Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Cárceles: ¿cuál estrategia y cuáles operadores?

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Es un buen debut, atrasado quizá, pero necesario: ese debut lo efectuó anoche el presidente en su mensaje a la nación, tras haber reunido a las principales funciones del Estado para concluir un “acuerdo nacional por la crisis penitenciaria”.

Hay allí una reacción política que, al margen de cualquier consideración, era inevitable para el Jefe de Estado. Él provocó una intervención policial y militar en la Penitenciería de Guayaquil que busca cortocircuitar el proceso de matanzas. Es urgente detenerlo y así evitar la trampa latente de que el Estado se convierta en el rehén de los designios de las bandas criminales que operan en ciertas prisiones. El presidente optó por moverse en dos direcciones: convertir esta desgracia en una oportunidad para unir al país, tras el reto planteado por el Covid. Dos: Juntar a los responsables de todas las instituciones democráticas y pedirles que jueguen su rol en esta batalla.

Este debut, por auspicioso que parezca, no diseña un plan que, se espera, esté en camino, y que debe responder interrogantes esenciales que el presidente disparó durante su alocución.

  1. ¿Cuál es la estrategia? El presidente dijo que el uso de refuerzos de la Policía y de las Fuerzas Armadas estarán en la Penitenciaría en forma indefinida. Esa es una necesidad coyuntural motivada por una urgencia, pero no es la solución. El Estado tiene que definir los cambios que aportará a la política carcelaria y anunciar las implicaciones y mejoras que traerá a la situación actual. ¿Se van a construir más centros carcelarios? ¿Se clasificará a los presos? ¿Se aislará a los líderes de las bandas en centros de máxima seguridad? ¿El Estado cree poder establecer «una convivencia pacífica en el interior de los centros carcelarios»? ¿Cómo atacará el problema de las bandas y, a la vez, avanzará en reales políticas de rehabilitación? ¿Cuál es el monto de ese plan y de dónde saldrá el dinero? El país debe saber que la paz y el orden cuestan.
  2. ¿Habrá un mando político-militar? El presidente dijo que él asumía la coordinación de las fuerzas del orden. Es evidente que así sea e incluso es dable pensar que este tema se convierta, como él dijo, en la principal prioridad del despacho presidencial. No obstante, esta tarea, voluminosa en políticas y acciones, se extenderá durante todo su gobierno y parece exigir un mando especializado que dependa del presidente, pero opere al margen de su agenda. De lo contrario, el presidente se expone a enredarse en operaciones de seguridad, cuyos resultados son imprevisibles.
  3. ¿El SNAI y qué más? Enviar policías y militares a resguardar la Penitenciaría es un paliativo de urgencia. Así, las acciones siguen girando alrededor del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad, SNAI. Pero es ilógico que Fausto Cobo sea el director del Centro de Inteligencia Estratégica (CIES) y el responsable del SNAI. Además, el tema del narcotráfico no puede ser reducido al capítulo carcelario. Algunos países se han decantado por un zar de la seguridad y han acompañada esa figura con la creación de una fuerza especial para las tareas de seguridad. El gobierno tendrá que definir cómo piensa operar en los hechos.
  4. ¿Cuál es la respuesta de las instituciones? El presidente las juntó y luce claro que hay acciones y reformas que deben ser operadas con prontitud. ¿Quién marcará ese derrotero? ¿Quién hará el seguimiento? La participación de las instituciones no depende de la fotografía conjunta de sus responsables. Depende de su voluntad para sacar adelante una agenda que permita respuestas legales, rápidas, acotadas y deseables para el país. Esa agenda la debe liderar el Ejecutivo. ¿Quién lo hará?
  5. ¿Frente político para qué? El presidente llamó a los partidos a no politizar el tema, poner de lado sus diferencias y trabajar por el bien superior: la paz y el orden. En claro, Guillermo Lasso está llamando a crear una respuesta política a una realidad en la que ve acciones inequívocas del narcotráfico. Este es un tema esencial para todos los políticos demócratas que tienen o aspiran a asumir responsabilidades en el país. ¿Cómo piensa el gobierno cristalizar esta invitación? Se entiende que este hecho debería materializarse por fuera de la Asamblea, cuyo nivel de toxicidad es apabullante. ¿Quién operará esta decisión y cuándo?
  6. ¿Qué pedirá el país a sus socios? El presidente citó a cinco países que quieren colaborar con el país: Estados Unidos, Israel, Colombia, Reino Unido y España. Es una buena noticia porque esos países no solo cuentan con experiencia sino con expertos de altísimo nivel y tecnología de punta; dos condiciones indispensables para neutralizar muchas de las acciones que desembocan en matanzas en las cárceles y en violencia en las calles. ¿Quiénes estarán a cargo de estas tareas que abarcan muchos campos y requieren una visión integral y estratégica?

Estos interrogantes no agotan las inquietudes que nacen de la acción emprendida por el gobierno ante las matanzas en las cárceles. Pero todas giran alrededor de dos preguntas: ¿cuál es la estrategia conceptual que orienta las acciones y quiénes las operarán?

Foto: Presidencia de la República.

4 Comments

  1. Todo se podrá decir , pero no hacer nada para evitar la última MASACRE en la Penitenciaría del litoral , a pesar de las súplicas de los PPL , que sabían iban a ser asesinados , es una omisión sin nombre !!!!!! Me duele decirlo , pero es la triste realidad !!!!!!

  2. O seguimos haciendonos los pendejos, ó actuamos.
    Toda cárcel, por mas pequeña que parezca, tiene su caporal. En las cárceles con mayor número de prisioneros sucede lo mismo, pero la diferencia radica, es que en estas existen muchos caporales, que quieren todo el poder solo para ellos.
    Desde hace muchisimo tiempo, ya se pronosticaba el problema de la sobrepoblación carcelaria y sus consecuencias. El país carece de: infraestructura carcelaria, saneamiento, rehabilitación y un etc, etc.
    Si nos embarcamos con garrote en mano, en querer solucionar el problema, lo que vamos a conseguir, es más sangre.
    Por más que nos tilden de incapaces, es mejor que los expertos en la materia tomen las riendas.

  3. Antes de definir una estrategia hay que ENTENDER el problema. Obviamente, ni el Ejecutivo ni las otras funciones del Estado ecuatoriano entienden lo que está pasando. La reunión del lunes fue puro show, para decir que están haciendo algo.

    Que está pasando? Veamos…

    1 MERCADO MUNDIAL DE COCAÍNA

    Durante la última década, el consumo mundial de cocaína ha aumentado en un 22% (UNODC). Y se ha extendido: aparte de EEUU, cada vez hay más consumo en Europa, África, Australia. Para cubrir la demanda, la producción mundial ha aumentado considerablemente. Los precios globales de la cocaína han disminuido de manera paulatina. Hay mayor competencia entre carteles a nivel MUNDIAL.

    2 COLOMBIA, PERÚ, BOLIVIA

    El aumento de la producción mundial de cocaína se concentra en un solo país: Colombia. Durante la última década, el cultivo de coca en Colombia se ha TRIPLICADO, mientras que en Perú y Bolivia se ha mantenido estable.

    El cultivo en Colombia se ha desplazado hacia el sur del país, donde 4 departamentos (Nariño, Putumayo, Cauca y Caquetá) concentran más de la mitad de la producción nacional.

    Esa producción sale por…. ECUADOR.

    3 MÉXICO

    Los carteles mexicanos no solo se dedican al tráfico de cocaína (proveniente de Colombia a través de Ecuador) sino también a la marihuana, la heroína y las drogas sintéticas. Han expandido sus operaciones a los cinco continentes, tanto para abastecimiento de materias primas o semiprocesadas, como para la distribución y comercialización de los productos finales.

    Los carteles se mantienen en luchas permanentes, tanto entre ellos como con los gobiernos. Utilizan todo tipo de métodos, desde pequeños sobornos hasta matanzas sanguinarias. En en año 2019, cuando el gobierno de México capturó a uno de los hijos del Chapo Guzmán, el cartel de Sinaloa desató la guerra total en la ciudad de Culiacán. El gobierno fue humillado: tuvo que liberar al detenido.

    4 ECUADOR

    El Ecuador se ha convertido en un punto importante del narcotráfico mundial, ya que la cocaína producida en el sur de Colombia sale hacia los mercados mundiales a través de nuestro país.

    En este fenómeno están involucrados los carteles colombianos y mexicanos, así como bandas delictivas ecuatorianas. Los conflictos entre esos grupos son UNA de las causas de la violencia que se vive en el país. (Otras causas: el aumento del desempleo antes de la pandemia, la paralización de la economía durante la pandemia)

    El hacinamiento en las cárceles ecuatorianas es el resultado OBVIO de los esfuerzos del Estado ecuatoriano por detener el narcotráfico: la policía requisa cargamentos de droga y captura a algunas personas. Puesto que el Estado NO SABE QUÉ HACER con esas personas, las amontona en las cárceles. Y las cárceles se llenan…

    CONCLUSIONES

    1 ES IMPOSIBLE que el Estado ecuatoriano impida que las drogas circulen por nuestro territorio. Países mucho más grandes y fuertes como Estados Unidos, Colombia, y México han fracasado en el intento.

    2 Los esfuerzos de lucha contra el narcotráfico son CONTRAPRODUCENTES: generan corrupción, causan hacinamiento en las cárceles, agravan la violencia.

    3 En lugar de seguir ejemplos fracasados hay que seguir ejemplos exitosos, tales como Holanda, Portugal y Uruguay… que han LEGALIZADO LAS DROGAS.

  4. Fausto Cobo fracasó como directtor del SNAI y como director de Inteligencia. Si hubiera hecho bien su trabajo habría advertido de los planes de asalto entre pabellones que estaba por ocurrir. Lo que hace subiéndose en la maquinaria para demoler estructuras dentro de los centros penitenciarios es un teatro burdo y su discurso no habla de soluciones sino de inconvenientes y obstáculos. Mal nombramiento cuya incapacidad de organización crea problemas al País por el descrédito y al gobierno por la imagen que proyecto, cuando el responsable es él funcionario. He revisado el reglamento de Centros Penitenciarios de El Salvador y no encuentro en su texto diferencias sustanciales como para pensar que sea su texto el origen del orden (casi imposible de suponer) de los centros penitenciarios de ese País. Eso me lleva a pensar que no está en esos textos la razón de un manejo impecable (dadas las circunstancias) de la vida interna de las cárceles salvadoreñas, cuajadas de delincuentes avezados, maras y mafias delincuenciales. Por voluntad y necesidad de sus guardianes, se han convertido en centros disciplinarios de cero tolerancia. Haber convertido a esas hordas de asesinos en sartas de cangrejos atados en sartas anulando su capacidad de movimiento, comunicación, contacto, convirtiéndolos en entes vegetativos, con voluntad anulada bajo parámetros estrictos, fue la única solución que encontraron para evitar lo que sucede en Ecuador. Cangrejos sí pero sueltos creando caos, destrucción y muerte. Si se piensa que en nuestro país no puede organizarse un sistema carcelario o cualquiera otro por incapacidad, abulia, pereza o burocratización de sus funcionarios, debemos ver que hay campos de alta complejidad, estrictamente organizados, donde cada persona cumple con su rol y rinde cuentas. Un buen reglamento, un sometimiento total de los privados de libertad, al reglamento disciplinario, funcionarios y empleados bien controlados y jefes que se responsabilicen de lo que acontece dentro, con organización impecable, puede ser un factor hasta de ahorro de recursos y con el mismo personal, las mismas instalaciones, mantener a esas personas con un trato digno mientras cumplen con sus condenas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba