/

¿Pero quién es, en realidad, Jaime Nebot?

lectura de 6 minutos

¿Es el ocaso de su vida política? Si lo fuera, Jaime Nebot parece aplicarse con esmero a asumir plenamente su significado, porque su partido está escribiendo uno de sus peores capítulos. El PSC que la gente ve en la Asamblea lacera esa biografía; esas páginas que Nebot ha labrado con ahínco y ha incluido en libros que pretenden mitificarlo. Convertirlo en el creador de un modelo que los suyos quisieron tallar en piedra y que él quiso exportar al resto del país: “el modelo exitoso”. Una alegoría retórica que cree significar algo que no se expresa.

Nebot pensó “el modelo exitoso” como un paradigma. Lo paseó por el país. Lo mercadeó. Lo quiso convertir en referente nacional y único de buena gestión. Pero apenas formulado, el modelo parecía obedecer a la ley del efecto invertido. Su deseo de verlo extenderse, como mancha de aceite por el país, fracasó. El país no conoce plenamente a Nebot y aquello que sabe de él no le inspiró para llevarlo a Carondelet.

¿Quién es, en realidad, Nebot? ¿El político que pregona las bondades del sistema capitalista y las virtudes de la democracia? ¿O el político que se alía con el correísmo que, por su lado, practicó el estatismo y violentó las libertades públicas en el país? ¿El político que movilizó a los guayaquileños contra el poder absorbente del caudillo autoritario o el político que rompió con Guillermo Lasso, justo antes de llegar a Carondelet, porque el nuevo presidente renunció a la alianza contra natura contraída con ese caudillo autoritario?

¿Quién es, en realidad, Nebot? Él dijo, para justificar esa alianza, que fue Lasso quien la propuso. ¿Y bien? ¿Acaso él debía seguirlo? ¿No es, como dice, un político de principios? ¿No había pasado años combatiendo (al menos así se creyó) al representante en Ecuador del Socialismo del Siglo XXI? ¿No lo comparó con Chávez y lo trató como un fan de los Castro? ¿Cuál de los dos es, en realidad, Nebot? ¿El amigo del presidente conservador y defensor convencido del capitalismo y las libertades o el socio político del defensor del castrismo y aprendiz obstinado de dictador?

¿Quién es en realidad Nebot? ¿El político sagaz del cual hablan sus seguidores o el oportunista que ventila intereses personales sirviéndose de su partido? ¿Qué película vio Nebot -que no vieron los demócratas del país- en la cual se pruebe que Lasso -y no Correa- es un peligro para el sistema y las libertades? ¿O no defiende este sistema?
¿Qué podía justificar la alianza con Correa, cuyas acciones, en detrimento del país, Nebot denunció en forma reiterada? ¿O, aupados por su convicción tozuda de defender esa alianza, habría que colegir que Correa versión-2021 era radicalmente diferente al Correa versión 2007-2017? Y si Correa 2021 seguía siendo el mismo, como lo dijo durante la campaña, ¿qué explica la alianza que opera en este momento el PSC con el correísmo en la Asamblea?

¿Quién es en realidad Nebot? ¿Por qué cuando el país padece el embate de algunas plagas (pandemia, crisis económica, desempleo, incremento de la pobreza, desnutrición crónica infantil, inseguridad…) él se alía con Correa y los alfiles de Leonidas Iza para atentar contra la frágil institucionalidad del país? ¿Qué lo ata a aquellos que militan abiertamente -y no lo ocultan- contra el sistema democrático? ¿Terminarán teniendo la razón aquellos que siempre han dicho que el destino del país dejó de importar a Nebot desde que perdió, en 1996, con Abdalá Bucaram y que por eso se refugió en Guayaquil?

¿Quién es en realidad Nebot? ¿Por qué quiere cooptar los organismos de control con aquellos que asaltaron el erario y buscan a todo precio impunidad? Se entiende que los correístas quieran tumbar a la Fiscal General que instruye los expedientes de sus raterías y poner a un Contralor ciego. Al fin y al cabo, Carlos Pólit y Galo Chiriboga son sus arquetipos. ¿Terminará Nebot dando la razón a aquellos que dicen que hay carpetas de su secretario en la Fiscalía que no lo dejan dormir?
¿Quién es, en realidad Nebot? ¿Por qué resucitó de entre los muertos políticos al impresentable Luis Almeida? ¿Por qué ha llevado su partido a hacer causa común con otros impresentables recientes de la política como Correa, Ronny Alega, Ricardo Vanegas, Mario Ruiz… ¿Por qué en vez de ocuparse de las urgencias del país, arma con ellos operativos golpistas sin parar?

Hoy no se sabe quién es Nebot. Pero quien quiera que sea, produce la sensación política de estar enterrándose vivo. Y si no le importa, su ocaso político puede ser tan sombrío como el espectáculo que da hoy su partido. Que como cada cual sabe, no mueve un dedo sin su autorización.

Fotomontaje: 4P

Este análisis fue publicado ayer 20 de febrero en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

31 Comments

  1. ¿Quién es Nebot “Saadi.co”? Definitivamente el inefable Nebot, es un “mono” sabio: porque al aliarse con la turba delincuencial criminal correista y más picaros: no ve, no oye, ni dice el mal que se cocina sobre todo el Ecuador, desde la llamada “asamblea”. Este otario “personaje” cómplice del aprendiz de dictadorzuelo prófugo, en yunta con los conspiradores acostumbrados desde hace décadas a chantajear y extorsionar a los gobiernos de turno, para que Guayaquil tenga 2 alcaldes (uno de esos, el mismo presidente del Ecuador) con lo cual, el alcalde de la “perla” y sus amigotes, amasen fortunas, con dinero robado al Estado. Felizmente, en este gobierno del “encuentro” el presidente Lasso, no se comió el cuento del chantaje, renunció a la alianza con el prófugo y le han declarado la “guerra”. Ecuatorianos honestos, solamente, como un acto de reflexión: imaginémonos por un momento, al inefable Nebot en la presidencia del Ecuador… ¡De la que nos salvamos!, este defensor a ultranza del “Guayaquil independiente”, un separatista, sin el menor escrúpulo, ni sentido de lo que es Patria, Estado o Nación, por su animadversión a la Capital la desaparecía, como tal, con el cuento en estribillo regionalista, acusándola del “centralismo acsorbente” para agitar a sus seguidores; pero, el pueblo de Quito (de la Carita de Dios), es sabio y jamás, en sus intentos presidenciables, ese otario, pudo convencer a la mayoría de quiteños; por lo que hoy, ese, hoy, solo de pensar en la designación de un nuevo contralor y que se investiguen denuncias que supuestamente reposan, encarpetadas en la Fiscalía, dizque, no duerme “craneando”, que ni el pacto con el “diablo” (el correísmo), lo podrán librar del juicio de la historia o de la cárcel porque, la surte del Ecuador, como supone, en manos de los robolucionarios, no le interesa, como siempre.

  2. Que tristeza el ocaso de un líder que defendía los intereses del pueblo y hoy se volvió rabo de los atracadores por 14 años del país..

  3. Algún momento escuche a Nebot, decir que él nunca ha vivido de la política…, semejante grosería me hizo recordar que fue Gobernador, Diputado, candidato perdedor a la presidencia, y Alcalde por un par de décadas. La pregunta que me hago es: Durante esos más de 30 años de vivir del erario público y de intentar dirigir el país, no es vivir de la política? La respuesta es NO, porque es un viejo vividor de la mala política, al que nunca le saltaron responsabilidades administrativas, civiles o penales, por el hecho de haber usufructado del poder y manipular a los esbirros que estuvieron frente de las entidades de control y de la justicia. Hoy pretende tomarse el CPCCS, para que no le salten todas las anomalías e irregularidades de su turbia y monárquica administración municipal, en la que estaba rodeado de roedores y presentadores de Tv, incapaces de articular una idea clara, peor aún fiscalizar al dueño de la hacienda.

  4. El país y el planeta en general, están gobernados por delincuentes y sicópatas, se digan de derecha, de izquierda, o de donde sean, el resultado es el mundo corrupto en el que estamos viviendo, consecuencia de la decadencia y degeneración del ser humano, y por lo tanto de la caducidad de los sistemas sociales, económicos, políticos, y religiosos que se vienen arrastrando desde hace siglos, y que han llegado a su fecha de caducidad.

  5. Verdad muy clara sobre políticos nefastos que hacen daño al país. Nebot es el típico representante con su aliado Correa

Responder

Your email address will not be published.