Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El aborto y los asambleístas de ‘me vale’

en Conexiones4P/Elenfoque/Info por

Seis asambleístas de la Comisión de Justicia resolvieron que el aborto, en caso de violación de mujeres de más de 18 años, se puede practicar hasta los siete meses. Y menores de 18 años, sin límite alguno. Es decir, hasta los 9 meses de embarazo. Ahora, tras el escándalo que provocaron, están dispuestos, según Alejandro Jaramillo, presidente de esa comisión, a reducir esos plazos. Con él votaron Johanna Moreira, también de la ID, Dina Farinango de PK, Jhajaira Urresta, Gisella Garzón y José Agualsaca del correísmo.

Jaramillo (en la fotografía) es un político intrínsecamente irresponsable. Como los otros cinco asambleístas que crearon este entuerto. Ahora dicen que quieren deshacer lo andado y que suscita un enorme interrogante: ¿Por qué propusieron un absurdo? No tenían que legislar sobre un tema abstracto o meramente técnico. Siete meses de embarazo es el plazo médicamente reconocido para que un feto sea enteramente viable. De hecho podría serlo desde la semana 25. Hay estudios científicos que incluso sitúan el límite sobrevivencia, excepcional y con posibles secuelas, a las 23 semanas. Establecer 28 semanas es llevar la ley a lidiar con una vida; prescindir de límite ya no es legislar sobre una interrupción del embarazo sino sobre un parto.

Dicho de otra manera, estos asambleístas no solo no oyeron lo que dijeron médicos y expertos en los debates de la comisión. Al parecer y, además, son incapaces de guglear. Si lo hubieran hecho, habrían comprobado que, incluso en casos de violación, los Estados democráticos no superan los seis meses para abortar. Solo lo admiten en casos excepcionales cuando hay sumo peligro para la vida de madre y ante malformaciones fetales. La Unión Europea tiene plazos que van de 18 a 24 semanas. Pero en general, el plazo habitual y racional en este caso oscila entre 14 y 22 semanas.

Estos seis asambleístas de la Comisión de Justicia no tenían dónde perderse, porque la Corte Constitucional les había trazado la ruta. Pero lo hicieron. Y lo hicieron porque en vez de asumir su investidura, prefirieron coquetear con los cánones de las feministas más extremistas. Algunos por convencimiento; otros por oportunismo. La Corte Constitucional dijo, como es obvio, que debían fijar plazos para la interrupción del embarazo. No quisieron. Como si legislar fuera entrar en el molde de lo políticamente correcto. Y ser tan original como lo tienen que ser aquellos que entran en el libro de Guinness de récords mundiales. Así, un tema que debía ser manejado con lucidez política, gran sensibilidad y sentido común terminó en un desaguisado que ratifica las peores impresiones que causa esta Asamblea y una gran parte de sus miembros.

¿Qué gobierna el espíritu de Alejandro Jaramillo y los demás asambleístas que votaron el texto que debe ser aprobado por el pleno? ¿El anhelo de coincidir con los planteamientos más extremos del feminismo radical? Oír a Jaramillo justificar lo que votaron, a nombre de las niñas violadas, da grima. Porque una cosa es el sufrimiento de esas niñas, esas adolescentes o esas mujeres víctimas de miserables delincuentes. Otra, entender que él no sopesa lo que dice y lo que, sentado en la cabecera de la mesa de su comisión, solapó y votó. ¿Acaso aprobar que un embarazo se puede interrumpir a los siete meses no es consentir que la vida de un feto, enteramente viable, puede ser interrumpida? ¿Y en qué imagina que desembocará la decisión de no poner límite para interrumpir el embarazo en caso de violación de niñas y adolescentes hasta los 18 años?

Jaramillo, Johanna Moreira, Dina Farinango, Jhajaira Urresta, Gisella Garzón y José Agualsaca han inaugurado una nueva era en el oficio de asambleísta: hacer cualquier cosa, parir cualquier texto o contenido legislativo con un solo objetivo: darse gusto. Porque eso hicieron. No solo no escucharon ni guglearon. Tampoco leyeron lo que dice la Organización Mundial de la Salud. Inauguraron la política de “me vale”. Quizá con la idea de que el presidente de la República, en última instancia, ponga las cosas donde ellos debieron haberlas dejado.

Esos seis asambleístas son la prueba de que la descomposición política no es una ficción. Y que el populismo legislativo no solo existe sino que carece de límites.

Foto: Asamblea Nacional.

20 Comments

  1. Esos sicarios de niños indefensos, no deberías estar, nunca, en una asamblea que se supone representa al pueblo. Sicarios, ignorantes, imbéciles, ni siquiera tienen capacidad para instruirse antes de dictar una ley, que como médico rechazo; matar a una niño ya formado.

  2. Me sumo a los criterios expuestos en este importante artículo , así como también a todos los comentarios emitidos . Pero ante tanta torpeza e ignominia , no puedo dejar de decirlo : LA ESTUPIDEZ DE CIERTOS » asambleístas » , NO TIENE LÍMITES .

  3. Increíble que una Victoria llame a un ser humano en gestación «un tumor que crece».
    Sin comentarios.

    En cuanto a esos llamados legisladores, no son sino :
    UNOS VULAGRES SICARIOS DE LOS NONATOS.

    O, como dice la people:

    A S E S I N O S.

  4. Esto que ha pasado simplemente demuestra lo absurdo de su postura estimado José. Si una mujer tiene derecho a decidir «sobre su cuerpo», cuál es la diferencia de que lo haga a la semana 20, 24, 36 o 40 de gestación, si ese sigue siendo solamente su cuerpo y adentro hay solamente un tumor que crece. Más bien yo creo que estos asambleístas dejaron clara y correctamente plasmado ese postulado en el texto que enviaron. De qué se escandaliza estimado, si los derechos deben ser plenos y sin restricciones, no sea anticuado. 🙂

    • Pero de que habla esta señora o señorita o lo que sea. Un «Tumor·? O sea que tambien ella fue un «Tumor» que desgraciadamente su madre trajo al mundo??. Hasta donde ha llegado la estupidez de la gente. Esto que estas personas han puesto como ley es nada mas que un tributo al crimen. Han aprobado el asesinato de inocentes en manos de sus propias madres y de los medicos asesinos que realizan estas pràcticas. Decidir sobre su cuerpo? Y quien les hizo creer que ser que llevan dentro es su cuerpo. Este no es «su cuerpo», sino uno diferente, y tan diferente es que para empezar no hay otro como aquel en el mundo dado su propio ADN.
      Alguien reclamara y muy pronto por la sangre de estos inocentes que seran asesinados con la complicidad de las manos, llenas de sangre tambien, de quienes aprueban estas leyes.

  5. Alejandro Jaramillo, Johanna Moreira, Dina Farinango, Jhajaira Urresta, Gisella Garzón y José Agualsaca, representan la IGNORANCIA a tiempo completo, no pueden responder porque no leen, ni escriben. Por lo tanto, reconocer que hay fuentes institucionales como lo es la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud -OPS para que puedan preguntar e investigar, no calza en su cerebro. Pero si son parte del «populismo legislativo» que consiste en chantar nombres en las papeletas con ignorantes a tiempo completo. Esto no puede seguir postrando al Ecuador en la bobería, por lo menos hay que enviarles a que se laven las orejas para que escuchen el asesoramiento de profesionales en la materia.

  6. Durante las campañas electorales la máxima atención se dirige a escuchar las ofertas de campaña que hacen los candidatos a la Presidencia de la República. Mientras más cosas bonitas nos ofrezcan que después incluso, no se cumplen en un alto porcentaje, nuestro voto se va inclinando hacia el más demagogo o por » voto por éste porque me da vergüenza votar por el otro». Pero de la vida, experiencia, preparación académica y gestión de vida de los candidatos a Asambleístas es muy poco lo que se sabe, se discute, se analiza y muchos de ellos dan grima de solo oírlos hablar…pero son elegidos en plancha, y muchos partidos y movimientos políticos ponen allí a sus más serviles y obsecuentes que luego se prestarán para cualquier cosa que se suponga va en beneficio de sus «líderes». Muchos incluso han manejado muy mal prefecturas y alcaldías y gobernaciones, glosas emitidas por Contraloría. Aunque las opiniones de los demás merecen respeto y tolerancia, las declaraciones de algunos Asambleístas aniquilan todo sentido de racionalidad y reflejan la profunda ignorancia incluso en materias simples y generalmente aceptadas en el mundo entero. Una pobreza en la calidad de nuestros dirigentes y legisladores carcome la patria.

  7. A riesgo de equivocarme: hasta los 7 meses llamase aborto, luego es PARTO, así de simple. Además una reflexión. Si una mujer, mayor o menor de edad, resulta embarazada por violacion (o no) por qué esperar 22 semanas para el «aborto»? Pregunta suelta, nada más… nada de enojos… No sería más serio, menos traumaticos hacerlo en las primeras semanas, 2, 3, 4…no sé… Que opinen los médicos.

    Mi comentario puntual sobre el tema: número de semanas. En lo personal, defiendo la vida…

  8. Francamente no hay palabras para calificar a estos asambleístas que pecan de IGNORANTES en el tema del aborto. Así nuestro pobre Ecuador va de tumbo en tumbo con estos asambleístas de a perro…..

  9. Los asambleístas del «me vale» una…berenjena. En verdad que asombra la liviandad con la que estos (y estas) «honorables» manejan temas de extrema delicadeza; con mayor razón su actitud en otros en los que «solo» está en juego la dignidad del país. Son una estafa. ¿A qué juegan estos fulanos (as)? Para camuflar llamaron a que les asesoraran a una cantidad de médicos, creo que a más de 30, o no les quedó nada en el cerebro de chorlito? Aborto de 7 meses o más es ya un asesinato despiadado. Expertos recomiendan la interrupción del proceso vital hasta las 20 semanas, para reducir el trauma.

    Excelente artículo en el contenido, y además, de fácil comprensión que podría ser útil para algún asambleísta responsable, que sí «ha de haber».

  10. Estimado señor Hernández, no solo estoy de acuerdo con usted, sino que me gustaría agregar lo siguiente:

    LOS ACTIVISTAS CUANDO LLEGAN AL PODER, HACEN ACTIVISMO: No importa el tema que se trate, un activista que llega al poder, sea legislativo, ejecutivo, judicial, etc., seguirá haciendo activismo, sin importar ni entender, que él poder que obtiene no es para confirmar sus ideas y creencias, sino para dar un servicio realista a la sociedad, es decir, basado en hechos y sentido común.

    LA JUVENTUD NO ES SINÓNIMO DE SABIDURÍA: La juventud es una etapa llena de experiencias de todo tipo, que no solo nos educan, sino que nos forman. Lamentablemente, tenemos la creencia equivocada, de que el ímpetu de los jóvenes puede obtener mejores cosas, pero, la mayor parte del tiempo, es no es el caso, por: experiencia limitada basada en hechos parciales, falta de responsabilidad económica, conocimientos teóricos no prácticos, inmadurez sobre la base de la neurociencia, etc. Que los asambleístas, hayan decidido poner a puro treintañero en una comisión tan importante como la de Justicia, y, que la mayoría de estos hayan hecho un trabajo tan patético con este proyecto durante 6 meses, nos demuestra una vez más, la forma nauseabunda como manejen los políticos ecuatorianos la cosa pública.

    QUEDA DEMOSTRADO POR ENESIMA VEZ, QUE A LAS ACTIVISTAS DE GÉNERO, NO LES INTERESAN LAS MUJERES QUE DICEN DEFENDER, SINO SOLO SUS IDEAS: El aborto es un tema demasiado importante como para que sea resuelto sobre la base dé activismos. Sin embargo, incluso en este caso puntual del aborto por violación, las activistas solo pugnaban por la ejecución del aborto, a toda costa. Alguna vez se preocuparon por tener claro los conceptos básicos del proceso de reproducción humana? Consideraron la opinión real y práctica de las personas encargadas de llevar a cabo el aborto, es decir, los médicos? Se preocuparon por proponer ideas para mejorar el tortuoso proceso de juzgamiento de violadores? Propusieron soluciones reales para las cuestiones sicólogicas inherentes al aborto y los delitos de violación? La respuesta, lamentablemente es NO.

    En definitiva, no solo es urgente cambiar las leyes que permiten que puro pendejo llegue al poder, sino los reglamentos de selección de jueces, fiscales, y, todo tipo de funcionario público. Es crítico ponderar la probidad y experiencia demostrables, conocimientos básicos de economía, pero sobretodo el sentido común y la capacidad de razonamiento.

  11. Debería haber un botón de pánico en la asamblea, de manera que cuando un asambleísta (como cualquiera de los mencionados en este reportaje) diga o haga alguna estupidez, de inmediato se oprima y permita su expulsión, con todo y silla, a donde fuese necesario enviarlos: sea al carajo, al carrizo o a la punta del cerro.

  12. Creo que no merece tanto desperdicio de tinta lo actuado por 6 ingnorantes; en el país y el mundo entero, hasta los niños saben que un aborto es practicable sólo hasta las 12 semanas de embarazo, luego de ese tiempo, la embarazada tiene alto riesgo de muerte, amén de jamás volver a concebir. Ingnorantes por conveniencia o ingnorantes de verdad? Si fuera esto último, deberían regresar a la escuela pero le harían un gran favor al país y a nosotros que les mantenemos, que se larguen a sus casas.

  13. Hasta las 28 semanas !7 meses¡ , o a ¡hasta los 9! en otros casos; y son capaces de llamarlo aborto. La ignorancia o la inmoralidad no justifican el asesinato. Tampoco se justifica que sujetos que hacen tales propuestas lleguen a la Asamblea.

  14. Esa es la consecuencia de elegir ignorantes para un cargo tan representativo. Se debe exigir gran nivel de preparación, a la asamblea va cualquiera.

  15. Excelente artículo, y en particular por los datos de contextos que manejan otras legislaciones internacionales, que hubiera sido un punto de referencia para nuestros «pobres legisladores» que evidentemente no sólo están perdidos en materia política y jurídica, sino que son un ejemplo de analfabetos funcionales. Preocupa el liderazgo de la presidenta de la asamblea y de los presidentes de las comisiones, a que presenten proyectos legislativos con consecuencias no sólo negativas sino aberrantes.

  16. Por favor, es Ecuador… cualquier cosa que requiera responsabilidad va a ser usada como caramelos de fiesta de reyes para el placer del populacho y en beneficio de los politiqueros. En tal caso, lo único que tratan seriamente son aquellas leyes que les benefician directamente y que no pasan por a aprobación de ningún votante. La lógica de estos mentecatos es que mientras mejor queden con ciertos grupos, más puntos políticos se anotan.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba