//

Napo: ¿Por qué las autoridades no han impedido el desastre?

lectura de 9 minutos

Jorge Celi es científico y profesor de ecología y ciencias de la tierra en la Universidad Regional de la amazonía Ikiam, en Tena,  Napo. Vive en los alrededores de Tena y estudia la biología de los ríos de la zona. Por eso su testimonio sobre la devastación que ocurre en las orillas del río Yutzupino y que ya empieza en el río Jatunyacu, provocada por la minería ilegal, es tan importante. Léala aquí.

«Esta madrugada (13 de febrero), fuerzas de las FFAA y la Policía ingresaron a la zona donde los mineros estaban realizando actividades mineras ilegales y decomisaron la maquinaria y sus herramientas de trabajo. Los operativos fueron en El Ceibo, Yutzupino y Silverio Andy. Hubo enfrentamientos entre los mineros y los militares.

No se puede entender por qué las autoridades no han impedido este desastre ecológico. La única explicación es que esto que estamos viendo es algo mucho más grande y que las autoridades no quieren que se abra una caja de pandora. Seguramente hay mucha gente involucrada. Es inexplicable que nadie hasta ahora haya hecho nada con la maquinaria ya que las placas que tienen las excavadores permiten saber de quiénes son. Esas imágenes se pueden tener incluso en las fotografías de alta definición que se toman desde el satélite.

Jorge Celi

El río Yutzupino es un riachuelo que entra al Napo justo un poco antes de la población de Puerto Napo, cerca del Tena. Un poco más arriba está la unión del Yanzu y el Jatunyaku. Ahí se unen y forman el Napo. Desde 2016 en que estoy viviendo en el Tena y estudiando sus ríos, sabemos que la población extrae oro que se acumula en las márgenes de los ríos. Estos metales se fueron acumulando por su peso en ciertos lugares de las orillas. La gente siempre ha extraído oro de estos sitios. El Yutzupino, desde que estoy en la zona, ya estaba afectado porque han sacado mucho material de forma antitécnica y con químicos altamente contaminantes que se van al agua. Este riachuelo, que tenía pozas y rápidos, ya está completamente plano y lleno de sedimentos. El agua de tanto sedimento y suspensión está muy roja. Esos sedimentos finos, como están oxidados, también acumulan otros metales.

Se trata de un río que ya estaba bastante contaminado y diría muy pobre porque ha perdido mucho de su biodiversidad.
La situación ha ido empeorando: el río Anzu ha sido cada vez más afectado por la extracción de materiales y así como aumenta la deforestación en la zona afectada por la minería, se han ido sumando otros ríos. Por ejemplo, aguas abajo del río Napo hasta Misahuallí hay riachuelos que salen al Napo y en los que se han estado sacando material. Pero todo se disparó a partir de octubre. Esto es terrible, nunca antes visto. Se parece a las escenas de Madre de Dios en Perú que es una zona mundialmente conocida por su devastación y cuya afectación se ve desde el espacio. Esto que vemos ya no ocurre solo en el Yutzupino sino cerca de la comunidad y ahora está tomándose al río Jatunyacu.

El proceso acelerado de devastación también se observa en el Anzu y el Punino. Pero sin duda lo más impresionante es en el Yutzupino, donde se ve a muchísimas personas haciendo lo que pareciera ser lo último que harán en su vida. Lo hacen voraz y desesperadamente. La gente está como loca destruyendo el río. De lo que sabemos son miles de personas que trabajan sobre todo durante la noche, porque así no se ven. Van con un montón de maquinaria que a estas alturas es tanta que ya ni la pueden camuflar durante el día. Así es como de una forma dañina e incluso peligrosa realizan sus labores.

Pero lo más grave ocurre con el río Napo que es uno de los más importantes de la Amazonía. Un río es como una arteria y, en este caso, lo que está ocurriendo es como si estuviéramos cortando una arteria que irriga una inmensa zona de la Amazonía. Se está afectando todo el río, no solo al tramo donde se hacen los trabajos. Para un río es muy importante el caudal de agua o su cauce. También la química del agua. Todo esto está conectado y afecta la biota que es el conjunto de especies de plantas, animales y otros organismos que habitan en un inmensa área de la amazonía. Esto destroza el cauce y el hábitat de la zona. Cada vez se liberan más químicos y sedimentos tóxicos que destruyen la biota.
Esto afecta a las poblaciones que comen lo que pescan o toman el agua de los ríos. Esta es la zona donde vienen grandes cantidades de peces migratorios a desovar. Hay como cincuenta especies de peces migratorios en la Amazonía que vienen a las estribaciones andinas del Ecuador, Perú y Colombia. Cuando nacen, esos peces normalmente regresan incluso hasta las aguas del Amazonas. Esto es muy grave porque literalmente estamos destruyendo la zona donde ellos desovan. Pero también estamos destruyendo la calidad del agua que fluye hacia el Amazonas.

Se sabe que hubo un importante incremento en el precio del oro. Les están pagando lo mismo que se les paga en Quito. Ahora, hay compradores que vienen hasta el río mismo. Me han dicho que antes estaba a 35 dólares el gramo y ahora les están pagando 43 dólares. Y como la gente está desesperada por ganarse el dinero rápidamente, esto es una locura. Nadie piensa en las consecuencias. También ha habido muertes por la forma en que se están haciendo los trabajos. Vi un video de cómo sacan el material durante la noche y es como ver la película Cidade de Deus o estar entre minadores de basura. No es chiste. Da mucha tristeza.

Se sabe que la gente no puede entrar, por lo que asumo que debe haber gente armada para impedir la entrada. Sin embargo, de lo que sé no hay violencia directa en la zona.

En el Yutzupino los investigadores no pudieron ingresar para medir la calidad del agua en el río; no así en la zona del desastre actual. A pesar de que fueron con la Policía y gente del Ministerio del Medio Ambiente tuvieron mucha dificultad para entrar, pero finalmente sí lograron tomar muestras para una investigación que está publicada. Ya hay estudios sobre la calidad del agua y se sabe que la contaminación es muy alta. Los resultados de toxicología muestran que hay plantas que están bioacumulando altos niveles de metales pesados, al igual que el suelo. Pero lo más grave es la gente: todo está interconectado y los ríos son importantísimos en el tejido del medio ambiente de la zona. El problema no se queda ahí sino que viaja y afecta a otros lugares. El Napo está repleto de comunidades indígenas y de colonos y está ya probado que la calidad del agua está muy afectada y que ya no hay tanto pez como antes.

En Tena, desde que se desató el fenómeno no se nota mucho el cambio de vida en la población. Se ve mucha gente transitando a pesar de la pandemia, pero lo que sí se observa es que los visitantes nacionales o extranjeros que se pasan por la zona del desastre llegan impresionados».

Este testimonio fue publicado ayer 13 de febrero en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto: La Voz de la Confenaie

3 Comments

  1. Sr. Presidente Lasso urgentemente debe Usted tomar las riendas de este caballo desbocado y enderezar su caminar. El Rio Napo, y como bien lo menciona el Sr. Celi, es una arteria fluvial vital para el medio ambiente de toda la amazonia en general hasta su llegada al Rio Amazonas, y lo que ocurre es que todo se está contaminando a pasos agigantados y lo cual al final tarde o temprano va a afectar al pulmón amazónico donde se estima se genera el 10% del oxígeno del planeta. Este impresionante bosque tropical lluvioso contiene los hábitats vegetales y animales más complejos y ricos del planeta y si no lo protegemos tarde o temprano esta negativa situación de depredación desaforada, sin control, terminara pasándonos factura a nosotros mismos, a nuestros hijos, a nuestros nietos, a nuestras futuras generaciones. Por favor Sr. Lasso, usted tiene que encarcelar a todas esas autoridades que están lucrando de los delincuentes mineros, y además debe presionar a su ministro del ambiente y otras autoridades para que trabajen de una manera decidida, sin contemplaciones, sin temores y paren ya este crimen contra la humanidad.

  2. Bastaba una carta del señor Celi, para alertar a las autoridades desde el mismo momento en que la explotación del oro en el río comenzó, para encender las alertas ambientales y aplicar las leyes referentes a la explotación minera informal evitando así este desastre. Si los habitantes del lugar no se ponían en pie de lucha, todo habría seguido igual. Los lugareños también son cómplices, que al ponerse a trabajar en el minado del oro, encontraron sustento, sin reparar en el daño que estaban ocasionando. Ahora, el costo de la remediación es enorme, le costará al Estado empobrecido, mientras los que financiaron la operación, se llenaron los bolsillos. Es igual que en buenos aires, tal vez sean los mismos. Cuando detectan la existencia del precioso mineral, se lanzan como buitres a su explotación. Tal vez el gobierno, teniendo clara la existencia del oro, lo que debía hacer es concesionar su explotación, condicionada a una remediación del daño, dar ocupación en la nueva concesión a los mineros ilegales y lograr una legalización de la actividad obteniendo recursos para el Estado.

  3. I qué dicen los grupos ecológicos, antiminería, abortistas, feministas, animalistas, veganos y más de la fauna de cristal que se horrorizan porque alguien expresa admiración por la belleza de una mujer pero no dicen nada frente a un crimen contra la naturaleza. HIPÓCRITAS.

Responder

Your email address will not be published.