso haya podido seguir con el proceso. Pero esas son cosas más técnicas y legalistas, que no creo que puedan convertirse en pruebas como para una investigación en los EEUU.

En esta última etapa, Nicolás Maduro elevó a Saab a la categoría de héroe. ¿Cuáles son los peligros que corre Maduro con el caso Saab? ¿Por qué trataba con tanta vehemencia que no sea extraditado?
Más que las cuestiones de corrupción parroquial o local en Venezuela, lo que más puede estar temiendo Maduro es que Saab pueda entregar información sobre dónde está el dinero de la familia de Maduro, considerando que éste pudo haber sido testaferro. Y lo segundo que podría ser bastante incómodo: los acuerdos secretos de Irán.

El periodista Roberto Deniz, de Armandoinfo, dice que este es una suerte de caso Odebrecht con implicaciones regionales. ¿Cuáles crees que podrían ser esas implicaciones?
Venezuela Colombia, porque vimos cómo logró escapar a una redada gracias a su abogado Abelardo De la Espriella. En Ecuador y en México, donde hay empresarios involucrados en la exportación de alimentos en mal estado a Venezuela. Y eso para no hablar  de la complicidad del sistema bancario europeo y, de cierta forma, del sistema bancario de los EEUU. Ojo: los bancos corresponsales del sistema financiero que utilizaba para sus operaciones financieras oscuras estaban aquí en los EEUU. Aquí, a muy pocas cuadras de mi casa, en Miami, funciona el Bank of America que era el corresponsal del banco que hacía todas estas marrullerías de Saab. Eso lamentablemente no sé si va a salir porque el sistema judicial de los EEUU protege mucho a sus bancos y, en lugar de acusar a sus directivos, prefiere poner acusaciones al Banco. Son acusaciones más impersonales y fáciles de pagar.

¿Entonces tú no tienes expectativas de que este proceso produzca grandes remezones políticos ya que consideras que los fiscales irán por lo más sencillo y práctico?
La justicia americana avanza parsimoniosa y lentamente, pero llega. Fíjate que en el caso del Chapo Guzmán se mencionaron nombres de políticos y funcionarios y tuvieron que pasar muchos meses para que de ese árbol probatorio empezaran los fiscales a colgarse de otras ramas para comprometer a más gente. Eso es lo que puede pasar acá. Acá tiene que suceder lo que se dice que al indictment (acusación) le saquen nuevos hijos; es decir ampliaciones de causas en las que se van a acusar a los cómplices de Saab y de Pulido donde éstos operaron.

4P publica en su integralidad la entrevista que, en una versión acotada, circuló ayer, 14 de noviembre, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto Caracol.

1 Comment

  1. Los «angelitos» que se robaron el dinero del Banco Central, si estuvieramos en China o Singapur, ya estuvieran ahorcados para escarnio de todo un pueblo que grita ! JUSTICIA !

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba