«Esta oportunidad no la había visto Ecuador en una década»

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

¿Qué resultados concretos hubo luego del Ecuador Open for Business que organizó el gobierno para atraer inversiones? ¿Cómo van los acuerdos comerciales del Ecuador con otros países? ¿Se ha avanzado en el proceso de simplificación burocrática para incentivar a los inversionistas? Sobre estos y otros temas 4P. conversó con José Julio Prado, ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca.

¿Cuál es tu balance del Open for Business en términos de cifras; además de la mejora del clima de inversión que el mercado registró?
Con respecto al ambiente del mercado, la fundación Getulio Vargas de Brasil nos mejora en 35 puntos. Nunca habíamos estado tan alto en un ranking de mejora. En términos absolutos, estamos por debajo de varios países pero, indudablemente, la mejora es importante.
Con respecto al Ecuador Open for Business, algunas cifras bien relevantes. Hubo 1300 empresarios tanto locales como internacionales en dos días. Alrededor de 500 internacionales y cerca de 800 locales. Estuvieron representados 56 países; delegaciones muy grandes del Perú, España, Colombia y EEUU, y un poco más pequeñas de Chile, Inglaterra y Canadá. Se generaron, y están registradas en la plataforma del BID, 518 reuniones privadas y 200 reuniones entre el sector público y el privado. El BID logra registrar, como inversiones potenciales, unos 3 300 millones de dólares que se negociaron en la ronda privada. Los sectores que más interés mostraron fueron: agroindustria y pesca (incluido el camarón) con un 19%; energía tradicional y no tradicional con 16%; infraestructura con 14%; turismo con el 12% y tecnología y sector inmobiliario cada uno con el 9%.
Por el lado de los proyectos públicos-privados presentamos un portafolio de cerca de 50 proyectos concesionables que fueron puestos a disposición de las empresas. Ahí el catálogo suma 30 mil millones de dólares y son proyectos que se irán abriendo durante los próximos años.

Esto se sabía porque el presidente lo había anunciado. Pero en este encuentro, ¿cuánto lograron como compromisos y cuánto ya es realidad?
En lo que tiene que ver con contratos de inversión, que son contratos registrados, firmados por el Ministerio que yo represento con empresas privadas, durante este año totalizan 2 100 millones de dólares en inversiones reales. Ahí hay concesiones mineras, proyectos de energía renovable, de logística, temas de puertos, de industria… Pero el gran rubro está en energía renovable, minería y proyectos agroindustriales.

Cuando se habla con expertos, sobre todo europeos, dicen que tal vez no era el momento de hacer esta ronda porque faltan mensajes que para el mercado son esenciales: leyes. Laboral, tributaria, de inversiones…
Al revés. En las reuniones que tuvimos con inversionistas extranjeros, más bien agradecen que hagamos esto rápido: dentro de los seis primeros meses de gobierno y que podamos mostrar al mundo cuál es la política de inversiones, qué reformas pretendemos pasar y cuál es la visión del gobierno. Si uno se reúne con los inversionistas cuando ya están las leyes, puede ser muy tarde para que se suban a la ola. Y lo que nos han dicho es justamente que lo bueno de esta cumbre es que se hace dentro de los primeros seis meses de gobierno y, además, con proyectos concretos. Eso es lo que está generando esta tracción de inversiones.

En este capítulo, se pueden dividir las tareas: las del Ejecutivo y las del Legislativo. Habías hablado de reforma arancelaria y simplificación de trámites. Ahora se habló de la Secretaría Público-Privada, de la Ventanilla Única de Inversiones… ¿En qué punto están esos temas?
No hemos terminado aún la reforma arancelaria; en realidad solo la hemos comenzado. Tenemos 667 partidas, pero entre febrero y marzo haremos un segundo ajuste arancelario, de reducción de aranceles. Haremos una revisión en productos sobre todo de consumo: televisiones, electrodomésticos, algunos vehículos, etc… Y la tercera etapa de reforma arancelaria vendrá con los acuerdos comerciales que, como sabes, es una agenda muy ambiciosa.
El siguiente punto: trámites. Estamos avanzando. En esta ley que estamos tratando de pasar en la Asamblea, para segundo debate, hemos incorporado el concepto de control posterior: es un mecanismo para quitar trámites, evitar la lentitud para que un producto entre en el mercado y que ese proceso se preste a corrupción. Se está avanzando en la Ventanilla Única de Inversionistas. Está en la primera etapa que es más informativa para los inversionistas que quieran conocer sobre el clima de inversiones y lo que se requiere para invertir en el Ecuador. El presidente firmó la semana pasada un decreto que obliga a 35 instituciones a comenzar a digitalizar sus trámites y subirlos en esa página online.

¿Cuánto tiempo tomará a una empresa abrir un negocio en Ecuador?
Ese dato no lo tengo todavía.

Se ha venido hablando de los acuerdos comerciales con México, Canadá, Estados Unidos… ¿Se puede pensar que el año entrante podrían estar estos acuerdos?
El primer acuerdo comercial que estamos terminando de negociar es con México. De mi lado tengo expectativas que podamos cerrarlo hasta diciembre. No depende solo de nosotros. La Alianza del Pacífico es un acuerdo que está bastante avanzado: esperamos tener buenas noticias durante el primer semestre del próximo año.
Panamá y República Dominicana son dos acuerdos que creemos se pueden dar a lo largo del próximo año. Ya tenemos avanzados algunos términos de referencia. El que va a tomar más tiempo es el acuerdo comercial con EEUU. Está en nuestras prioridades, pero el entorno político en los EEUU hace que tengamos que seguir avanzando lentamente con acuerdos de primera y segunda fase que nos lleven, eventualmente, a un tratado de libre comercio.

Pero la relación política se desbloqueó. ¿Hay señales positivas en ese sentido?
Hay buenas señales. La visita de los senadores. La visita del secretario Blinken. Yo me reuní con mi contraparte del Departamento de Comercio. Vamos a tener en Guayaquil una reunión en enero del Consejo de Inversiones y de Comercio de EEUU. El tema es que como todavía no hay una autorización para negociar acuerdos comerciales con ningún país, tenemos que esperar que exista esa autorización. Pero mientras tanto, lo que nos han dicho el Departamento de Comercio y el Departamento de Estado, es que avancemos con la agenda bilateral. Que mejoremos los temas de inclusión y acceso de pequeñas y medianas empresas a las exportaciones, los temas de calidad, de licencias ambientales… Es decir, que cubramos los capítulos de lo que sería un acuerdo comercial con EEUU, pero de una manera no formalizada. De tal manera que cuando se abran las negociaciones, tengamos avanzada buena parte y solo nos quede negociar los temas comerciales.

Todo esto necesita que la Asamblea Nacional juegue su papel en término de leyes (tributaria, laboral, inversiones…). De lo contrario esos 30 mil millones no vendrán. ¿Has pasado ese mensaje a la Asamblea?
Todos los acuerdos comerciales que se negocien tienen que ser aprobados o negados en la Asamblea. Ya hemos hecho los contactos con la Comisión de Relaciones Internacionales, con algunos asambleístas y he hecho comparecencias por pedido de la Asamblea para decirles cómo está el proceso de negociación con México.
Creo que hay una buena comprensión en la Asamblea sobre la necesidad de los acuerdos comerciales. Ya no hay esa posición de rechazo: quieren que se negocien bien.
Cuando vengan acuerdos comerciales con EEUU o un acuerdo comercial potencialmente con la China, creo que van a requerir un trabajo y un lobby nuestro y de empresas y gremios mucho más fuerte en la Asamblea para que puedan pasar esas reformas.
En la otra línea -temas tributarios, de inversiones y laborales- vamos a requerir un trabajo muy fuerte para que se pasen esas reformas que son  necesarias para que pueda venir inversión en la cantidad que estamos proponiendo: 30 mil millones no vienen si los inversionistas no ven estabilidad jurídica en el mediano y largo plazo en el Ecuador.

Tú habías hablado de conformación de clusters industriales y productivos. ¿cómo han avanzado en ese terreno?
Muy bien. Nos hemos puesto metas muy ambiciosas en términos de crear una cantidad importante de clusters que, como sabes, es una estrategia público-privada de innovación, de colaboración, de competitividad que busca ampliar el mercado para que todos ganemos en un sector o en una industria específica.
Hoy tenemos montadas cerca de quince iniciativas de clusters; hace seis meses prácticamente no había.

Tú habías anunciado 20 para diciembre.
Sí estamos tratando de que para diciembre tengamos cumplida esa meta. Tenemos cluster de textil y la moda, de plásticos, de madera sostenible, de logística, de industrias creativas, de atún y pesca, de camarón, de horticultura… Uno que vamos a llamar de los SuperFoods. El próximo año los vamos a formalizar, ver que tengan gobernanza, generen innovación y más creatividad y que sean iniciativas privadas y no dependan de la tracción que le damos desde el sector público.

¿Hay algún perfil de país que se pueda entrever producto de las inversiones que podrían llegar?
¿Qué es lo que veo hacia el futuro? Un Ecuador que logre aprovechar esta ventana de tiempo que nos da incluso América Latina. Ecuador estuvo cerrado durante 15 años y, de pronto, salimos al mundo y nos encontramos con que América Latina está en el camino que ya recorrimos: un modelo más cerrado, un modelo hacia adentro, de proteccionismo.
Esta oportunidad no se había visto en Ecuador en, al menos, una década y la tenemos que aprovechar. Por eso la vehemencia con que oyes al presidente, me oyes a mí y a otros ministros cuando decimos que tenemos que avanzar rápido, llamar la atención del mundo y concretarla con acciones internas.
Ahora, no creemos en seleccionar sectores. No compartimos esa idea de la matriz productiva y que Ecuador podría convertirse en Silicon Valley. Pensamos que hay que crear las condiciones para que los sectores se desarrollen sin que el gobierno escoja quién vive y quién muere.
Hay tres sectores que tienen, creo, el potencial de sacar adelante al Ecuador y ser muy rápidos en términos de crecimiento: la agroindustria, los temas mineros y las energías renovables. Solar y eólica, en particular.

Esta entrevista se publicó ayer, 28 de noviembre, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto: Ministerio de la Producción

3 Comments

  1. The economic :why it’s harder to ge rich if your born poor? ¿Por qué es más difícil hacerse rico si naces pobre?. Cómo afectan el lugar de nacimiento, la educación, a sus posibilidades de triunfar en el siglo XXI? Las ventajas aportadas por las redes, la educación superior, el lugar de nacimiento, pero las divisiones sociales siguen siendo altas. ¿Qué salió mal y qué se puede hacer ? Segun el New York Times: en los países más pobres todavía existe la esperanza de que la vida de los jóvenes supere a la de sus padres y de que el mundo se está convirtiendo en un lugar mejor. Los jóvenes de hoy en día tienen acceso a la información y a las nuevas tecnologías que otras generaciones ni siquiera han estado cerca de conseguir. Con la llegada de internet, puedes aprender diferentes habilidades desde tu casa. Los gobiernos responsables juegan un papel importante en el desarrollo de los pueblos.

  2. Los gobiernos del Ecuador (el actual y los anteriores) siempre buscan inversionistas extranjeros: norteamericanos, europeos, chinos, árabes.

    Pero no hacen nada para incentivar la inversión de los propios ecuatorianos.

    Los bancos tienen un enorme exceso de liquidez, miles de millones de dólares (de los depositantes) que permanecen ociosos, sin producir nada ni generar rentabilidad… porque las empresas no demandan crédito.

    Hay cientos de miles de ecuatorianos que viven en el exterior y envían remesas a sus familias. En la mayoría de casos ese dinero es usado para cubrir necesidades básicas. Pero en otros casos se va en gastos absurdos como vehículos de lujo que nadie ocupa, mansiones deshabitadas, televisores que nadie ve, etc.

    Muchos migrantes han logrado ahorrar algunos miles de dólares, y desean invertir en el Ecuador. Pero nadie sabe en qué invertir.

    No hay ninguna organización pública ni privada que haga un trabajo coherente para ATRAER A ESOS MILES DE PEQUEÑOS INVERSIONISTAS. El gobierno solo piensa en grandes proyectos. Los bancos permanecen con los brazos cruzados. Los empresarios locales buscan socios extranjeros. Y las ONGs locales buscan filántropos.

    • Rio, muy buen comentario, siempre buscamos la inversión extranjera que al final destruye el medio ambiente y saca las utilidades del país, el mejor ejemplo es la destrucción de la Amazonia ecuatoriana por la actividad petrolera desde el año 1970. El mayor incentivo debe ser a los productores, investigadores, ingenieros, emprendedores, innovadores, estudiantes, para que lleven adelante la innovación. Ecuador, no tiene un organismo de CyT, como lo tienen: Argentina con el Colcyt, Chile con Conicyt, Brasil con CNPq, Perú Concytec, Colombia con Colciencias, que emiten las políticas nacionales y promueven la investigación y el desarrollo tecnológico, que manejan los respectivos fondos de apoyo financiero a la CyT, como Corfo en Chile. El desarrollo en CyT no puede estar subordinado al libre mercado, que es la adoración de los neoliberales. Ecuador necesita una inversión anual en CyT e Innovación, de por lo menos el 2% del PIB, es decir mínimo US $ 2000 millones, debe formar recurso humano, debe apoyar a las universidades de investigación, debe crear un estatuto de incentivos al científico para que no abandone el país; con aporte de alianzas público privadas deben crearse de urgencia los centros de investigación en: biotecnología y biología molecular, Nuevos materiales y superconductores, Robótica e inteligencia artificial, Energías renovables, Minería y petroleo, Pesca y camarón, Fitoquímica, Enfermedades endémicas y transmisibles por vectores, Nutrición y productos alimenticios de origen local, entre otros. Si, asociados con los más importantes países que cultivan la ciencia y la tecnología, como EEUU, Japón, China, Canadá, Brasil, Argentina, México, Francia, Alemania, Inglaterra, Israel. En el lado de la tecnología y la innovación Parques Tecnológicos por regiones en el país, que permitan incubar proyectos productivos innovadores. En la infraestructura, el mejoramiento de puertos y aeropuertos para exportación, especialmente destinados a la agroindustria y la artesanía. El ministerio de industrias no tiene una tradición en la gestión tecnológica, que le permita negociar a favor del país la transferencia y desarrollo tecnológico compartido con las empresas extranjeras. Si participamos en TLCs no podemos exportar únicamente productos primarios, sin valor agregado, ni comprar productos terminados sólo para el consumo, como lo hacemos con China. La única forma de llamar la atención del mundo, no es con grandes ruedas de negocios, sino con la calidad de los productos de exportación y que correspondan a las posibilidades de la geografía, los recursos naturales y humanos del país. Saludos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*