Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Robar al Estado es muy rentable en Ecuador

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Esta noticia reventó en Brasil con motivo del escándalo conocido como Lava Jato: los funcionarios que roban prefieren quedarse con la plata, ir a la cárcel y salir a los pocos años. Con cualquier calculadora, ese negocio resulta redondo. En Ecuador basta con ver el caso de Ricardo Rivera, el tío de Jorge Glas, exvicepresidente de Rafael Correa: él recibió 16,1 millones de dólares de Odebrecht. ¿Con cuánto se quedó? Estuvo cuatro años preso y ahora queda libre.

Rivera es el eslabón débil de Jorge Glas. Todo su mérito radicó en ser su tío. Y mientras su sobrino gobernaba y daba lecciones de revolucionario (de pacotilla), papel despreciable en el que compitió con los hermanos Alvarado y Alexis Mera, él recogía billetes en mochilas y sobres en casa del representante de Odebrecht en Ecuador. Rivera nunca explicó por qué azares del destino se le apareció la virgen cargada de dólares.

Jorge Glas tiene la misma expectativa. Él es, de los ocho condenados el 13 de diciembre de 2017 por asociación ilícita, el único que sigue preso. Y si los jueces llegasen a aceptar que unifique las penas -cuando quede en firme la condena de ocho años de cárcel en el caso Singue-, Glas podría correr la misma suerte de su afortunado tío. En su caso, claro, las sumas en juego son mucho mayores.

Algo no está bien en la ley. O en la Justicia. O en las dos. Porque el caso Rivera (peor si ocurre lo mismo con Glas) se erige en el paradigma perfecto de lo que no debe ser la Justicia. La lección que deja es que puede ser muy rentable ser delincuente.
Los ahorros de Glas y su tío nunca hubieran podido ser obtenidos trabajando honradamente. ¿Y cuál fue el costo? Cuatro años de cárcel, haberse victimizado y erigido en prócer (aunque sea de pacotilla), tener a la CIDH entre sus abogados, estar bien vigilado, haber estudiado en la cárcel… Una fórmula ideal para los nuevos ladrones del Estado. Si además pueden unificar las pruebas, la invitación está hecha para que roben desaforadamente y sin restricción. Total, los ahorros pueden sumar algunos millones o decenas de millones de dólares más y la pena (gracias a la unificación) seguirá siendo la misma.

Los jueces dirán, en el caso de Rivera, que no han violentado la ley. Pero ese caso (y peor aún si ocurriera lo mismo con Glas), es impresentable para la sociedad. Su mensaje es devastador para todos y se transmite, en forma directa, a miles de servidores públicos que están invitados a hacer cuentas. La conclusión es demoledora: el crimen paga. Paga hacer contratos chuecos. Paga recibir coimas. Paga convertir el cargo, incluso la vicepresidencia de la República, en una guarida de delincuentes. Paga usar el cargo para influir en fiscales y comprar jueces. Paga ser delincuente y utilizar el poder para comprar inmunidad e impunidad. Paga robar porque -incluso si te pescan- el botín de guerra te espera a la salida de una corta estadía en la cárcel.

Algo no está bien en la ley. O en la Justicia. O en las dos. Porque la sanción a los crímenes contra el erario debería ser disuasiva, y no lo es. Si bien el endurecimiento de penas no disminuye los delitos, unificar penas no debería resultar tan accesible. Los ladrones de cuello blanco, como los llama la gente, tienen así troneras en la ley a su favor y sin que tengan que pensar en devolver lo que se robaron. Ese es un estímulo más para delinquir.

Glas y su tío no son epifenómenos. Sus casos ilustran esa década en la cual Correa y sus funcionarios pudieron, con la complicidad militante del Cpccs, saquear el Estado gracias al giro específico del negocio. El país ha vivido hipnotizado con idea de recuperar los miles de millones (muchos repiten que son 70 mil millones de dólares) que se alzaron los correístas. La realidad es más cruda: aquellos pocos que han sido juzgados, no han devuelto nada. Y han salido o están saliendo de la cárcel tras pocos años de encierro. Ya mismo volverán a decir que fueron víctimas de persecución política y pedirán que el Estado los indemnice.

Foto: diario Extra

20 Comments

  1. Disculpe la pregunta
    Cuánto dinero devolvió?
    De acuerdo a la pena, ellos debían devolver 33 millones
    Como salió libre si no haa pagado?
    El juez que lo liberó, porque no rinde cuentas?

  2. «Robar bien» es una de las consignas de los pillos/as correistas.
    Ahora ya ni los jueces pueden disimular que están compartiendo la cama con todos estos corruptos vende y empeña patrias.
    Como dice Fernando Villavicencio: «…..es como haber quitado las cobijas a quienes están durmiendo juntos, escondidos tras las máscaras de la política.»
    Da nausea el ver como estos mal nacidos HDP se han aprovechado para enriquecerse.
    Cuando estos «correistas – sacapintas» roban a un pueblo pobre como el nuestro deberían ser juzgados como traicioneros de la Patria y quitarles todos los derechos ciudadanos.

  3. Ya basta de este tipo de estafas publicas, robo, voy preso y salgo a disfrutar, se debe corregir la Ley y obligar para que use la disminución de pena condenatoria el que devuelva el dinero y seguirle un juicio civil para embargarle todos los bienes mal habidos, caso contrario el modus operandi es perfecto, además esta gente debe perder los derechos de ciudadanía, declárales insolventes y que nunca mas ejerzan cargos públicos, es decir se conviertan en cadáveres políticos, el dinero que se robaron podía haber salvado muchas vidas, en el sistema de salud deficiente por falta de recursos para medicinas

  4. Ver y escuchar la noticia de que un delincuente ha sido capturado me llena de alegría, porque creo que alguien se salvó de ser asaltado o, como es lo típico ahora, de ser matado; pero leer y escuchar la noticia de que Rivera (creí que era delincuente, la justicia me restregó en la cara que no lo es) estaba libre me ha provocado vómito. Quisiera vomitar sobre jueces, sobre las nuevas instalaciones de la Asamblea Nacional, sobre los electores que cegados por discursos baratos les han dado el poder a estos mamarrachos mal llamados «padres de la Patria», sobre los pseudoasambleístas que manipularon las leyes para demostrar que robarle al Estado es una misión que se ve bien recompensada con cárcel por unos pocos años con todas las medidas de seguridad y bienestar para la corta o larga vida que esté marcada en el destino del delincuente de jerarquía.
    Este hecho deja una gran enseñanza para las futuras generaciones: no trabajes, no te mates siendo honesto porque al menor traspié te corroerá la justicia; lo que debes esforzarte es para llegar a ser político, aprenderás a robar, robarás y no serás condenado sino victimizado.
    ¿Qué dirían Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Manuela Sáenz, Eugenio Espejo, nuestros antepasados al mirar esta desgracia de «honorables» (sin dejar de lado a los jueces que abren el bolsillo para que lo llenen con miles de dólares) que nos mangonean y muestran al mundo el lado estúpido e irracional del ser humano ecuatoriano? Con seguridad comprarían miles de pañuelos para secarse las lágrimas que brotarían de sus ojos al darse cuenta de que sus luchas fueron en vano y seguramente preferirían volver a morir y se arrepentirían inmensamente de haber pensado en dar a libertad a este pueblo que para nada se merece, porque la apartía es parte de la alcahuetería.

  5. Pueblo, esquilmado moral y económicamente, quebrado por estos políticos depravados.
    Pero adelante Ecuador! Ya están inoculados y reforzados; una ópera bufa para llorar y reír.

  6. Últimamente somos bombardeados por series y películas que hacen una apología de la delincuencia. Las empresas de entretenimiento, bajo un servicio por suscripción a la carta en streaming, nos muestran que el crimen sí paga. Narcotraficantes, secuestradores, violadores se salen con la suya. Estos programas se han convertido en escuelas del delito, pues emplean sofisticados métodos para delinquir que son copiados por nuestros delincuentes criollos.

    Los delincuentes de cuello blanco deberían también colaborar con la justicia –como se ve, a veces, en estos programas- para que puedan redimirse, aunque el camino a la redención es muy largo y tortuoso, por lo que nuestros ladrones de guante blanco prefieren seguir disfrutando de lo ajeno.

  7. La verdad es de Ripley que si eres un ladrón común te mueres en la cárcel como perro pero si eres ladrón político y robaste por millones hasta la CIDH te viene a ver personalmente en tu celda que tiene todas las comodidades. Literalmente es un pequeño precio pagar unos pocos años para salir con la vida asegurada y encima haciéndote el héroe y el perseguido con el chance de sacar aún más dinero. Una vergüenza la justicia, algún castigo más severo como prohibirles la salida del país hasta que hayan pagado el dinero robado e inhabilitarles a manejar o poseer empresas por lo menos.

  8. Y habrá que volverlo a repetir
    Habrá que plasmarlo como recordatorio…los Políticos salvo contadísimas excepciones son el problema…
    Que alguien nos explique por qué deben de ganar mensualmente entre cinco y seis mil dólares mensuales.. además de chofer,secretarias, planes de telefonía, viáticos y en la época del Prófugo , dos aviones presidenciales para subir a agnados, Cognados y llevar a pasear lingotes, billusos y otras perlas,,,
    Luego de apenas 4 , 8 años , luego de exprimirle al Estado, Gran Premio …bono y sueldo asegurado de por vida…
    Si los políticos no son el problema, si ellos son la esperanza para los pobres,,, el país con ellos es un náufrago que sin remos sigue hundiéndose …
    Ah, los políticos …..
    El Gobierno naufragará estos cuatro años rehén de los que hacen Política ….hacen Política para aprovecharse y no para Servir
Los Carnets Truchos , los diezmos , el negociado con los hospitales, el 20 por ciento del lleve en toda obra pública lo que refleja es que los Políticos son el problema y seguirán siendo un enorme problema , pues el ejemplo dejado por el Prófugo , que vive con sus agnados “sin trabajar”- que millonada se llevaron que no necesitan trabajar ellos y por generaciones – en Europa , Mexico y Argentina y que se desplazan en Jets Privados en sus aventuras intercontinentales ….
Digo mal ejemplo, porque el mensaje dado a la sociedad , es que el Político sátrapa y Ladrón es el espejo del vivo y del que las arcas del Estado están hechas para saquearlas…. y ese es el molde putrefacto al cual la sociedad intenta seguir……
    
Que Lasso pudiera cambiar el país ?? Muy improbable… o lo sacan o lo matan….sin ir mal Lejos , nombraron al Dr Madera Director del Seguro y se disponía a hacer cambios profundos,,, enseguida amenazaron a los suyos, a su familia …. Tuvo que renunciar Por Peligro de muerte….
Lasso ya perdió la ventana de la oportunidad para hacer las transformaciones necesarias…
El presente y su futuro será mantenerse de equilibrista, sobreviviendo entre oportunistas y cómodos ….
El hecho de que el Indígena Iza haya dictado la política económica sin Saber un arroz … solo eso nos lanza ya el derrotero de lo que nos esperará en estos cuatro años….Sapos , culebras que reclaman impunidad, perdón , olvido y declarar la teta del Estado , la Teta de los Políticos !!!!

    • La decada robada de la narco robolucion correista, fue la danza de los millones o el festin de la patria, pero con leyes hechas a la medida por ladrones encorbatados, todo sera una burla para la patria, en la que burregos y fanaticos seguiran apoyando y defendiendo los latrocinios de mafiosos de cuello blanco.

    • Hagamos memoria,todo el correato se estructura con la lógica robolucionaria en toda la administración pública, una suerte de capa protectora de negocios y negociados. Si falló todo este andamiaje corrupto que eliminó toda institucionalidad es.pq el ex presidente Moreno dio la espalda a Correa. Desde el inicio todo fue pensado para evadir cualquier acción de la justicia, el programa era sigue Moreno vuelve radico y nunca paso nada. Debemos entender que un estado atravesado por la corrupción descarada y soliviantada desde la presidencia que se haya podido evidenciar tanto latrocinio es un milagro que permitió evidenciar a los robolucionarios. Todo el correato fue hecho para delinquir, no podemos borrar 15 años de leyes para sostener la manera de gobernar de Correa y su combo. No podemos borrar de un soplo tanta materia gris dedicada a crear este tipo de negocios. Ojalá nos hayamos librado de esta gente, no nos queremos de la que sabíamos que hacían.

  9. Definitivamente Ecuador es un estado fallido. SI en algún momento de la época republicana fue estado, definitivamente ahora no lo es. Faltan palabras para expresar la indignación y el asco que provoca ser testigo de toda esta delincuencia y la impunidad que la rodea. Bien hacen los jóvenes en marcharse del país, asqueados por la inequidad y la injusticia. Y dan ganas de hacer justicia con mano propia, sin duda, ante la impavidez de quienes son los encargados de hacer justicia. Los idiotas trabajamos y pagamos impuestos para que los ladrones se lo roben, y así seguirá en el tiempo este circo llamado Ecuador.

  10. Un infeliz ciudadano, que se roba un celular, va a podrirse en la cárcel tres o cuatro años y hasta lo matan en prisión; en cambio estos asaltantes de cuello blanco se roban por millones y dentro de poco tiempo, salen a disfrutar del dinero mal habido e inclusive se convierten en prósperos «empresarios» y viven en mansiones. Después se llenan la boca que son de «manos limpias y corazones ardientes».Países con menor corrupción son ricos; países con mayor corrupción son pobres. El impacto en la economía de la corrupción es claro, genera desconfianza. La evidencia lo indica: Ecuador fue asaltado y tenemos un ejército de pobres y pordioceros. Se requiere un real equilibrio entre los poderes: ejecutivo, legislativo y judicial, apoyados en entidades como Contraloría y fiscalía. Cuando ello no ocurre, el desequilibrio de poderes se traduce en abuso de poder y no solo genera desconfianza sino asalto a las arcas fiscales.

    • Infeliz ni tanto… La mayoría ya está robando celulares con armas blancas y armas de fuego, son mis conscientes de lo que hacen y muchos lo disfrutan.

  11. Lamentablemente esa es la ley que tenemos por eso hay tanto ladrón disfrazado de político, sólo miremos que gentuza hay en la Asamblea Nacional, en ese infecto nido de ratas hay «honorables» con glosas en la Contraloría, otros que de pobres pasaron a tener hoteles de lujo, haciendas, mansiones, cuentas bancarias en el exterior, etc, etc. Ahora el LADRÓN Rivera solo espera que pasen un par de años cómodamente en su casa y se acabó todo, puede lucir todo lo robado en nuestras narices y nadie lo puede tocar, la misma suerte tendrá el tio, otro LADRÓN que ya mismo libre gracias a un pacto entre gallos y medianoche con Lasso. Muchos estarán arrepentidos de haber votado por él, pero eso no servirá de nada, seguirá el camino de todos los mandatarios que no tuvieron respaldo político en el nido de ratas: ser víctima de chantaje al puro estilo de las mafias sicilianas, ese es el precio de vivir en democracia, al menos en esta banana republic

  12. Muy buen artículo sobre un caso que genera indignación e impotencia. El problema mayor es que éste podría replicarse, beneficiando así a corruptos como Glas que hoy se hacen los pobrecitos y después de un corto tiempo en la cárcel saldrán a disfrutar el montón de dinero robado al Estado, es decir a todos los ecuatorianos.

  13. ¡Quéhijues! Y se van sin devolver un centavo al país. Escuché a un distinguido representante de los jurisconsultos que dijo: «La culpa no es de los jueces; esa es la ley y dejen a los jueces hacer su trabajo». ¡Regio! Hasta tienen defensores (de apariencia respetable) y no los critiquen porque así «avanzamos patria». (¡Cómo han avanzado!). Y lo más triste es que no es ni será ni ha sido el único caso: «los perseguidos políticos», y hasta deportivos, disfrutando de la piscina de su casa y hasta con vigilancia que le sigue pagando el Estado (es decir, el Estado sigue invirtiendo en los «prohombres»). Y si quieren pueden fugarse lo hacen, (eso sí, despidiéndose de todo el país como el Alvarado; son educaditos), porque los grilletes son «chimbos». ¿Pagar al país por lo menos algo de lo que dice la sentencia? ¿Quéspues? ¿De dónde pues? Si no tienen ni carro porque son «chiros» (salieron como entraron), apenas andan en bicicleta. Si no cree, pregúntele a Correa. Este es Chistejstán. ¡Puaf!

  14. ¿Algo no está bien en la ley? O en la Justicia. ¿O en las dos? (4P) La respuesta es TODO En el Ecuador anda mal ESPECIALMENTE LA JUSTICIA Y LA INSTITUCIONALIDAD y no por la pandemia porque LA CRISIS, EL ESTANCAMIENTO, en todos los órdenes nos aqueja 14 años de correísmo, Y morenismo.
    Hemos VISTO, OIDO Y SENTIDO VERGÜENZA que todos los días los casos de corrupción y los nombres de [email protected] [email protected], ladrones, [email protected], ladrones de buena fe o los que hacen acuerdos entre privados, han estado presentes en los MEDIOS PÚBLICOS (periódicos de la República, en diarios digitales y radios).
    Pensar que el Ecuador puede salir de esta forma de vida, HACER DINERO FACIL, DELINQUIR E IR DE PASEO, O estar en la cárcel, con TV, Celular, drones para pedir rapidito, fiestas, y acompañantes de fin de semana es una forma de pagar una falta. ES CONDENABLE DESDE TODO PUNTO DE VISTA. A [email protected] estos deberían llevarles a que cojan una escoba, pala, azadón, tractorcito y trabajen 1ha por año (según sea la condena) , produciendo algo por primera vez en su vida, ya que solo aprendieron a ROBAR Y HUIR A GOZAR DE LOS DINEROS MAL HABIDOS. Pueblo… cuanto más debemos esperar para que estos malos servidores públicos y privados se acaben y renazca la honestidad, el respeto, la buena fe, la mirada diáfana, el no tocar ni un centavo, que pregonaban los [email protected] y que con su ejemplo nos enseñaban cada día que debíamos ser hombres y mujeres de bien¡¡¡

  15. Y el dinero escamoteado por Rivera está en manos de un insigne empresario, que no ha tenido empacho en guardárselo, el señor Topic, de Telconet. La verdad es que el mejor negocio que uno puede hacer en Ecuador es gobernar sin escrúpulos, porque la impunidad va de lo público a lo privado, sin que haya siquiera el más mínimo asomo de sanción social. Todo lo contrario, la cultura del vivo hace que se admire a quien termina con millones de dólares rebosando en sus bolsillos, sin importar su origen.

  16. Si, parece un muy buen negocio: el Sr. Rivera „ganó“ 4 Millones de dólares por cada año en la cárcel…
    Con cuánto se quedará Glas?
    Algo está mal en el sistema. Si fueron condenados porque han robado, DEBEN devolver el dinero. Si no lo tienen, como dicen (pobrecitos), tendrán que pagar con mas años de carcel.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba