Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Caso El Universo: el juez Chucky Seven sigue ahí…

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Y ahora, ¿qué pasará con los jueces correístas que hicieron posible las violaciones a los derechos humanos por parte del Rafael Correa y su gobierno en el caso de El Universo? Por supuesto que tendrán que asumir parte de los 400 mil dólares que el Estado debe pagar a las víctimas; el procurador Iñigo Salvador ya anunció los procesos de repetición. ¿Eso basta? ¿Eso es todo?

La Corte Interamericana en su fallo señala las evidencias que encontró en el proceso penal que instauró Correa contra César, Carlos y Nicolás Pérez y Emilio Palacio. Evidencias contradictorias -se lee- “con la garantía del derecho de las víctimas a ser juzgadas por un juez o tribunal independiente e imparcial y su derecho de defensa en el marco de un proceso judicial efectivo”. Y señala siete: a) Las declaraciones de Correa ( hay que agregar su aparato de propaganda) en los medios estatales que colocó a las partes en una posición de desigualdad. “Y las garantías de independencia e imparcialidad del órgano judicial quedaron seriamente afectadas”. b) La sentencia de primera instancia no precisó con claridad el tipo penal por el cual fueron condenadas las víctimas del caso. Nunca demostraron los jueces por qué se extendió la responsabilidad penal a los directivos de El Universo. c) La ley no permitía enjuiciar penalmente a una persona jurídica. Haber enjuiciado penalmente a ese diario “constituyó una inobservancia del principio de competencia y legalidad”. d) La participación de jueces temporales vulneró el principio de competencia. e) la reinstalación de la audiencia en fase de apelación (22 de septiembre de 2011) generó un estado de indefensión y vulneró el derecho a la defensa de los procesados. f) Afectada la independencia judicial, la posibilidad de impugnar sentencias de primera instancia y de que esos recursos se resolvieran con imparcialidad, era remota. g) En la resolución de una acción constitucional de medidas cautelares se determinó que “la sentencia de primera instancia no fue creada en el equipo informático del juzgado correspondiente, sino que provino de un equipo externo”. Un equipo externo cuyo nombre de usuario era Chucky Seven.

El juez que recibió la sentencia hecha se llama Juan Paredes Fernández. Él llegó al caso por una triquiñuela que ocurrió el 17 de mayo de 2011. Ese día, el juez titular del Juzgado Décimo Quinto, Oswaldo Sierra, fue suspendido del cargo por 90 días, debido a una sanción disciplinaria. Juan Paredes asumió el caso en calidad de juez temporal a partir del 19 de mayo. Todo lo hizo el correísmo con jueces temporales. Sucre Garcés Soriano, Mónica Encalada Villamagua y Carmen Alicia Argüello Cifuentes están en esa lista. Todos fueron recusados por los abogados de los acusados. En todos los casos los pedidos fueron negados. Así Juan Paredes, pudo dictar la sentencia de la primera instancia: ese personaje pretendió hacer creer que redactó, en 13 horas, 156 páginas, que recogían los 37 cuerpos del proceso por injuria calumniosa pedido por Correa contra El Universo. Ese personaje sigue en la función judicial. ¿De qué probidad se puede hablar en su caso? ¿Y así ha administrado justicia y sigue haciéndolo?

Él fue una pieza de esa Justicia manipulada y al servicio del correísmo que, luego, desde enero de 2013, aceitó Gustavo Jalkh como presidente del Consejo de la Judicatura. Paredes condenó a los directivos de El Universo y a Emilio Palacio a tres años de cárcel y a que paguen a Correa 30 millones de manera solidaria. 10 millones más para El Universo y los honorarios de los abogados de Correa: total de la factura: 42 millones de dólares.

Este personaje que fungía de juez asumió todos los argumentos falaces de Correa: admitió que la opinión de Palacio era una injuria calumniosa, llenó de virtudes al entonces presidente; concluyó que esa columna le había causado “graves daños y perjuicios” y que su demanda millonaria no tenía la intención de enriquecimiento sino que era “una justa valoración del daño emergente y lucro cesante ocasionados en su honor y su buena fama”. La Corte Provincial negó el recurso de apelación. Por fortuna para la memoria, todas esas canalladas vuelven a la superficie gracias al fallo de la Corte Interamericana.

¿Cuántos Juan Paredes parió el correísmo? ¿En cuántos persecuciones y litigios usaron delincuentes disfrazados de jueces? En el caso de El Universo algún dinero tendrán que pagar. Muy poco. Y siguen ahí, administrando Justicia y enlodando una función que sigue dirigida por una correísta tapiñada: María del Carmen Maldonado.

Foto: twiter

17 Comments

  1. No hay que olvidarse de la jueza Karen Matamoros que sentenció injustamente a Jorge Rodriguez, Julio Cesar Trujillo y otros, en la querella presentada por Carlos Polit, ella también sigue ahí…

  2. Donde hay fuego es imposible esconder el humo. Ahora la ciudadanía está a la expectativa de lo que hará el Consejo de la Judicatura, que dirá su presidenta Maria del Carmen MALdonado. Si no hace nada esta Sra realmente no tiene sangre en la cara! Pero la perversidad de la loca del ático está descubierta y esto es solo el principio. El correismo huele a azufre, que vergüenza para el país, todo lo que tocan lo contaminan. Lo que se siembra eso mismo se cosecha.

  3. Todo seguirá igual, mientras no se reforme la Constitución de 2008 que protege, todas las irregularidades cometidas en tiempo del correísmo y morenísimo.

  4. Chucky Seven. Ahora se conoce con pruebas contundentes de convicción suficientes que, el juez que recibió la sentencia fabricada por el prófugo en contra del Diario Universo y Emilio Palacio/2011, es Juan Paredes Fernández, lo que confirma con alerta roja que la justicia y la mayoría de jueces, son corruptos y no son castigados; por lo que allí existen muchos “Paredes” de esa calaña que, perviven, bajo miserables acuerdos, donde el dinero mal habido acabo con las cenizas de valores éticos y morales, vigentes hasta antes de la década +4 robada. Pero esto muy difícil que cambie, porque como directora de esa tenebrosa “orquesta corrompida” en el Consejo de la Judicatura, esta una correista, María del Carmen Maldonado y sus secuaces.
    Chucky Seven, contumaz delincuente que funge de juez desde el 2011, hoy que hay libertad de expresión, debería ser el titular en todos los medios de comunicación honestos, pero ¡no!, ni que los ecuatorianos estuviéramos locos, porque, los medios, con poquísimas excepciones ya están inundados con noticias de crónica roja: sicariato, violaciones, femicidios, narcotráfico, robo de celulares, choques, abandono de mascotas, falta de medicinas, precio de los combustibles, etc. Noticias exquisitas para el “paladar” del triunvirato de la conspiración, para dizque, torpemente convencer, primero a los ecuatorianos honestos diciendo que vivimos un estado de conmoción social y así defenestrar al presidente Guillermo Lasso. Pero como dice el refrán “ni por muerte de un judío” esos ¿se acuerdan que el dinero de las arcas del Estado se lo llevo la turba delincuencial correista? Sin embargo, dan tribuna a los pipones de sindicatos y una “fanesca” de organizaciones “sociales” incluidos a disfrazados de indios, para exigir que, en corto tiempo, el “mago” del Gobierno, cumpla sus promesas de campaña.

    • Los jueces de bolsillos correistas, son abortos de la narco corrupcion liderada por el narco delincuente, profugo y sentenciado por la justicia, lamentablemente la »justicia» salvo contadas excepciones sigue en manos de verdaeros traficantes de la ley que dictan fallos al compas de las danzas de los millones impuestas por el DIOS DINERO, hay que hacer una limpieza de esa cloaca correista que en la decada robada dejo todo infectado y prostituido, de ahi los narcos generales y nuevos millonarios a costilla de burregos, fanaticos e ignorantes que apoyan y defienden lo indefendible.-

  5. Estimado señor Hernández, la pregunta no es solo porque el juez Paredes sigue ahí, sino también:

    SEGUIRÁ DANDO CLASES EN LA UES DE GUAYAQUIL, UNO DE LOS ABOGADOS DE CORREA EN ESTE CASO? Si es así, todo está podrido. Fue notorio que este caso fue una manipulación terrible de la justicia, tanto por los abogados de Correa, como los fiscales y jueces. Si las autoridades de una universidad privada, consideran que un profesional que se prestó para manejar un caso de la forma corrupta que se hizo, puede ser docente universitario, ya no hay nada que discutir: La corrupción judicial nace en las aulas. Y, lamentablemente, no es el único caso. Espero que las autoridades de esa universidad, luego del fallo de la CIDH, tengan un poco de sangre en la cara y tomen cartas en el asunto, aunque sea para disimular.

    PORQUE EL PROCURADOR, NO HACE LA RESPECTIVA DENUNCIA EN LA JUDICATURA DE TODOS LOS ABOGADOS, FISCALES, Y, JUECES, INVOLUCRADOS EN ESTE CASO, PARA QUE SE APLIQUEN LAS RESPECTIVAS SANCIONES DISCIPLINARIAS? La mejor corte constitucional de la historia, en un fallo de agosto de 2020, dicto que la judicatura NO podrá sancionar de oficio a un juez por dolo, negligencia o error inexcusable, sin un fallo judicial. Por otro lado, el artículo 14 del reglamento para la aplicación de sanciones para abogados en libre ejercicio (resolución 121-2012) habla de una acción de oficio o de una denuncia escrita. La judicatura correista, no va a mover un dedo. Por lo tanto, si se requiere de una o más denuncias, para procesar a todos los involucrados, es obligación del procurador, como abogado del estado, realizar las respectivas denuncias, para sentar un precedente, y, sacar a todos estos malos elementos del sistema judicial. De no hacerlo, el procurador demostraría, que también tiene lazos con el correismo.

    ENTRE BOMBEROS NO SE PISAN LAS MANGUERAS: Por último, todos los abogados que hacen opinión pública, los presidentes de los colegios de abogados, los decanos de las facultades de derecho, hacen mutis por el foro. Será que no se dan cuenta, que si no sacan a las manzanas podridas del sistema judicial, son cómplices y encubridores? será que no les importa? No sirve de nada que se rasguen las vestiduras, sino se colocan las respectivas denuncias, para sacar a los malos elementos.

  6. La primera y única pregunta que salta es: ¿cómo así Juan Paredes el «probo juez» sigue ahí?
    Es una pregunta que debe responde Ma. del Cármen Maldonado. Cuál periodista o qué autoridad tiene las agallas de hacerle esa pregunta a esta Dama Correísta.
    Por lo general los Correístas confunden agradecimiento con lealtad, y por eso serán fieles hasta la muerte. No cambian ni cambiarán su idolatría.

  7. Con esta sentencia de la Corte Interamericana es suficiente para que a este Juan Paredes alias Chucky Seven, lo saquen de juez a patadas con espuela y solo en la rabadilla y se dedique a defender correistas, que ahora ni caso le han de hacer.

  8. El artículo de opinión ‘No a las mentiras’, del periodista Emilio Palacio, publicado en EL UNIVERSO en 2011, desató el enojo del entonces presidente Rafael Correa, quien impulsó una querella penal en contra del columnista y los directivos del medio de comunicación. El impoluto, el iluminado, el descarado que nos gobernó en aquella época, tendrá que morderse la lengua viperina y tragarse la sentencia de marras del despreciable «juez» Chucky Seven que, sin escrúpulo y vergüenza, dictó a favor de Correa.

  9. Jesús niño como único obsequio te pido que todas las ratas correistas de la función judicial con la maldonado a la cabeza regresen a las alcantarillas de donde nunca debieron salir.
    P.D el apellido con minúscula fue escrito porque los roedores se nombran así.

  10. No fui suspendido por una “sanción disciplinaria”, fui suspendido preventivamente por el Presidente del Consejo de la Judicatura, en una investigación que al finalizar fui declarado inocente y luego fui suspendido por haber autorizado que se analice el disco duro de la computadora del juzgado 15 del cual era su titular. Se dijo, en ese entonces, que estás suspensiones fueron por mi actuación imparcial en el caso denominado “El Universo” ya que no era un juez funcional al correismo

    • Efectivamente. el mayoral del CNJ de esa época, perseguía a los jueces que no se sometían a los caprichos y quehaceres del capo de todos los capos y del secretario jurídico conocido en el circulo rosa como Alexia.
      Sierra siempre fue considerado como una persona íntegra y de gran conocimiento jurídico.
      Por lo tanto no se iba a dejarse manipular ni mangonear de los seudo abogados Vera ni de Jhal.
      Ergo, había que desterrarlo de la función judicial como lo hicieron con otros jueces íntegros y probos como el caso del juez Jorge Moreno.
      Hoy sigue Chucky Paredes y es hasta ministro de la Corte Provincial. Asco de justicia.

  11. Y no es el único caso, en el Tribunal de lo Contencioso numero 5 con sede en Loja se ventiló el juicio en contra del Ministro Javier Córdoba Unda, por la resolución que anuló dos títulos mineros en Nambija, detrás de esto estuvo Glass, para hacer un proyecto con un grupo chino.

  12. Cuantos jueces de la misma ralea siguen y seguirán siendo los «probos» llenos de sabiduría para dictar sentencias justas y sin que de promedio haya $$$$$$$$. Serán muy pocos y contados porque hasta los procesos de selección ya están AMAÑADOS.
    !Ay de aquel! que llega a manos de estos mediocres.
    Por otro lado uno se pregunta, existe registro en el país de algún personaje al que le hayan hecho pagar lo dineros por derecho de repetición…? Creo que no.
    Otra burla más de nuestra maravilla de leyes y, que siga pagando el pueblo, las hazañas de estos miserables.

  13. La metida de mano en la justicia Ecuatoriana por parte del delincuente Rafael Correa fue un claro ejemplo de la clase de ratas que conformaron y siguen conformando el correismo en Ecuador. Para ser correista basta con ser ladron, delincuente, farsante, mentiroso, sinverguenza y no tener dignidad ni sangre en la cara. En otras palabras deben ser iguales a su idolo Rafael Correa. Jueces como Juan Paredes deberian estar presos y se les deberia quitar el derecho a ejercer su profesion de por vida. Como puede esa escoria administrar justica de manera justa e imparcial? Imposible!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba