Naomi, una más es demasiado

en Columnistas/Influencers4P/Info por

La imagen de un hombre en un mostrador golpeando a una mujer que se le acerca es una instantánea devastadora. La imagen alarma por la súbita violencia del hombre hacia la mujer que se le acerca y la impavidez de los que lo rodean. Otro hombre se acerca y hace un amago de intervenir. Luego un chat que circula en redes sociales muestra un intercambio entre Noami y su agresor.  “ Ves que si me pegaste fuerte?” “Gracias a Dios la parte de entre el ojo y la ceja no me salió morado.”

Esto es parte de lo que se conoce de la vida de Naomi Arcentales, modelo manabita de 23 años encontrada muerte en Manta. Quien sale en el video golpeándola cuando se acerca al mostrador es su pareja el fiscal Juan Carlos Izquierdo. La Fiscalía investiga estos días las circunstancias del caso incluyendo violencia sexual. Investiga a uno de los suyos.

Cada cierto tiempo surgen en la sociedad casos que revuelven el estómago. Casos que cuestionan la civilidad societal y que hacen que se desconfíe de la empatía natural de la raza humana y que gritan al oído que hemos llegado al límite. Estos casos son importantes no por la notoriedad que alcanzan o por el escándalo que provocan, sino porque se convierten en casos paradigmáticos a los que no se debe permitir ser simples aportes a la estadística. Casos como el de Naomi tienen la oportunidad de provocar una profunda reflexión en la sociedad y de hacerla revisar sus paradigmas y debatir los cánones culturales que subyacen las relaciones entre hombres y mujeres.

Más allá de los detalles escabrosos de esta relación abusiva y violenta que debe ser juzgada y condenada por los tribunales, se encuentra la necesidad de reeducar a los niños y niñas y a los adolescentes, y por qué no, a los adultos, hombres y mujeres, sobre los peligros de tolerar los abusos y vejámenes en la violencia verbal y psicológica. Por supuesto de tolerar y ocultar la violencia física; esa que mata de un golpe, de una puñalada o de un disparo. Pero que en muchos casos también mata al espíritu y la autoestima y somete a muchas mujeres a vivir bajo el dictamen de un poderoso que no puede ser contradicho y que no permite desplantes ni opiniones contrarias.

Es preciso que las mujeres dejen de romantizar la violencia verbal o física. Porque ni las flores ni los regalos suponen ninguna reparación emocional. Son, cuando hay violencia, gestos de culpa que compran el silencio de la víctima y pretenden apaciguar la impotencia que sienten al ser agredidas y no logran, de ninguna manera, demostrar un compromiso o representan un cambio de conducta de parte de un agresor.

¿Qué modelo de comunicación se promueve entre los hombres y mujeres desde la educación en las aulas y los hogares? ¿Por qué la sociedad tolera el abuso verbal o psicológico denominándolo ”asunto de familia”o “cuestión privada”, y mira al otro lado repitiendo el conocido cliché “no se meta”, o “ya se han de arreglar”, “así son ellos”… entre tantos otros que sellan el interés por estos terribles acontecimientos que suceden en muchas parejas y familias?

Sin duda la dependencia económica ata a muchas mujeres en sus relaciones abusivas, pero más ata un entorno social permisivo y acostumbrado a reconocer el conflicto y no actuar frente a él. A ver moretones en las piernas de una  modelo y no realizar una denuncia por no inmiscuirse en lo que no es asunto suyo.

El país ahora tiene que hablar de Naomi. Tiene que usar su muerte para graficar todas las aristas del maltrato y proponer una reeducación en valores sociales y culturales. Que las niñas y adolescentes puedan, desde hoy en adelante, reconocer en sus etapas tempranas a los violentos que las agredirán antes de que esto suceda, a los abusivos que las someterán antes de que esto ocurra y, que si esto ocurre, puedan salir de ello sin culpa y sin enfrentar presiones contrarias o el juicio de una sociedad que no quiere reconocer a las víctimas y actuar antes de que sea demasiado tarde. Justicia para Naomi.

María Amparo Albán es abogada y catedrática universitaria. 

8 Comments

  1. La violencia no tiene género y es condenable en todo caso. También cuando hijas matan a sus madres, a sus hermanas, o a sus parejas.
    Violencia psicológica es también cuando algunas madres impiden a los padres ver a sus hijos y los chantajean. Violencia es también cuando madres matan a sus hijos.
    Todo eso es violencia, pero solo unas pocas llaman la atención.

  2. En verdad, es necesario una reeducación de toda la sociedad, empezando por los adultos para que puedan transmitir valores a los niños y jóvenes. Y es fundamental también que quienes dirigen al Estado desde los diferentes Poderes, asuman su rol con responsabilidad ante el futuro de la patria que deseamos. Lo que hoy soportamos se deriva de las taras de quienes nos dirigen, por ej., tenemos asambleístas que protegen a agresores de mujeres, como es el caso del Defensor de algún pueblo (algo así es). Autoridades de alta jerarquía electas con estos traumas. La selección de jueces y fiscales, ¿quién lo hace?, ¿qué requisitos debe exhibir el seleccionado para impartir Justicia? Y hay que tomar en cuenta que la INJUSTICIA no educa, prostituye. ¿Cuántas mujeres que pusieron denuncias contra el agresor fueron asesinadas? ¿qué hace el Estado para protegerlas luego de la denuncia? Del Ministerio de (la) Educación, ¿qué reformas se han introducido en el pensum para corregir estos estigmas? En fin, las inquietudes son múltiples.

    Alguna esperanza de cambio puede surgir si sabemos elegir, en lo que nos toca como miembros de la sociedad, verdaderos gobernantes. Caso contrario, seguiremos lamentando la pérdida de vidas humanas a mano de criminales y mirando a los autores luciendo su «garbo» de macho ante la sociedad.

  3. La pregunta sencilla, como llego a ser fiscal, nadie noto su conducta abusiva,? entre autoridades se ayudan? ya que tenemos entendido que va a declarar por ZUM

  4. Muy cierto el comentario, debe reeducarse a los niñ@s sobre valores y género especialmente, sobre el Fiscal seguro estoy que hay algo que no cuadra, ese corrupto espíritu de cuerpo institucional, ha hecho que incluso la Fiscal pase por alto algunos engorrosos temas de abuso en provincias especialmente, y si no cree que me contacte para decirle algunos casos de donde yo resido, muy lamentable situación. Sigo esperando cambios, por mantener la recomendada y religiosa esperanza

  5. Estimada Amparo: Sólamente deseo comentar que tus artículos están muy bien redactados. Manejas excelentemente la sintaxis, ortografía y puntuación, lo cual llama la atención, pues la actual generación pone énfasis en la enseñanza de las ciencias exactas, descuidando las ciencias sociales.
    Un fuerte abrazo, Amparo.

  6. Sí. Justicia. Totalmente de acuerdo. Pero investigación total a este novio que es fiscal de la nación, sus antecedentes como estudiante de leyes, cómo llegó a ocupar un puesto tan delicado, su patrimonio, estoy seguro que ahí van a encontrar sorpresas, toda la cadena de funcionarios y policías que determinaron el «suicidio» de la muchacha… Demasiadas preguntas verdad?. Todo quedará en el olvido. A todo esto, qué dice la Fiscal General… Silencio Stampa.

    • Ud pregunta: que dice la Fiscal General?
      Ella ya se pronunció al respecto hace 3-4 días, condenando el hecho y pidiendo investigar, ud tiene mucha razón cuando muy bien enumera las cosas que se debe investigar del criminal, seguro encontrarán muchas sorpresas del autor de este crimen, no hay justificación, este crimen es una muestra de nuestra sociedad machista, de como la misma mujer muchas veces “protege, exonera, defiende a su victimario, cada vez que se calla, se oculta a un abusador, violador y no se denuncia vendrá la siguiente víctima

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*