Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La nueva mayoría es desafiante y prepotente

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

¡Había que ver a los correístas, socialcristianos y Pachakutiks en la sesión del miércoles de la Comisión de Transparencia! Se les veía cómodos, seguros y optimistas como parte de la mayoría que está lista a reestructurar a la Asamblea Nacional y asegurarse que el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social vuelva a estar bajo su control. Esa sesión fue un termómetro perfecto del clima que se vive en la Asamblea: somos más y vamos a cambiarlo todo para quedarnos con todo.

El escenario se había montado para que los miembros de esa Comisión y algunos asambleístas que asistieron para hacerse ver, se mostraran abiertamente como parte de una cofradía. «Ojo, aquí en la Asamblea existe una nueva mayoría, evidentemente. Sólida, porque estamos en una misma línea y coincidimos en una misma línea que es una defensa a los derechos de los ecuatorianos»: lo dijo desafiante y en tono de suficiencia el presidente de la Comisión, el correísta Ferdinan Alvarez. Y lo dijo dirigiéndose a los vocales del Consejo de la Judicatura que comparecían a propósito de la sanción impuesta la jueza de Samborondón, Karly Alvarado, que había aceptado una medida cautelar de protección a favor de Sofía Almeida; presidenta del Cpccs cuando ahí mandaban socialcristianos y correístas.

La sesión fue, en realidad, un operativo organizado por la triple alianza PSC-UNES-PK para rescatar la imagen de la jueza de Samborondón y hundir a los vocales del Consejo de la Judicatura, acusados de haber sancionado a la jueza en retaliación por haber acudido en auxilio de Sofía Almeida. Los socialcristianos no pudieron ser más obvios: Nathalie Viteri alabó a Alvarado y afirmó que es la única jueza que no tiene casos pendientes en su despacho porque los atiende con la celeridad que debería tener todo juez del país. «Debería ser premiada y no sancionada», dijo la asambleísta que hace sus mejor esfuerzo por aparecer, en cada intervención, como estrambótica e ingeniosa con quiebres de voz y tonos exagerados. Luis Almeida aseguró que su «obligación de varón» es defender a las mujeres. «Por eso la defiendo a usted y a Sofía Almeida», dijo el socialcristiano, tío de la ex presidenta del Cpccs y gran operador de la ex mayoría y del operativo de la reunión. Almeida fue el único que habló de pie y estuvo parado en la cabecera opuesta al del Presidente de la Comisión. «La crueldad tiene su límite y vamos a ver quién duerme tranquilo», dijo amenazante a los miembros del Consejo de la Judicatura y acusó al gobierno de Lasso de haber dado un golpe de Estado cuando cambió la mayoría en el Cpccs.

Los correístas no se quedaron atrás. El Latin King Ronnie Aleaga, por ejemplo, defendió a la jueza y acusó al Consejo de la Judicatura y al presidente Lasso de haber dado un golpe de Estado. La repetición del concepto de golpe de Estado fue concertado y un evidente intento de posicionar la idea de que ha sido el gobierno y el anti correísmo los que ha violentado el orden constitucional al romper la mayoría que había en el Cpccs. Del lado de Pachakutik, la encargada de participar en el operativo fue Mireya Pazmiño, quien preguntó a la jueza Alvarado si se ha sentido acosada laboralmente o si ha recibido llamada alguien para presionarla en sus decisiones. Parecía evidente que quería que se luciera en el papel de víctima.

El montaje no les funcionó. Los vocales del Consejo de la Judicatura desmontaron la aseveración de Almeida, Álvarez y los otros según la cual ellos sancionaron a la jueza Alvarado por la medida cautelar. Con papeles mostraron que la sanción la había tomado la Corte Provincial del Guayas por un tema distinto y mucho antes de los cambios en el Cpccs, o de su medida cautelar. En realidad, la jueza tiene expedientes por decisiones oscuras en su despacho. También demostraron que ellos no tuvieron ninguna participación en el otorgamiento de una medida cautelar a favor del actual presidente del Cpccs, Hernán Ulloa, pues ese es un tema por el que debe responder, si fuera el caso, la Corte Nacional de Justicia. El Consejo de la Judicatura solo se encarga de los temas administrativos de la justicia, dijeron a Álvarez que había preparado una larguísima disertación con aires de catedrático criticando esa medida cautelar.

Finalmente, Álvarez y los otros comisionados se quedaron sin mucho qué decir y Luis Almeida desapareció de la sala. Que el libreto no haya funcionado y que los vocales de la Judicatura se hayan ido tapándoles la boca, debió parecerles lo menos importante. Lo relevante era el evidente optimismo, la inmensa confianza en sí mismos y hasta la alegría que se veía en cada gesto e intervención. Acá está la nueva mayoría; acá somos más y estamos férreamente unidos: ese fue el mensaje que se dieron por tarea transmitir. Y lo hicieron desafiando, advirtiendo y dando rienda suelta a una evidente prepotencia.

Foto: Asamblea Nacional.

9 Comments

  1. Ha esta gente les importa un pepino el pais, sus instituciones y su pueblo, se rasgan las vestiduras en sus campañas políticas, pero a la hora de la verdad, demuestran lo que realmente son, politiqueros que llegan a favorecer sus intereses, en donde pacta una derecha corrupta con una parte de los indígenas que destruyeron el centro de Quito, y con un partido populista lleno de acciones obscuras y con ideas comunistas y que tanto daño le han hecho al pais, con la corrupción y el enriquecimiento de pocos, no lo digo yo, lo dice la justicia y la fiscalía, que en derecho a seguido el debido proceso, por lo que ahora muchos de ellos se encuentra fuera del pais, pero tienen a sus camaradas para causar el caos, que los único que buscan es la impunidad, los mandantes debemos parar este circo, y pedir que toda esta gente se vaya a su casa.

  2. A esta mayoría, de corruptos, les importa un pepino el pueblo, todos tienen rrabo de paja: Nebot, los correistas y los impresentables seguidores de Iza.
    Ya basta, Ecuador quiere paz y que nos dejen trabajar.

  3. Qué desgracia. Lo menos que provocan estos asambleístas es asco. Ineptos y muchos ignorantes de la ley y estado de derechos. Se creen y gritan como gorila en película de monos.
    No me siento representado por estos padres de la Patria, no se merecen ser llamados así.
    Ni en los mercados se escucha tanta algazara y relajo.
    Merece un país una representación como eso de ayer? Nooo! Lo peor? No tienen vergüenza y algunos sinvergüenzas justifican su accionar.
    No es corrupción y un robo, que los ecuatorianos con nuestros impuestos paguemos a muchos incompetentes, bufones, relajistas, trinqueros, con cargo de asambleístas.

  4. ¿Acusan al gobierno de Lasso de haber dado golpe de Estado? ¡Quéhijues! Esta acusación en boca de asambleístas, se entiende que deben tener los fundamentos jurídicos para hacerlo. Caso contrario, deben ser ciudadanos comunes y corrientes (bueno, hay comunes que sí saben lo que hablan) charlando en el mercado o en la plaza de ganado. Porque si hubiese habido golpe de Estado, ya no estaría funcionando la dicha Asamblea (¿o ya no funciona mismo?). Y dicen estar «en defensa de los derechos de los ecuatorianos»; o sea, van a recuperar los 70 mil melones que se hicieron humo; qué bueno, ya era hora; eso es lo que quieren los ecuatorianos. Y también exigen respeto; así que, caminen derechito no vayan a despertar al león dormido.

  5. La mafia socialista rusa con putin a la cabeza, asaltan Ucrania y quieren tomarse esa nación.
    En Ecuador la mafia nebotista-correista están en pleno asalto en la asamblea para tomarse el control de esta institución del estado.

    Y ustedes creen que es pura coincidencia, las mafias siempre tras las sombras coordinan sus asaltos

  6. Algunitos de esta nueva mayoría, deben estar diciendo, «Para que estar peseteando con diezmos y otras tonteras, mejor ha sido agarrar la plata correista que es bastante y dan de golpe, solo hay que ponerse de lado del correismo y votar en lo que ellos manden». Facilito y bien productivo. ¡Sinverguenzas!

  7. A ver, dejémonos de pendejadas. La asamblea tiene menos del 10% de aprobación de la opinión pública. Se ha ganado a pulso la fama de inútil y de ser un criadero de pendejos. O sea, apenas 1 de cada 10 ecuatorianos cree que esa tontería sirve de algo. Y, sin embargo, la nueva mayoría delincuencial, de PSC, UNES y un puñado de mascotitas entrenadas por Leonidas Iza pretenden echar abajo a la nueva mayoría del CPCCS para imponer un fiscal como Chiriboga o un contralor como Polit para que les cuiden el c…? O sea, creo que ya va siendo hora de ponerse serios con la asamblea y mandarlos a todos al carajo. O sea, pagarles el montón de plata que se les paga para que atiendan las necesidades de quienes tienen problemas legales o no quieren que les esculquen los bolsillos, no creo que esté bien. O sea, Sofía Almeida apagó micrófonos, suspendió sesiones, perdió la señal de Internet, como si estuviera despachando en medio de la Amazonía, ¿pero los que quieren imponer a las autoridades de control son los 4 consejeros que hoy están al frente del CPCCS? Que se crean pendejos unos y otros, vaya y venga. Es más o menos normal, siendo su ambiente natural. Pero que nos crean pendejos a nosotros, sus mandantes, eso empieza a resultar más que insultante. ¿Dónde se firma para botar a esa banda de sátrapas que no sirven ni para dar sombra?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Ir Arriba